Fue buena

16 julio 2017

London Calling Final

Filed under: Info — TodosLosAutores @ 19:23

“¿Qué chances te dabas de ganar dos Grand Slam este año?”, le preguntaron a Roger Federer 20 minutos después de la coronación de su Grand Slam número 19, su Wimbledon número 8 (récord), a los 35 años y padre de dos pares de mellizos, también récord (?).

“Ninguna”, respondió.

Antes de 2017, su último Grand Slam había llegado en el All England hacía cinco años. La última vez que ganó dos grandes fue en 2009: Roland Garros y Wimbledon. Quizá no esperaba un par, pero Roger había avisado que no dabíamos sacarlo de la conversación.

Podríamos escribir un post repleto de adjetivos y de números, pero intentaremos ir un poco más allá si es que podemos. Lo primero que se nos ocurre es recordar que no sólo salió perfecto el plan de saltear la gira de polvo de ladrillo (recuerdan las dudas de si le pesaría la inactividad, como si lo de la segunda parte del 2016 y el logro de Australia no hubieran servido de ejemplo) sino también reflexionar que la derrota contra Tommy Haas en Stuttgart no debía preocupar más de la cuenta. Hay que tener paciencia, los Grand Slam son bien distintos.

Eso sí, Haas dice que le recordará siempre a su amigo Roger que le ganó un mes antes del octavo Wimbledon.

#19

Una publicación compartida de tommy haas (@tommyhaasofficial) el

El plan funcionó a la perfección, entonces. La semana de la gira de césped que se agregó hace un par de temporadas sirvió para el propósito: un poco duro en Stuttgart, brillante en Halle (demolió a Alex Zverev en la final), semana de aclimatación previa a Wimbledon y octavo título en la Catedral, esta vez sin perder sets, lo que no ocurría en singles desde 1976 (Borg). Federer lleva 30 sets ganados en forma consecutiva. Ningún tenista de más de 31 había ganado en Londres. Volvió a sacarle cuatro Grand Slam de ventaja a Nadal. En el palco aplaudía con ganas Rod Laver.

Lo segundo, y nos unimos a Federer en esta mención, el preparador físico Pierre Paganini se lleva gran parte de este título. Hay una tendencia natural (o cultural, o futbolera) a destacar la labor del entrenador como el hacedor de un campeón, pero el campeón dijo hoy que Paganini no suele llevarse el mérito que merece. El suizo no mencionó a Ivan Ljubicic pero sí le dio el trofeo para que disfrute a Stefan Edberg, quien ya no trabaja con él pero ayudó a moldear el Roger superofensivo de 2015.

Tercero, sentimos que la situación ideal de Roger de viajar con su familia y mantenerse sin grandes presiones salvo la que se impone a sí mismo de demostrar que sigue más que vigente, juega un rol fundamental. Miren a Andy Murray y a Novak Djokovic en los últimos meses. Todo el tiempo deben estar dando explicaciones. Hoy, los dos miembros más jóvenes del Big Four comienzan a despedirse de la lucha por el número uno de fin de 2017, que será para Roger o Rafa. Como si retrocediéramos una década.

😂🙌 #Repost @espn: Roger might have to do more than win 19 majors to impress the Federer twins. #ATP #tennis #wimbledon #Federer

Una publicación compartida de atpworldtour (@atpworldtour) el

Roger, mientras, viaja en familia, dice que no sufre los aviones y que su esposa lo apoya. Cuando ella diga que le cansa viajar con cuatro chicos, será el momento de parar para siempre y cambiar el mapa del tenis mundial.

Más allá de lo que se marcó en Australia sobre la mejora del revés, hay que indicar que el saque sigue siendo un factor fundamental. No suelen quebrarle y su porcentaje de puntos con el primero suele ser altísimo. En Wimbledon le agregamos cómo jugó los tie-breaks contra Raonic o Berdych, por ejemplo. Piensen que el tipo tenía la gran misión (y presión también en este caso) de ganar el título en su Grand Slam más favorable. Armó un plan y lo ejecutó. “Para concretar las cosas primero hay que soñarlas”, dijo Roger, quien pretende volver en 2018 y no sabe si en cuestión de semanas jugará en Montreal. “Siento que estoy trabajando part-time ahora, lo cual es una gran sensación”.

La final tuvo un vuelco inicial clave: Cilic pasó de tener break point en el cuarto game a ganar apenas seis games más en todo el partido. En el segundo set llegó el momento extraño en el cambio de lado cuando dejó caer las lágrimas. Volvió a la cancha y empezó a hacer saque y red. Luego explicó que la situación lo superó emocionalmente y que se trataba de una ampolla que lo molestaba terriblemente en los movimientos rápidos. El problema apareció en la semi con Querrey e los médicos intentaron tratarlo en las 30 horas que tenía hasta la final, pero no se logró evitar las consecuencias en sus movimientos. Fue cómico el debate tuitero de si su problema era físico o emocional. ¿Desde cuándo ambos aspectos deben estar separados sí o sí?

La novia de Cilic no podía más de los nervios. Para colmo, tenía a su lado a un señor con gorra de Roger y al ex doblista Yves Allegro que festejaban los puntos del suizo. El señor era el tío de Roger.

El propio Federer no sabía qué le pasaba al rival hasta que le dijeron en una nota en ESPN. En el momento mantuvo la concentración, siguió en la suya, ni pareció preocupado. Barrió en el segundo set y le alcanzó con un quiebre en el tercero. Más tarde admitiría en esa entrevista que como nunca había ganado Wimbledon en una final en sets corridos, su actitud era de aceptar que podía perder el tercet set, quizá para sacarse algo de presión. En el último turno de saque, mandó tres bombazos que Cilic no pudo responder y lo cerró con un ace.

De ahí en más, las emociones. Primero el llanto al ver a su esposa e hijos.

Luego la alegría en la sala de prensa y el momento de lucir la reme nueva.

Allí dijo que no sería raro verlo jugar hasta los 40.

Más tarde, lo esperaría otro desafío: bailar con Garbi Muguruza.

LA ANÉCDOTA

Roger y los trofeos de Australia y Wimbledon: excelente descripción y anécdota de la gira de la copa de Melbourne, en esta nota con ESPN después del título.

LA CAMPEONA

Con Garbi también vuelve a notarse lo rápido que pueden cambiar las situaciones en el deporte. En Roland Garros llegaba como defensora del título y, tras perder temprano, no podía ocultar su llanto en la rueda de prensa.

De ahí a ganar Wimbledon venciendo a Kerber, la 1, y a la eterna Venus Williams, la finalista más veterana desde 1994 (Navratilova). Muguruza acepta ahora el reto de intentar ser más consistente (tiene dos Grand Slam e igual cantidad de torneos WTA) aunque sabe que no siempre se puede estar a tope, como dicen en España.

EL FESTEJO

¿Qué se siente al ganar Wimbledon?

Marcelo Melo y Lukasz Kubot, campeones primerizos tras vencer 13-11 en el quinto a Pavic-Marach, lo explican así:

Curiosamente, la final femenina de dobles terminó 6-0 y 6-0, y las campeonas fueron Vesnina-Makarova. Finalizaron también las otras categorías como la de juniors, con triunfo del argentino Axel Geller en dobles y caída en la final de singles, y en tenis adaptado, Gustavo Fernández estuvo 5-3 en el tercero y cayó 7-5. Contamos las historias de ambos en un post anterior.

Siguiendo con el Volver al Futuro, Martina Hingis y Jamie Murray ganaron el mixto.

LOS “ESPECIALISTAS”

Ocurrió en la semifinal. En la BBC jugaron a adivinar hacia dónde sacaría Roger. Participaron Boris Becker y Tim Henman. Resultado: tres intentos, cero aciertos.

EL CONCURSO

Terminó el el Desafío Yonex por la raqueta que usa Nick Kyrgios. Pueden visitar la tienda de Yonex para ver más raquetas.

Próximamente, se conocerá al ganador o ganadora.

2 comentarios

  1. Genios!! La mejor «cobertura» de este wimby! :-)

    Comentario by la meli — 17 julio 2017 @ 15:47

  2. Alguna palabra sobre el entrenador de Del Potro??

    Comentario by babyboy_legolas — 19 julio 2017 @ 18:15

RSS feed para los comentarios de esta entrada.

Lo siento, el formulario de comentarios está cerrado en este momento.