Fue buena

24 mayo 2016

Paris je t’aime, Primera ronda

Filed under: Coberturas,General — TodosLosAutores @ 17:13

Por varias razones se nos eriza la piel (?) cuando arranca un Grand Slam. No solo por el glamour de estos torneos, también por igualar en dos semanas a la elite del deporte con esos personajes-situaciones-historias de las cuales nos gusta ocuparnos en FueBuena. Roland Garros, haz tu gracia.


EL PROTAGONISTA

El camuflado de la foto no es otro que Marco Trungelliti, autor de la mayor sorpresa de la primera ronda. Más allá del triunfo en sí ante Marin Cilic en cuatro sets con pasajes de muy alto nivel, el camino hacia esa victoria resulta aún más interesante.

En el tenis, como en otros deportes, hay mucho de apuesta y de reinversión constante para seguir evolucionando. La diferencia entre un 180º, un 120º y un 95º del mundo es grande: jugar los cuatro Grand Slams, sólo por participar, significa embolsar 120 mil dólares. El salvataje económico, al menos parcial, es clave para que puedan pensar solo en correr, pegarle y ganar.

En el caso de Trungelliti sucede que las cosas le han venido funcionando, desde lo deportivo hasta el cómo utilizar positivamente los dólares que sumó a principio de año (segunda ronda de Australia, pasó qualy de Indian Wells) y los euros asegurados por la segunda ronda en París potencian esa decisión, además del lógico rodaje y la confianza que brinda un buen resultado. De hecho, en enero ya habíamos marcado la apuesta de ir a jugar torneos grandes.

Todo ese proceso de toma de decisiones implica también un orden mental que muchas veces no se reduce solo a lo que vive el jugador dentro de la cancha sino también a los vaivenes emocionales que transita alguien que está comenzando a darle forma a una carrera a los 26 años. O al menos, encaminarse de acuerdo a sus aspiraciones y no frustrarse en el camino.

Volvemos a recomendar estar charla con Martin Urruty.

Para destacar los triunfos de los otro cuatro argentinos en carrera: Berlocq luego de pasar la qualy, Pico Mónaco, Guido Pella y Facundo Bagnis que se medirá ahora ante Nadal.

EL TIRO

Nadal y uno de esos días en los que todo sale bien. Incluido esta willy exquisita.

LA RECUPERACIÓN

Mayer tuvo un paso rápido por París (no pudo ante Chardy, su hombro sigue maltrecho) pero nos llegó a mostrar la recuperación de moda entre los tenistas: la cámara de hielo que duele pero ayuda.

15 febrero 2016

Una semana en el ATP

Filed under: Coberturas,General — Marcos @ 14:13

El nuevo campeón Thiem nos invita a que relajemos un poco y recorramos este resumen retrasado de lo que dejó el Argentina Open.

Comenzamos por una conclusión postorneo: es imposible que Thiem o Almagro puedan ejecutar un golpe así como lo indican los manuales, sean éstos antiguos o modernos. Eso de la patita adelante, la posición del cuerpo… No solo ocurre con ellos dos, también con un puñado de otros tenistas que estuvieron en este Argentina Open.

Obviamente, hay una base sobre la cual fueron modificando, pero se golpea como se puede y de ese golpe de transición o emergencia, el tenis de hoy ha inventado una técnica distinta. Lo aprendido como base de la improvisación obligatoria por la velocidad de juego, y esos nuevos golpes como base de una nueva dimensión. Una velocidad de disparos que ya hace quedar a los ’90 como tenis anticuado, velocidad inferior.

Los golpes pueden pegarse de sobrepique, las piernas están en movimiento todo el tiempo, puestas a correr o con repiqueteos de ajuste. Aun en tipos con Almagro o Fognini, que parecieran jugar sin moverse, un Tsonga que es pura explosión o en Pablo Cuevas, de una facilidad asombrosa para ejecutar todos los tiros. Esto ocurre en un torneo sobre polvo de ladrillo, en el que el físico limita como nunca, pero la precisión en la velocidad es lo que asombra de los tenistas de elite y del tenis hoy en día.

LO VEREMOS MUY SEGUIDO (POR TV)

Thiem demostró su manual de estilo que lo catapulta a ser animador del circuito en los próximos años. Con 22 años,  puede desgastar a sus rivales pero no sólo eso: su negocio está en agrandar la cancha, encontrar los espacios para poner a correr al rival hacia los costados. Cada vez menos incómodo a la defensiva, lo suyo es arriesgar, nada de charla sin sentido, no quiero bailar, directo a los besos (?).

El proyecto Thiem ya es una realidad que avanza y los triunfos le sirven para seguir creyendo. En Buenos Aires, quizá sin saberlo, desmanteló la supremacía de campeones españoles en los últimos siete años y ganándole a la leyenda Nadal descolgó el póster (segundo triunfo ante un top10 en su carrera) y aguó lo que hubiese sido la 100º final del circuito para Rafa.

«Es impresionante la fuerza que tiene el guaso en el antebrazo y en la mano. Puede meterte winners desde cualquier lugar de la cancha y con el saque saca a 200 km/h sin hacer esfuerzo, solo con una buena mecánica y aceleración», lo describía Pedro Cachin ante nuestra consulta. El cordobés lo entró en calor antes de la semifinal con Nadal.

Lo que asombra de Thiem además del poder de fuego es su coraje y tranquilidad en los momentos comprometidos. Camino al título debió jugar cuatro tie-breaks y los ganó los cuatro, en segunda ronda contra Gastao Elias estuvo match-point abajo y ante Nadal metió esto también a punto de perder.

«Este pibe no se caga nunca», lo describía entre risas Martín Jaite, en los pasillos del torneo ante un colaborador. Son pocos los jugadores con esa frialdad cuando la pelota quema. El Argentina Open es el cuarto título de su corta pero explosiva carrera (Gstaad, Umag y Niza), todos sobre polvo. «Tuve una semana asombrosa. Salvé match-points en dos partidos y ganarle a Nadal la hizo muy especial. Creo que por todo eso es el mejor de todos mis títulos», aseguró Thiem. También reconoció que en canchas rápidas todavía no se siente a gusto como en el polvo de ladrillo. Todavía.

«Thiem es un futuro número 1 del mundo, tiene todas las condiciones. Hablábamos en la sala de jugadores sobre su velocidad, sobre cómo acelera y le corre la pelota. Además, tiene un saque con kick espectacular. Creo que le falta ordenarse un poquito más; el día que haga ese clic, sea más contundente y no se pegue un par de viajecitos, va a estar, mínimo, dentro de los ocho mejores. Y apenas Djokovic baje un poquito el nivel, en uno o dos años Thiem va a pelear por el primer puesto. Una cosa es verlo por la tele y otra personalmente. Además volea bien, tiene un revés impresionante, es muy completo. Lo conocía de chiquito, de la gira COSAT, porque jugaba con alumnos míos, pero ha crecido muchísimo», lo describió el Mago Coria a La Nación.

Fuera de la cancha, Thiem parece un tipo tranquilo, que disfruta lo que hace, de entrenarse y de competir. Tal vez porque tenga 22 años y todavía no tenga el trajín que conlleva la vida de tenista cual trotamundo; hoy es todo felicidad según explica en su facebook.

Recomendarlos seguirlo en esa red social: escribe comentarios de sus partidos y no tiene empacho de decir cuando estuvo bien, mal, etcétera. Antes lo hacía bastante más seguido, cuando fue subiendo de nivel quizá se quedó sin el tiempo o las ganas de hacerlo tan asiduamente, pero durante la semana de Buenos Aires retomó la periodicidad y subió seis posteos, mucho más que nosotros (?). La semana de Domi se resume en estos ingeniosos hashtags creados por el mismo:

  • #‎hothothotherinBuenosAires‬ (calor, calor, calor, acá en Buenos Aires)
  • #‎Bamos (Cuando arrancó en redes arrancó escribiendo Bamos con b larga para «ser distinto, en broma, y luego continué haciéndolo; se que se escribe con v», nos dijo, entre risas)
  • #‎bamosbeatsvamos (Bamos venció a Vamos)
  • #‎titlenumber4‬ (título nº 4)
  • ‪#‎unforgetablemoment‬ (momento inolvidable)

ALMAGRO Y SUS GANAS

A Nico Almagro nunca se lo asoció con regularidad. Es importante que les gane a los que les tiene que ganar, que sume puntos y esté nuevamente dentro de los 50º del mundo, pero elegimos destacar la motivación que sigue teniendo para jugar, la recuperación tras los problemas físicos de los últimos años, el cambio de entrenador y el creer que todavía tiene mucho para dar a los 30 años.

En los últimos 15 años del torneo, Almagro es el jugador de mayor efectividad: un título, una final y no bajó de semis en las últimas seis ediciones. De hecho, con 29 triunfos, es el jugador con más victorias del 2001 para acá.

Otra cosa sobre Nico, también es para destacar cómo está jugando: le pegó con alma y vida en todo el torneo, sobre todo en los triunfos contra Tsonga, Ferrer (primer triunfo en 16 partidos) y en la final. El mismo dijo que su evolución no se trata de adaptar un poco la forma de jugar, si no todo lo contrario: seguir por este camino, bajando la ansiedad y creyendo que a la largo el trabajo siempre paga. Aplica el cliché (?).

NADAL,UN PASO AGRIDULCE

A diferencia del año pasado, cuando Nadal avisó con un buen tiempo de anticipación que jugaría en Buenos Aires, en esta oportunidad su presencia no demandó a hacer modificaciones estructurales u organizativas. No obstante, gracias a el, durante su debut y en las semifinales del sábado hubo entradas agotadas, las 5042 butacas del court central lucieron completas. Luego de la derrota en Australia ante Verdasco, Nadal, que no jugaba sobre polvo de ladrillo desde agosto pasado en Hamburgo, llegó a la Argentina para tratar de animarse pero no pudo llevarse todas las sonrisas que esperaba. En conferencia dijo que no se va preocupado y que las sensaciones no variaron demasiado del principio al final de semana.

Su tercera participación en el Argentina Open confirma algo inimaginable hasta hace poco: lo sobrepasan los nervios y el control sobre sus emociones ya no es tal. En Nadal, siempre todo se iniciaba en su mente, lo más poderoso en una década llena de éxitos. Por lo pronto, ante este desconcierto, el español se sigue entrenando y trabaja para intentar salir adelante. 

Uno de los cambios del español en este 2016 son las cuerdas que está utilizando para buscar más punch en esos pasajes de desconfianza y en los que sus tiros quedan cada vez más cortos. Cuando se lo preguntamos, Rafa dijo que no buscaba ningún feeling especial ni que la pelota le pique más y hasta se ofendió.

Ocurre también que los encordados Luxilon los comercializa internacionalmente Wilson y ni al español ni a Babolat les gusta que se hable mucho del tema. De hecho, al otro día de la pregunta los rollos de cuerda ya lucían una etiqueta distinta. Cuestiones de marketing (?).

OTRAS VISITAS DE LUJO

A Ferrer, Tsonga e Isner les cabe el mote de “visitas de lujo”. Eran los tres jugadores de marquesina (qué linda palabra) hasta la confirmación de Nadal. Leáse, los que cobran garantía para venir a jugar el torneo. Ferrer fue el que más se lució en los tres partidos que disputó, mostrando la regularidad que lo lleva a estar hace 128 años en el top10. Cómo compite ya no es novedad, lo que no deja de sorprender es todo lo que hace antes de entrar a la cancha y las horas de entrenamiento: junto con Nadal, ocupaban las canchas en turnos de dos horas, incluso en días de partido.

Por su parte, Tsonga regaló un buen partido para pasar sin drama el debut ante Leo Mayer, exhibió una potencia superior a la media, y mostró un compromiso total hacia el torneo, llegando el jueves anterior al arranque y siendo parte de distintas actividades extra tenísticas como estar al lado de una parrilla llena de choris con 40º de ST.

Isner, en cambio, aclaró que para jugar bien en polvo necesitaba prepararse un par de días… el estadounidense llegó el lunes a la noche a Buenos Aires (no se podía perder el Super Bowl) y recién el martes pisó el club un rato. Pese a la derrota contra Dusan Lajovic (otro de muy buen torneo), el gigante compartió al día siguiente casi media hora con algunos juniors argentinos y el equipo de desarrollo de la AAT.

Big John les contó, por ejemplo, que calza 50, que de chico era un poco gordito y por eso debió abandonar «la pizza y la Coca» y que le costó acostumbrarse a su físico. También tuvo tiempo de «chicanear» a Octavio Volpi, un correntino de 15 años que ya mide 1,94 m y a quien Isner casi retó y le dijo que empezara a comer bien si quería dedicarse al tenis. El pibe se fue contento y subió esta foto con su ídolo. Sí, no solo los Nadal, Federer y Djokovic pueden ser ídolos.

Con mi ídolo @jhonisner 💪🎾💪

Una foto publicada por @volpioctavio00 el

Otra atracción del torneo para los enfermitos (?) del tenis fue Mohamed Lahyani, quizá el juez más respetado del tour y que siempre le aporta un tinte especial a los partidos. Esta vez, no hizo falta que le pida aun jugador que ponga ganas.

Nos hubiera encantado tener una charla con Mo pero por pedido de ATP los jueces de silla no dan notas. El único diálogo que tuvimos fue mientras se sacaba una foto en la cancha «Es para mandarle a mi mujer y me crea que estoy acá», dijo, siempre chistoso.

LA VUELTA DE MÓNACO

Después de casi seis meses, Juan Mónaco pudo volver a competir y, todavía falto de ritmo, mostró signos positivos (un juego algo más ofensivo que de costumbre) que lo motivan para seguir con ganas lo que resta de la temporada.

COURT CENTRAL GUILLERMO VILAS

El momento más destacado en lo emotivo llegó el lunes, cuando el court central pasó a llamarse Guillermo Vilas, en un reconocimiento algo postergado. La iniciativa había sido aprobada un par de días antes por la comisión del Buenos Aires Lawn Tennis por unanimidad (igual hubo un par de socios que mandaron cartas oponiéndose) y con varios extenistas a su lado se hizo el acto de presentación el primer día de juego.

 

CONTROLES POR APUESTAS

Durante el Abierto de Australia el tema apuestas y arreglos de partidos se volvió un tópico candente. Ya lo explicamos en esta (no tan breve)guía y durante el Argentina Open siguió en boga y hasta hubo especial control buscando sospechosos. Según nos enteramos, durante la semana debieron echar a dos personas sospechosas por este asunto. Cuando quisimos corrobar este dato con Lars Graff, Tour Manager de la ATP en Buenos Aires, nos dijeron que esas informaciones no son públicas y nos pidieron que le escribierámos a Mark Harrison, vocero de la TIU. Desde Londres, Harrison aseguró a FueBuena que la entidad trabaja en colaboración con los certámenes y con la ATP, WTA e ITF suministrándoles parámetros para identificar a quienes representen una amenaza y envía también una lista que se actualiza constantemente de personas (con fotos) que no deben ser acreditados bajo ningún criterio. «Esos nombres son una potencial amenaza contra la integridad e incluye apostadores, gente asociada a sindicatos y personas que fueron suspendidas anteriormente por nosotros», afirmó.

Más allá de esto, la TIU dice que cada torneo tiene la capacidad para sacar del evento a los «courtsiders» (pasan datos a terceros en computadoras portátiles u otros dispositivos electrónicos ). También  se restringe el acceso a ciertos sitios de Internet (de apuestas, logicamente, entre otros). «El filtrado web está en vigor en Buenos Aires en todas las redes administradas por el torneo», aseveró el vocero.

Con quien sí hablamos sobre el tema fue con el brasileño Andre Sa, que desde 2012 y hasta el próximo Wimbledon es uno de los diez integrantes del Consejo. Sa, que compitió este año en dobles en el ATP de Buenos Aires, dice que al no haber acusaciones directas se mancha a todos los jugadores y que todos «estan en contra de las apuestas ilegales y la manipulación de resultados».

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.

EL FUTURO DEL TORNEO

Miguel Nido ( “el que pone la tarasca”), dio varias entrevistas durante la semana del torneo y en todas repitió más o menos lo mismo. Aseguró que el Argentina Open mantendrá esta misma semana al menos en 2017 y 2018 (una semana más tarde porque se jugará la Copa Davis. Empezará el lunes 16) y siguió pidiendo por la necesidad de un inversor local. «El tenis no te va a hacer millonario ni rico, pero sigue siendo un buen negocio en el país», aseguró.

A Almagro le preguntaron si el torneo podría pasar a ser un evento más y el español no dudó: “Si el estado o alguién ayuda con dinero este torneo podría ser todavía más grande de lo que es y un mejor espectáculo para la gente y las marcas”.

LOS FUEBUENEROS

Algunos lectores de FueBuena tuvieron suerte en el sorteo, llegaron al Buenos Aires Lawn Tennis y mandaron las fotos como prueba…

19 enero 2016

Aussie Rules día 1/2

Filed under: Coberturas,General — Marcos @ 14:40

Entre tanto tenis, investigaciones y noches de desvelo, nos damos el tiempo para analizar un Verdasco-Nadal que no defraudó y nos dejó manijas como en el 2009 (?).

Bueno, un poco menos, en realidad. Este partido estuvo lejos  de aquella semi en la que los españoles jugaron 5 horas y 14 minutos (con Nadal ganando 6-4 en el quinto set con apenas 25 errores en todo el partido) pero no dejó de ser una buena muestra de cómo funciona -o todo lo contrario- la cabeza de un tenista para tomar riesgos bajo presión.

No haremos el chiste de la remera y de que Verdasco estuvo en llamas (?)

Verdasco quedó «marcado» luego de la batalla del 2009. «La vi por lo menos 10 veces. Vienen a decirme todo el tiempo lo bueno que estuvo ese partido de hace siete años. Incluso antes del partido en el hotel me lo recordaron, ¿no jugué ningun torneo más de allí en más?», decía ironicamente en la previa.

El mismo torneo, la misma cancha, circunstacias muy distintas, Verdasco estuvo 2-1 abajo en sets y 2-0 y break point en contra en el quinto set antes de meter tres aces seguidos para ganar ese game. Luego ganaría los siguientes cinco contra quien fuera considerado el mejor competidor dentro del tenis.

El 7-6 (6) 4-6 3-6 7-6 (4) y 6-2 es la primera derrota en la ronda inicial de Australia para un  Nadal que venía mejorando desde finales del 2015. Desde que ganó Roland Garros en 2014, Rafa no ha podido pasar de cuartos en un Grand Slam. Sus tres últimos registros fueron segunda ronda de Wimbledon, tercera ronda del Us Open y, ahora, primera en Melbourne.

También fue la tercera caída en los últimos cuatro partidos de Nadal ante Verdasco, un tenista capaz de mezclar en el mismo envase errores y tiros increíbles y que terminó el partido con 90 tiros ganadores y 91 errores. Todo o nada, aunque en el último set las cuentas le dieron en positivo, 21 winners contra 12 errores.

Embed from Getty Images

“El juego está cambiando un poco. Todos le pegan fuerte y tiran winners desde cualquier posición. El tenis se ha vuelto un poco loco en ese aspecto. Pero la realidad es que mi misión es hacer jugar a los rivales en posiciones difíciles, para que la chances de que sean exitosos tirando no sea alta. Ese fue hoy mi error», analizó Nadal post derrota.

Como corolario, ¿vendrá finalmente Nadal al ATP de Buenos Aires para buscar ritmo? Un wild-card está guardado para él.

LOS ARGENTINOS

La vara está bastante más baja a los tiempos de esplendor, pero las primeras dos jornadas fueron muy positivas para los tenistas argentinos. Sobre todo, con la continuación de las historias de Marco Trungelliti (¡viaja con su propia máquina de café!, ver abajo) y Renzo Olivo, quienes pudieron estirar la buena racha de pasar la clasificación y ganar ambos sus primeros partidos en un Grand Slam.

El lunes, Leo Mayer tuvo buenos pasajes pero finalmente no pudo ante el parejo Dominic Thiem, mientras que Federico Delbonis estuvo firme los dos primeros sets ante el gigante Karlovic antes de que el croata se tenga que retirar por molestias en la rodilla. El duelo Delbonis-Olivo asegura un argentino en tercera ronda.

Diego Schwartzman parecía que estaba encaminado a la victoria ante el local Millman, cuando no pudo cerrar el tercer set tras ir 4-2 y en el comienzo del cuarto set se acalambro entero (empezó en la mano, siguieron los cuadriceps y luego las pantotorillas) y fue sacado en camilla. Mientras tanto, su rival le saltaba al lado y luego se sacaba fotos y aplaudía al público.

 

El cuarteto de victorias se completó ayer con la victoria de Guido Pella, tras perder los dos primeros sets ante el belga Darcis. Siempre creímos que agarrando un poco más de rodaje en el primer nivel el bahiense tranquilamente podría estar 50º del mundo. La remontada es una buena señal de su maduración.

LA REACCIÓN I

La china Shuai Zhang venía de 14 derrotas seguidas en primera ronda de Grand Slam. Jugó un partidazo y quebró la racha al vencer 6-4 6-3 a Simona Halep (2º del mundo). No podía ni hablar de la emoción.

LA REACCIÓN II

View post on imgur.com

Roberto «no-me-gustan-los-pájaros» Bautista-Agut.

EL DATO

Después de pasar la qualy con 37 años, Radek Stepanek pudo con el japonés Tatsuma Ito en cuatro sets y es el jugador de mayor edad en ganar un partido en Australia desde 1978.

LA CURIOSIDDAD

No suele ser común que en los deportes que no sean de contacto que los jugadores usen protectores bucales. No es el caso de Milos Raonic.

«Es para no tensionar tanto los dientes durante el partido por el stress que luego me daba dolores de cabeza. Me lo recomendó un (médico) quiropráctico, quizás también esté ayudando a mi espalda «, conhiropractor. Maybe it’s helping my back.»

LA NOTA

¿Se acuerda de Ash Barty? La australiana era una estrella en ascenso, en 2013 llegó a tres finales de Grand Slam en dobles con  17 años y parecía encaminada a escalar hasta los primeros planos. Se retiró hace más de un año y juega profesionalmente al cricket, según cuenta el NYTimes.

LA PALIZA

Victoria Azarenka aplastó 6-0, 6-0 a la belga Van Uytvanck en 52 minutos. 72 puntos jugados, 53 ganados. Vika es la cuarta jugadora en ganar al menos un partido 6-0 6-0 en los cuatro Grand Slam (Evert, Graf y Seles, las otras).

LOS RECOMENDADOS

Con Djokovic y Federer nuevamente en cancha, el día 3 tendrá varios partidos interesantes (típico que terminan siendo un bodrio)

  • Noval Djokovic vs Quentin Halys
  • Roger Federer vs Alexandr Dolgopolov
  • Nick Kyrgios vs Pablo Cuevas
  • Federico Delbonis vs Renzo Olivo
  • Marco Trungelliti vs Grigor Dimitrov
  • Victoria Azarenka vs Eugenie Bouchard

 

29 noviembre 2015

El Murray de la Gante

Filed under: Coberturas — TodosLosAutores @ 15:59

Andy Murray realizó una tarea titánica en 2015: por primera vez en su carrera terminó 2 del mundo en el ranking de fin de año y encima le agregó la Copa Davis. Finalizó 11-0 en la competencia y completó una serie de títulos notables para él: oro olímpico en Londres, primer Grand Slam con el US Open, primer Wimbledon británico en décadas y ahora la primera Davis británica en 79 años. Desde que se creó el Grupo Mundial en 1981, solo John McEnroe terminó con un mejor récord posible (12-0) e Ivan Ljubicic también quedó con 11-0 en 2005. Lo grosso de este caso era que todos los puntos de Murray contaban, no eran a tres sets. Hay que bancarse esa presión del favoritismo…

What a day! Thanks everyone for all your support! #WorldChampions #DavisCup #TeamGB

A photo posted by Andy Murray (@andymurray) on

Como Roger Federer, Murray elegía en años anteriores las series que jugaba de acuerdo con su andar en el circuito. Como Federer, siempre llegaba para evitar desastres mayores si la cosa iba mal. Gran Bretaña navegó en categorías zonales hasta que llegó esta gran oportunidad y Murray decidió que este sí sería el año en el que irían por todo.

Decidió prepararse en polvo de ladrillo antes del Masters, al que le puso empeño y del cual se fue enojado por no clasificarse a semifinales. Hoy finalizó la faena de esta manera, con un gran defensa y globo en una cancha que tenía un techo bastante bajo para ser indoor.

Antes, había ganado el segundo set con este puntazo:

En la era de los gestos, Murray también tuvo los suyos. Frenó el festejo cuando lo rodeaban sus compañeros para ir a saludar a David Goffin y el resto del equipo belga y después de la celebración en la cancha se quedó un buen rato sacándose fotos con los británicos que llegaron a Gante.

«Cuando vencimos a los franceses, sentimos que podíamos hacerlo», dijo Murray en rueda de prensa. Gran Bretaña venció a las otras naciones organizadoras de Grand Slam (Estados Unidos, Francia y Australia) y pudo con Bélgica en la final. El equipo belga, aun con grandes virtudes, se benefició este año con las bajas de Suiza (Federer y Wawrinka), Canadá (Raonic y Pospisil) y Argentina (Del Potro y Mónaco) para convertirse en el sorpresivo finalista.

Nosotros también bromeamos que la Davis no la ganó Gran Bretaña sino Escocia, o Dunblane, o un mismo vientre (?), el de mamá Judy. Qué increíble sensación debe sentir esa mujer ahora.

Sin embargo, al explicar el año de Gran Bretaña, Murray no estuvo solo. La Davis jamás la gana un solo jugador. Lógicamente fue el artífice, la pieza clave, el líder, el as de espadas y más que eso. Sin él, Gran Bretaña hoy estaría en otra categoría. Pero este año tuvo un doblista de lujo en su hermano, jugador «paletero», de potencia media y muchos reflejos en la red, quien estuvo en la Argentina en 2008 en la serie ganada por el local en Parque Roca.

Jamie, el mayor de los Murray, se recuperó de un período de malos resultados en años anteriores, llegó al top ten en el ranking de dobles y sumó, con Andy, puntos clave ante Francia, Australia y Bélgica. Es la tercera dupla de hermanos que gana la Davis.


Puntazo de Bélgica en el doble del sábado.

Los Murray tampoco estuvieron solos. En este post queremos destacar especialmente al olvidado de las crónicas periodísticas (?), el flaco habitué de challengers que sumó un punto clave en la primera ronda en Glasgow con una victoria por 15-13 en el quinto set sobre John Isner. El único inglés que aportó puntos en esta gesta británica.

James Ward se llama, y usa esa remera (?). Hace días nomás estaba ensayando en polvo de ladrillo en el barrio de Saavedra, en el challenger de la Copa FILA. Perdía en su segundo partido. Habría jugado el quinto punto en Gante si Murray perdía con Goffin.

En parte gracias a Jamie Murray, en porción menor gracias a Ward, gracias al capitán Leon Smith (¡también escocés!); a Louis Cayer, el entrenador de dobles canadiense que llamaron especialmente (como Suiza había hecho el año pasado con un estadounidense, como Bélgica hizo con Michael Llodra, lo cual mostramos en el newsletter FueBuena con esta nota sobre el tema); gracias a todos ellos y a muchos factores que se nos escapan, Andy Murray se transformó en el último integrante del Big Four en ganar la Davis. En rigor, los siete mejores, sumando a Wawrinka, Ferrer y Berdych, conquistaron al menos una vez la Copa.

El aguante físico es otro factor para resaltar en Murray, que espera todavía una alegría mayor, aunque incomparable, a principios del año próximo, cuando sea padre por primera vez.

22 noviembre 2015

La era Djokovic

Filed under: Coberturas,General — Marcos @ 22:00

Novak Djokovic es una máquina. Lo vemos rápido, lúcido, como si no le pesara una temporada larga con casi 80 triunfos. Es agresivo y lastima. Muestra, nuevamente, todo su arsenal en Londres, gana el Masters por cuarto año seguido. Sonríe.

«Siento que he encontrado la fórmula que funciona para mí… Me he dado cuenta de que un enfoque holístico del tenis y la vida en general, me ayuda mucho y me da los mejores resultados posibles», sintetizó Nole en la rueda previa al torneo. Desde que se casó y fue papá en octubre de 2014, el serbio elevó todavía más la vara de su nivel.  No tiene rivales, va en velocidad crucero.

El Masters suele ser entretenido pese al cansancio de fin de año, con partidos parejos, entre los mejores exponentes que el tenis puede ofrecer, resultados inciertos… En este edición, cualquier paridad quedó opacada ante el momento de Djokovic, otra vez el protagonista absoluto de los momentos importantes.

En 2014, tras 11 años, los cuatro Grand Slams tuvieron diferentes ganadores. En 2015, Djokovic estuvo a un partido de ganar el Grand Slam y ganó 11 títulos -en 15 finales- en 11 meses.

“Ha sido una estupenda temporada. Exceptuando el torneo de Doha donde perdí con Karlovic, he jugado todas las finales. No puedo pedir más. En el último tiempo he jugado mi mejor tenis después del US Open, en Asia, luego en París y después en Londres. Esta temporada sobresale con respecto al resto. No puedo decir que me la esperaba, pero siempre di lo mejor porque siempre me lo exigí”, aseguró el nº 1 del mundo.

Para entender un poco más la era Djokovic…

La constante evolución de Nole es un tema de charla cada vez que nos juntamos en la baticueva de FueBuena y creemos que no se habla lo suficiente según certifica su actualidad. De hecho, Djokovic ha transitado una mutación interesante: del bromista que se viralizaba con sus imitaciones a esta máquina de jugar al tenis; en definitiva, ese caudal tenístico es su ofrenda principal para el mundo del deporte profesional. Sucede que esa oferta es abrumadora y tiene margen para seguir mejorando.

Su única vidriera es la cancha central de cada torneo que juega y, especialmente, brilla los fines de semana. En ese contexto, se ha convertido en un verdadero experto en demoliciones. Gana por nocaut, jugando mal, regular o luciéndose… No se trata de exagerar e inundar de estadísticas este post, pero los triunfos de Nole en 2015 llegan con un mensaje extra, marcando su terreno.

ATACA, DEFIENDE… JUEGA AL TENIS MEJOR QUE TODOS

“Cuando está en defensa puede ganarte el punto con un solo tiro. Esa es una evolución del juego”, explicaba hace algunas temporadas Andre Agassi sobre Djokovic.

Las superficies se han enlentecido y atacar ya no es lo que era. Nole, Murray y el mejor Nadal, han hecho de la defensa una fortaleza y elevado al juego a un nuevo nivel. Federer ha modificado su esencia para adaptarse a los nuevos tiempos, pero Djokovic es el que menos duda de todos al momento de tirar sin esperar que la bola vuelva.

Algo de eso se vio en el partido de hoy, el suizo no pudo sacarlo nunca de su zona de confort o cortarle la dinámica del juego que más lo favorece. Quedan pocos jugadores exclusivamente ofensivos. Hace falta, sí, tiros punzantes para jugar en el más alto nivel, pero la clave pasa por defender lo mejor posible: primero se defiende, después se ataca. Las prioridades han sido alteradas.

El físico, el desarrollo de esa capacidad, es lo que marca la diferencia. No sólo en Djokovic, también en cada jugador que aspire alcanzar los primeros planos; está el ejemplo latente de Ferrer, terminando nuevamente en el top10, a partir de la superación y el entrenamiento.

De allí también que lo de Federer es una maravilla y sólo es posible por la medida de sus ambiciones, la de un competidor feroz. Con 34 años termina el año como 3º del mundo y sigue mostrando esa capacidad de incomodar al rival de turno, para ganarle y dejarlo afuera. Eso es todo lo que quiere. En 2015 jugó las finales de Wimbledon y del US Open y por 10º llegó a la definición de un Masters. En la semana había podido contra un Djokovic desenchufado y hoy debió resignarse ante la superioridad del serbio. Federer ya ganó (?).

EL FUTURO DEL TOUR

Además de confirmar a Londres como sede del Masters hasta el 2018, durante la semana la ATP se ocupó de divulgar algunas novedades contractuales en cuanto al futuro del circuito que, según ellos, augura un futuro promisorio: principalmente, acuerdos comerciales por 160 millones de dólares por los próximos cinco años.

Barclays ATP World Tour Finals - Day Eight

«Las personas ven al tenis como un deporte limpio, es un gran producto con grandes atletas y creo que está en el mejor lugar que puede estar. Muchos otros deportes han tenido dificultades, más recientemente el atletismo y el fútbol, y las marcas están pensando muy cuidadosamente en cuales son los deportes con los que se quieren asociar», le dijo Chris Kermode al Telegraph.

Una propuesta interesante que hace algún tiempo venía dando vueltas y cada vez está más cerca de concretarse es la de un Masters para los ocho mejores jugadores menores de 21 años. Sabrán, y mucha veces lo escribimos acá, que el surgimiento de nuevas «figuritas» y el recambio es una de las preocupaciones importantes que tiene la ATP.


Con esta imagen se anunció hoy el proyecto de un Masters sub21

El torneo sería la semana después del M1000 de París y la previa al World Tour Finals (¿clasificarán por ranking?¿Cuántos puntos dará?) y, según pudimos averiguar, hay cinco ciudades candidatas -Asia pica en punta- a albergar la primera edición de la competencia en 2017. Por lo pronto, el alemán Alexander Zverev recibió ayer el premio a «la estrella del mañana» para el jugador más joven dentro de los 100 primeros.

8 noviembre 2015

Historias de qualy

Filed under: Coberturas,Curiosidades — TodosLosAutores @ 11:40

En cualquier lado, en cualquier momento, un tenista juega por objetivos importantes. Lo repetimos con frecuencia en el blog y por eso dejamos estas cuatro pastillas (?) del inicio de la Copa FILA, el challenger de Buenos Aires en El Clú.

EL GESTO I

No era fácil afirmarse en el polvo de ladrillo. El viento no colaboraba. El argentino Andrea Collarini tiraba a las líneas; el chileno Gonzalo Lama apostaba a la resistencia. Llegaron al tercer set. Lama quebró y se adelantó 5-3. Collarini no podía con los nervios y dejaba dos drop shots en la red. En el match point abajo, el zurdo local embocó un drive al ángulo, en la esquina de la línea de fondo con la lateral.

«¡¡Out!!», cantó la jueza de línea. Era partido para Lama.

«No, tocó», corrigió el chileno, se acercó al pique y lo corroboró. El juez de silla no se había expedido. El público en el estadio central aplaudió el gesto de Lama, quien perdería el quiebre de ventaja y caería 7-6, 4-6 y 7-5 en la primera ronda de la qualy del challenger, después de tres horas de juego.

EL GESTO II Y LA REMONTADA 

Un gesto similar tuvo el uruguayo Martín Cuevas en su encuentro de segunda ronda de la qualy, ante el argentino Juan Pablo Paz. Este se adelantó 3-0 en el set definitivo y no devolvió un saque que claramente había tocado en la red. Con los brazos en jarra y sonriendo, Paz le decía al juez de silla que claramente había escuchado el ruido de la pelota tocando la red antes de (no) devolver.

«Tranquilo, va ahí, va ahí», medió Cuevas sin moverse de su lugar. Repetirían el punto (después del aplauso de Paz y los presentes al uruguayo) y sería de Cuevas.

No fue la curiosidad más grande de ese partido: furioso e impreciso cuando perdía 5-1 en el tercero, a dos puntos de la derrota, con 30 grados de calor, el menor de los Cuevas empezó a tirar a las líneas y embocó todo, tanto que pasó de 1-5 a 7-5, con reveses que envidiaría su hermano Pablo, quien el día anterior llegó del aeropuerto tras su última gira a seguirlo, con valijas y todo, y también lo acompañó hoy.


Pablo Cuevas, de zapas rojas, llegado de París.

EL (FUTURO) PROTAGONISTA

Mediodía de domingo en El Clú, comedor lleno y, de repente, se escucha un grito de gol y arengas en inglés. «¿Quién es ese? ¿Lo conoces?», le pregunta una sub50 a uno de los mozos, mientras comía su ensalada Caesar. El que luego se disculparía con un tímido «sorry» es el británico James Ward, que pidió especialmente la mesa en frente a la pantalla y festejó el empate 1-1 del Arsenal ante el Tottenham Hotspur.

A Ward, remera floreada y bermuda, los ballboys no le piden autógrafos y pasa inadvertido… hasta dentro de unas semanas. Siempre se juega por algo importante, decíamos, y n su caso, ser el segundo singlista del equipo británico de Copa Davis que jugará la final lo ubica en un lugar de privilegio. Por eso, junto al capitán Leon Smith y Kyle Edmund, decidieron venir a Sudamérica para buscar ritmo sobre canchas lentas y alejarse del ruido y la ansiedad (?).

De hecho, si Ward no le hubiera ganado a John Isner 15-13 en el 5º set (para poner el 2-0 ante Estados Unidos en la serie de primera ronda) quizás hoy ni estaría en Buenos Aires.

Un rato antes, mientras Andy Murray jugaba la final del M1000 de Paris, el británico se entrenó en una de las canchas del fondo con el brasileño Clezar y la sesión incluyó el A-B-C del tenis sobre polvo de ladrillo: patinadas, esfuerzo, golpes con peso y consistencia, bien al revés de su programación habitual. Todo sea por la Davis.

EL REGRESO (?)

Con 41 años, Lucas Arnold Ker recibió una invitación de la organización para jugar el cuadro principal de dobles junto a Guido Andreozzi.

Gane o pierda seguirá guardando la enseñanza de haberle ganado alguna vez a Federer.

 

Fotos: BATennis / ETQNV / propia

17 septiembre 2015

Las claves de la Davis

Filed under: Coberturas — TodosLosAutores @ 22:07

El Ayuntamiento, la Grand Place y otros escenarios pintorescos muestran a Bruselas como una ciudad cálida para el equipo argentino de Copa Davis, que jugará su décima semifinal en 14 años.

Las desventajas de ser visitantes se eclipsan con una cancha de velocidad media, con pique bajo pero con pelotas que son del gusto también de los cuatro argentinos. El clima que se vivirá en el National Forest, el estadio techado donde se jugará la serie, tampoco pinta como un factor desequilibrante.

Dicho esto y con todas las sorpresas que puede presentar una semifinal, repasamos las claves del Bélgica-Argentina que se nos viene.

SIN SORPRESAS PARA ARGENTINA

Un equipo unido y que sabe lo que quiere consiguió ganar dos buenas series ante Brasil y Serbia como local. Esta temporada 2015 pareciera que vino a sanear el individualismo residual y así afrontan un nuevo desafío: con Mayer como el líder silencioso que encuentra su comodidad siendo “uno más”, cada jugador tiene claro la cuestión grupal por sobre lo indivivual y entiende la solidaridad con el compañero y la aceptación del rol.


«Qué lindo bautismo», piensa el sparring Manuel Peña López
(al mendocino luego le pasaron la maquinita para raparlo entero)  

Delbonis vuelve a tener la chance de convertirse en un estandarte inesperado, luego de sus dos triunfos en singles en el 5º punto ante Brasil y con una reacción memorable ante Troicki. Será el responsable de abrir la serie ante Goffin.

Frente al mejor local lo suyo será la regularidad y el tener la iniciativa el mayor tiempo posible, sobre todo con el saque para no entrar rápidamente en defensa. «Es una pequeña diferencia con Schwartzman, le puede dar puntos gratis», afirmó Orsanic sobre su apuesta por el azuleño.

LA SOLTURA DE DAVID GOFFIN

Desde hace poco más de un año, David Goffin se consolidó como un top 20 firme, al que casi nadie quiere enfrentar. El belga no es el tenista más fuerte del circuito, pero sí de los que juega más rápido. Llega con mucha confianza a la serie y descansado tras el abandono (por intoxicación) en el US Open.

Su responsabilidad es muy grande y el equipo belga, bastante desparejo. Por eso sobre él estarán las mayores cargas y de su inspiración dependen las aspiraciones belgas.

LA PRESIÓN

Saben que la Davis es una competencia con características especiales, que se resumen en esta línea que alguna vez habrán leído: el tenista encuentra en la Davis más gente a la que defraudar. Por más que se encuentre solo, en sus victorias y derrotas hay más gente involucrada, entre compañeros de equipo y público partidario. Se suman puntos de a varios para garantizar la victoria o lamentar la derrota.

Para profundizar sobre el peso para los locales, los belgas buscan alcanzar la final por segunda vez, luego de 111 años. La primera fue en su debut en la competencia, en 1904, cuando cayó ante Gran Bretaña.

De ahí que la presión sea distinta, más allá que lo de los colores, la patria y demás se exageren. Aquel jugador que pueda volver a la raíz de su actividad, que se pueda abstraer y asuma el rol individual (en los singles) que le impone la competencia y abrace la responsabilidad de sumar en conjunto actuando en soledad; aquel que utilice la situación como un empuje, ganará la batalla.

« Página anteriorPágina siguiente »