Fue buena

20 septiembre 2016

Trabajar en equipo, dentro de la cancha

Filed under: Info,Pienso de que... — Marcos @ 00:17

Fue un fin de semana para el recuerdo del tenis argentino y lo más destacado se relaciona con las actuaciones en la cancha, el triunfo de Del Potro y su sorprendente resistencia en ese partido, las victorias de Guido Pella y Leonardo Mayer ante rivales incómodos y situaciones de presión y alto voltaje; también las decisiones, la estrategia y el trabajo fuera del rectángulo de competencia que, ante ciertos pronósticos agoreros, le permitieron a la Argentina conseguir el pase a su quinta final en la Davis.

En FueBuena, ya lo saben los lectores históricos, tratamos de no excedernos en eso de destacar la unión o desunión de un grupo para explicar las victorias o derrotas en la Copa Davis. De hecho, creemos que las relaciones interpersonales no explican resultados en Copa Davis o al menos no son la razón principal.

Sucede que, al final de cuentas, entra uno solo a la cancha en cuatro de los cinco puntos y, si bien tiene mucha más gente por defraudar que si se tratara del circuito ATP, tiene que resolver por él mismo, con la raqueta, pelotita, el rival, la cancha y las condiciones… Cuando esa situación da resultados y el modus operandi se transforma en un proceso positivamente sistemático vale la pena destacarlo.

“Eu, ¿sabes vos si ya salió el post de FueBuena de la Davis?”


“Decile a Orsa que se quede tranquilo, que se relaje por allá y lea”.

El ejemplo más crudo es el de los tres puntos de esta serie con tres victorias de jugadores distintos. En Pesaro había definido Delbonis; en Glasgow, Del Potro pagó en el pleno más complicado, Pella mostró un sorprendente aplomo y Mayer se siguió enamorando de la Davis, y la Davis de Mayer.

La última vez que había sucedido para Argentina fue contra Austria, en la primera rueda de 2007. Aquella vez sumaron José Acasuso, Guillermo Cañas y el punto decisivo lo logró Del Potro, que debutaba en la Copa Davis, con un éxito en cinco sets sobre Jürgen Melzer.

No se trata de si tal se peleó o amigó con tal otro o de si todos bailaron y tomaron birra después del triunfo como cualquiera de nosotros un fin de semana; es el trabajo en equipo a lo largo de una serie, de varias series ya, y la capacidad de adaptarse según necesidades, circunstancias y realidades.

El trabajo en la cancha. Es más aburrido, no hay novelas, pero es así.

La planificación de Orsanic y de sus ayudantes comenzó mucho antes de los partidos y ese convencimiento sobre cuál era la forma de ganar esta serie quedó plasmada en el desarrollo final. Por añadidura, hubo poco de improvisación y mucho de proyectar y de armar el rompecabezas de la forma que más rédito diese.

En ese escenario, para que el resultado fuera positivo, los jugadores estuvieron por encima de la media en términos tenísticos-anímicos y cumplieron con la cuota de rendimiento indispensable para bancar una parada tan brava. Ganar una semifinal de visitante y contra Andy Murray no fue magia (?): Argentina ganó por ser el equipo más largo, porque siguió derribando varios preconceptos y explotó el peso específico de cada integrante en el momento indicado.

Recordemos: los británicos tenían al campeón olímpico y de Wimbledon, al campeón del US Open en dobles… Se les atacó por el lado más débil. Es el vigente campeón de la Davis.

Si intentamos poner situaciones en contexto, el triunfo de Del Potro ante Murray el viernes fue lo más “sorprendente” del fin de semana ¿Él también se seguirá sorprendiendo a sí mismo con partidos así? Si el camino desde su regreso en Delray Beach hasta la medalla en Río el tandilense fue pasando de grado, ante Murray hizo un master público en cómo-romperla-toda-y-ganarle-en-cinco-horas-a-un-top-3. Del Potro ahora es el CEO de su propia empresa (cuerpo), en esta especie de segunda vida en el tenis.

No obstante, el costo físico de ese partido fue altísimo, era el riesgo que había que correr (todo el grupo estaba al tanto de que podía pasar). El kinesiólogo del tandilense, Diego Rodríguez, explicó que, en otra situación, luego del estado general de Del Potro tras ese partido, le hubiera dado no menos cinco días de reposo y recuperación para volver a moverse.

Con el 2-0 que puso Guido Pella borrando de la serie a Edmund (le mandó al tacho la confianza de buenas victorias ante Gasquet o Isner en el US Open), la decisión fue ir tras ese primer match-point con el tandilense en la cancha, sabiendo que el domingo ya no podría estar en condiciones. Para adentro, todo estaba claro. El equipo hizo silencio, porque era lo que quería y creía mejor estrategicamente.

De ahí la lógica de las decisiones, arriesgadas, que, por si hacía falta, luego explicaron Orsanic y el resto de los jugadores y dejaron tecleando a los detractores de escritorio y a las conjeturas oportunistas. Y luego hablaron sus raquetas.

Básicamente, la raqueta de Leo Mayer, más que hablar, sonó. No era un partido sencillo, pero en la Davis el correntino se abstrae de cualquier momento o realidad y logra volver a su programación de base, la de un tenista que juega con menos márgenes (que por eso tendrá más puntos altos y bajos) pero que cuando entra en sintonía y le pega fuerte a la pelota es quien dicta el juego y se convierte en un rival de calibre.

En el raquetero ya carga diez triunfos en singles consecutivos y un récord global de 13 triunfos y cinco derrotas.

Resta la última pieza del rompecabezas, la más difícil, para cerrar la faena completa a domicilio. Croacia es un rival de peso, aunque luzca más “jugable” que Rusia en 2006 y España de 2011.

Ya habrá tiempo para analizar en profundidad a Cilic, Coric, Dodig, y demás cuestiones de ese enfrentamiento. Mientras tanto, seguimos con la cábala por bilardistas (?) y nos permitimos una nueva broma con esto:

12 septiembre 2016

I❤NY Días 13 y 14

Filed under: Info — TodosLosAutores @ 03:50

Si estamos en una era en la que los treintañeros pisan fuerte, qué mejor ejemplo que Stan Wawrinka.

Entre el 2005 y el 2013, jugó 35 torneos de Grand Slam. Llegó a una semifinal y la perdió.

De 2014 a 2016: 12 participaciones, seis semifinales, de las cuales tres fueron finales… ganadas.

A los 31 años, Wawrinka tiene tres Grand Slam, los mismos que Andy Murray.

Angie Kerber no llegó a los 30, tiene 28, edad con la cual hoy se convierte en la No.1 del tenis más “longeva” que alcanza esa posición. Es la primera vez desde el 2013 que reemplazan a Serena Williams en ese lugar.

Lo suyo es parecido a lo de Wawrinka: entre 2007 y 2015 jugó 33 torneos de Grand Slam, con dos semifinales perdidas. Este año lleva tres finales, de las cuales ganó dos. Para ella se trató de agregar a su velocidad y contragolpe una dosis de agresividad, idea en la que Steffi Graf tiene algo que ver.

Por el lado de Stan, no sólo está invicto en finales de Grand Slam, dos contra Djokovic y una frente a Nadal, sino que acumula 11 victorias seguidas en finales del circuito.

Si D es derrota y V, victoria, las finales en su carrera se resumirían así:

DVDDDDDVVDVDDVVVVVVVVVVV

Cuando su récord iba 1-6, se debe haber preguntado qué le pasaba que era tan perdedor.

Magnus Norman, su entrenador, tiene gran responsabilidad en todo esto. La dupla se armó en 2013 y una temporada más tarde, llegó el primer Grand Slam.

Roland Garros 2015 y el US Open 2016 los obtuvo Wawrinka después de los 30. A esa edad o más tarde, Rod Laver y Ken Rosewall lograron 4 Grand Slam cada uno, y Andre Agassi y Jimmy Connors dos, como Stan.

“Da un paso adelante y no le tiene miedo a nada”, elogió Djokovic sobre el nivel del campeón en las finales importantes.

“Stan es más vulnerable en las primeras rondas. No es constante y es algo en lo que trabajamos”, le dijo Norman el New York Times. De hecho, el campeón tuvo match point en contra en la tercera ronda ante Daniel Evans, punto salvado con una volea. Evans contó con un smash cómodo en aquel tie-break para sumar otro match point, y perdió el punto.

“Es un jugador de partidos importantes”, definió Norman a Wawrinka. Antes de la final, en la charla final antes de ingresar, el sueco vio como su dirigido soltaba lágrimas por la presión que sentía por lo importante del compromiso.

Djokovic terminó el partido con sangre en las uñas de ambos pies; se le hacía imposible frenar. De todas formas dio crédito al campeón por su temple en los puntos clave. El suizo le puso presión al 1 del mundo cuando éste sacó 4-5 en el segundo y 5-6 en el tercero, para ganar 6-7(4), 6-4. 7-5 y 6-3. Dominó con su derecha, sorprendió con el revés, trabajó bien con el slice no tan profundo, sacó bien cuando lo necesitó… Como siempre, se señaló la cabeza con el índice. Es la forma de demostrar que, pese a lo volátil, puede ser cerebral cuando es necesario.

Stan no tendrá la consistencia de Djokovic, es complicado que pelee por el 1 del mundo con sus altibajos (de hecho ayer negó cualquier chance de hacerlo por su falta de regularidad), pero si pasa la primera semana en un Grand slam, dio muestras acabadas de que es peligrosísimo.

Curiosamente, tiene un récord de 0-15 ante los No. 1 en partidos al mejor de tres sets, y 0-4 en Grand Slams antes de la final. Pero en finales, invicto.

9 septiembre 2016

I❤NY Día 12

Filed under: Info — TodosLosAutores @ 21:56

Y sí, al principio de la primera semifinal del US Open estábamos todos medio así…

No sabíamos qué le pasaba a Gael Monfils, pero en un punto no sorprendía: el francés es de los jugadores más bipolares que existen, capaz de saltar de hot shots a mamarrachos, de “tirar” un partido y jugar caminando a estirarse como goma para llegar a todas… Sin embargo, no estaba claro si el asunto era solamente mental. En ESPN decían que ya lo habían visto de mal humor en la entrada en calor. ¿Eran nervios? ¿Había recibido una mala noticia? ¿Alguna lesión?

Por primera vez perdía un set en este torneo Gael, quien más allá de los nervios, mostraba una estrategia rara ante Novak Djokovic, cortando los puntos, yendo a la red en las devoluciones, también con el saque, pero así arrancó 0-5. Se recompuso y llegó a tener dos break points para sacar 4-5, pero no concretó. Algunas devoluciones las hacía parado.

El 1 del mundo había pasado una ronda en el US Open por no presentación de Vesely; Youzhny y Tsonga se le retiraron… Y ahora esto.

En algún momento Monfils parecía tirarlo. John McEnroe, en su rol de comentarista, lo llamaba “no-profesional”. José Luis Clerc, en el suyo, le dijo “payaso”.

Monfils le respondió con altura a McEnroe.

Después del segundo set comenzaron a surgir algunos abucheos, pero un puntazo para el 2-2 en el tercero encendió al francés y mejoró su relación con el público. Ahí se armó el partido y la situación pareció desconcertar a Djokovic. Eso es lo que quería hacer -antes- Monfils según dijo en rueda de prensa: “get into his head” (meterse en su cabeza), desacomodar a Djkovic, porque había perdido los 12 encuentros anteriores frente al serbio y la idea era intentar algo distinto.

Desde aquel quinto game del tercero, Monfils metió más, acertó en los winners, se retroalimentó con la afición y se metió en la cabeza de Nole. El serbio luego diría que “a veces me ponía loco, a veces me divertía. Así es Gael”. Cuando lo volvió loco, Nole hizo esto:

Jugar un punto así: totalmente normal.

Se sumaban los errores de los dos y hubo pedidos de tiempo médico de Nole: primero hombro izquierdo, luego hombro derecho. Monfils ganaba el tercer set, Djokovic parecía sentir el calor (muy distinto a los días anteriores, demasiada humedad, cero viento), y el drama aumentaba. El partido era malo, pero divertido por la intriga de lo que sucedería.

Hicimos una encuesta en el twitter de FueBuena a ver si pensaban como nosotros.

Creemos que terminó siendo uno de los “mejores peores partidos” que recordemos. Djokovic ganó 6-3, 6-2, 3-6 y 6-2. Sobre el final se recompuso, le hizo señas a su banco para que se quedara tranquilo, que él lo iba a ganar, e hizo cosas como ésta:

En la rueda de prensa le cuestionaron a Monfils la entrega en sus primeros sets y él se ofendió. Habló de la supremacía de Nole en el historial, de que no entiende cómo le cuestionan su espíritu deportivo, que lógicamente quiere ganar y que quizá no fue muy “académico” pero que probó cosas nuevas.

Como no somos robots sino que contamos historias de humanos, bancamos lo de Monfils aún con dos primeros sets horribles y muy particulares.

La próxima, ya 0-13 con Nole, quizá intente algo distinto una vez más.

I❤NY Días 10 y 11

Filed under: General — TodosLosAutores @ 10:58

Karolina Pliskova arrancó el día relajada, haciendo shopping y volviendo al hotel con sus manos llenas de bolsas antes de irse al club. Un par de horas después, daría el golpe del torneo.

Pliskova decidió no ir a los Juegos de Río para hacer una breve pretemporada, prepararse para los torneos del verano norteamericano y la apuesta le rindió frutos. Como Milos Raonic pero al revés (?).

Campeona en Cincinnati y ahora por primera vez finalista de un Grand Slam, la checa mezcla en el mismo envase la potencia de sus tiros (sabe aprovechar las extensas palancas) con la paciencia en la construcción de los puntos: desde sus 186 cms. castiga la pelota sin piedad y se mueve con facilidad para su altura, es una jugadora “livianita”.

Dentro de ese repertorio, el saque es el golpe que se destaca y que, a diferencia de la media del circuito femenino, la deja la mayoría del tiempo en posición ofensiva. A los chicos de FueBuena nos gustaría alguna vez, entre tantas otras cosas, cerrar un partido como lo hizo Pliskova en 2015.

No obstante, ella explica que el click de los últimos torneos no es ni el saque, ni la derecha ni nada tenístico, es “de la cabeza”. “Cuando te convences de que podes jugar y ganar en este nivel y salís a la cancha con esa actitud todo va mejor”, dijo.

Esa decisión se notó ante Serena, quien nunca la intimidó ni con el tenis ni con las miradas desafiantes. Mientras tanto, Pliskova se sigue haciendo la sorprendida (?).

Varias veces marcamos lo flojo que está el tenis femenino en el último tiempo: apuntamos a la falta de variedad, específicamente, y esa es la condición para que se disfrute de los contrastes.

Con el modelo de pegadora de revés a dos manos extendido a lo largo y a lo ancho del mapa tenístico, al menos las últimas semanas, destacamos la frescura de Pliskova así como la defensa de Kerber. Sería un buen auto-regalo para el tenis femenino una final de alto vuelo e intensa.

NUEVA NÚMERO 1

Después de 186º semanas consecutivas (más de tres años y medio) de mando de Serena, Kerber subirá el lunes al primer lugar del ranking, sin importar el resultado en la final

EL MOMENTO

Suban el volumen, dos minutos de ovación para Del Potro. El mundo tenis festeja su vuelta y este será uno de los momentos destacados de todo el torneo.

Después de la medalla en Río explicamos porqué nos sorprendió lo que consiguió Del Potro. También nos preguntábamos para qué más estaba Del Potro. Los cuartos de final del US Open confirmaron, entonces, que su chapa está intacta y que continúa encontrando motivaciones para lo que sigue, siempre a partir de estar sano y de poder sentirse un tenista a tiempo completo.

Reafirmamos el concepto: con su talento, decisión y siendo un cabeza dura del trabajo, Del Potro no tiene techo.

EL VINE

Ya lo subimos en Twitter y en Facebook, pero no podíamos dejarlo afuera de un post.


“Cuando te gusta Magnus Norman pero tenés miedo de decírselo”.

EL PUNTO

Uno de esos peloteos en dobles y cruces de voleas que nos gusta destacar en FueBuena, con la rápida reacción de la francesa Caro García.

LAS FOTOS (360º)

Los fotógrafos de Getty siempre haciendo bien su trabajo.

Si hacen click acá, ponen “view 360º”, pantalla completa y voilá.

7 septiembre 2016

I❤NY Días 8 y 9

Filed under: Info — TodosLosAutores @ 00:29

Fanático del básquet, Gael Monfils dice que su inspiración es lo que produjo LeBron James en la última final de la NBA.

LaMonf alcanza uno de los picos de su carrera a los 30 años porque, según dijo hoy y también observamos todos, “fui bendecido genéticamente”. Llega a todas las pelotas por velocidad y estiramiento y, cuando puede, sacude con el saque o el drive. El mejor Monfils es una roca desde el fondo, a veces demasiado defensivo cuando podría dominar más con la derecha.

Gael terminó agotando a un ya cansado Lucas Pouille (venía de tres partidos seguidos que llegaron a cinco sets) y subirá al puesto 8 del ranking gracias a su primer semifinal en el US Open, su segunda de Grand Slam (Roland Garros 2008). Quizá lo más grosso es que, dependiendo de lo que haga Stan Wawrinka, terminará el US Open en el puesto 5 ó 6 de la Carrera hacia el Masters de Londres.

Monfils aparece casi diariamente en las redes de FueBuena por sus inventos, sus destrezas, pero lógicamente es más que eso. Hoy le consultaron qué pensaba de los que lo veían apenas como un showman.

A Monfils no le gusta esto.

Las estiradas, dice, son para ganar los puntos. Jamás se rompería un tobillo por la gente, sino que lo haría para ganar. Los tiros espectaculares tienen un propósito y son un par de puntos entre muchos. Algo de razón tiene en el reduccionismo pero cuando le pega entre las piernas pudiéndolo hacer “normal”, suena a tribuneo que nos encanta.

Nosotros no te criticaremos eso, Gael.

LA SUERTE

Novak Djokovic disfruta de un peculiar privilegio en este US Open: pasó cinco rondas pero sólo dos partidos fueron completos. En segunda no se presentó Jiri Vesely, en tercera abandonó Mikhail Youzhny cuando perdía 4-2 y esta noche en cuartos se retiró Jo-Wilfried Tsonga cuando caía 6-3 y 6-2.

Suma apenas seis horas de juego y nueve sets completos (84 games). Fresquito para ganar de nuevo si lo dejan. “Lo único que puedo hacer es desearles a mis rivales una pronta recuperación”, dijo Nole.

¿Alguien quiere jugar conmigo?

Nole enfrentará a Monfils, 11 temporadas después de su primer partido en Flushing.

LA BOMBA

Piotr Wozniacki lo dijo a la prensa danesa y Caroline no lo desmintió, sólo dijo que cuando tenga algo para anunciar, saldrá de su boca. Al parecer, la ex número uno no planea jugar más allá de la temporada próxima. Por lo pronto, tiene la oportunidad de pelear por su primer Grand Slam: ya está en semifinales.

LA DESPEDIDA

Adiós al Louis Armstrong tal como lo conocemos. Hoy se jugó el último partido allí, el dobles que los López, Marc y Feliciano, les ganaron a los Bryan, Bob y Mike. El último single había sido el de Nishikori y Karlovic.

En el 2018 habrá un nuevo estadio secundario. El escenario de la final entre Sabatini y Graf en 1990 será demolido. Ya derramamos lágrimas.

EL NÚMERO

Serena continúa con la supremacía y se convirtió en la tenista, incluyendo a los hombres, con más partidos ganados en Grand Slams en la Era Abierta con 308 triunfos. El podio lo completan Federer (307) y Navratilova (306).


Casi le baja los anteojos a una señora en la tribuna

LAS FOTOS

¿Quién la agarra?

5 septiembre 2016

I❤NY Fin de Semana

Filed under: Info — TodosLosAutores @ 03:08

Por primera vez en casi siete décadas habrá tres franceses en los cuartos de final de un Grand Slam, y eso no ocurre en Roland Garros sino en el US Open. La última vez había sido en Rolanga 1947.

Lucas Pouille, el hombre que hace rato esperan en Francia para suceder a los treintañeros que hoy todavía la rompen, despega a los 22 años. Ya había hecho cuartos en Wimbledon tras vencer a Del Potro y Tomic, ahora gana en Flushing Meadows su tercer partido seguido que llega a cinco sets (el último en hacerlo en un Slam era Marcel Granollers en el US Open 2013).

En segunda ronda, Pouille estuvo a nada de perder con el suizo Marco Chiudinelli, lo que habría sido un mal resultado para él. Días después, le gana 8-6 un tie-break de quinto set a Rafael Nadal, una de las grandes “cabezas” del circuito, que como puede pasar con cualquiera porque todos son humanos, erró un drive clave en 6-6, tal como había hecho en el final del partido con Del Potro en Río. La derecha le está dando problemas y es lógico que haya perdido confianza en el golpe después de la lesión de muñeca que le impidió jugar Wimbledon.

Rafa no llegó a semifinales en ninguno de sus últimos diez Grand Slams disputados. Sobre la cabeza tuvo que responder en la rueda de prensa. Le preguntaron si sentía la presión ya que si bien le fue bien en otros torneos importantes, en los Grand Slam viene fallando. No le gustó y repreguntó si a un campeón de 14 torneos grandes se le podría preguntar eso.

La pregunta del colega no estuvo mal: es conocido que, en el declive de la carrera, la presión vuelve a sentirse por intentar aprovechar los últimos grandes momentos. Más allá de esto, “presión”, dicho así en general, sienten todos, el asunto es cómo la doman.

Rafa sí admitió que debería hacer más daño con el saque y el drive y que trabajará en ello. La verdad es que por tratarse de un regreso después de una lesión, tuvo buenos desempeños últimamente.

Así vivieron el último punto los que esperaban para entrar a la sesión nocturna del Ashe.

LA FURIA

Bien preparado lo de Nico Almagro.

LA AYUDITA

Novak Djokovic jugó apenas seis games en dos partidos. Jiri Vesely no se presentó y Mikhail Youzhny se retiró cuando perdía 4-2 en el primero.

Más allá de los dolores en el codo, venció cómodamente a Edmund y podría llegar a la final sin enfrentar a un top ten.

LOS TIROS

Tsonga y su revés a una mano como recurso.

La Willy y la raqueta que se le cae.

Kyrgios y un tremendo SABR ante Zeballos.

EL RÉCORD

Serena Williams llegó a la misma cantidad de partidos ganados en Grand Slam de Federer.

LA CAÍDA

El doblista Nick Monroe hizo de todo para recuperar una bola. Terminó bien, no se preocupen.

LAS HISTORIAS

Anastasija Sevastova, cuartofinalista, se retiró dos años del circuito y volvió con la mente clara y con ganas de disfrutar. Lo contó en esta nota del New York Times.

Jared Donaldson, como habíamos contado en FueBuena, creció tenísticamente con ayuda argentina. En el US Open eliminó a Goffin antes de caer ante Karlovic y el New York Times contó el paso por Buenos Aires.

1 septiembre 2016

I❤NY Día 3

Filed under: Info — TodosLosAutores @ 00:48

Rafael Nadal fue el primero que se entrenó en el Arthur Ashe con techo cerrado, en la semana previa al US Open. Ayer fue uno de los protagonistas del partido en el que debutó oficialmente el techo del último Grand Slam, que costó 150 millones de dólares.

Tardó cinco minutos en cerrarse cuando el español y el italiano Andreas Seppi jugaban el segundo set. Al regreso, Rafa ganó el primer punto y el primer game indoor en Flushing Meadows. También el primer partido.

Pudimos capturar ese momento para ustedes.

De a poco, Nadal está levantando. A Cincinnati llegó cansadísimo de Río, su primer torneo desde Roland Garros. Seppi tiene un juego que le cae bien al ex 1 del mundo, y ni siquiera cambiar de remera (azul, blanco y rojo) le sirvió al italiano para evitar la caída cómoda por 6-0, 7-5 y 6-1.

ACRÓBATA Y MAGO

Gael Monfils juega al tenis. Eso creemos.

Hay magia en todo momento.

COLAPSO Y RECUPERACIÓN

Johanna Konta dice que sintió que su corazón se aceleraba, que se mareaba y no sabía qué hacer. La temperatura no era extrema pero esto le pasó a la británica en su partido de hoy.

Konta ganaba 6-2 y 5-6 cuando esto ocurrió y al regresar, perdió el set 7-5 con una doble falta. Igualmente se recuperó en el tercero para ganar 6-2.

LA BOMBA

Milos Raonic sintió la presión de ser quizá el mayor candidato por fuera de los habituales: sufrió calambres por los nervios, según admitió tras su derrota ante Ryan Harrison. Resultó un mal torneo para Canadá, ya que, eliminados Genie Bouchard y Vasek Pospisil, no quedan representantes en singles.

También fue sorpresiva la caída de Muguruza ante la letona Sevastova.

Página siguiente »