Fue buena

14 diciembre 2018

Guía (no) breve de cómo será la base del tenis pro en 2019

Filed under: Coberturas,Info — Marcos @ 11:44
  • La primera etapa del tenis profesional cambiará violentamente a partir del 1º de enero del 2019, con una reestructuración de los torneos challengers y futures/womens circuit y la convivencia de dos circuitos, tanto en hombres como mujeres
  • El contexto lo explicamos en nuestro primer podcast. La poca cantidad de tenistas que pueden vivir de su profesión se ha achicado exponencialmente desde que grabamos el podcast a hoy. En esos niveles, sólo unos/as pocos logran terminar una semana en ganancia
  • ¿Por qué la ATP, la WTA y la ITF deciden estos cambios? La explicación oficial expone que entre 2014 y 2017, una investigación realizada por la ITF (respaldada por la ATP y la WTA) evidenció las ‘presiones financieras’ que enfrenta la mayoría de los jugadores y el aumento en el tiempo que les tomaba llegar al Top 100
  • El dato duro (oficial): de los aproximadamente 2.000 jugadores y 1.300 jugadoras con ranking, según el estudio encarado por la ITF, tan sólo 350 hombres y 250 mujeres cubrían los gastos.
  • La respuesta fue esta reestructuración que apunta a que más jugadores y jugadoras puedan cubrir los costos y que el circuito junior ITF y el tenis profesional ATP se conecten en forma más clara. Los cambios se anunciaron en marzo de 2017 sin demasiadas precisiones y hoy ya hay precisiones.
  • El nuevo circuito iba a llamarse ITF Transition Tour, pero lo bajaron los de marketing (?). La denominación oficial será ITF World Tennis Tour, que remplazará al ITF Pro Circuit (léase futures, tanto de hombre y mujeres)
  • El reposicionamiento de torneos del Pro Circuit de ITF irá desde los $25k hasta los de mujeres de $100K. Además, los mejores del circuito junior podrán tener invitaciones a los cuadros principales del ITF World Tennis Tour.

  • Habrá dos rankings paralelos, el ATP/WTA y otro con ITF Entry Points. Los puntos de ranking ATP estarán limitados a las rondas finales en los torneos de $25.000 en 2019, y se eliminarán completamente en 2020. De hecho, en 2019 podrá haber jugadores/as con tres rankings, ATP/WTA, ITF e ITF Junior. Una brochette.
  • Para entender lo de “lugares reservados”: en los M15/W15 los cuadros se componen de 17 entradas directas (DA), hasta 5 lugares reservados para Juniors Top 100, 4 WC y 6 desde la qualy (serán de 24 jugadores).
  • Los torneos ATP Challenger (salvo la categoría más alta de $150k+H) tendrán cuadros de 48 jugadores, 37 por ranking ATP, 4 según ranking ITF, 5 WC y 2 qualy (las cuales será solo de 4 jugadores, 3 por ranking ITF y un invitado). Tanto los Challenger como los torneos ITF se jugarán de lunes a domingo, incluyendo la clasificación. A los jugadores de Challenger se les pagará la hospitalidad y aumentarán los premios. Si llegas a ese nivel, habrá menos turbulencias. Pero hay que llegar a ese nivel.
  • Para ir viendo el bardo (?) la ATP y WTA ha publicado semanalmente junto a sus rankings tradicionales un ranking “espejo” de cómo serán las ubicaciones a partir de 2019.

No hay cambios para los de arriba, recién el francés Ugo Humbert fue el primer ‘afectado’: perdió 18 lugares, saldrá del Top100 y quedó como Alterno para Australia (seguramente termine entrando)

Mientras tanto, a partir del 250º empiezan los saltos abruptos. Sucede lo mismo entre las chicas.

Mientras tanto, la ITF ya publicó los rankings ITF oficiales. Chile vuelve a tener un/a No. 1  del mundo (?).

Podemos discutir los alcances del cambio, o si esta nueva estructura mejorará las condiciones para una gran cantidad de jugadores y jugadoras (además del lavado del cara y del mensaje aspiracional que ahora se pregona, de que será posible “llegar” y cómo eso repercute en el negocio global del tenis), pero lo que nos hace ‘ruido’ y genera incertidumbre es, justamente, la diferencia de oportunidades que tendrán los jugadores, segregados por categoría y llevando más que nunca el rótulo de ‘carrera darwinista’.

Lo que sucede, finalmente, sigue la lógica del negocio: la plata importante termina yendo para los que más generan.

LA PATA ARGENTINA Y EL CASO PINAMAR

Entre tanto mejunje (teníamos ganas de usar esta palabra), Argentina será, ¡sorpresa!, uno de los países con mayor cantidad de torneos consecutivos de hombres de la categoría más baja del mundo profesional: serán 21 M15 desde mitad de marzo hasta noviembre; sólo hubo 9 Futures en todo el 2018. Los tres primeros podrían ser mixtos y los organizadores buscarán agregar más fechas para las chicas.

Cuando la ITF puso sobre la mesa la nueva estructura competitiva aseguraba que organizar torneos en el nuevo nivel ITF World Tennis Tour sería más económico y así se brindarían oportunidades a más jugadores de más países. La realidad marca que la aseveración no era tal, por eso desde el vamos será muy positiva la cantidad de torneos que tendrán los jugadores en tierra propia.

La última semana invitaron a los-chicos-de-FueBuena a Pinamar para adentrarnos sobre la iniciativa. “Una inversión de riesgo de dos fanáticos del tenis pero que estamos convencidos que puede funcionar y el tenis argentino se lo merecía”, según lo sintetizó uno de los organizadores, Juan Riquelme. Nada que ver con Juan Roman (?).

Lo que comenzó siendo una idea entre Riquelme y Pablo Chaiman, gerente del complejo turístico, de poder organizar un torneo profesional en el Tennis Ranch Pinamar terminó por convertirse en una apuesta más importante y con pocos antecedentes en la región, generalmente postergada en relación a los principales centros tenísticos de competencia en el mundo.

Juan Riquelme es el padre de Agustin, un jugador de 18 años que transita la cruda etapa de intentar dar el salto al profesionalismo. Junto a Chaiman tomaron como modelo lo que hace años ocurre en Antalya, Turquía, Hammamet, en Túnez, o El Cairo, Egipto: utilizar un complejo turístico como sede para potenciar ambas partes, win-win. “Lo estudiamos a fondo y era algo que podíamos adaptarlo a nuestras circunstancias y, era un buen momento para apostar por esto”, definieron.

La propuesta luce interesante, a mayor cantidad de torneos mayor también las posibilidades para quienes deban/puedan ser parte de estos campeonatos.

Cada uno de los torneos tendrá un costo organizativo de 25.000 dólares, incluido el prize-money. Ademá los organizadores optaron por hacer ‘pre-qualys’ previas a cada torneo oficial,un evento privado que les servirá cómo fuente de recaudación y que quienes las jueguen tendrán la obligación de hospedarse en el predio con un costo fijo de 400 dólares por semana.

El costo incluirá todas las comidas, los entrenadores tendrán un 50% de descuento y para los extranjeros tendrá un valor elevado. Son números (casi)prohibitivos para una gran cantidad de chicos que comienzan a soñar con llegar a ser profesionales, aun en comparación con la opción y la inversión de plata que se necesita para viajar al exterior en busca de similares posibilidades.

Las pre-qualy no otorgarán premios en plata, sí invitaciones para la qualy y también al cuadro principal, tanto en single como dobles. Recordamos que el costo de ser tenista profesional en el menor nivel (sin incluir entrenador) ronda los 40.000 dólares al año.

Será tiempo de nuevas experiencias en un deporte cuyas bases no se modifican tan frecuentemente como otros.

26 noviembre 2018

Nos servimos una copa y despedimos a otra

Filed under: Info — TodosLosAutores @ 14:26

1) Mientras tomamos un whisky (sí, un domingo al mediodía, cuando iniciamos este post), los más viejos del team FueBuena recordamos con nostalgia las batallas de la Copa Davis en el Buenos Aires Lawn Tennis y los milenials rememoramos las 15.000 personas del Parque Roca, los triunfos de Nalbandian, Del Potro y la dupla Arnold-Vassallo (?).

Embed from Getty Images

Ahora en serio, entendiendo y habiendo explicado el porqué de los cambios, nos preguntamos cómo hará la próxima Copa Dav…KOSMOS para no ser parecida a la reaparecida Copa ATP o la Laver. O cómo hará para no ser menos que ellas.

Embed from Getty Images

2) En la última copa (de bebida), la botella vacía, llega la etapa del divague existencial. Pensamos, hablándole a un interlocutor imaginario, lo buena onda que fue la Davis tradicional. Cómo repartió el juego. Federer no le daba mucha bolilla y la consiguió con Wawrinka. Antes, Nadal varias veces, Djokovic, también Murray con un equipo de supremacía escocesa. Del Potro lideró a la Argentina hacia el ansiado título que le faltaba al deporte de su país. Los checos, con Berdych y Stepanek. La prolífica generación francesa que no había ganado más que un Masters 1000. Ahora Cilic y no sólo él, sino también Coric y Dodig. El dato es curioso: de los últimos 16 ganadores de Grand Slam, sólo Gastón Gaudio no es campeón de Copa Davis. Se pudieron coronar Djokovic, Nadal, Federer, Wawrinka, Murray, Cilic, Del Potro, Safin, Roddick, Ferrero, Agassi, Sampras, Hewitt, Albert Costa y Thomas Johansson.

Embed from Getty Images

Es curioso pero no tan casual: más allá de la buena onda que le adjudicamos a un trofeo por culpa del whisky, es lógico que se hayan repartido los títulos dada la forma en que los Big Three y muchos del resto tomaron a los torneos “por naciones” por fuera de la ATP: apostar a la Davis en años particulares y luego no jugarla tan seguido o sumarse en las finales. Cada uno con sus matices o con sus discursos (más o menos “patriotas”), es lo que fue ocurriendo con los nombres más importantes de la ATP en la última década. Además, le pusieron especial énfasis a los Juegos Olímpicos, lo cual fue una novedad gigante en cuanto a ediciones previas. Se acuerdan de eso de “el tenista no valora mucho los Juegos”; ya es viejo y falso, al menos si hablamos de las estrellas.

Embed from Getty Images

Este desinterés posterior al campeonar en la Davis es lo que, en gran parte, le quitó el “star power” al tradicional torneo.

3) No volveremos a escribir sobre lo que pierde la Davis con la extinción de la localía (se mantiene sólo en la serie clasificatoria de febrero, no en el mundialito final), su principal capital. Pueden leer nuestro post de las semifinales y el repechaje para repasar esas típicas historias que quizá no encontremos en el nuevo formato.

4) Un juego tonto que ensayamos estos años en twitter era arriesgar qué país tendría un equipo fuerte para la Davis conforme surgían los juniors. Pensamos en Australia cuando surgieron Kyrgios y Kokkinakis; en Canadá con Raonic, Shapovalov y Nestor; en Polonia con Janowicz y los doblistas… Ninguno de ellos zafó de nuestro embrujo. Sí Croacia (espacio de autobombo).

5) Croacia ganó su primera Copa Davis en 2005, en un equipo en el que brillaron Ivan Ljubicic y Mario Ancic (uno de los años en los que Argentina perdió su gran chance con varios top ten). Marin Cilic debutó un año después, en 2006, en un partido de relleno ante el austríaco Stefan Koubek y, por los puntos, en una serie que sufrió bastante frente a los argentinos: Nalbandian le regaló apenas cuatro games en tres sets y el doble Nalba-Acasuso venció en cuatro parciales a Cilic-Ljubicic (obviamente, cargaron todo el juego sobre el pibe de 17 años). En aquel momento todos pensábamos: “Uy, cuando crezca Cilic…”.

Marin jugó todos los años la Copa Davis -una rareza para la lógica que planteábamos en el punto anterior sobre los top- excepto en 2015, cuando sufrió lesiones de hombro (ante Serbia) y tobillo (Brasil), y el principio de 2017, cuando todavía estaba golpeado por la derrota con Argentina. Le encanta(ba) la Davis y buscaba ese gran objetivo, que finalmente se le cumple cuando el torneo termina (como ocurrió con los argentinos, la gana justo antes de la extinción de la Copa como la conocimos).

Embed from Getty Images

A miles de kilómetros de distancia, ya con la resaca del lunes, creemos que la condición de visitante fue clave en el aplomo de Cilic. Como local, venía de aquella dura derrota ante Delpo en la final, rivales sencillos luego y una caída durísima de local en la semifinal de este año ante Sam Querrey (¡en polvo!). Borna Coric lo salvó con la victoria en el quinto punto.

6) Para lograr la Davis, Cilic necesitó de un Coric pleno. Ausente de la final de 2016 por operación de rodilla, cerró la semi de este año venciendo a Frances Tiafoe y también aportó un punto clave en la final en su victoria ante Jeremy Chardy en la apertura.

Embed from Getty Images

El dato: los singlistas croatas no perdieron el saque en toda la final.

7) La Davis terminó y también finalizó la carrera de Yannick Noah en el tenis competitivo. No es una noticia menor. Imaginamos que alguna exhibición seguirá jugando. “Fue un gran viaje”, dijo, emocionado.

Embed from Getty Images

8) Como si estuviera armado, el final de la Copa Davis tradicional nos entregó escenas de camaradería que contrastan con las imágenes que solemos tener sobre la victoria y la derrota.

9) Una aclaración de obsesivos que somos: la Copa Kosmos del año próximo no termina con 118 años de historia. Recién en 1969 compitieron 50 países. Recién en 1981 se adoptó el formato que terminó ayer. Más precisiones en este enlace.

10) Para terminar y hacerlo redondo, mientras vamos al negocio de la esquina a buscar otra botella, volvemos a recordar el tweet melanco de un joven que quería ver lo que sentían los mayores.

King Felix, el Niño Acento.

23 noviembre 2018

Tenemos ganador del Desafío Kirschbaum

Filed under: Info — TodosLosAutores @ 11:36

Siempre destacamos el conocimiento de los fóllogüers y lectores de FueBuena y aquí una prueba: en el Concurso Kirschbaum del Masters, hubo diez personas que acertaron cinco ganadores de los siete desafíos diarios propuestos.

Embed from Getty Images

Hubo entonces que recurrir al sorteo entre los que acertaron en Instagram y Facebook, y gusonline76 (insta) fue el ganador de las cinco cuerdas individuales Pro Line Rough.

Gracias a todos por participar y obviamente seguiremos con los sorteos y regalos a nuestros prosumidores.

19 noviembre 2018

Renovación y cambio

Filed under: Info — TodosLosAutores @ 02:13

Sobre fin de año, los NextGen mandaron un mensaje y se aseguraron que apareciera la doble tilde celeste.

Embed from Getty Images

Alex Zverev no habrá ganado torneos de Grand Slam, pero qué les parece un Masters de Londres, con victorias sobre Federer en semi y Djokovic en la final, ambas sin perder sets. Con autoridad para clavar tres aces consecutivos cuando cerraba el primer parcial de la final. Con la confianza para vencer al 1 del mundo (no había perdido el saque en el torneo) después de la cómoda victoria que había logrado Nole sobre Sascha en la fase de grupos.

Embed from Getty Images

Zverev se sumó al título de Karen Khachanov en París-Bercy (también sobre Djokovic en la final). Estos dos campeonatos fueron un upgrade de nivel luego de los primeros zarpazos en los Masters 1000 de Tsitsipas (finalista en Canadá) y Coric (finalista en Shanghai). La nueva generación ya no sólo logra triunfos de calidad o avanza fuerte en masa en el ranking: también se corona en torneos importantes.

Quizá la segunda parte del 2018 haya sido un fuerte punto de quiebre y en 2019 llegue el primer Grand Slam (¿de Sascha?), la conquista de más puestos en el top ten (varios jóvenes están al borde de entrar) y el asalto a los primeros puestos: Zverev por ahora parece el más aplomado y con más regularidad como para seguir liderando a la banda.

Embed from Getty Images

El alemán tiene apenas 21 años, ya ocupó el tercer puesto del ranking y finalizará cuarto, a nada de desplazar del podio a Federer. Sumó en agosto a un gran entrenador como Ivan Lendl, pero no caeremos en la tentación de entregarle todos los méritos a él cuando el padre de Sascha y hasta el amigo brasileño Marcelo Melo jugaron un rol, ni hablar del preparador físico y el kinesiólogo. En el discurso, el campeón se refirió primero a su padre, al que llamó “el mejor del mundo en su cargo” (como coach, no como padre).

Si entienden inglés, vean este gran discurso de Zverev, y sino también.

También habría que darle un porcentaje del premio a Roger y sus consejos en la Copa Laver. “Cuando empieza el peloteo, no te vayas para atrás, no le des tiempo al rival”. Le damos la idea gratis a su manager.

En la final, Zverev intentó, según dijo, “ser más agresivo y fallar menos”, lo cual es una tarea dificilísima. El alemán se llevó los puntos largos, esos que suelen ser para el más resistente y regular (características en las que más sobresale el serbio). “Desde el 4-4 en el primer set, mi juego se derrumbó, para ser honesto”, dijo Djokovic, y agregó el necesario “todo el crédito para él, que jugó muy sólido”.

Un ejemplo del “ser agresivo y fallar menos”:

Hemos visto campeones saludar familiares, novias, amigos, esposas, curiosos; dar vueltas olímpicas, trepar gradas. Pero esto…

MEJOR DE A DOS

En 2018, Jack Sock pasó de ser top ten en singles a caer fuera del top 100. Recién pudo ganar dos partidos en un torneo ATP a fin de año (en París, donde defendía el título). Al mismo tiempo, la rompió en dobles con Mike Bryan, mientras Bob se recupera de una cirugía de cadera. Sock y Bryan vencieron a Herbert-Mahut, quienes les habían ganado fácilmente en el choque de los grupos, y lograron el Masters de dobles. También habían ganado Wimbledon y el US Open.

Embed from Getty Images

Uno de los fuertes de Sock: el derechazo a mil revoluciones.

Ver esta publicación en Instagram

@cheetah speed 👀 #DontBlink

Una publicación compartida por Jack Sock (@jack.sock) el

Ver esta publicación en Instagram

My bad 🦒 @marcelomelo83 🙈👀😳🤢😑😰😵🤕🤒😦

Una publicación compartida por Jack Sock (@jack.sock) el

También ensayó una SABJ en esta especialidad:

Ver esta publicación en Instagram

got heeeeeeeeem 🤷🏼‍♂️🤷🏼‍♂️😛😅 #SABJ

Una publicación compartida por Jack Sock (@jack.sock) el

Pueden leer esta interesante nota sobre cómo entró Sock a tallar entre Bob y Mike Bryan. La habíamos recomendado en el newsletter.

11 noviembre 2018

El Desafío Kirschbaum

Filed under: Info — TodosLosAutores @ 18:24

Comenzamos hoy el Desafío Kirschbaum del Masters de Londres. El ganador del concurso se llevará, al final del Masters, cinco cuerdas individuales Pro Line Rough de Kirschbaum.

El sistema ya lo conocen: deberán acertar el ganador de un partido del día siguiente, comentando en Instagram y Facebook. El o la que más acierte durante el torneo, se lleva las cuerdas.

Pueden visitar las redes para empezar a participar.

Embed from Getty Images

Nota: el premio se retira en la Ciudad de Buenos Aires.

5 noviembre 2018

La máquina no se traba

Filed under: Info — TodosLosAutores @ 01:45

Quizás esta victoria de Karen Khachanov sea un preludio de lo que ocurrirá en 2019: el asalto final de los NextGen a las últimas fortalezas que defienden los de más de 30 (inserte música épica aquí, escenas de Games of Thrones).

Embed from Getty Images

Novak Djokovic debe haber sentido el esfuerzo físico y mental del partido contra Roger Federer el día anterior, pero enfocaremos el post en el ruso de 22 años, invicto en finales (4-0), campeón de su primer Masters 1000, el segundo de la nueva generación en ganar uno este año luego de Alexander Zverev (21) en Madrid, el cuarto “bien alto” (?) después de Isner, Delpo y Sascha.

Khachanov envió un mensaje muy poderoso esta semana y podemos imaginar la felicidad con la que comienza sus vacaciones (casi dispuesto a hacer la pretemporada ya mismo; debe estar deseando que empiece el 2019). Repasemos un poco:

- En Australia estaba más fresco que Delpo, pero no pudo llevarlo al quinto set y perdió muy cerrado en cuatro (video).
- En Roland Garros dominaba a Zverev, 2-1 en sets, y perdió en cinco (video)
- En el US Open, le ganó el primer set a Nadal y perdió en cuatro muy apretados, parecido a Australia (video)

Embed from Getty Images

En los momentos clave contra las figuras, aceleraba de más. De hecho, en los últimos meses su imagen era esa, la del ruso-máquina que les pega a todas y no piensa. El mensaje poderoso de esta semana es lo bien que administró las situaciones de presión. No había vencido nunca a un top 5: esta semana pudo con Zverev y Djokovic. También con Isner en un partido apretadísimo, y derrotó a Thiem con margen.

Se pudo observar en el partido con Djokovic. En el 6-5 y 0-30, metió los primeros saques y los derechazos cuando el asunto era tenso. Tampoco dudó a la hora de cerrar el partido. Muy diferente a lo que había ocurrido en las grandes citas del 2018 ante rivales encumbrados (en Wimbledon, Djokovic lo pasó por encima).

Hace un año disputaba el primer Masters NextGen: hoy es el quinto jugador que puede ufanarse (?) de haber vencido a Djokovic en una final en cancha dura en los últimos diez años (Federer, Murray, Nadal y Wawrinka, los otros). Una cuestión quizá muy técnica del ranking: Khacha pasó la barrera de los 2.500 puntos y es el primero en varias semanas que se apunta con ganas al top ten. Con el puesto 11 en su espalda, dio un paso más importante que Coric (finalista en Shanghai) y Tsitsipas (finalista en Toronto).

Nos sorprendió gratamente cuántos colegas (hombres y mujeres) lo saludaron en insta:

Ver esta publicación en Instagram

Unforgettable week here in Paris 🏆🇫🇷 Unbelievable emotions💥💥Thanks to my team and family for all the hard work and support!💪🏻💪🏻And I want to thank again everyone for your messages,kind words and wishes🎉🎉🎉 Просто незабываемая неделя в Париже🏆🇫🇷 Невероятные эмоции💥💥 Спасибо моей команде и моей семье за их каждодневный труд и поддержку💪🏻💪🏻 И ещё раз хочу поблагодарить всех за те сообщения,добрые слова и поздравления,которые я получил🎉🎉 #4thTitle #rolexparismasters #KhachMeIfYouCan #TeamKhacha 📸 credit: @cocodubreuil

Una publicación compartida por Karen Khachanov (@karenkhachanov) el

28 octubre 2018

Comienzo difícil, dominio extendido

Filed under: Info — TodosLosAutores @ 23:48

Roger Federer hizo las inferiores de Basilea como ball-boy durante dos años. Recibió una medalla de parte de Michael Stich en 1993. Otra, dice, de Wayne Ferreira.

Luego debutó como jugador, en 1997 con una derrota en la segunda de qualy. En 1998, con apenas 17, antes de la fase pelo platinado y raquetas al piso, le tocó enfrentar a Andre Agassi. Perdió 63 62 en la cancha bordó, pero mostró lo que sabía hacer.

En el 2000 y 2001, cuando el torneo era auspiciado por una marca de cigarrillos (Davidoff), llegó a sus primeras finales en Basel: cayó ante el sueco Thomas Enqvist en cinco sets y ante Tim Henman en tres corridos. En esta segunda final, ya se veía a Mirka en el banco; se habían conocido en los Juegos Olímpicos de Sydney.

“Después de la final con Henman en 2002 (sic), pensé que no tendría más chances. Tuve dos, las desperdicié. No suele haber tantas oportunidades. Después tuve lesiones, el año que gané Wimbledon por primera vez (2003), 2004 y 2005, hasta que finalmente pude ganar en 2006 y todo cambió desde allí. Estoy contento por cómo manejé las expectativas, las presiones”, dijo Federer esta semana a la ATP.

“Ahí está, lo que estuvo buscando desesperadamente por años, el Davidoff Swiss Indoors”, dice el comentarista de la transmisión del video de 2006, cuando un Roger de pelo corto venció a Feña González. Luego llegarían ocho títulos más. Los únicos que pudieron vencerlo desde entonces fueron Novak Djokovic en 2009 (highlights) y Juan Martín del Potro en 2012 (video) y 2013 (video). Eso demuestra lo poco que sabía Roger de tenis cuando comenzaba su carrera (?).

En aquel primer triunfo de Delpo cubrimos el torneo e hicimos un video no HD (?), típico nuestro, “yendo a la final en un medio de locomoción”, en este caso tranvía. También el ex autor del blog escribió este texto sobre Roger y su ciudad.

El de este año fue un torneo muy irregular de Roger, más confiado en la devolución que en el servicio. Sufrió ante Krajinovic y Simon, no jugó bien la final ante Copil. Venía de admitir que había padecido una lesión en la mano derecha durante la gira de césped, que le había afectado el drive. Esta semana comentó que ya se encuentra bien de la mano, también de la espalda, con ganas de tener un gran cierre de un 2018 que, en Shanghai, llamó “bastante positivo” (lo que duele, seguramente, sean las derrotas ante Anderson en Wimbledon y Millman en el US Open).

Hubo una estadística interesante que mostraba un poco las dificultades de Roger esta semana: en sus primeros dos partidos, el drive iba bastante menos picante que en 2017.

Sin embargo, el suizo pudo ganar en Basilea su título número 99 y, ya sabemos, no sería raro que esté pensando en los 109 de Connors.