Fue buena

11 noviembre 2018

El Desafío Kirschbaum

Filed under: Info — TodosLosAutores @ 18:24

Comenzamos hoy el Desafío Kirschbaum del Masters de Londres. El ganador del concurso se llevará, al final del Masters, cinco cuerdas individuales Pro Line Rough de Kirschbaum.

El sistema ya lo conocen: deberán acertar el ganador de un partido del día siguiente, comentando en Instagram y Facebook. El o la que más acierte durante el torneo, se lleva las cuerdas.

Pueden visitar las redes para empezar a participar.

Embed from Getty Images

Nota: el premio se retira en la Ciudad de Buenos Aires.

5 noviembre 2018

La máquina no se traba

Filed under: Info — TodosLosAutores @ 01:45

Quizás esta victoria de Karen Khachanov sea un preludio de lo que ocurrirá en 2019: el asalto final de los NextGen a las últimas fortalezas que defienden los de más de 30 (inserte música épica aquí, escenas de Games of Thrones).

Embed from Getty Images

Novak Djokovic debe haber sentido el esfuerzo físico y mental del partido contra Roger Federer el día anterior, pero enfocaremos el post en el ruso de 22 años, invicto en finales (4-0), campeón de su primer Masters 1000, el segundo de la nueva generación en ganar uno este año luego de Alexander Zverev (21) en Madrid, el cuarto “bien alto” (?) después de Isner, Delpo y Sascha.

Khachanov envió un mensaje muy poderoso esta semana y podemos imaginar la felicidad con la que comienza sus vacaciones (casi dispuesto a hacer la pretemporada ya mismo; debe estar deseando que empiece el 2019). Repasemos un poco:

- En Australia estaba más fresco que Delpo, pero no pudo llevarlo al quinto set y perdió muy cerrado en cuatro (video).
- En Roland Garros dominaba a Zverev, 2-1 en sets, y perdió en cinco (video)
- En el US Open, le ganó el primer set a Nadal y perdió en cuatro muy apretados, parecido a Australia (video)

Embed from Getty Images

En los momentos clave contra las figuras, aceleraba de más. De hecho, en los últimos meses su imagen era esa, la del ruso-máquina que les pega a todas y no piensa. El mensaje poderoso de esta semana es lo bien que administró las situaciones de presión. No había vencido nunca a un top 5: esta semana pudo con Zverev y Djokovic. También con Isner en un partido apretadísimo, y derrotó a Thiem con margen.

Se pudo observar en el partido con Djokovic. En el 6-5 y 0-30, metió los primeros saques y los derechazos cuando el asunto era tenso. Tampoco dudó a la hora de cerrar el partido. Muy diferente a lo que había ocurrido en las grandes citas del 2018 ante rivales encumbrados (en Wimbledon, Djokovic lo pasó por encima).

Hace un año disputaba el primer Masters NextGen: hoy es el quinto jugador que puede ufanarse (?) de haber vencido a Djokovic en una final en cancha dura en los últimos diez años (Federer, Murray, Nadal y Wawrinka, los otros). Una cuestión quizá muy técnica del ranking: Khacha pasó la barrera de los 2.500 puntos y es el primero en varias semanas que se apunta con ganas al top ten. Con el puesto 11 en su espalda, dio un paso más importante que Coric (finalista en Shanghai) y Tsitsipas (finalista en Toronto).

Nos sorprendió gratamente cuántos colegas (hombres y mujeres) lo saludaron en insta:

Ver esta publicación en Instagram

Unforgettable week here in Paris 🏆🇫🇷 Unbelievable emotions💥💥Thanks to my team and family for all the hard work and support!💪🏻💪🏻And I want to thank again everyone for your messages,kind words and wishes🎉🎉🎉 Просто незабываемая неделя в Париже🏆🇫🇷 Невероятные эмоции💥💥 Спасибо моей команде и моей семье за их каждодневный труд и поддержку💪🏻💪🏻 И ещё раз хочу поблагодарить всех за те сообщения,добрые слова и поздравления,которые я получил🎉🎉 #4thTitle #rolexparismasters #KhachMeIfYouCan #TeamKhacha 📸 credit: @cocodubreuil

Una publicación compartida por Karen Khachanov (@karenkhachanov) el

28 octubre 2018

Comienzo difícil, dominio extendido

Filed under: Info — TodosLosAutores @ 23:48

Roger Federer hizo las inferiores de Basilea como ball-boy durante dos años. Recibió una medalla de parte de Michael Stich en 1993. Otra, dice, de Wayne Ferreira.

Luego debutó como jugador, en 1997 con una derrota en la segunda de qualy. En 1998, con apenas 17, antes de la fase pelo platinado y raquetas al piso, le tocó enfrentar a Andre Agassi. Perdió 63 62 en la cancha bordó, pero mostró lo que sabía hacer.

En el 2000 y 2001, cuando el torneo era auspiciado por una marca de cigarrillos (Davidoff), llegó a sus primeras finales en Basel: cayó ante el sueco Thomas Enqvist en cinco sets y ante Tim Henman en tres corridos. En esta segunda final, ya se veía a Mirka en el banco; se habían conocido en los Juegos Olímpicos de Sydney.

“Después de la final con Henman en 2002 (sic), pensé que no tendría más chances. Tuve dos, las desperdicié. No suele haber tantas oportunidades. Después tuve lesiones, el año que gané Wimbledon por primera vez (2003), 2004 y 2005, hasta que finalmente pude ganar en 2006 y todo cambió desde allí. Estoy contento por cómo manejé las expectativas, las presiones”, dijo Federer esta semana a la ATP.

“Ahí está, lo que estuvo buscando desesperadamente por años, el Davidoff Swiss Indoors”, dice el comentarista de la transmisión del video de 2006, cuando un Roger de pelo corto venció a Feña González. Luego llegarían ocho títulos más. Los únicos que pudieron vencerlo desde entonces fueron Novak Djokovic en 2009 (highlights) y Juan Martín del Potro en 2012 (video) y 2013 (video). Eso demuestra lo poco que sabía Roger de tenis cuando comenzaba su carrera (?).

En aquel primer triunfo de Delpo cubrimos el torneo e hicimos un video no HD (?), típico nuestro, “yendo a la final en un medio de locomoción”, en este caso tranvía. También el ex autor del blog escribió este texto sobre Roger y su ciudad.

El de este año fue un torneo muy irregular de Roger, más confiado en la devolución que en el servicio. Sufrió ante Krajinovic y Simon, no jugó bien la final ante Copil. Venía de admitir que había padecido una lesión en la mano derecha durante la gira de césped, que le había afectado el drive. Esta semana comentó que ya se encuentra bien de la mano, también de la espalda, con ganas de tener un gran cierre de un 2018 que, en Shanghai, llamó “bastante positivo” (lo que duele, seguramente, sean las derrotas ante Anderson en Wimbledon y Millman en el US Open).

Hubo una estadística interesante que mostraba un poco las dificultades de Roger esta semana: en sus primeros dos partidos, el drive iba bastante menos picante que en 2017.

Sin embargo, el suizo pudo ganar en Basilea su título número 99 y, ya sabemos, no sería raro que esté pensando en los 109 de Connors.

Pasó un año del anuncio del retiro de Radek, pero seguramente por cuestiones de agenda, el partido recién se pudo realizar este sábado en Praga. Hubo un single con Djokovic y un doble con Haas y Paes. Obvio que Stepanek ganó los dos.

Paes, más veterano que su amigo y aún en actividad, se despachó con este tiro.

Roger le mandó un video y esta fue la reacción del checo. El suizo dijo, entre otras cosas, que esperaba que se divirtiera con Novak. También enviaron sus mensajes Nadal, Lendl, Murray, Delpo y Zverev.

Djokovic es el rey de la diversión en exhibiciones así. Desde el lado gracioso, se prendió en todas las bromas en el single y el doble, jugó un poco en serio y mucho en broma y le recriminó a su coach Marian Vajda después de hacer una doble falta. El eslovaco también se prendió en el chiste, como se aprecia en el siguiente video.

Nole también aportó la nota emotiva, con un discurso que se centró en la calidad de persona de su amigo, los roles de rival, entrenador y compañero del tour que cumplió junto con Nole y lo mucho que le gustaba al Gusano jugar la Copa Davis y representar a su país. Nos entró una basurita en el ojo con las palabras del serbio.

Agassi cumplió el rol de espectador vip, hasta que le tocó entrar a pedido de Nole. Pegó apenas dos golpes, demostró estar más duro que nosotros (?) y le reclamó a Nole su paga.

También se vio a un viejo conocido, lesionado en la espalda. Pronto lo tendremos de regreso.

El momento awwww llegó al final, cuando entró Nicole Vaidisova y la hija de ambos.

Nos quedamos pensando en un post que escribimos este año, sobre las exhibiciones jugadas “en serio”. Reafirmamos, después de ver los videos de los chistes “a lo Bahrami/Noah” de los partidos de Stepanek este finde en Praga, que no es lo mismo que la Copa Laver, que hay un público para cada estilo de exhibición y que cada uno disfrute del que más le guste.

17 octubre 2018

Reflexiones de un Juego Olímpico junior

Filed under: Coberturas — Marcos @ 20:51

Este Facundo Díaz Acosta volador nos invita a que relajemos un poco para ensayar un punteo de temas de lo que dejó el tenis en los Juegos Olímpicos de la Juventud, que terminó el fin de semana.

Comenzamos por una imagen final: qué lindo ver estadio lleno para la definición del campeonato y un promedio altísimo de público cada día. Para un torneo junior (gratis). Espíritu olímpico, casémosno (?).

El torneo estuvo a la altura, sino más, de un Grand Slam juvenil, por encima de las anteriores ediciones de los Juegos Olímpicos para menores de 18. Más allá de nombres e historias particulares, nos dejó una sensación más que positiva: la base sigue mejorando. El tenis moderno evoluciona constantemente.

Obviamente, hay distintas formaciones y estilos sobre los cuales los (proyectos de) jugadores irán haciendo modificaciones, pero, cada vez más, se golpea como se puede: improvisaciones y golpes de transición o emergencia. El tenis hoy ya no prioriza la prolijidad de la técnica.

Embed from Getty Images

Por la velocidad de juego, aún en las condiciones más lentas del mundo (?), la potencia es la base de una nueva dimensión. Una violencia de disparos que ya hace quedar a los ’90 o los 2000’s —para no quedar tan viejoschó— como tenis anticuado y en cámara lenta.

La eslovena Kaja Juvan es un ejemplo de ello. No solamente porque es pura explosión y con los dos primeros lugares (en single y en dobles junto a la polaca Swiatek) se convirtió en la primera doble medallista de Oro en tenis en un Juego Olímpico de la Juventud.

Juvan dejó en claro que hay una nueva generación de tenistas con aspiraciones y que tienen todo muy en claro en lo mental. De hecho, es una de las 10 jugadoras que nacieron en el 2000 o después que ya están en el Top 200 de la WTA. “Para mí es aún más especial porque soy de un país chico, sólo hubo 25 atletas eslovenos acá y todos luchamos y nos apoyamos. Que me tocara a mí era lo que vine a buscar”, contó la doble campeona. “Antes de llegar repasé las jugadoras que habían participado en los Juegos anteriores y estaban [Daria] Kasatkina o [Jelena] Ostapenko. Ojalá pueda hacer un camino como el de ellas”, dijo. Ostapenko logró ganar Roland Garros apenas tres años después de ser medallista en Nanjing 2014.


El game más extenso de la final, resumen de una cerrada definición.

Sería irresponsable poner a Juvan como candidata a un Grand Slam para los próximos años, pero en el Buenos Aires Lawn Tennis demostró personalidad, una gran postura dentro de la cancha, la búsqueda de concentración y la inconsciencia; también poco oficio para ir hacia adelante, pero ese ya es un mal generalizado de esta época.

Al menos en los entrenamientos sigue buscando esa naturalidad.

El ‘tapado’ de la semana fue Díaz Acosta, un chico de una facilidad asombrosa para ejecutar todos los tiros. Esto ocurre en un torneo sobre polvo de ladrillo, en el que el físico limita como nunca, pero la precisión en la velocidad es lo que asombra de los juveniles de elite.

La mayoría de los que leemos este blog sabemos acerca de las diferencias entre deporte amateur y profesional (o quienes intentan serlo), pero a veces sirve que nos lo refresquen. Las presiones y las expectativas no son un tema menor a manejar y las ganas de sacar medallas exigían un rendimiento casi perfecto.

Un señor de varias décadas de edad nos comentaba durante la final, sin que le hubiéramos preguntado: “Qué difícil es este deporte… Sentí más la presión acá que cuando tuve mi hijo con 20 años y no sabía qué iba a hacer”. Exageró un poco, pero se entiende el concepto (?).

La frase es muy repetida pero bien cierta: nervios sienten todos, el tema es cómo lo manejan. Más aún, cuando son chicos en proceso de formación y con las típicas dudas de adolescente sobre qué hacer de su vida.

Buenos Aires sirvió de banco de prueba: la diferencia, ya en esas etapas, es de mentalidad y no tanto de condiciones. Volviendo a Díaz Acosta, como destacaron sus entrenadores Mariano Monachesi y Mariano Hood, viene de un recorrido de años para llegar lo mejor preparado posible a momentos como los que pudo vivir esta semana.

Más allá de la potencia, es el coraje y tranquilidad en los momentos comprometidos lo que hace la diferencia. De hecho, formar parte de unos Juegos Olímpicos, aunque juveniles, puede haber sido un sueño cumplido para la mayoría de los chicos. Más allá del despliegue y las condiciones de cada uno, la vara estuvo demasiado alta desde el comienzo.

La delegación de Burundi sólo contó con cinco atletas en estos Juegos Olímpicos compitiendo en atletismo, judo y tenis, con Sada Nahimana.


De Burundi al Mundo.

“En mi país no hay mucho para hacer. No hay muchos deportes para practicar. Además, es una nación que no tiene mucho dinero. Si no estuviese jugando tenis, estaría estudiando en mi casa y probablemente casada”, le dijo a la página oficial del torneo.

Sada comenzó a jugar al tenis a los 7 años porque su papá es entrenador de tenis del único club en su país, a unos 15′ caminando de la casa. Su hermano, Hassan Ndayishimiye, fue el primer jugador de Burundi en competir en un Grand Slam en 2011 y ganó un partido en Wimbledon Junior.

Sebastián Baez y Lourdes Carlé, con el esfuerzo como característica, siempre han rendido bajo presión: desde la época de juniors, con la necesidad de estar entre los mejores de la Argentina para ser becados o viajar a un Sudamericano o a un Mundial, luego la de ganar partidos y empezar en lo torneos profesionales para poder continuar, viajar, aspirar a “llegar” -leáse trabajar del tenis-, y por último, la de mantenerse en el máximo nivel y cumplir expectativas, propias y de terceros.

La clave suele ser que los protagonistas puedan disfrutar cada momento, un objetivo simple pero muchas veces lejano en el frenesí del día a día. Esa presencia de ánimo, el carácter, la tendencia a ofrecer lo mejor de sí cuando más extrema era la situación, suele ser lo que distingue a los ‘distintos’ de los buenos proyectos. Como en los profesionales, y más aún en este nivel, suelen ganar quien más aguantan, el/la que menos dudó.

La verdadera historia recién comienza para todos ellos y los pequeños cambios son los más difíciles de realizar para un tenista.

14 octubre 2018

Apuntes desordenados sobre Shanghai

Filed under: Info — TodosLosAutores @ 23:36

- Pensábamos empezar con el triunfo de Novak Djokovic pero llegó la bomba este domingo: lo que parecía al principio un golpe terminó siendo una fractura de rótula para Juan Martín del Potro, quien no será operado pero debe usar una férula en la pierna derecha mientras espera saber en las próximas semanas cuándo podrá volver al circuito.

Parece un cierre de 2018, justo cuando se había clasificado a su primer Masters en cinco años.

- Novak no perdió el saque en el torneo (enfrentó cuatro break points), tampoco perdió un set y ganó su tercer campeonato importante consecutivo (Cincinnati, US Open y Shanghai). Parece embalado hacia el número uno y el dato histórico más importante lo aportamos en twitter:

¿Alguien habló de mitades? Así es la distribución de puntos de Djokovic hasta Roland Garros y después (faltan varios torneos todavía).

- Borna Coric llegó a Shanghai con el cuello duro y pensó en bajarse del torneo. Pasó a Del Potro por set y abandono y luego pudo con Roger Federer, en la que calificó como su mejor performance del año. Se observan los progresos en un Coric mucho más agresivo, más firme de derecha, picante con ese saque mezcla colocación y top hiriente.

Top 100 a los 17 años y top 50 a los 18, Coric fue de los primeros NextGen en meterse, pero debió pasar por una operación de rodilla en septiembre de 2016 (aquella que le ayudó a la Argentina a ganar su primera Copa Davis, quizá la única con el formato tradicional) y recién este año pudo entrar al top 30 por primera vez. Ya figura 13 después de la final, su ingreso al top 15.

- Djokovic también es profesor en chino y le dio una pequeña lección a Coric en la premiación.

- Interesante la posición de Ivan Ljubicic: manager de Coric, entrenador de Federer, vio cómo el primero le ganaba al segundo.

Embed from Getty Images

- El ángulo para ver esta volea de Medvedev contra Roger.

- Federer regresó después de su derrota ante John Millman en el US Open (y la Copa Laver) y ofreció un tenis decente a sus 37 años (nunca perdemos eso de vista), con un debut complicado ante Medvedev, más tarde Nishikori… Haber hecho semi es un buen resultado para él.

- Marcelo Melo ensayó y anotó el tiro de Shanghai.

- Nos gustó este saludo después de la semifinal entre Djokovic y Zverev. El alemán se clasificó esta semana para el Masters de Londres.

- Según este gráfico, Shanghai (como otros torneos) fue más lenta este año. Vayan a chequearlo ustedes (?), pero recordamos que después de la estandarización de superficies y pelotas, el torneo de China permanecía como uno de los más rápidos del tour.

5 octubre 2018

Drop con saltito

Filed under: Info — TodosLosAutores @ 13:04

Hace unos días, en el agregado de “Haceme una pregunta” de las stories del Instagram de FueBuena, nos preguntaban por nuestros tenistas preferidos. Mencionamos muchos. Si hubiéramos incluido a los retirados, quizás habríamos anotado a Florian Mayer.

No significa que hayamos sido fanáticos de Flo ni que jamás nos perdiéramos sus partidos; sí que lo íbamos a ver un par de games si estábamos de cobertura en un torneo o que buscábamos algún highlight de sus partidos en YouTube.

Embed from Getty Images

Florian Mayer cumple hoy 35 años y se despidió del tenis hace algunas semanas en el US Open, torneo que ofreció varios retiros: Julien Benneteau (luego regresó en la semi de la Davis, veremos si juega la final), Gilles Muller, Mikhail Youzhny y David Ferrer (estos dos últimos, de los Grand Slams; el ruso se despediría luego en San Petersburgo).

Fiel al estilo Mayer, no hubo ceremonia, casi no se encuentran notas en medios internacionales sobre el tema, ni el público le brindó una ovación encendida en aquella cancha bien secundaria, tras la derrota ante Borna Coric por 62 62 57 64 en la primera ronda.

Dos veces cuartofinalista de Wimbledon (2004 y 2012), recién pudo ganar un título ATP (Bucarest 2011) en su décimo año en el tour y tras cuatro derrotas en finales. Logró su mejor campeonato (segundo y último de su carrera) hace dos temporadas, en Halle, donde venció a Alex Zverev (había derrotado a Federer). Pudo haber sumado un título más en Alemania, también 500, pero otro Mayer, Leo, lo frenó en la definición de Hamburgo 2017.

Logró triunfos sobre Nadal, Murray, Coria, Ferrer, Thiem y Zverev, entre otros, y perteneció durante muchos años a la categoría de “jugador incómodo”. Impredecible. Nunca sabías lo que haría. Podía tirar drops de derecha, pegarle fuerte de revés, hacer slice con dos manos, ir a la red (mucha mano adelante), cambiaba los ritmos con absoluta facilidad… y el golpe estrella: el dropshot paralelo de revés a dos manos con saltito.

Nos encantan los jugadores raros, y ya no abundan.

Mayer tenía una particularidad no tan conocida, según nuestras fuentes alemanas (sin (?), les juramos que tenemos fuentes alemanas). Cada tanto, le gustaba tomarse un descanso del circuito porque era de personalidad sensible, que no aguantaba la dura vida de los viajes y la presión de los puntos. Necesitaba desintoxicarse y, con frecuencia, descansaba durante un mes o dos, sin importarle el ranking o la defensa de tal o cual instancia. Así aguantó como profesional durante 17 años.

Embed from Getty Images

Sin embargo, sus ausencias más prolongadas se debieron a lesiones y cirugías, en 2014 por síndrome de sincondrosis isquiopúbica y en 2015 por rotura parcial del tendón de un aductor. “No estaba seguro si seguiría jugando al tenis hace seis meses, es un sueño ganar un torneo 500″, manifestó al ganar hace dos años en Halle, donde había entrado con ranking protegido. El césped siempre fue su mejor superficie.

Embed from Getty Images

Más allá de las lesiones y de los modernos métodos de recuperación, el paso del tiempo lo obligó al retiro, que anunció a principios de año y efectuó en Flushing. “Es cada vez más difícil mantener el nivel y la intensidad del entrenamiento. Con mi estilo, los slices, es peor. Para colmo los chicos de 20 están llegando motivados y son muy fuertes. Es más complicado para mí cada año mantenerme en el top 100″, expresó el alemán. Esa parte, la del ranking y las exigencias, seguro no la extrañará.

Página siguiente »