Fue buena

11 septiembre 2018

I❤NY Finales

Filed under: Info — TodosLosAutores @ 17:24

Como sucede con hechos de repercusión similar, tomamos distancia y nos volvemos a meter para escribir este megapost sobre las finales del US Open. Cometemos el error de muchos: terminamos hablando más de Serena que de la campeona.

Embed from Getty Images

Al menos, respetaremos el orden de importancia: lo primero que hay que valorar de la final femenina del US Open es lo que hizo Naomi Osaka.

En la cancha, enfrentó como una veterana de 20 años a su ídola, como si nada le importara. Ella lo decía luego: más allá del fanatismo que contamos en el post anterior, de pensar en los partidos “qué haría Serena”, cuando entra a competir “es una tenista contra otra tenista”. Después vemos (y lloramos).

Más tarde, Naomi manejó lo mejor que pudo una situación incómoda. Al principio sólo atinó a taparse la cara cuando cayeron los abucheos desde la tribuna por lo que algunos interpretaban como un “robo” a Williams. Luego se disculpó en el micrófono.

Como quizá ustedes, nos hemos sentido mal por Naomi en el momento de la premiación. Con un nudo en la garganta. Serena pidió al público que “hay que darle el crédito que merece y no más booos”. Osaka diría después que “tenía muchas emociones. No podía identificar bien cuáles”. Lo que le salió fue… “sorry”. Como si ella tuviera culpa de algo.

Embed from Getty Images

Minutos antes de la final, Naomi habló tres veces por FaceTime con su hermana Mari. Ella estaba en Francia y le mostraba las típicas baguettes locales para cambiarle de tema. Horas más tarde, mientras Naomi se convertía en la primera japonesa campeona de un Grand Slam, su padre Leonard caminaba por algún lado del complejo, lejos de la cancha. “Deberíamos ponerle una GoPro a ver por dónde va. Hace largas caminatas”, bromeó Naomi luego. ¿Que hizo ella después de la premiación? Jugó videojuegos y durmió. “No soy muy sociable”. Las horas que siguieron fueron entrevistas, fotos, entrevistas, fotos.

Esa imagen de Patrick Mouratoglu, entrenador de Serena, desató la otra parte de la historia, que es más larga y a la vez más profunda, pero no quisimos perder de vista la entereza de Osaka, dentro y fuera de la cancha. Con el tiempo, esperemos que se recuerde más su bravura para enfrentar a su ídola, que el episodio Serena.

Nuestra primera sensación sobre las quejas de Williams fue como esa vergüencita de los episodios en los que el niño se porta bien y el adulto, mal. Es lo que nos transmitía lo paralizada que estaba Osaka (“no podía escuchar qué pasaba”, dijo) mientras Serena acusaba al juez portugués Carlos Ramos de severidad con ella por ser el hecho de ser mujer.

Este video ya pasó las 6 millones de vistas.

Primero le dieron un warning (advertencia) por coaching. Aquí la hipocresía: todos los entrenadores hacen señas (coaching) y pasan la línea. Estas señas están prohibidas pero a la vez la WTA (no ITF) permite que el entrenador ingrese a hablar con la jugadora al final de cada set.

Ramos es un juez conocido por su rigurosidad. “Lo digo con tristeza, pero está muy encima mío”, dijo Rafa Nadal alguna vez sobre él en Roland Garros. “Me ha presionado sobre el coaching. Lo respeto, sólo espero lo mismo de él”. Aquí pueden ver una lista de ejemplos de la severidad de Ramos, con advertencias o sanciones a Rafa, Djokovic o Venus Williams.

A Nole, por ejemplo, le dio una advertencia por “mala actitud”: hacer un gesto como que le iba a tirar una bola.

¿Estuvo mal en cobrar el coaching al entrenador de Serena? Depende cómo sea tu filosofía de vida. Si viene un policía y te hace una multa por no usar el cinturón de seguridad, ¿le decís que nadie hace una multa por eso o admitís que está bien, que las reglas son así? (Bueno, nos metimos en un problema, porque también podríamos decir que muchas veces los que imponen las reglas y deben sancionar son los peores, y hasta podríamos filosofar, copa en mano, sobre quiénes imponen la regla y cómo son las relaciones de dominación en las modernas sociedades capitalistas, así que olvídense del ejemplo entonces).

De la serie de sanciones de Ramos a Williams (la segunda, el raquetazo, es más clara; la tercera, el game por decirle “ladrón”, es la que generó más polémica), surge el problema del doble standard de los jueces. Lo dijimos en el inicio del post sobre Mo Lahyani aconsejando a Nick Kyrgios: hay diferentes estilos. Uno aconseja, el otro aplica el reglamento al pie de la letra. Algo parecido tuiteó Andy Roddick.

Desde el Tennis Channel, por ejemplo (Lindsay Davenport, Paul Annacone), determinaron rápidamente que el error era del juez, por no haber hablado con ella para que la polémica no escalara. Lo podría haber manejado. Advertirle en vez de sancionarla. Lo mismo opinó, por ejemplo, Novak Djokovic.

“¿Me estás llamando tramposa?”. En ese momento, Ramos quizá quiso decirle que la tramposa no era ella, sino su entrenador, pero que debe sancionarla a ella. No sabemos si pudo hacerlo. ¿Sería tiempo de permitir el coaching abierto en el tenis? ¿Que un entrenador pueda decir lo que quiera, total el que decide y actúa es el jugador? Las cámaras de tevé siempre enfocan a los entrenadores en primer plano, como si jugáramos todos a adivinar cuándo le está pasando una seña.

“Soy honesto, estaba coacheando”, reconoció Mouratoglu a ESPN. “Sascha (Bajin, ex de Williams, actual de Naomi) también, todo el tiempo. Fue coaching, pero Serena no me vio. Por eso ella no entendió por qué le cobraron violación de código. No entiendo cómo esto pasa en una final de Grand Slam. Nunca tuve ni una advertencia en mi carrera. Además, sabemos que todos hacemos señas en todos los partidos. Los entrenadores lo sabemos, los jugadores, la prensa, todos. Vi a este juez en algunos partidos, es la primera vez que hace algo tan extremo en todos los aspectos. Es una lástima, arruinó la final”.

Sobre el mote de “ladrón”, el Código de Conducta dice que se sanciona “cualquier declaración sobre un oficial, rival, sponsor u otra persona que implica deshonestidad o es derogatoria, insultante o abusiva”.

En esta recomendable columna, Richard Ings, ex árbitro y miembro de la ATP, explica por qué es Serena la que debe ofrecerle disculpas a Ramos.

Está la dimensión reglamentaria, en la que podemos no ponernos de acuerdo (de hecho, no hemos fijado postura, es muy discutible, pero en general los invitamos siempre a pensar por ustedes mismos). Luego llega la dimensión de género.

Cuando el hecho ocurría, es muy fácil reaccionar de esta forma: “¿Es necesario traer la cuestión de la maternidad y los valores que le inculca a su hija?”. Luego, comenzamos a razonar. No se la había comido el personaje: jamás podremos estar en sus zapatillas, con su historia y las luchas que debió dar. Gran defensora de la igualdad de oportunidades, reaccionó acusando al juez de sexista. Fue un error. Todos cometemos errores. Los nervios de la final, todo cuenta.

En una columna en el Washington Post, Billie Jean King cree que Ramos no habría hecho lo mismo con un hombre, y habló de las dificultades por el sexo y la etnia. Por otro lado, en el New York Times, Martina Navratilova por supuesto coincide en las desigualdades pero, en este caso, Serena no debería haber pedido “zafar” como lo hacen los hombres. No tendría que haber contribuido con su escalada de infracciones. Martina también recordó el historial de ira de Serena en el US Open.

De leer ese texto, Williams seguro estaría en desacuerdo, ya que en la rueda de prensa insistió con el doble standard entre varones y mujeres, y dijo que “si no funcionó para mí, quizá sirva de ejemplo para otra chica que quiera expresar desigualdades”. También apuntó al episodio Cornet, cuando no le dejaron a la francesa sacarse la remera en la cancha (error del juez: sí podía hacerlo).

En la era digital, todos podemos encontrar los “muertos” de todos los demás. Nadie sale ileso del archivo. Podemos hallar a Serena riéndose de Amelie Mauresmo en este sketch para televisión…

… sus amenazas y palabras a jueces en el US Open…

… como también podemos recordar a Roger Federer y sus “fucking” órdenes a Jake Garner, juez de silla en la final del US Open 2009. Cero sanción. Hay miles de ejemplos de varones insultando a jueces mujeres y hombres.

Por supuesto, los términos que usamos en casos de hombres y mujeres son muy distintos. En eso coinciden Serena, Martina, Billie Jean y nosotros también. Hay un trabajo que todos debemos hacer, cada día, para que esto cambie.

En esta época, basta un video de los que publicamos arriba para justificar o criticar a Serena. Uno solo, que sirva de ejemplo a nuestro pensamiento previo. El asunto es mucho más complejo.

Varios jugadores y ex jugadores (hombres) opinaron que Serena la sacó barata con la multa total de 17.000 dólares. Se leyeron los ejemplos más diversos.

Por otra parte, la guerra de comunicados entre las asociaciones demostró cómo está el tenis hoy en día: por un lado, la USTA habló maravillas de Serena y la WTA apoyó la tesis de la jugadora.

Por el otro, la ITF, al día siguiente, defendió a Ramos. Según Ings, el juez no cobra más de 700 dólares por parte de la USTA por arbitrar ese partido.

Ajena a todo esto y en su rol de antihéroe, Naomi posaba con el trofeo. No le salió del todo bien ese día tampoco: llovió y hubo que armar la producción de fotos bajo techo.

EDITADO

- Gran video de Naomi a los 10 años.

- Ellen trata de conseguirle novio.

- La opinión de Toni Nadal, en El País.

- Ramos vuelve a trabajar, en una serie de la Copa Davis. La opinión de Jim Courier.

- ¿La USTA se disculpa con Ramos?

EL CAMPEÓN

Así como Naomi admira a Serena y le ganó, Novak Djokovic empezó a jugar, en parte, por Pete Sampras, a quien igualó en cantidad de Grand Slams. “Los triunfos en Wimbledon, 1991 y 1992, me inspiraron”, comentó en esta entrevista. No ganó en esos años, pero eso dijo Nole.

Con Nole igualando a Sampras, los tres jugadores que más Grand Slam ganaron en la historia del tenis profesional son contemporáneos y ocupan los primeros tres puestos del ranking actual. Es la primera vez desde 2015 que se juntan en el podio. Pavada de era estamos viviendo. Desde que Roger Federer ganó su primer Grand Slam, en Wimbledon 2003, el Big 3 ganó 51 de los 62 torneos de Grand Slam (Roger 20, Rafa 17 y Nole 14). Los demás: Murray y Wawrinka 3 cada uno, los demás para Safin, Roddick, Gaudio, Del Potro y Cilic.

“Yo soy optimista, pero si me hubieras dicho a mediados de año que ganaría Wimbledon y el US Open, no te habría creido”, dijo Djokovic, quien tiene una buena chance de terminar Uno a fin de año. Haber ganado dos Grand Slams le da esa posibilidad.

En la final demolió a Del Potro con su resistencia. Hay algo clave: Djokovic puede defender y atacar, como decía en el video de arriba. Puede lastimar con su derecha y con el revés. Delpo tiene el mejor drive del circuito pero depende demasiado del mismo (y de su saque) para un rival en modo-pared como Nole. El 4-3 del segundo set fue una de las claves; también el tie-break, en el que Del Potro falló dos derechas importantes.

Pensar que, en un día de extremo calor, Djokovic estuvo a punto de quedarse afuera ante Marton Fucsovics: iba break abajo en el tercer set (un set por lado) y parecía aniquilado. En las últimas rondas no tuvo casi fisuras. Un Grand Slam es una serie con varios capítulos.

Quizá la hayan visto durante el US Open. Si no, aquí está: Djokovic sobre cómo el bienestar familiar contribuyó a su recuperación.

3 comentarios »

  1. Quien le aplicó la multa, la usta o ITF? Es irrisorio que sea monetario,más con alguien que ya tiene antecedentes. Debería haber veedores que se dediquen exclusivamente a controlar el coaching.
    pd:de la vergüenza no se vuelve.

    Comentario by PABLITENE — 11 septiembre 2018 @ 18:49

  2. Sobre la final femenina: una vergüenza el comportamiento de Williams. Mas alla del sexismo y la discriminacion, que se puede discutir si el umpire actuo bien o mal, esa no es forma de comportarse en una cancha de tenis y para nada es un ejemplo a seguir por las chicas que recien comienzan y la tienen de idola. Es una gran campeona y probablemente la mejor de la historia, deberia actuar como tal y dejar de lado esos enojos. Le opaco totalmente el momento a Osaka y todos estamos hablando de la discusion entre Williams y Ramos en vez del gran torneo y la gran final que jugo la japonesa.
    Sobre la final masculina: no se que mas hay que hacer para ganarle a Djokovic. Cuando esta enfocado es imposible vencerlo. Del Potro jugo bien, pero si del otro lado de la red esta un Djokovic concentrado hace falta jugar mas que perfecto para ganarle. Es destacable la actitud del serbio, que fue afectuoso con delpo sin que el lo pida y fue a consolarlo. Ese tipo de actitudes si que son de un gran campeon

    Comentario by jrod — 12 septiembre 2018 @ 10:02

  3. Ah, me olvidaba. La multa a Serena Williams es ridicula. Ni siquiera por perder en primera ronda del torneo te dan 17.000 dolares. Debio ser mas alta en mi opinion. Es un vuelto para ella ese monto y no le va a doler firmar el cheque ni la a va hacer pensarlo bien antes de actuar de la misma manera en el futuro

    Comentario by jrod — 12 septiembre 2018 @ 10:18

RSS feed para los comentarios de esta entrada. TrackBack URI

Deja un comentario

You must be logged in to post a comment.