Fue buena

18 noviembre 2011

Despedida de París

Filed under: Coberturas — Jorge @ 22:00

En las próximas horas parto en TGV (tren) de París a Londres. Sale a las 10.13 del sábado, tarda 2h15 y llega a las 11.28. Esto es posible porque en Londres hay una hora menos, lógicamente. A las 14, hay mesas redondas con los integrantes del grupo de Djokovic.

Me despidió de París un día insólito para la época, con 15 grados, ideal para caminar por Montmartre, allá por donde corría Amélie en la película.

————————————————————————————————————————————————————————

El jueves, caminaba por Champs Élysées y de pronto, histeria femenina principalmente, aunque había hombres también.

¿Es un recital de Yástin Víver? ¿Menudo? ¿Es un after de boliche? Patovicas, vallado… ¿De qué estábamos hablando?

Saben qué era. Se imaginan qué era… Sé que caigo en la trampa y le hago publicidad gratis, pero igual lo quiero decir: una tienda de ropa presentaba la nueva colección de Versace. La gente se volvía loca por la nueva colección de Versace.

Habían anunciado que en este negocio, el 17 de noviembre, saldría a la venta esta colección. Por eso la preparación del dispositivo de seguridad, los patovas, gente sacando fotos. Cuando alguien quería entrar al negocio, los tipos invitaban a que formara fila en el vallado.


Las fotos no tienen gran calidad, fueron sacadas con Blackberry.


De a una, chicas, sin empujar.

Me hacía acordar a esas imágenes por tele de algún fan oriental que sale llorando de la tienda porque consiguió el modernísimo teléfono que acaba de salir.


El señor, feliz por la compra. Se quedó un rato por ahí, mostrando las bolsas.

¿Cómo no entrar en modo Violencia Rivas cuando se ven estas cosas?

——————————————————————————————————————————————————————–

Un día de estos, una pareja de ancianos alemanes comentará en una reunión familiar.

«Estábamos en Montmatre, París, en la Iglesia del Sagrado Corazón. De pronto pasa caminando un joven y se ofrece a sacarnos una foto con nuestra cámara, se dio cuenta de que queríamos tener una juntos. Pensábamos que quería dinero, pero nos dijo que no. Primero se agachó para que en la foto saliera la iglesia, pero al ver que no, se terminó acostando en el piso! Miren la foto que sacó… Directo a la mesita de luz».

«Le agradecimos y preguntamos de dónde era. Dijo que argentino».


Foto en Montmartre, sin los ancianos.

———————————————————————————————————————————————————————-

Encontré este libro en una feria del Barrio Latino.

Por las dudas, la referencia es a este post.

———————————————————————————————————————————————————————-

¿Sabían que, en francés, «mon fils» significa «mi hijo»?

Gael M’hijo, en diciembre en Buenos Aires.

———————————————————————————————————————————————————————

El Photoshop para estas fotos que saqué, es un viaje de ida…

———————————————————————————————————————————————————————

La pobreza de las grandes ciudades es imposible de esconder. Lo vi especialmente cerca de la estación de tren, de la Gare de l’Est.

Ahora, lo que jamás imaginaría es que, cerca de la Opera, de la Academia Nacional de Música, zona de oficinas, me pediría dinero alguien con un Ipad 2 en la mano.

Era estadounidense, pendejo. Me preguntó si hablaba inglés, me dijo que tenía que esperar 15 minutos hasta que abrieran los bancos, que no podía usar dinero con su tarjeta de Bank of America (me mostró el plástico) y que se estaba muriendo de hambre. Tenía un Ipad con el que escuchaba música, un reloj de puta madre y finalizó su parlamento con un…

«Can you help me?» (¿Podés ayudarme?)

Maestro, soy argentino, sudamericano, vivo llorando por la guita en mi sitio, me cuesta más venir acá que a vos, qué me pedís guita.

Eso es lo que pensé, lo que dije fue: «Uy, justo me agarraste sin dinero».

———————————————————————————————————————————————————————

La campaña de Benetton en Champs Élysées muestra originalidad.


Alemania y Francia, unidos.


China y Estados Unidos.

El tweet del colega Federico Poore es pertinente.

———————————————————————————————————————————————————————–

Si no costaran 1.200 euros cada uno, capaz los compraba (¿?)

———————————————————————————————————————————————————————–

El histórico restaurante donde Gaudio cenaba antes de ganar Roland Garros, del que conté una historia en 2008, ahora cambió de nombre. De «Plaza Berri» a «Le carpaccio».

«Sí, es por marketing», me dice el dueño, y guiña el ojo.

6 Comments

  1. El tweet es lo mejor del post, jaja, re maldito.
    Ahh, y el horario del tren tiene delay? Porque 13′ + 25′ no me da 28′, salvo que el GMT enloquezca por el advenimiento del reloj atómico (UTC) como instrumento único para medir el tiempo. :P
    Saludos!

    Editado por Jorge: Todo para decir que estudiás matemática (?)

    Comentario by Decastro — 19 noviembre 2011 @ 01:55

  2. Muy buen post! Lo de Mon-fils me recuerda que en una tienda cercana (Decathlon) trajeron la raqueta de Gael, y por un fallo de traducción, la ofertaron como » La raqueta de tu hijo!», a ver que hace un pobre niño con una raqueta de 335gr…..

    Comentario by Natxoo — 19 noviembre 2011 @ 06:13

  3. Muy bueno el post, me he reído mucho con lo del ‘estadounidense pendejo’

    Comentario by Poresita — 19 noviembre 2011 @ 10:42

  4. Jorge sabés que le saqué la misma foto a ese local de muñecos que vos cuando estuve en Francia en julio. Mirá: http://t.co/kUwBCi06.

    Es imposible que no llame la atención ese darth vader (también por el precio no?), creo que era el barrio latino o por ahí.

    Comentario by Santiago Cabrera — 19 noviembre 2011 @ 14:11

  5. Muy bueno, simple y efectivo.

    Comentario by Pablo - Rosario — 19 noviembre 2011 @ 16:43

  6. Muy bueno el post como siempre. Qué loco el «muchacho humilde» que te pide para comer con un ipod en la mano. Alla son pobres distintos, se ve.
    Me mataron la precision de los horarios del tren, no sale 10:15, sino 10:13. Aca directamente no sabes cuando salen…

    Comentario by Juan Carlos Batman — 20 noviembre 2011 @ 22:13

RSS feed for comments on this post.

Sorry, the comment form is closed at this time.