Fue buena

16 abril 2018

Desde cero

Filed under: General — TodosLosAutores @ 00:11

¿Por qué escribimos sobre tenis? Entre otras cosas, para resaltar los buenos ejemplos. En otras ocasiones, para mostrar el rostro humano de los tenistas. En este caso, para mostrar el buen ejemplo de un personaje tan “humano” como Pablo Andújar.

De los más queridos del circuito, hombre de sonrisa permanente, el español de 32 años acaba de ganar el ATP de Marrakech sobre el británico Kyle Edmund. La semana anterior había logrado un challenger, en Alicante. En este último torneo, perdía 6-1 y 4-1 ante el argentino Guido Andreozzi y se impuso por 1-6, 6-4 y 6-4. Hoy suma 10 triunfos seguidos. Antes de esta seguidilla, le importaba tanto ganar un partido como terminarlo sin dolores.

Andújar presenta una historia parecida a la de Delpo: un regreso “no tradicional”. Por ahí vamos con lo de ejemplo. Fue intervenido quirúrgicamente en su codo derecho tres veces en dos años. Recomendamos muchísimo esta nota donde describe los problemas y las dudas que debe afrontar alguien en su situación. No es necesario escribir frases de autoayuda para entender lo que tuvo que atravesar Andújar, las peleas diarias e invisibles que debió afrontar a los 30 años. Insistimos en este punto: lean el contenido de la nota enlazada, no sólo nos evita escribir un post más largo (?) sino que es un viaje interior bien detallado.

Campeón por partida doble en Casablanca (ciudad en la que se jugaba el actual torneo de Marrakech), en 2011 y 2012, Andújar se convirtió en el campeón con ranking más bajo (355) desde que Lleyton Hewitt ganara en Adelaida 1998 en el puesto 550. El único título del manchego fuera de Marruecos llegó en Gstaad. Alguna vez top 35, apareció 1.824 en el ranking del 12 de febrero. Hoy es el 154.

“Sin palabras. Difícil de expresar tantas emociones después de tanto camino. Ha sido duro pero ha merecido la pena y volver a levantar un trofeo no tiene precio”, escribió Andújar en su instagram. Algunos colegas destacaron la pelea que quizá vieron más de cerca.

8 abril 2018

Al repechaje

Filed under: Info — TodosLosAutores @ 15:30

Uno de los integrantes de FueBuena, no diremos quién, efectivamente se despertó hoy, algo desactualizado, preguntó por la Copa Davis en San Juan, por qué no seguía, y empezó a gritar. Tuvieron que llevárselo entre dos gigantes de Seguridad.

Mientras, comienza a llover.

Embed from Getty Images

La primera experiencia cercana de Copa Davis en dos días y al mejor de tres sets resultó entretenida, claramente más corta y con una sensación de que beneficia a los equipos largos. Nicolás Jarry tardó varios games en plantearle oposición a Diego Schwartzman en el cuarto punto. Se podría decir que una exigencia similar sería partido de casi cinco horas como hizo David Ferrer hoy en Valencia pero no, hay un corte, una relajación, para volver a empezar de cero (y encima, de dobles a singles). Las mujeres en la Copa Fed vivían una experiencia similar -ellas, con el doble al final- pero recién hoy lo observamos por la trascendencia de la Davis.

La victoria de Argentina sobre Chile les dará un espaldarazo importante a Diego Schwartzman y Guido Pella, los amigos que se habían sentido en deuda por sus derrotas en el repechaje con Kazajistán y por eso, tras aquella serie, se habían comprometido públicamente a jugar la serie siguiente en la Zona Americana.

La Davis es diferente al circuito -no, ¿en serio?- y ambos lógicamente lo sintieron. Pella fue sincero al decir ayer que “me asusté” en el set arriba y 4-2 ante Garín en el quinto punto. Mérito del bahiense, después de lo de Kazajistán y las serie anterior con Italia (tuvo una ventaja de 2-0 en sets ante Fognini en el quinto punto), de “pedir la pelota” para jugar la definición en San Juan y superar ese momento de dudas para imponerse en el tie-break, con varios winners, cuando las papas quemaban.

Schwartzman lució nervioso en sus dos singles, no pudo soltarse del todo: era su debut en individuales por los puntos y como local. Era el jugador claramente mejor ranqueado (15°) y tenía presión extra en su caso. Se notó en sus festejos (una doble falta del rival, por ejemplo), en algunos pedidos al banco, pero como dijo él, lo importante en la Davis es aportar el punto. Muchos tenistas de cualquier país sufren la localía y Diego aprobó el test pese a las dudas del segundo set ante Garín. “Si sufriera la Davis me quedo en casa”, dijo pero admitió que los nervios son distintos. No nos olvidamos de Machi González y Nicolás Kicker, quienes no pudieron ganar pero aportaron al cansancio de Jarry. Párrafo aparte (escrito en el mismo párrafo) para el equipo chileno, que seguramente regresará al Grupo Mundial prontamente, con el mini-Berdych de Jarry y el progreso que esperamos en Garín.

La serie se desarrolló en un clima muy cordial para lo que se preveía teniendo en cuenta la cercanía geográfica de San Juan con Chile y el antecedente, demasiado lejano en el tiempo, de la serie de los sillazos en el 2000.

Coming up mañana, un post sobre el futuro de la Davis. Con mucha data (?).

2 abril 2018

Campeón a los 32

Filed under: Info — TodosLosAutores @ 13:50

28 marzo 2018

Tiempos de oferta

Filed under: General — TodosLosAutores @ 00:53

Por primera vez desde 2006, ningún miembro del denominado Big 4 llegó a la tercera ronda de un Masters 1000.

Por primera vez desde 2010 y segunda en 15 años, ningún integrante del Big 4 ganará Indian Wells o Miami.

Embed from Getty Images

El torneo de Miami puede empezar a marcar una tendencia: Zverev (campeón de dos Masters 1000, Roma y Montreal 2017), Coric o Chung representan a la fuerza joven; Del Potro, Raonic, Isner y Anderson son los bombarderos de generaciones ya instaladas (ahora se lo lleva Carreño y nos tapa la boca). Ganen veinteañeros o treintañeros, ya es extraño que en las finales no aparezcan Federer, Nadal, Djokovic o Murray.

Embed from Getty Images

Son tiempos particulares los del tenis masculino. De pronto desaparecieron Nole y Andy, quienes hasta no hace mucho dominaban a piacere (el serbio en la primera mitad de 2016, el británico en la segunda). Regresaron Rafa y Roger a lo grande en 2017, para ganar dos Grand Slam cada uno. En el cierre de la temporada, los lesionados de peso ya no sólo eran Djokovic y Murray sino también otros colegas del top 20 como Wawrinka, Raonic y Nishikori. Ya en 2018, Federer se jugó la ficha de Rotterdam y llegó al Uno, que perderá al caer rápido en Miami.

Esa derrota de Roger es poco frecuente pero no debería sorprendernos. ¡Tiene 36 años! Si últimamente llamamos “histórico” a todo lo que hace por su edad, no debería ser extraño que pierda con un chico de 21 años con grandes condiciones (Kokkinakis); por más que el suizo sea el más inteligente para programar giras y descansos. Si pensar en un tenis sin Federer espanta a muchos, la gira de polvo de ladrillo, Roland Garros incluido, servirá para advertir lo que será el circuito sin Roger. Tal como nos pasó el año pasado para la misma época del año.

Embed from Getty Images

Ya saben que nunca dejamos a los históricos fuera de la pelea: Nadal quizá vuelva a ganar todo hasta Roland Garros, Djokovic puede despertar en cualquier momento, Federer es hoy candidato en Wimbledon y veremos qué pasa con la cadera de Andy. Pero en algún momento habrá un período de transición; quizá haya comenzado el año pasado y se profundice en Miami. No lo sabemos hoy; se comprobará con el paso del tiempo.

Mientras tanto, hay posiciones de ranking “en oferta”. Marin Cilic, el número 3 del mundo, suma la menor cantidad de puntos de la década para un jugador ubicado en su posición.

Lo mismo ocurre para el 10, que hoy es para Lucas Pouille (campeonazo de la Davis pero sin un brillo especial en el circuito).

¿Cuál es la explicación de esto? Los puntos están muy repartidos y los de arriba “empezaron a repartir”. Los número uno del 2016 tenían cerca de 15.000 puntos, hoy no pasan los 10.000. Más abajo, entre Pouille (10°) y Carreño Busta (19°) hay apenas 375 puntos de diferencia. Por eso es que una buena actuación en un Masters 1000 como Miami hace que Isner suba al menos cinco puestos (17° al 12° hasta hoy) y Carreño, cuatro (19° al 15° hasta hoy) con el simple acceso a cuartos. El mismo Peque Schwartzman podría haber sido top ten si llegaba a semifinales en Key Biscayne.

Embed from Getty Images

El reparto de puntos en parte se explica porque los que aprovechan la baja de los Big 4 no logran regularidad para establecer liderazgos de segundo pelotón. Cilic llegó a las finales de Australia pero no suele ser constante y ahora se marchó rápido en Indian Wells y Miami. Dimitrov ganó el Masters de Londres y se pinchó. Lo mismo Sock con París. Thiem no despega fuera del polvo de ladrillo. Goffin podía amenazar y se lesionó un ojo. Del Potro comenzó a aprovechar esta situación desde febrero, y bien podría tocar el 3 del mundo antes del US Open. Anderson está logrando regularidad y se instala en el top 8. Raonic es otro que promete seguir subiendo.

Embed from Getty Images

Mientras tanto, lenta pero progresivamente (y quedó demostrado en Miami), la banda NextGen, actuales y recientes, avanza en malón. Entraron al top 100 en masa, ahora al top 50 y prontamente al top 20. Zverev es punta de lanza pero se anotan Chung y Coric, mientras Kyrgios sigue en su mundo de promesas. Shapovalov se mantiene, Tiafoe crece y Rublev avanza pese a su lógica irregularidad…

Falta el gran golpe en los Grand Slam. Chung llegó a semi en Australia. Zverev tiene como mejor resultado los octavos de Wimbledon 17. Por ahora, allí dominan los de 30. ¿La transición comenzará en Roland Garros?

Embed from Getty Images

(Aprovechando este tema que nos apasiona, el de las edades y generaciones, les contamos un secreto: es muy probable que próximamente salga un episodio de nuestro podcast con este tema, teniendo en cuenta que hace varios años que venimos juntando data relacionada. Ya saben: intentamos que nuestros podcasts estén bien producidos, por eso salieron tan poco. Veremos si éste sale bueno).

19 marzo 2018

√ Masters 1000

Filed under: Pienso de que... — TodosLosAutores @ 13:20

- No sabemos qué tan nerviosos estuvieron ustedes, si querían que ganara Delpo o Roger, pero se trató, por el momento, del mejor partido del año (¡y a tres sets, no a cinco!). No lo decimos sólo nosotros y pueden observarlo en los highlights. Como había anticipado Federer, cada vez que juega con el argentino -o la mayoría de las veces, y ciertamente en los últimos partidos- se trata de una pulseada para ver quién es más fuerte. Hubo de todo: match point perdido por Del Potro en el tie-break (con un drive invertido que quedó en la red, al cual se refirió varias veces en rueda de prensa: “Es mi tiro y no lo puedo fallar”. “En los match points de Roger pensaba en ese drive”), match points perdidos por Federer, enojo de los dos con el juez de silla por el público y por el supuesto favoritismo de Federer, por el Ojo de Halcón… Sobre todo, exhibieron un muy buen tenis en los momentos decisivos.

- Las alternativas de un partido así nos vuelven a mostrar una de las bellas características del tenis: los cambios abruptos en pocos puntos. Podrían decir que en el fútbol pasa lo mismo con un gol, pero miren el tie-break del segundo set, que match point para uno, set point para el otro, el 5-4 de Federer… En unos 20 puntos habíamos pasado de esa situacíon al 5-0 de Delpo en el tie-break. Todo se modifica tan dramáticamente y tan rápido que hasta Twitter queda viejo.

Embed from Getty Images

- Con Del Potro siempre pasa esto: gana algo importante y ya lo postulamos para número uno (que sea 3 primero, pero no negamos que pueda llegar a la cima, ya sorprendió varias veces), que gane más Masters 1000, que todo depende de él. Las lesiones de muñecas y el revés recuperado no suele mencionarse demasiado y es algo que hay que tener en cuenta. En Indian Wells se evidenciaron los progresos de los golpes a dos manos, especialmente en el paralelo, un tiro que quizá no va fuerte pero sí controlado.

Embed from Getty Images

- La final tuvo un encendido (?) y una repercusión notables (“Del Potro” y “Delpo” primeros TT, global y argentino) porque del otro lado de la red estaba Federer. Si Delpo le hubiera ganado la definición a Thiem o a Tiafoe no habría sido lo mismo. Mucha gente se suma al tenis por Roger aunque se tratara de la final de Niza. Este punto parece obvio pero sirve para explicar la repercusión del título, que tiene que ver más con el rival que con haber ganado su primer Masters 1000.

- Roger siente que los partidos con Delpo son especiales y por eso los enojos y los gestos que no le vemos en otras ocasiones, como aquellos cuando erraba una derecha, como cuando se decía que moviera las piernas, o los festejos airados y los reclamos al juez. Ocurrió en Shanghai y en Basilea 2017, un Roger más calentón y, en algunos momentos, bien lejos de aquel que merece el premio a la conducta deportiva (Sportsmanship). Esto, obviamente, dentro de los parámetros Federer, tampoco es que le pegó a una abuela (?).

- Una estadística que no suele mencionarse demasiado: Delpo es el jugador que más le ganó a los número uno (nueve veces) de los que no fueron Uno. En este caso, le cortó el invicto 2018 a Roger (17-0, el mejor arranque de su carrera) y, a no olvidar, le levantó tres match points con el saque del suizo. Ya pudo vencerlo en finales de 500, 1000 y de Grand Slam, y tiene un récord de 4-2 en finales ante Federer (18-7 el global para éste). En este torneo, Delpo llegó a las 400 victorias -401- en el ATP (no challengers) en apenas siete años y medio de tour completo (2016 fue una temporada de recuperación). Quedó a tres títulos de Clerc (25 a 22), detrás de los 62 de Vilas.

- Dato no menor: Del Potro ganó la batalla de los puntos cortos. Justo ante Federer.

16 marzo 2018

El adiós de Haas y la dificultad del retiro

Filed under: Info — TodosLosAutores @ 17:02

Mientras su amigo Roger Federer juega al tenis como si tuviera -como mínimo- diez años menos, Tommy Haas vive Indian Wells desde otro costado por segundo año consecutivo, en el rol de director del torneo. Lo observábamos en la tribuna al lado de su jefe, el millonario Larry Ellison, o anticipando los partidos más importantes de la jornada cual periodista en las redes sociales de Indian. Esas son sus apariciones públicas en esta quincena; en otros momentos lo imaginamos resolviendo problemas y atendiendo cuestiones propias de su cargo en el “Tennis Paradise”, como busca llamarse el campeonato preferido de los pleiers.

En la madrugada de hoy, minutos después de que Roger luciera como de veintipico frente a un veinteañero real como Hyeon Chung, el suizo permaneció con la campera puesta para ser el invitado de honor en la pequeña ceremonia en la que Haas anunció su retiro oficial del tenis, a los 39 años.

La última victoria oficial de Tommy es justamente ante Federer, en Stuttgart del año pasado. Roger jugaba allí su primer partido tras saltearse la gira de polvo y Haas estaba ubicado 302 del ranking. El último torneo del alemán fue en Kitzbühel, donde perdió ante su compatriota Struff (terminó muy enojado, al punto de decir que podría haber sido el último partido, y lo fue). En aquella gira de polvo de ladrillo, había sido derrotado por dos argentinos, Facundo Bagnis (Bastad) y Nicolás Kicker (Hamburgo).

Haas llegó a ser 2 del mundo, fue plata olímpica, ganó 15 títulos y nos maravilló con un revés a una mano simple y fluido. Una de sus grandes oportunidades en un Grand Slam fue cuando lideraba 2-0 en sets ante Federer en los octavos de Roland Garros 2009, torneo que luego fue del suizo. También cayó en cinco sets, ante Marat Safin, en semifinales de Australia 2002.

Las idas y vueltas de Haas con respecto a la decisión del retiro demuestran lo que cuesta elaborar el adiós del deporte profesional. El famoso “jubilado a los 30 y pico” que es difícil aceptar. Un cambio de vida para el que nadie prepara al tenista profesional.

Jamás nos leerán -y pueden marcarlo si lo hicimos alguna vez- juzgando la forma ideal del retiro del tenis. Pete Sampras se retiró después un US Open soñado y lo avisó más tarde; Andre Agassi eligió el US Open para retirarse y lo dijo antes. Otros son derrotados por lesiones (Kuerten, tantos…), otros se retiran varias veces (Navratilova, tantos…), otros nunca se retiran (Vilas), otros se toman un año sabático (Gaudio), otros reaparecen de tanto en tanto aunque sea en dobles (Hewitt) y hay decenas de variantes más.

En su discurso de anoche, Haas dijo: “Todavía tengo el fuego en mí”. Como si no estuviera del todo convencido del adiós. Los anuncios y desmentidas del alemán en los últimos meses son un indicador de la dificultad para procesar el abandono de la actividad (o de que quería guardar la noticia para la ceremonia de anoche). En cualquier caso, lo contaremos con un nivel de detalle casi enfermizo (?). Veníamos siguiendo el caso; Haas siempre fue uno de nuestros jugadores favoritos.

Federer mismo confirmó anoche que no fue una determinación sencilla la del alemán y que, como son amigos, siguió el proceso bien de cerca.

En agosto del año pasado, Haas le decía a su raqueta que no era el momento de dejarla. Sin embargo, no jugó más en el circuito ATP. Hizo parte de la pretemporada 2018 con su amigo Grigor Dimitrov y en los primeros días del año ofició de coach-consultor de Lucas Pouille en el Abierto de Australia.

En una entrevista en una revista digital californiana (página 111), el alemán afirmaba: “El hecho de no tener que entrenar duramente, seguir una dieta específica o irme a la cama a cierta hora, es una situación nueva para mí. Seguiré jugando lo más que pueda porque disfruto mucho estar ahí afuera”.

O sea, hacía vida de retirado pero quería seguir jugando.

En otra entrevista, con uno de los medios californianos más importantes, describía cómo procesó el retiro, cómo se dio cuenta de que lo que necesita para ser tenista activo ya no está ahí. Las ganas de entrenarse, la preparación mental… todo se había ido. Esto no es un equipo de fútbol, decía, en el que puede haber suplentes.

O sea, estaba retirado. El medio lo afirmaba. Uno de los principales medios alemanes recogió el guante y lo publicó en twitter. Habrán visto que medios y periodistas de habla hispana lo dieron como concretado. Haas se había retirado.

Dos días después, su agente negaba el retiro en la principal revista de tenis alemana. Ese mismo día se anunciaba que Tommy jugaría, en mayo, su primer torneo como veterano.

La ATP, mientras, le preguntaba a Dominic Thiem qué sentía sobre el retiro de Haas. “Es mitad austriaco, debería haber jugado para Austria”, decía Domi, y lo elogió por lo gran jugador que fue pese a la mala suerte con las lesiones.

Hace pocos días, Haas fue entrevistado por Larry King y volvía a ser ambiguo. Decía que ama el deporte, que seguirá jugando para divertirse, confirmaba que se probará como veterano pero también advertía que no se había retirado oficialmente. En este caso, el “pero” sí parece una estrategia: esperar el anuncio oficial que tenía preparado con su amigo Roger.

Finalmente, anoche fue el momento elegido. El video homenaje ya tenía lista la reflexión de Federer sobre su amigo.

No es difícil retirarse. Haas no quiso hacerlo años atrás, cuando las lesiones le hacían jaque, porque quería que Valentina, su hija mayor, pudiera verlo jugar y entendiera de qué se trataba. Contamos todo en un megapost en 2013. Recomendamos su lectura. Disfrutamos en vivo su gran Toronto 2012 y allí el creador de este blog lo entrevistó en exclusiva para el sitio de ESPN.

Como ocurre con Del Potro, Nadal y otros jugadores que se repusieron de lesiones más o menos complicadas para tener segundas o terceras carreras, Haas será recordado también por ello: operaciones, rehabilitaciones y un gran nivel a los casi 40, lo cual genera que le tengamos un cariño especial por más que jamás haya llegado a una final de Grand Slam.

El objetivo está cumplido: Valentina y Josephine, las dos hijas de Tommy, entendieron que papá fue tenista. Lo seguirá siendo aunque juegue con sus amigos.

My ladies #family #haasome #fostaas #photocredit @erinfoster

Una publicación compartida por tommy haas (@tommyhaasofficial) el

7 marzo 2018

Jarry y la importancia de bajar un cambio

Filed under: Info — Marcos @ 15:57

Nicolás Jarry entró al grupo de los top 100 en noviembre, tras ganar el challenger de Santiago. Rompió una racha de seis años sin un chileno en ese grupo. Su primer objetivo para 2018, decía, era sostener esa posición para poder ingresar a los ATP y a los Grand Slams. Asentarse en el máximo nivel. No era fácil, defendía muchos puntos en los tres primeros meses del año…

De pronto, boom.

Embed from Getty Images

Cuartos de final en Quito, semifinal en Río y primera final en San Pablo. “Mi confianza ha crecido mucho, y me ha ayudado en creer más en mí mismo”.

Suena como una fórmula mágica, pero es así. ¿La confianza puede todo? ¿Cómo cambió la cabeza de Jarry? ¿En qué momento hace el click un jugador con talento y empieza a cumplir con su potencial? Jarry hace tiempo que viene trabajando a conciencia con Martín Rodriguez, metiéndole mucha disciplina la asunto, para dar un salto de calidad.

Mira las cosas al revés si no sabes que hacer 😊😊

Una publicación compartida de Nico Jarry (@nicojarry) el

Nieto de uno de los grandes jugadores de la historia de Chile, Jaime Fillol, Nico comenzó a destacarse temprano (finalista de Roland Garros junior en dobles con Christian Garín y semifinalista de un challenger a los 18). “El gran cambio que hice fue pasarla mejor y estresarme menos por los resultados”, decía Nico a principios de año. A los 22 es un jugador en pañales (?) para la media del circuito. Además del cambio en la confianza y de estar más relajado, Jarry también modificó ligeramente sus tiros (impacto más limpio y mecánica más económica del saque, un arma importante).

Ahora juego más simple, tanto en golpes como en pensamientos. Eso estoy tratando de hacer. Son tantas las variables dentro de un partido, que simplificar las cosas te ayuda, sobre todo en la regularidad”, explicó Jarry.

“Estamos trabajando con más enfoque en su patrón de juego”, analizó su entrenador argentino, Martín Rodríguez. 

Una ida en auto cualquiera?? 🇨🇱

Una publicación compartida por Nico Jarry (@nicojarry) el

Luego de la asimilación del nuevo presente, llegará también el tiempo de profundización en la tendencia de jugar puntos más cortos. Un ataque sostenido pero no alocado, un poco con el estilo de otra torre sudamericana que conocemos. No lo puede hacer cualquiera. El Chino Ríos no dio tantas vueltas con la explicación (?).

Por lo pronto, el cambio mental de Jarry es notorio y los diálogos internos se han encauzado. ¿Se puede hablar de despegue definitivo? Esperemos un poco.

Sí es cierto que en un par de semanas demostró de lo que es capaz y jugó con mucho más que ganar que por perder. En Miami será invitado al cuadro principal y después estará ante la Argentina por la Copa Davis en San Juan. Su ascenso es una gran noticia para la región: otro sudamericano que se suma a la banda estable de los que giran por los torneos ATP.

Página siguiente »