Fue buena

29 enero 2017

CIERREN EL TENIS

Filed under: Info — TodosLosAutores @ 12:23

Somos los más acérrimos defensores de la paciencia en esta época de ansiedades. Repetimos que los hechos cobran fuerza histórica cuando el tiempo pasa, y vemos que nunca como hoy nos empecinamos en analizar -intentar analizar- los acontecimientos mientras ocurren (hola, redes sociales; hola, telefonito).

Pese a esta acostumbrada prudencia y el arranque de post poco apasionado (?), coincidiremos: hemos visto una final histórica. Un torneo único. Los otros Grand Slams van a tener que hacer mucho esta temporada para superar a Australia. Como dijo Rafael Nadal: disfrutemos porque es difícil que vuelva a ocurrir. Por eso pedíamos en Twitter: CIERREN EL TENIS. ¿Cómo van a obligarnos a ver otro partido después de este? Bueno, está bien, es nuestro trabajo, okey, pero al menos lo hacemos bajo protesta.

Por un rato, el mundo del deporte (y algo más) estuvo detenido aquí:

En los alrededores del estadio sucedía esto:

Antes de la final, Roger Federer dio quizá la declaración del torneo: comentó que hace tres meses, cuando coincidieron en la apertura de la academia de tenis de Nadal en Mallorca, el suizo le tiró la idea de jugar un partido exhibición. Ambos se recuperaban de lesiones, uno de rodilla y el otro de muñeca, y lo máximo que podían hacer en ese momento, recordaba Roger, era pelotear con unos juveniles. En la ceremonia de premiación de la finalísima volvió a referirse a aquella charla.

Comenzó 2017 y ocurrió lo impensado: Djokovic y Murray perdieron con rivales menores, Roger y Rafa sumaron triunfos de calidad y el clásico fue posible. La final no decepcionó: el contraste de estilos siempre necesario para un mejor espectáculo, la intensidad, las genialidades, y un resultado que esta vez no fue clásico: Roger derrotó a Rafa en cinco sets, para lograr su primer triunfo en Grand Slam sobre su eterno rival en diez años (Wimbledon 2007), su Grand Slam número 18, el primero desde Wimbledon 2012 y así poder ser el campeón más veterano en esta categoría en 45 años (Ken Rosewall en Australia 62). En la era profesional es el más “viejito”. También es el primer ganador de Grand Slam desde Mats Wilander en Roland Garros 1982 que deja en el camino a cuatro rivales top ten, y el primero desde Gastón Gaudio en Rolanga 2004 que gana tres partidos que llegan a cinco sets. Mucho dato histórico junto.

Nos preguntábamos anoche si Roger sería capaz de ganarle tres sets a Nadal, aún con la cancha más rápida y las bolas más veloces que presentaba esta edición de Australia. Relativizábamos la ventaja que tenía con un día más de descanso: en 2009 se había dado la misma situación y Nadal le ganó en más de cuatro horas. Tras ese encuentro, Roger terminó llorando abrazado por Rafa y dijo: “Dios, esto me está matando”.

Antes de la final, el suizo prometió dejar todo aun si eso significaba que no podría caminar por diez meses más. Una vez más, cumplió su palabra. Necesitó ganarle en cinco a Rafa (antes de la era Djokovic, esto representaba el mayor desafío en el deporte), levantar un quiebre de desventaja en el quinto set y tomar dos tiempos médicos por dolores en la pierna, problema que surgió en la segunda ronda frente a Noah Rubin y se agravó en la semifinal con Stan Wawrinka. La peor situación para Federer, la que más odiaba, con su rival festejando con puño apretado y dándole vuelta el trámite. El partido número 100 de Federer en Australia terminó con una colaboración de uno de sus peores enemigos, el Ojo de Halcón, que determinó el drive ganador y el festejo con delay.

El revés de Federer, tan injustamente criticado en décadas anteriores por la comparación con el resto del arsenal, golpe que mejoró notablemente desde los comienzos de su etapa profesional, fue el gran responsable. No existe un único factor, son mil variables las que deciden un resultado y más en un partido tan cerrado, pero fue una de las grandes modificaciones de la final de Australia. Federer pudo jugar en puntas de pie y lastimó con el revés cruzado como nunca. El paralelo también le cortó la carrera a Nadal. No se fue a la red como loquito pero se mantuvo en ataque constante. El drive definió más que la volea y, curiosamente, a la carrera fue mejor que el drive a la carrera de su rival. Evitó pegarle a la altura de los hombros. Le dijo no al slice: no funciona contra Nadal. Según @tennisabstract, el 51% de los drives cruzados de Nadal terminaron en puntos perdidos para él.

El sobrepique, aquí de drive, hizo cosas como esta:

Con esta estrategia de ahogar al rival, que necesita de devoluciones certeras, un servicio eficiente, gran despliegue físico y cabeza a toda prueba, Roger pudo evitar lo que siempre sufrió de Rafa, y de lo que alguna vez pudo reírse.

Federer dijo antes de la final que en partidos anteriores intentó jugarle a Nadal como lo hacía en polvo de ladrillo, dado que en los primeros enfrentamientos solían enfrentarse en esa superficie (lo cual encierra una crítica de Roger, ya que Rafa no llegaba tan asiduamente a encontrárselo en las finales en otros tipos de suelo, lo cual fue señalado en su momento en un post de FueBuena que no tenemos ganas de buscar ahora).

También en tu blog amigo escribimos allá por 2008 que no sería nada extraño que Nadal llegara algún día a la cuenta de Grand Slams de Federer. De ahí la importancia de la victoria del suizo, porque de lo contrario no habrían quedado 18 a 14 sino 17 a 15, con Roland Garros a la vista y cinco años menos de edad para Nadal.

Cada tanto hay que poner el freno y recordar: seis meses afuera del circuito, 35 años, cuatro hijos. Y él es el que le dice en la ceremonia de premiación a Nadal que se quede en el tour, que se lo necesita.

Segundos más tarde diría que el empate habría estado bien para este partido, que “si no vuelve a Australia…” (alarma de retiro que luego disipó a medias al explicar que nunca se sabe lo que puede pasar, que no se vuelve más joven) y, ya en rueda de prensa, que cuando perdió el primer match point, pensó que se le escapaba. Todos tienen miedo. Todos. Recuerden siempre eso. “No puedo compararlo con ningún otro triunfo, quizá el de Roland Garros 2009″, dijo el campeón, quien prometió “festejar como una estrella de rock” su victoria, y eso que ya era las 2 de la mañana cuando terminó su rueda de prensa.

Tuit de diciembre en el que adelantaba que jugaría al menos hasta 2018. Puede interpretarse ahora como Grand Slam 18 y queda mejor.

Para Rafa fue una de esas finales que no suele perder: imaginamos el gusto amargo por su condición de “frontrunner” (no suele perder cuando está arriba) pero a la vez la buena experiencia que le dio su mes en Australia, tal como dijo en la premiación, y la energía que le imprime esto para el resto de 2017.

Se quedó a muy poco de ser el primer tenista en la Era Abierta que gana al menos dos veces cada Grand Slam. Y nos dejó este lujo.

La victoria de Federer vuelve a convencer a sus fans de que es el mejor de todos los tiempos. Ya saben, no nos subimos a esa, pero no por eso dejamos de admirar sus victorias y su rol de embajador de este deporte. Hoy también nos entró una basurita en el ojo ante esta final histórica no sólo para nuestro micromundo.

Pero a la vez, como siempre nos preguntamos: ¿cómo alguien puede ser el mejor de la historia si no es el mejor de su era? Estamos seguros de que si Federer fuera el que liderara el historial por 23-12 (contrafáctico, lo sabemos), muy pocos hablarían de clásico. Se negaría la rivalidad. Rafa sería señalado como segundón. Pero sucede que Nadal no sólo le ganó más veces en total, en Grand Slams (no importa si son más en Roland Garros, no es menos que los otros), sino también en partidos jugados sobre cemento al aire libre: 8-3 quedaron ahora.

Como muchas veces ocurre, los fanatismos y los números pueden ir por carriles opuestos. No despreciamos la pasión: le da vida al deporte y nos sirve para extrapolarlo a otros ámbitos. Entendemos a los que creen que en Roger queda representado eso de que es más valiente proponer que defender (dijo recién que “los valientes serían recompensados” en esta final, y Rafa siempre cargó con ese aura de defensivo, como si pudiera hacer otra cosa contra Roger, pero qué ciegos son los que no ven que Nadal también presiona con el revés cruzado y trata de meter winners con su drive). Entendemos a los que lo miran como un equipo de fútbol, de buscar el arco contrario todo el tiempo.

Federer es estética, facilidad, garbo, plasticidad, danza, es la “peRFección”. Es un tipo ideal. Inalcanzable. Nadal, si bien es cierto que como valores destila el esfuerzo y la garra, no es solo eso. Ya lo escribimos mil veces. Los que quieran separarlos según gustos tenísticos y no solo visión del mundo, está perfecto también. Aunque Federer también se entrene como bestia y pelee los partidos con garra, sea muy bueno en polvo de ladrillo y Nadal tenga, por ejemplo, una de las voleas más efectivas del circuito. Ni hablar de la parábola de su drive, es una belleza.

Lo único, no olvidemos que en plena era Djokovic-Murray, Federer y Nadal nos llevaron en una cápsula temporal. Y eso fue gracias a los dos, a la gran rivalidad y el contraste de estilos.

23 enero 2017

Aussie Rules, semana 1

Filed under: Info — TodosLosAutores @ 19:19

En Australia, el debate pasa por tirarse a dormir hasta el horario del partido que querés ver o mejor bancarla despierto y al día siguiente ser zombie. Como primera gran parada del circuito, las emociones pueden variar todavía más con resultados no esperables: tras la primera semana, por ejemplo, Roger Federer y Rafael Nadal ya están en cuartos de final y Novak Djokovic y Andy Murray, en sus respectivas casas.

¿Son puro azar los resultados sorpresivos? ¿Cambiaron las condiciones de juego o fueron inspiraciones aisladas combinadas con chatos rendimientos de los favoritos? Craig Tiley, el director del torneo, insiste en que las canchas no están más rápidas que los últimos años. No obstante, el juego de ataque ha dado sus frutos a varios por sobre los tiros de base, una costumbre del tenis moderno. Varios jugadores han notado que efectivamente, el suelo y las bolas ayudan al tenis más veloz.

Sucedió, sobre todo, con Mischa Zverev y el saque y la volea: el alemán fue a la red 119 veces y otras tantas cerró los puntos de 3/4 de cancha para adelante para vencer sorpresivamente a Murray. Si no podés ganarle de fondo, sí, creélo, se puede ganar jugando tenis de ataque.

Además de ganar el partido, Zverev se ganó el aliento de John McEnroe y Pat Cash (algo de rédito le dio ese planteo cuando ganó Wimbledon en 1987), quien aseguró sentirse nostálgico después de ver rendimiento del mayor de los hermanos alemanes.

Los seguidores de FueBuena ya saben que preferimos el contraste de estilos y la velocidad de las superficies es de principal injerencia en el desarrollo del juego. Sucede que el circuito cayó hace varios años en la uniformidad de velocidad, canchas más bien elásticas, de velocidad media y, en el caso de Australia, que retienen algo el calor y era más benévola con las articulaciones. O así se creía.


La velocidad de los 9 Masters 1.000, solo Shanghai sobresale de la media

Hace algunos años hablábamos sobre esto con Mats Wilander. En Buenos Aires, el sueco decía que había que entender, y respetar, a los jugadores actuales en el sentido táctico del juego. Aunque no piensen (o eso parezca, para algunos).

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.

“Las tácticas de hoy son muy diferentes a las tácticas que usábamos en nuestros días. Es prácticamente imposible para una persona externa entenderlas, incluso para mí a veces es difícil de entender los tiros que pega Stan Wawrinka. ¿Por qué lo haría? ¡Oh, entró! O sea que puede sacar ese tiro. El tenis cambió tanto en los últimos 15 años y no creo que nosotros los fans hayamos guardado el conocimiento y el entendimiento de lo que están haciendo porque es un juego tan rápido, le están pegando tan duro a la pelota que tenés que ser un conocedor del tenis para entender. Incluso así, yo a veces no entiendo lo que están haciendo. No digo que sea estúpido ni que esté mal, pero hacen cosas que ni hubiera pensado que se pueden hacer. Por qué van por un ace de segundo saque. Y es la jugada correcta. Por eso creo que tenemos que darles algo de respeto, porque saben lo que hacen. Siempre habrá jugadores inteligentes y otros que ni piensen”, explicó Wilander.

EL DATO I

La última vez que ninguno de los dos primeros preclasificados llegaron a cuartos de final en un torneo de Grand Slam fue Roland Garros 2004, con Federer y Roddick perdiendo rápido. El final de esa semana no hace falta que lo recordemos, difícil que vuelva a haber un drama similar.

via GIPHY

EL NÚMERO

A los 35 años y 174 días, Federer se convirtió en el cuartofinalista de Grand Slam de mayor edad desde Jimmy Connors en el US Open 1991.

LA RACHA (ROTA)

Por primera vez desde Roland Garros 2015, Nadal vuelve a cuartos de final de un Grand Slam cortando una serie de cinco Majors seguidos sin figurar entre los últimos ocho jugadores.

EL RESUMEN

El canal de YouTube del Australian subió considerablemente su calidad con resúmenes guionados cual mini-documentalitos. Acá un popurrí de la primera semana.

EL DATO MARKETINERO

Yonex modificó varios de los contratos de sus principales jugadores con una cláusula que le permite descontar plata del fee monetario por cada raqueta que el jugador quiebra (un extra a las multas pertinentes de los torneos), según el Sidney Morning Herald. Es la primera marca que impone algo de este tipo, no hará diferencias en los contratos de las figura pero planta un antecedente en cuanto a imagen y valores que intentan pregonar.

EL REGRESO

Mirjana Lucic-Baroni, una de la época de los padres problemáticos (no sabemos ahora, pero en los 80s y 90s salieron a la luz casos de padres demasiado exigentes y con muchos problemas para sus hijas), llegó a cuartos de final de un Grand Slam por primera vez desde 1999.

Lucic tiene un mensaje para todos: que nos importe poco lo que digan los demás y que hagamos todo con el corazón. Miren qué lindo lo dice.

EL TIMELAPSE

Mucho movimiento por Melbourne.

9 enero 2017

Sobre los cabezas de serie en un Grand Slam

Filed under: Info — TodosLosAutores @ 00:16

Desde que Roger Federer anunció su baja para buena parte de 2016, empezamos a especular con lo que ocurriría en Australia, torneo al que Roger podría llegar no sólo fuera del top ten, sino también del grupo de los 16 mejores favoritos (recordamos que los preclasificados en un Grand Slam son 32).

Finalmente, y si no hay bajas de último momento (Monfils, Kyrgios, etc.), Roger será el preclasificado 17 debido a la buena semana de Grigor Dimitrov, quien “sin querer” hizo descender un puesto al suizo. Mientras tanto, Rafael Nadal quedará 9. Ambas megaestrellas quedaron una posición afuera de los grupos que supuestamente deberían tener un camino más sencillo.

Desde este post queremos llevar tranquilidad (?) a los fans de ambos monstruos que regresan a un Grand Slam (qué raro se sintió el US Open sin ellos). Ser el 9 no es muy distinto a ser el 7. Ser el 17 tampoco cambia tanto. Aquí lo explicamos:

Para preclasificar en un Grand Slam, se separa el 1 (Murray) y el 2 (Djokovic), luego se sortean dónde caen el 3 (Raonic) y el 4 (Wawrinka). Más tarde será el turno del 5 al 8 (Nishikori, Monfils, Cilic y Thiem). ¿Siguen del 9 al 16? ¿A Nadal podría tocarle Murray o Djokovic en octavos?

No. Los grupos siguientes también son de 4: los ubicados del 9 al 12 enfrentarán supuestamente en octavos a lo ubicados entre el 5 y el 8, no al grupo de los primeros 8 entero. Quizá para Nadal habría sido mejor quedar 8 y enfrentar a Berdych (10), Goffin (11) o Tsonga (12), ¿pero hay tanta diferencia entre ellos y Nishikori, Monfils, Cilic y Thiem?

En el caso de Roger, los ubicados del 17 al 24 enfrentan en tercera ronda a los que van del 9 al 16 (Bautista Agut, Kyrgios, Dimitrov y Pouille son los últimos en ese grupo). Quizá en el caso de Roger habría sido mejor estar entre los 16 y jugar con Karlovic (20) o Cuevas (22), pero quédense tranquilos que Roger está muy contento por poder estar de regreso, probará su rodilla al mejor de cinco sets y por suerte tiene ganas de jugar dos o tres temporadas más.

Aquí, el ejemplo del US Open 2016 para ver dónde fueron ubicados los preclasificados.

21 diciembre 2016

Sin parar

Filed under: Info — Marcos @ 11:24

La agenda de Del Potro estos días tiene pocos blancos: tras comenzar con los trabajos físicos y la pretemporada, arrancó el martes entrenando a la mañana, se duchó y se subió a un auto para dar una distendida rueda de prensa en el Hotel InterContinental, en el centro de Buenos Aires. Algunos pequeños (grandes) inconvenientes en el tránsito lo retrasaron más allá del horario estipulado.

Luego de que su año deportivo se extendiera hasta fines de noviembre por la conquista en la Davis, la pretemporada sufrió un recorte de días importante. Atrás quedaron el festejo íntimo en una terraza de Palermo, el saludo en el balcón de la Casa Rosada, algunos días de vacaciones en el exterior, recibimiento en Tandil, ovaciones en la Bombonera y en el recital de Ciro en el Luna Park, y el reencuentro con su perro César.

El argentino contó las sensaciones de una temporada inimaginable a principios de año, durante la presentación de la Copa Peugeot, dos exhibiciones que realizará con el español David Ferrer, el 27 y 28 de diciembre, en el DirecTV Arena de Tortuguitas y en el Polideportivo de Mar del Plata, respectivamente.

Del Potro continúa en ese estado de alegría constante (no hablamos de cuestiones etílicas) mientras intenta enfocarse en el 2017: sabe que puede ser un año de nuevos logros sin continúa siendo inteligente en la programación y traslada su estado emocional dentro de la cancha. “Mi calendario todavía está en veremos. Ya estoy anotado en varios torneos para ir a jugar (el ATP 250 de Auckland, desde el 7 de enero, el primero). Pero esto que me pasó supera cualquier cosa. Hoy puedo desarmar mi calendario para armarlo de otra manera”, afirmó.

El tandilense entiende que podría ser un riesgo viajar en los primeros días de enero con apenas dos semanas de preparación, pero también tiene claro que avanzando algunas rondas, con un buen sorteo y sin puntos por defender, se acomodaría un poco más su ranking para sus siguientes torneos, Delray Beach, Acapulco, Indian Wells y Miami.

“Lo que yo hoy más necesito no es un coach, sino una persona que me haga prepararme de una manera fuerte para aguantar todo el año, que es algo que no me pasó esta temporada. Si soy inteligente sé que para Australia y los otros torneos quedan 15 días nada más, entonces ese objetivo no lo lograría. Y tal vez por jugar dos torneos que son importantes después tengo que perder más tiempo y saltearme otro momento de la temporada. Estamos analizando con mi kinesiólogo (Diego Rodríguez) y el resto de mi equipo cuál es la prioridad y todos coinciden en que yo tengo que estar sano y fuerte físicamente. El tenis me esperó dos años y me puede esperar un Australian Open más. Sin embargo, adentro mío sé que si me va bien, salto mucho en el ranking y me puedo acomodar para toda la temporada. Entonces, estoy con sensaciones encontradas”, confesó.

El día de Del Potro terminó después de las 12 de la noche festejando en su departamento su segundo Olimpia de Oro, luego de ser elegido el mejor deportista argentino del 2016. Sin parar.

8 diciembre 2016

Hola, ¿cemento?

Filed under: Info — Marcos @ 17:37

El Argentina Open fue presentado esta semana y en 2017 cumplirá 17 años consecutivos en el calendario del tenis mundial. En ese tiempo cruzó por lo menos tres ciclos económicos argentinos, de esos que mueven todo cual samba.

Con anterioridad hemos hablado sobre la salud y las dificultades de los torneos ATP250 y, desde las vidriadas oficinas de FueBuena en un piso 35, ahora profundizamos sobre el rumbo del circuito y de los torneos sobre canchas lentas.

Mientras sigue latente la posibilidad de que el torneo argentino tenga en algún momento un socio local y haya nuevos dueños de un porcentaje accionario elevado, Miguel Nido, dueño del ATP porteño, contestó una de “las preguntas” de cada año: si el torneo alguna vez se jugará en cemento. El tema es recurrente y tiene lógica: el cambio de superficie sería un paso importante para atraer nombres que de otra forma resultan difíciles.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.

El ejemplo de Acapulco

Por un lado, nos estamos convenciendo de que para los tenistas argentinos y de la región ya no seria tan traumático jugar en cancha dura “en casa”. Por el otro, la tendencia se encamina a que el cemento se coma a los torneos “chicos” en otras superficies. ¿Solo quedaría el polvo de ladrillo para la gira de abril/mayo y algo después de Wimbledon?

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.

Mejor espectáculo > Tradición

Nido también dijo que quiso traer a jugadores nuevos como Nick Kyrgios y Alexander Zverev pero que el acercamiento no fue suficiente. Un ATP en Buenos Aires en cemento, también, permitiría “oxigenar” el listado de jugadores para darle mayor atractivo a la convocatoria.

La ATP arma los calendarios en bloques de tres años para ir haciendo los ajustes según las altas y bajas, las circunstancias globales y las de cada evento o país. Hay torneos que suben de nivel, otros que bajan; se sacan y agregan semanas, también pueden cambiar de superficie.

Para el 2017, por ejemplo, Niza cambió su sede a Lyon, habrá un torneo nuevo sobre pasto en Antalya, Turquía, y Nottingham pasó a Eastbourne. Otros cambios no fueron aceptados (Umag ya quiso pasarse a rápidas desde la próxima temporada).


 (boton derecho y click para agrandar)

También está el calendario para el 2018… En 2019 comenzaría un nuevo ciclo de tres temporadas, hay que renegociar derechos internacionales de imágenes y luce como un buen momento para cambios estructurales (grandes y no tanto), nuevas categorías de torneos, etc.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.

Pasos a seguir para la transición a hard

20 noviembre 2016

El número uno y los merecimientos

Filed under: Info — TodosLosAutores @ 20:07

Somos los primeros en humanizar a los deportistas-estrella pero nos resulta increíble no tanto el bajón de Novak Djokovic en la segunda mitad del 2016 sino lo atado que estuvo hoy el serbio en la final del Masters, que terminó definiendo el 1 de la temporada.

Mérito para Andy Murray por su paciencia a través de los años y por el trabajo de la segunda mitad de la temporada. Recuerdan la diferencia de puntos cuando finalizó Roland Garros, época en la que todo era un “robo” de Djokovic. Murray lo dijo al ganar en París-Bercy: “Estaba tan lejos. No pensaba en ello. Gané mucha confianza después de Wimbledon”.

Antes de Wimbledon, Murray felicitaba públicamente a Djokovic por ser el campeón reinante de los cuatro Grand Slam, algo que no se repetirá, dijo el escocés, por muchos años.

El serbio luego reconocería que la obtención de su primer Roland Garros lo relajó un poco, luego vino el golpe de Sam Querrey en Wimbledon (adiós al Grand Slam completo en una temporada), otro golpazo de Juan Martín del Potro en los Juegos de Río de Janeiro y demás derrotas que fueron erosionando la confianza de Djokovic.

La regularidad de Murray en los últimos meses fue asombrosa tanto como su aguante físico: 24 partidos invicto desde su última derrota, ante Delpo en la semifinal de la Copa Davis en Glasgow.

En el deporte, como en la vida (?), solemos quedarnos con la última imagen. Un hecho tapa al otro en todo momento.

Murray parece un justo 1 del mundo por su impresionante segunda mitad del 2016. Además, de alguna manera, todos coincidíamos en que el escocés “merecía” alguna vez llegar a la cima. Pero hete aquí que el ranking toma en cuenta todo lo que ocurrió en una temporada y aunque lo que hizo Djokovic en la primera mitad pueda quedar casi olvidado, también forma parte de la bolsa de puntos que determina el 1 de fin de año.

Los números muestran una ajustada paridad, tanto que más de algún lector podría pensar que Djokovic merecía haber finalizado arriba. Por otro lado, vale mucho la victoria de Murray hoy porque, ante tremenda paridad, todo se definió allí, mano a mano. Djokovic no puede quejarse (no lo hizo, de hecho concedió que Murray era un justificado número uno) porque tuvo la chance en sus manos.

El serbio le ganó al escocés en los choques del 2016, incluyendo un 2-0 en finales de Grand Slam. ¿No son los GS lo más importante del tenis? Djokovic ganó este año uno más que Murray. Un dato curioso del racconto del 2016: Murray no completó ningún partido ante un top 5 desde que perdió la final de Roland Garros hasta que comenzó el Masters.

En Londres, Andy soportó la presión de la localía y el esfuerzo físico: jugó dos partidos de más de tres horas, ante Nishikori y Raonic.

El ranking es justo, suelen decir los jugadores. Este año está en duda. No nos quedamos con la última foto.

Continuará en 2017 y en la primera parte, Murray tiene la ventaja de defender menos. Qué le importa ahora: es número uno, al igual que su hermano en duplas.

5 noviembre 2016

Filed under: Info — TodosLosAutores @ 13:03


Página siguiente »