Fue buena

21 febrero 2017

A lo Dolgo se juega mejor

Filed under: Coberturas,Pienso de que... — Marcos @ 13:14

Esta vez, en vez de hacer un resumen de lo que fue el Argentina Open, profundizamos sobre la lectura que nos dejó el triunfo de Dolgopolov, en particular, y la realidad del circuito y el tenis de ataque, en general.

(pueden darle play y dejarlo de fondo mientras leen amenamente el post)

En 2011, Dolgo perdió en su debut ante José Acasuso sin mostrar una buena imagen y dijo algo así como “hay torneos importantes y otros que sirven como preparación para esos torneos”, lo cual no deja de ser cierto, pero no estuvo bueno (o sí) que lo dijera así.

Seis años después, en el tenis del ucraniano resulta bastante notorio cuándo está con buena actitud dentro de la cancha y viceversa: empieza a empujar el drive en vez de impactarlo con picante, tira pelotas altas en vez de misiles y retrocede posicionalmente. Cuanto menos cae en esos “pozos” de (no)ofensividad sucede lo de la última semana en Buenos Aires: campeón sin perder sets, primer saque promedio por encima de los 200 km/h y precisión para jugar a la líneas.

 

Dolgo además dijo que la superficie en la que más cómodo se siente depende casi exclusivamente de su estado físico. “Si estoy en forma, me gusta el polvo de ladrillo y puedo jugar bien en estas canchas; si no estoy bien, prefiero las canchas duras, tener menos rallies y que el juego ofensivo se dé de forma automática (además de que los piques son mejores)… todo depende de mi estado físico y emocional”, afirmó.

“De chico jugaba mucho más con el slice, hacía tiros más raros, pero hoy todos los jugadores son rápidos y se juega a muy alta velocidad en general. Tirar slice, sobre todo en polvo de ladrillo, es difícil y tenés que hacerlo muy bien porque si no se te invierten de derecha y ahí estás en problemas. Es bueno cambiar de ritmos pero si no lo haces con inteligencia no es para nada efectivo. ¿Ese es el futuro del juego? Los jugadores de arriba te muestran que los primeros tres tiros son casi lo más importante, el saque y los siguientes dos tiros… el que agarra la iniciativa de un punto gana la mayoría de las veces. En ese contexto, será un mix entre ser sólido y atacar. Todavía hay lugar para los jugadores como yo, que juegan un tenis más distendido, Dimitrov tiene mucho de improvisación, Kyrgios es divertido de ver, Zverev te mueve por toda la cancha… yo trato de pensar que el tenis no sea unidimensional y, sobre todo, aburrido de mirar por más de media hora”.

Por suerte, en este deporte, hasta las verdades más extendidas pueden refutarse y en su habitual desorden The Dog hoy tiene definida una identidad y sabe para donde ir. O quizás esa libertad es la que lo convierte en un jugador impredecible y peligroso.

“Este año sentí que estoy jugando mejor desde principios de año pese a algunas derrotas y sumar triunfos siempre es bueno. En 2016 estuve lesionado desde julio y entonces no me juzgué cuando no se me daban los resultados, cuando decidí parar ya se me habían pasados dos meses malos jugando con molestias. Hoy por suerte todo cambió”, le contó a FueBuena.

Si bien es cierto que los mejores jugadores suelen ser los que tiene mejor pulso en los puntos clave, ¿qué nos hace pensar que la confianza de un jugador no puede girar del día a la noche? El vuelco, como siempre, puede tener varias causas. Sin embargo, la atención principal en Dolgo se la lleva su onda positiva en lo emocional, evidente, y cómo potenció su fuego interno luego de un año con varias lesiones.

A veces una situación no deseada es una motivación para renovar ganas y sostener el esfuerzo: la condición base para poder competir en nivel suele ser la buena salud y Dolgo dice que desde que se lesionó en Roma en 2016 jugó infiltrado y, por no parar y perderse varias semanas, eso desencadenó en una seguidilla de derrotas inesperadas. Hoy todo fluye y se notó en el Buenos Aires Lawn Tennis.

7 febrero 2017

Sin (tanto)drama

Filed under: Coberturas,Pienso de que... — Marcos @ 20:21

El fin de semana extendido en Parque Sarmiento dejó al equipo argentino de Copa Davis expulsada de la elite (deberá disputar el repechaje por la permanencia en el Grupo Mundial) y el dato duro de que es el noveno campeón en caer en la primera rueda al año siguiente.

La última vez fue con Suiza: tras ser campeón en 2014, perdió en 2015 sin Federer ni Wawrinka. No obstante, ninguno de los nueve equipos perdió la categoría en el repechaje, que no se corte la onda ni la racha (?).

En lo deportivo, era difícil salir de la excitación después de lo ocurrido en Glasgow y en Zagreb. Sin embargo, en la primera serie se dio un fin de semana XL superemocionante, que pudo no haberlo sido. Aun con las ausencias de Del Potro y de Delbonis.

Durante 2016 destacábamos que Argentina tuvo un equipo “largo” y cómo, sobre todo con el liderazgo y la resiliencia de Del Potro, hubo en cada serie un equipo unido y que sabía(sabe) lo que quiere.

En este caso, tocó afrontar el desafío con la vuelta de Berlocq tras la baja de Zeballos, un Schwartzman que llegó con molestias y no pudo disputar ningún punto, con Mayer con su hijo en brazos y un Pella que hizo un esfuerzo importante desde lo mental para volver a transitar el pedregoso camino que muchas veces resulta la Davis.

Del otro lado, Italia fue un equipo con pergaminos y tres singlistas parejos: la regularidad de Lorenzi, la confianza de Seppi luego de llegar a cuarta ronda en Australia y el talento de Fognini, uno de esos jugadores que pese a cualquier vaivén siempre logra imponer su calidad. Lo había hecho en 2014 en Mar del Plata, lo volvió a hacer en 2017.

El final del pleito (teníamos ganas de usar esa palabra noventosa) fue un lunes, a puertas abiertas y con público que se quedó afuera por que se llegó a la capacidad tope de gente. Como contra Brasil en 2015 pero al revés.

El “quiero hablar de tenis” de Fognini nos sirve de puntapié para una reflexión lateral, siempre viene bien el pedido de dejar de lado las aseveraciones fatalistas. El tenis argentino en su conjunto debería valorar lo que se ha hecho en la Davis en los últimos años con la frutilla del 2016: un campeonato, tres finales, siete semis y 472 accesos a cuartos. Un solo repechaje en solo quince años; el segundo llega, justamente, luego del primer título.

Tampoco queremos ponernos en moralistas pero hay cuestiones de la instantaneidad (de tuiter, sobre todo) que nos está afectando, y no de buena manera, para sentenciar (no para hacer chistes, informar, etc) de parte de gente que debería estar un poco más tranquila a la hora de opinar. Al menos con excesiva vehemencia.

De hecho, pese a esta derrota, Argentina seguirá siendo campeón de Copa Davis (el trofeo estará durante todo el año, de gira, en el país). El público tenístico se olvida muy fácil de esto, Pella algo dijo al respecto sobre la (no)posibilidad de “frenar el tiempo”.

“Todo pasa demasiado rápido, siento que no tengo tiempo para nada, que lo de Zagreb fue hace cuatro días y ahora me toca estar acá; voy a cerrar los ojos y voy a estar en la próxima serie. Éramos campeones del mundo y enseguida apareció Australia. Se me pasa todo muy rápido y no sé cómo parar el tiempo. Lo que viví en estos meses fue fuertísimo y probablemente no lo vuelva a vivir”,

El zurdo llegó mentalmente al límite y se notó el viernes. Se esforzó en los días previos, pero en la cancha terminó frustrado ante un Lorenzi superior en cuanto a regularidad. Berlocq, por su parte, no pudo elevar su nivel a tiempo ante un Seppi que pareciera jugar con un balde en la cabeza y en piloto automático y que por momentos alterna aciertos y yerros por igual; cuando ese balance le da positivo se convierte en un rival peligroso.

El dobles (¿la mejor pareja argentina en las últimas temporadas?) sacó adelante un gran triunfo en un partido parejísimo para llegar al día de definición. El domingo hubo una notoria reacción de Berlocq con su admirable y habitual entrega que estiró la definición al día siguiente y Pella, el lunes, fue un jugador opuesto al del viernes, con presencia pese a la entendible atadura ante la presión de cerrar la remontada.

Estuvo muy cerca de lograrlo pero tras más de cuatro horas en cancha sintió el desgaste en el último tramo del partido y cayó ante un Fognini que terminó luciéndose, incluso cuando el público le faltó el respeto, le gritó “forro”, “comilón”, cuando aparecieron los Boludos del Nooop y se lo trató de sacar de foco. Hasta se fue con custodia luego del triunfo y recibió algunos botellazos (por suerte de plástico).

Como sea, verlo en vivo, sacando pecho, levantando el mentón y con ejecuciones sublimes en momentos de tensión, confirma el rótulo de que es un jugador de calibre.

Sucede que en trescuatro días hubo una montaña rusa de emociones. El viernes invadía el clima de derrota, el sábado Italia tuvo un punto de partido para cerrar la serie en un dobles de nivel que tuvo una última media hora de puro suspenso, Berlocq revivió las aspiraciones el domingo entre los parates de la lluvia y su ya-clásica-rotura-de-remera; un par de horas después, con el 2-0 parcial en sets de Pella, la épica (y lo que hubiera sido la levantada por primera vez de una serie 0-2) estaba prácticamente consumada…

Ya saben, elegimos corrernos de la catarsis repentina, preferimos mirar los partidos, tomarnos el tiempo para (tratar de)escribir sobre lo concreto: la serie se definió en un quinto set del quinto partido. Todo mérito de los jugadores.

La organización de la serie, en tanto, tuvo varios elementos en el debe. Es cierto que montar una Davis de local tiene un costo de varios millones de pesos y el canon que entrega la Federación Internacional de Tenis (150 mil dólares por equipo en la primera rueda) suele ir para el premio de los jugadores y gastos de equipo.

Dentro de un panorama en el que el rédito de los eventos tenísticos resultan una quimera, la AAT aceptó una importante oferta de la Ciudad de Buenos Aires para llevar la Davis a Parque Sarmiento, donde se construyó un estadio tubular de ocasión. Muy lejos de un escenario pertinente a la primera serie del último campeón.

No hay que olvidarse que estamos en un contexto que todo evento así (ATP porteno, challenger de Tigre y sobran ejemplos en sudamérica y en el mundo) necesita del apoyo de un ente gubernamental. El beneficio para las arcas es entendible. No obstante, la AAT careció de inventiva para montar un espectáculo abarcativo e integral y, si se quiere, saber explotarlo como unidad de negocio para fortalecer aun más la estructura y el desarrollo.


“A ver qué están escribiendo lospí-de-Fue-Buena”

En el medio también se rechazaron propuestas de distintas cuidades del interior (las hubo, concretas, pero los números de costos que se barajaron las distintas partes eran en dólares y elevados lo que decantó rapidamente en oportunidades truncas). Creemos que no era necesario ningún clima de jolgorio forzado, no se trataba de hacer una fiestita de cumpleaños, bastaba con un evento acorde a las circunstancias.

Por otra parte, el abono de entradas (no se podían comprar por separado) base costaba 1.500 pesos, un monto excesivo y limitante que entregó blancos notorios durante el primer día y tribunas algo más llenas las siguientes jornadas, contando lugares de protocolo y cientos de tickets de cortesía.

La definición fue con puertas abiertas y el personal de seguridad tuvo que cubrir los accesos al estadio luego de que cientas de personas rompieran un cerco perimetral para ingresar después de ser rebotados en la puerta.

Volviendo a lo importante, recién en abril se conocerá el rival de septiembre. En algo más de seis meses, Argentina tendrá la posibilidad de revalidar el lugar simbólico que posee dentro del grupo mundial ininterrumpidamente desde el 2002.

29 diciembre 2016

La vincha Nº1

Filed under: Coberturas,General — Marcos @ 02:56

Ella tiene 82 años, prefiere que su nombre no se conozca (?). Le gritó cual groupie a Del Potro durante una hora y media de partido y en un cambio de lado se llevó la vincha del argentino y uno de los momentos especiales de la Copa Peugeot por duplicado.

“Vení, querido, no seas tímido. Ey vos, sacame una foto con el, es mí ídolo, tengo 82 años, mevuelvoló”


“abrazo de abuela cariñoso”


“tomá mi vincha de recuerdo, amea”


“Decime que no estoy soñando”


Fin de la historia. Aaawww, queremos imprimirle la foto y hacerle un cuadro para la mesita de luz. 

(Fotos @GimenezSole)

28 noviembre 2016

Pellizcate

Filed under: Coberturas,General,Pienso de que... — Marcos @ 14:36

Inspirados por un domingo histórico del tenis argentino arriesgamos en tuiter algunos pensamientos laterales sobre lo que acababa de pasar en Zagreb. Cuando ya hablaron en conferencia mientras Del Potro no dejaba de abrazar la Ensaladera, bajó (algo) la adrenalina y hasta algunos por estos lados fueron al Obelisco, desarrollamos un poco más estas ideas y sumamos otras cuestiones para explicar por qué Argentina, en su quinta final, se sacó la ganas y tras cuatro series de visitante es campeón en la Davis por primera vez.

La primera Copa Davis llega en el momento menos pensado. El nivel de los jugadores argentinos era irregular al principio, Del Potro recién estaba regresando y el sorteo nos había dado vuelta la cara.

Durante las tres series anteriores a esta, tratamos de no excedernos en eso de destacar la unión de un grupo para explicar las victorias o derrotas en la Copa Davis.

Seguimos creyendo que las relaciones interpersonales no explican decisivamente resultados en la Copa Davis o al menos no son la razón principal. No obstante, la historia de trabajo en equipo dejó atrás a quienes preferían apreciar que si tal se peleó o amigó con tal otro, y ese trabajo en equipo se repitió a lo largo de toda una temporada y con el resultado final cumplido.

Argentina tuvo un equipo “largo” en cada serie y ganó la ensaladera con el jugador Nº 1 “peor ranqueado” que cualquier campeón de Davis anterior (Del Potro, 38º). Un ejemplo más de lo mentiroso que resultó esa ubicación y cómo, con el liderazgo y la resiliencia del tandilense, hubo un equipo unido y que sabe (sabía) lo que quiere. Fue el primer paso para conseguir el objetivo.

Esta temporada, y la semifinal del 2015, también, pareciera que vino a sanear el individualismo residual para afrontan los desafíos más allá de un resultado: Mayer, Delbonis y Pella como laburantes silenciosos que encontraron su comodidad y la aceptación del rol terminaron llegando al final del camino.

Jugar todo de visitante es un item siempre mencionado como enteramente negativo pero, aunque pueda sonar extraño, también le vemos un “lado positivo”: evitas bardos (?), presiones de local, de lo que sabemos mucho. Bob Bryan coincide en esto.

Saben que la Davis es una competencia con características especiales, que se resumen en esta línea que alguna vez habrán leído: el tenista encuentra en la Davis más gente a la que defraudar. Por más que se encuentre solo, en sus victorias y derrotas hay más gente involucrada, entre compañeros de equipo y público partidario. Se suman puntos de a varios para garantizar la victoria o lamentar la derrota.

Cuatro finales, las cuatro perdidas, único país con esa suerte (?). De ahí que la presión fuera distinta, más allá que lo de los colores, la patria y demás se exageren.

Estos jugadores, Orsanic y el Niño Hood lograron volver a la raíz de su actividad, se pudieron abstraer de todo ese ruido, asumieron cada uno su rol individual (en los singles) o grupal que imponía la competencia y abrazaron la responsabilidad de sumar en conjunto actuando en soledad.

Todo el equipo utilizó esas situaciones de presión como un empuje, así dejaron atrás la semifinal contra el campeón defensor y esta final muy complicada.

LA PELÍCULA DE DELPO

Después de un viernes lógico y de jugar el dobles, Del Potro salió por tercer día seguido a la cancha (primera vez que ocurre con él en una Davis). En los dos primeros sets estuvo oscilante, algo atado, con Cilic demostrando el mismo tenis de las últimas semanas, siempre un par de escalones arriba. Variedad de saques, variedad de tiros desde el fondo, variedad de pensamientos. Delpo se fue al baño antes del tercero. “Estaba mal. No le encontraba la vuelta al partido”, confesaría más tarde. Un par de games después tiró esta Willy.

El semblante de ambos había cambiado, todavía quedaba mucho por recorrer. Sucede que el tenis tiene ese elemento falopa (?) en el que en un momento puede ocurrir todo lo que no pasaba en las horas previas.

“Cuando estás ahí, una mirada o un gesto valen mucho. Como lo conozco supe que estaba cansado. Cuando veía algún signo de cansancio yo me agrandaba”, contó Del Potro.

Delpo lo hizo otra vez, en un 2016 que no da más de sorprendente. Esta vez, con un dedo fisurado por agarrar una pelotita con la mano, como ara meterle una cuota más de drama.

 

EFECTO MARIPOSA

Después de la levanta de Del Potro, Delbonis volvió a tener la chance de convertirse en un estandarte (“héroe” parece mucho), esta vez no tan inesperado. El zurdo ya había tenido pruebas superadas con creces, el 5º punto ante Brasil y una reacción memorable ante Troicki en 2015; cerró la serie contra Italia, en Pésaro, frente a Fabio Fognini.

Delbonis se siente contenido y valorado, y el viernes ya sabía que saldría a la cancha dos veces en esta final. La sensación positiva que entregó luego de la remontada contra Cilic, el primer día, continuó ayer y entró a la cancha con el saque de Ivanisevic, la devolución de Agassi y el relajo de estar jugando primera ronda del ATP 250 que elijan.

Nunca perdió el hilo del partido y su concentración fue el resguardo para cualquier inconveniente que podía surgir. Apenas algo de temblor en el inicio, pero nada lo sacaría de foco, ni los misiles de Karlovic lo iban a correr de esa decisión. Todo salió según lo planificado. O todo lo contrario, como si fuera algo normal y simple que sus recursos tenísticos fluyeran con total naturalidad.

BAJO CONTROL

Si intentamos poner situaciones en contexto, hubo muchas decisiones, estrategias y trabajo fuera del rectángulo de competencia que, ante los pronósticos agoreros de siempre, le permitieron a la Argentina conseguir la primera Davis.

La planificación de Orsanic y de sus ayudantes comenzó mucho antes de los partidos y ese convencimiento sobre cuál era la forma de ganar esta serie, al igual que ante Gran Bretaña, quedó plasmado en el desarrollo final. Por añadidura, hubo poco de improvisación y mucho de proyectar.

La baja de Simone Bolelli en ese cruce de cuartos queda lejos en el tiempo pero lo creemos relevante, con el dobles junto a Fognini hubiera sido una vara todavía mayor a superar. Sin embargo, siempre se necesitan esos pequeños “golpes de suerte”, son elementos que pueden cruzarse cada semana en el destino de los tenistas, y a ese azar hay que acompañarlo con buena programación y esfuerzo para que la resultante terminará siendo otra.

En definitiva, luego los triunfos se plasmaron dentro de la cancha.

MARADONA, EL HINCHA

Chispeante, acompañado por su novia Rocío Oliva, Diego Maradona vivió la serie de principio a fin en su palco especialmente gestionado por la AAT ante la ITF. Durante el fin de semana dijo que estaba ”a muerte con el equipo”, que se iba a quedar en Zagreb “hasta la última pelotita”, repartió besos y estuvo intenso ante todos los vaivenes de la serie.

SORPRESA, 6.30 AM

Ya había pasado el festejo íntimo hasta después de las cuatro de la madrugada, no iban ni dos horas de sueño para los protagonistas en el hotel Double Tree de la capital croata y llegó la policía del doping. Desde el lobby llamaron a las habitaciones de algunos integrantes del cuerpo técnico para notificar lo que estaba sucediendo y a los jugadores no les quedó otra que someterse a exámenes de sangre y orina.

Lo cuenta Delpo y tira frases tipo “todos los días de mi vida voy a descansar feliz” y “la Copa no me la saca nadie”.

17 octubre 2016

De cobertura en la Copa FILA

Filed under: Coberturas — Marcos @ 01:13

Toda victoria con un poco de drama se disfruta más.

Renzo Olivo estuvo cerca de perder la semifinal, muy cerca de perder la final, pero terminó levantando la copa de campeón de la Copa FILA, el challenger porteño. “Fue como una película de suspenso”, dijo el campeón, que corrió metros y metros para aguantar los palos de Leo Mayer para imponerse por 2-6, 7-6 (7-3) y 7-6 (7-3) después de levantar dos match points y una desventaja de 3-0 en el segundo set.


Foto: Sergio Llamera.

En la semifinal frente al dominicano José Hernández Fernández, el rosarino estuvo set abajo y 2-5 en el segundo, y triunfó por 5-7, 7-5 y 6-2.

¿La importancia de este título? Regresar el top 100, lograr su mejor ranking (dentro de los 90) y entrar directamente al Abierto de Australia, ya que apenas defiende ocho puntos hasta fin de año. Recordarán que a un Grand Slam se clasifican los mejores 104 (el número no es exacto ya que depende de las bajas y los rankings protegidos) del listado de seis semanas antes del comienzo del torneo. “Te ahorra mucho físico entrar a esos torneos. Tenés la posibilidad de sumar muchos puntos estando ahí arriba”, dijo Olivo, que en 2016 en Australia pasó la clasificación y pasó una ronda al vencer al checo Vesely.

MOMENTO EMOTIVO

Leo Mayer perdió el título por nada: en el segundo match point intentó atajar con la volea de drive, se tiró como arquero y la pelota quedó en la faja. Pese a la bronca por los puntos que se escaparon, vivió un momento emotivo en la ceremonia de premios, cuando Renzo habló de la entrega del Yacaré, de los puntos que aportó en la Copa Davis, y éste no pudo aguantar las lágrimas.

LABURO Y SOLIDARIDAD

Mayer es de esos jugadores que, en los momentos de descontrol, se pueden enganchar con situaciones o personas del público. Cuando perdió un punto con Olivo, miró a la terracita cercana a la entrada del VIP y gritó: “Eh loco a ver si no se mueven que estamos laburando acá”. Después de perder el punto siguiente volvió a mirar con ira para el mismo lado.

En la semifinal, cuando silbaron a su rival brasileño Dutra Silva, el Yacaré gritó que “si lo jodían al otro también lo estaban molestando a él” y que había que tener un poquito más de respeto.

UNA CONDUCTA NO TAN FRECUENTE

Los ball-boys cada tanto sufren la ira de los jugadores con órdenes o puteadas cuando los chicos tardan en alcanzar la toalla, pero Hernández Fernández es todo lo contrario: el dominicano es uno de los pocos que agradece cuando los alcanzapelotas le traen la toalla. Y la pide cada dos o tres puntos, como todos sus colegas. Gracias, dice, asintiendo con la cabeza.

En un momento de calentura, le sacó la toalla de las manos a un ball-boy como descarga e inmediatamente se deshizo en disculpas, pese a que supuestamente seguía enojado por la chance perdida en el partido.

Si quieren leer más de este dominicano que hace rato se entrena en la Argentina pueden entrar a este post de Efecto Tenis.

REPRESENTADO POR NADAL Y PORTEÑAZO

Jaume Munar, finalista de Roland Garros junior, español con mucha mano e inteligencia, físico y aguante, con destino al menos de top 100, llegó a cuartos de final en la Copa FILA y mostró sus credenciales.

Fue de los primeros en arribar a Buenos Aires: diez días antes del comienzo del torneo ya se entrenaba en las canchas del club Abierto mientras se armaba el estadio tubular. Representado por la empresa de Rafa Nadal, tiene la conducta de entrenamiento de Rafa y en la Copa FILA pudo vencer a Guido Andreozzi. También pegó asado, como se ve en la foto de su twitter.

EL MAGO ENTRE NOSOTROS

Guillermo Coria en una cancha de tenis. Eso vimos, aunque más no sea tirándoles pelotitas a los chicos junto con Eduardo Schwank para el programa Nuestro Tenis, un proyecto en conjunto entre la Secretaria de Deportes y la AAT (la continuación de Tenis Federal, de Martín Vasallo Argüello) en el que recorren el país detectando talentos y tratando de brindar mejores estructuras de desarrollo para chicos y chicas, sus familias y los entrenadores, y escuelas de tenis.

En 2016, el Mago visitó seis puntos del país. El programa no apunta a quienes ya se destacan sino a los que están algo más alejados del ranking quizá por falta de recursos para competir u otro tipo de dificultades. Mezclados entre los chicos correteaban los hijos del Mago, Delfina (3 años) y Thiago, de 4 años y medio, quien ya le daba con ganas a la raquetita desde antes de caminar. De hecho, Coria le contó a FueBuena que debió ejercer su rol de padre y ponerle un freno a su hijo porque su fanatismo era tal que le iba a romper la casa a raquetazos.


Delfina y el Tío Fede Coria. Foto: Sole Giménez.

24 mayo 2016

Paris je t’aime, Primera ronda

Filed under: Coberturas,General — TodosLosAutores @ 17:13

Por varias razones se nos eriza la piel (?) cuando arranca un Grand Slam. No solo por el glamour de estos torneos, también por igualar en dos semanas a la elite del deporte con esos personajes-situaciones-historias de las cuales nos gusta ocuparnos en FueBuena. Roland Garros, haz tu gracia.


EL PROTAGONISTA

El camuflado de la foto no es otro que Marco Trungelliti, autor de la mayor sorpresa de la primera ronda. Más allá del triunfo en sí ante Marin Cilic en cuatro sets con pasajes de muy alto nivel, el camino hacia esa victoria resulta aún más interesante.

En el tenis, como en otros deportes, hay mucho de apuesta y de reinversión constante para seguir evolucionando. La diferencia entre un 180º, un 120º y un 95º del mundo es grande: jugar los cuatro Grand Slams, sólo por participar, significa embolsar 120 mil dólares. El salvataje económico, al menos parcial, es clave para que puedan pensar solo en correr, pegarle y ganar.

En el caso de Trungelliti sucede que las cosas le han venido funcionando, desde lo deportivo hasta el cómo utilizar positivamente los dólares que sumó a principio de año (segunda ronda de Australia, pasó qualy de Indian Wells) y los euros asegurados por la segunda ronda en París potencian esa decisión, además del lógico rodaje y la confianza que brinda un buen resultado. De hecho, en enero ya habíamos marcado la apuesta de ir a jugar torneos grandes.

Todo ese proceso de toma de decisiones implica también un orden mental que muchas veces no se reduce solo a lo que vive el jugador dentro de la cancha sino también a los vaivenes emocionales que transita alguien que está comenzando a darle forma a una carrera a los 26 años. O al menos, encaminarse de acuerdo a sus aspiraciones y no frustrarse en el camino.

Volvemos a recomendar estar charla con Martin Urruty.

Para destacar los triunfos de los otro cuatro argentinos en carrera: Berlocq luego de pasar la qualy, Pico Mónaco, Guido Pella y Facundo Bagnis que se medirá ahora ante Nadal.

EL TIRO

Nadal y uno de esos días en los que todo sale bien. Incluido esta willy exquisita.

LA RECUPERACIÓN

Mayer tuvo un paso rápido por París (no pudo ante Chardy, su hombro sigue maltrecho) pero nos llegó a mostrar la recuperación de moda entre los tenistas: la cámara de hielo que duele pero ayuda.

15 febrero 2016

Una semana en el ATP

Filed under: Coberturas,General — Marcos @ 14:13

El nuevo campeón Thiem nos invita a que relajemos un poco y recorramos este resumen retrasado de lo que dejó el Argentina Open.

Comenzamos por una conclusión postorneo: es imposible que Thiem o Almagro puedan ejecutar un golpe así como lo indican los manuales, sean éstos antiguos o modernos. Eso de la patita adelante, la posición del cuerpo… No solo ocurre con ellos dos, también con un puñado de otros tenistas que estuvieron en este Argentina Open.

Obviamente, hay una base sobre la cual fueron modificando, pero se golpea como se puede y de ese golpe de transición o emergencia, el tenis de hoy ha inventado una técnica distinta. Lo aprendido como base de la improvisación obligatoria por la velocidad de juego, y esos nuevos golpes como base de una nueva dimensión. Una velocidad de disparos que ya hace quedar a los ’90 como tenis anticuado, velocidad inferior.

Los golpes pueden pegarse de sobrepique, las piernas están en movimiento todo el tiempo, puestas a correr o con repiqueteos de ajuste. Aun en tipos con Almagro o Fognini, que parecieran jugar sin moverse, un Tsonga que es pura explosión o en Pablo Cuevas, de una facilidad asombrosa para ejecutar todos los tiros. Esto ocurre en un torneo sobre polvo de ladrillo, en el que el físico limita como nunca, pero la precisión en la velocidad es lo que asombra de los tenistas de elite y del tenis hoy en día.

LO VEREMOS MUY SEGUIDO (POR TV)

Thiem demostró su manual de estilo que lo catapulta a ser animador del circuito en los próximos años. Con 22 años,  puede desgastar a sus rivales pero no sólo eso: su negocio está en agrandar la cancha, encontrar los espacios para poner a correr al rival hacia los costados. Cada vez menos incómodo a la defensiva, lo suyo es arriesgar, nada de charla sin sentido, no quiero bailar, directo a los besos (?).

El proyecto Thiem ya es una realidad que avanza y los triunfos le sirven para seguir creyendo. En Buenos Aires, quizá sin saberlo, desmanteló la supremacía de campeones españoles en los últimos siete años y ganándole a la leyenda Nadal descolgó el póster (segundo triunfo ante un top10 en su carrera) y aguó lo que hubiese sido la 100º final del circuito para Rafa.

“Es impresionante la fuerza que tiene el guaso en el antebrazo y en la mano. Puede meterte winners desde cualquier lugar de la cancha y con el saque saca a 200 km/h sin hacer esfuerzo, solo con una buena mecánica y aceleración”, lo describía Pedro Cachin ante nuestra consulta. El cordobés lo entró en calor antes de la semifinal con Nadal.

Lo que asombra de Thiem además del poder de fuego es su coraje y tranquilidad en los momentos comprometidos. Camino al título debió jugar cuatro tie-breaks y los ganó los cuatro, en segunda ronda contra Gastao Elias estuvo match-point abajo y ante Nadal metió esto también a punto de perder.

“Este pibe no se caga nunca”, lo describía entre risas Martín Jaite, en los pasillos del torneo ante un colaborador. Son pocos los jugadores con esa frialdad cuando la pelota quema. El Argentina Open es el cuarto título de su corta pero explosiva carrera (Gstaad, Umag y Niza), todos sobre polvo. “Tuve una semana asombrosa. Salvé match-points en dos partidos y ganarle a Nadal la hizo muy especial. Creo que por todo eso es el mejor de todos mis títulos”, aseguró Thiem. También reconoció que en canchas rápidas todavía no se siente a gusto como en el polvo de ladrillo. Todavía.

“Thiem es un futuro número 1 del mundo, tiene todas las condiciones. Hablábamos en la sala de jugadores sobre su velocidad, sobre cómo acelera y le corre la pelota. Además, tiene un saque con kick espectacular. Creo que le falta ordenarse un poquito más; el día que haga ese clic, sea más contundente y no se pegue un par de viajecitos, va a estar, mínimo, dentro de los ocho mejores. Y apenas Djokovic baje un poquito el nivel, en uno o dos años Thiem va a pelear por el primer puesto. Una cosa es verlo por la tele y otra personalmente. Además volea bien, tiene un revés impresionante, es muy completo. Lo conocía de chiquito, de la gira COSAT, porque jugaba con alumnos míos, pero ha crecido muchísimo”, lo describió el Mago Coria a La Nación.

Fuera de la cancha, Thiem parece un tipo tranquilo, que disfruta lo que hace, de entrenarse y de competir. Tal vez porque tenga 22 años y todavía no tenga el trajín que conlleva la vida de tenista cual trotamundo; hoy es todo felicidad según explica en su facebook.

Recomendarlos seguirlo en esa red social: escribe comentarios de sus partidos y no tiene empacho de decir cuando estuvo bien, mal, etcétera. Antes lo hacía bastante más seguido, cuando fue subiendo de nivel quizá se quedó sin el tiempo o las ganas de hacerlo tan asiduamente, pero durante la semana de Buenos Aires retomó la periodicidad y subió seis posteos, mucho más que nosotros (?). La semana de Domi se resume en estos ingeniosos hashtags creados por el mismo:

  • #‎hothothotherinBuenosAires‬ (calor, calor, calor, acá en Buenos Aires)
  • #‎Bamos (Cuando arrancó en redes arrancó escribiendo Bamos con b larga para “ser distinto, en broma, y luego continué haciéndolo; se que se escribe con v”, nos dijo, entre risas)
  • #‎bamosbeatsvamos (Bamos venció a Vamos)
  • #‎titlenumber4‬ (título nº 4)
  • ‪#‎unforgetablemoment‬ (momento inolvidable)

ALMAGRO Y SUS GANAS

A Nico Almagro nunca se lo asoció con regularidad. Es importante que les gane a los que les tiene que ganar, que sume puntos y esté nuevamente dentro de los 50º del mundo, pero elegimos destacar la motivación que sigue teniendo para jugar, la recuperación tras los problemas físicos de los últimos años, el cambio de entrenador y el creer que todavía tiene mucho para dar a los 30 años.

En los últimos 15 años del torneo, Almagro es el jugador de mayor efectividad: un título, una final y no bajó de semis en las últimas seis ediciones. De hecho, con 29 triunfos, es el jugador con más victorias del 2001 para acá.

Otra cosa sobre Nico, también es para destacar cómo está jugando: le pegó con alma y vida en todo el torneo, sobre todo en los triunfos contra Tsonga, Ferrer (primer triunfo en 16 partidos) y en la final. El mismo dijo que su evolución no se trata de adaptar un poco la forma de jugar, si no todo lo contrario: seguir por este camino, bajando la ansiedad y creyendo que a la largo el trabajo siempre paga. Aplica el cliché (?).

NADAL,UN PASO AGRIDULCE

A diferencia del año pasado, cuando Nadal avisó con un buen tiempo de anticipación que jugaría en Buenos Aires, en esta oportunidad su presencia no demandó a hacer modificaciones estructurales u organizativas. No obstante, gracias a el, durante su debut y en las semifinales del sábado hubo entradas agotadas, las 5042 butacas del court central lucieron completas. Luego de la derrota en Australia ante Verdasco, Nadal, que no jugaba sobre polvo de ladrillo desde agosto pasado en Hamburgo, llegó a la Argentina para tratar de animarse pero no pudo llevarse todas las sonrisas que esperaba. En conferencia dijo que no se va preocupado y que las sensaciones no variaron demasiado del principio al final de semana.

Su tercera participación en el Argentina Open confirma algo inimaginable hasta hace poco: lo sobrepasan los nervios y el control sobre sus emociones ya no es tal. En Nadal, siempre todo se iniciaba en su mente, lo más poderoso en una década llena de éxitos. Por lo pronto, ante este desconcierto, el español se sigue entrenando y trabaja para intentar salir adelante. 

Uno de los cambios del español en este 2016 son las cuerdas que está utilizando para buscar más punch en esos pasajes de desconfianza y en los que sus tiros quedan cada vez más cortos. Cuando se lo preguntamos, Rafa dijo que no buscaba ningún feeling especial ni que la pelota le pique más y hasta se ofendió.

Ocurre también que los encordados Luxilon los comercializa internacionalmente Wilson y ni al español ni a Babolat les gusta que se hable mucho del tema. De hecho, al otro día de la pregunta los rollos de cuerda ya lucían una etiqueta distinta. Cuestiones de marketing (?).

OTRAS VISITAS DE LUJO

A Ferrer, Tsonga e Isner les cabe el mote de “visitas de lujo”. Eran los tres jugadores de marquesina (qué linda palabra) hasta la confirmación de Nadal. Leáse, los que cobran garantía para venir a jugar el torneo. Ferrer fue el que más se lució en los tres partidos que disputó, mostrando la regularidad que lo lleva a estar hace 128 años en el top10. Cómo compite ya no es novedad, lo que no deja de sorprender es todo lo que hace antes de entrar a la cancha y las horas de entrenamiento: junto con Nadal, ocupaban las canchas en turnos de dos horas, incluso en días de partido.

Por su parte, Tsonga regaló un buen partido para pasar sin drama el debut ante Leo Mayer, exhibió una potencia superior a la media, y mostró un compromiso total hacia el torneo, llegando el jueves anterior al arranque y siendo parte de distintas actividades extra tenísticas como estar al lado de una parrilla llena de choris con 40º de ST.

Isner, en cambio, aclaró que para jugar bien en polvo necesitaba prepararse un par de días… el estadounidense llegó el lunes a la noche a Buenos Aires (no se podía perder el Super Bowl) y recién el martes pisó el club un rato. Pese a la derrota contra Dusan Lajovic (otro de muy buen torneo), el gigante compartió al día siguiente casi media hora con algunos juniors argentinos y el equipo de desarrollo de la AAT.

Big John les contó, por ejemplo, que calza 50, que de chico era un poco gordito y por eso debió abandonar “la pizza y la Coca” y que le costó acostumbrarse a su físico. También tuvo tiempo de “chicanear” a Octavio Volpi, un correntino de 15 años que ya mide 1,94 m y a quien Isner casi retó y le dijo que empezara a comer bien si quería dedicarse al tenis. El pibe se fue contento y subió esta foto con su ídolo. Sí, no solo los Nadal, Federer y Djokovic pueden ser ídolos.

Con mi ídolo @jhonisner 💪🎾💪

Una foto publicada por @volpioctavio00 el

Otra atracción del torneo para los enfermitos (?) del tenis fue Mohamed Lahyani, quizá el juez más respetado del tour y que siempre le aporta un tinte especial a los partidos. Esta vez, no hizo falta que le pida aun jugador que ponga ganas.

Nos hubiera encantado tener una charla con Mo pero por pedido de ATP los jueces de silla no dan notas. El único diálogo que tuvimos fue mientras se sacaba una foto en la cancha “Es para mandarle a mi mujer y me crea que estoy acá”, dijo, siempre chistoso.

LA VUELTA DE MÓNACO

Después de casi seis meses, Juan Mónaco pudo volver a competir y, todavía falto de ritmo, mostró signos positivos (un juego algo más ofensivo que de costumbre) que lo motivan para seguir con ganas lo que resta de la temporada.

COURT CENTRAL GUILLERMO VILAS

El momento más destacado en lo emotivo llegó el lunes, cuando el court central pasó a llamarse Guillermo Vilas, en un reconocimiento algo postergado. La iniciativa había sido aprobada un par de días antes por la comisión del Buenos Aires Lawn Tennis por unanimidad (igual hubo un par de socios que mandaron cartas oponiéndose) y con varios extenistas a su lado se hizo el acto de presentación el primer día de juego.

 

CONTROLES POR APUESTAS

Durante el Abierto de Australia el tema apuestas y arreglos de partidos se volvió un tópico candente. Ya lo explicamos en esta (no tan breve)guía y durante el Argentina Open siguió en boga y hasta hubo especial control buscando sospechosos. Según nos enteramos, durante la semana debieron echar a dos personas sospechosas por este asunto. Cuando quisimos corrobar este dato con Lars Graff, Tour Manager de la ATP en Buenos Aires, nos dijeron que esas informaciones no son públicas y nos pidieron que le escribierámos a Mark Harrison, vocero de la TIU. Desde Londres, Harrison aseguró a FueBuena que la entidad trabaja en colaboración con los certámenes y con la ATP, WTA e ITF suministrándoles parámetros para identificar a quienes representen una amenaza y envía también una lista que se actualiza constantemente de personas (con fotos) que no deben ser acreditados bajo ningún criterio. “Esos nombres son una potencial amenaza contra la integridad e incluye apostadores, gente asociada a sindicatos y personas que fueron suspendidas anteriormente por nosotros”, afirmó.

Más allá de esto, la TIU dice que cada torneo tiene la capacidad para sacar del evento a los “courtsiders” (pasan datos a terceros en computadoras portátiles u otros dispositivos electrónicos ). También  se restringe el acceso a ciertos sitios de Internet (de apuestas, logicamente, entre otros). “El filtrado web está en vigor en Buenos Aires en todas las redes administradas por el torneo”, aseveró el vocero.

Con quien sí hablamos sobre el tema fue con el brasileño Andre Sa, que desde 2012 y hasta el próximo Wimbledon es uno de los diez integrantes del Consejo. Sa, que compitió este año en dobles en el ATP de Buenos Aires, dice que al no haber acusaciones directas se mancha a todos los jugadores y que todos “estan en contra de las apuestas ilegales y la manipulación de resultados”.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.

EL FUTURO DEL TORNEO

Miguel Nido ( “el que pone la tarasca”), dio varias entrevistas durante la semana del torneo y en todas repitió más o menos lo mismo. Aseguró que el Argentina Open mantendrá esta misma semana al menos en 2017 y 2018 (una semana más tarde porque se jugará la Copa Davis. Empezará el lunes 16) y siguió pidiendo por la necesidad de un inversor local. “El tenis no te va a hacer millonario ni rico, pero sigue siendo un buen negocio en el país”, aseguró.

A Almagro le preguntaron si el torneo podría pasar a ser un evento más y el español no dudó: “Si el estado o alguién ayuda con dinero este torneo podría ser todavía más grande de lo que es y un mejor espectáculo para la gente y las marcas”.

LOS FUEBUENEROS

Algunos lectores de FueBuena tuvieron suerte en el sorteo, llegaron al Buenos Aires Lawn Tennis y mandaron las fotos como prueba…

Página siguiente »