Fue buena

23 septiembre 2019

Oh capitán, mi capitán

Filed under: Info — TodosLosAutores @ 19:46

Este año no pensábamos escribir sobre la Copa Laver ya que lo hicimos en 2017 (allí destacamos el aporte clave del dúo Fedal y el backstage, el trabajo del torneo en redes y audiovisual, y el sistema de competencia) y en 2018 (debatíamos lo que significa una exhibición «en serio»). Las referencias en aquellos posts siguen vigentes, pero nos surgieron algunas ideas nuevas.

La continuidad

«Habrá que ver qué pasa cuando Roger no esté», nos preguntábamos al final del post del 2018. Pensamos ahora: Roger estará siempre. Los consejos en el banco de Federer a Nadal, de Nadal a Federer, de Nadal y Federer a otro, forman parte de los videos más virales de la Copa. Seguramente el suizo sea el capitán europeo por los años que dure la Laver. Rafa seguirá jugando o hará dupla de capitanes con Roger.

Las fotos y videos mostraron el amor incondicional entre ambos.

La duración

Sobre lo disruptivo de la Laver, más allá de que es un torneo plagado de estrellas y que toma elementos de otros torneos (el World Team Tennis, el interclubes de los Estados Unidos, o hasta la difunta IPTL en Asia), hay que siempre tener en cuenta esto: se jugaron apenas 19 horas y 30 minutos de tenis en tres días. Casi 18.000 personas llenaron la cancha en Ginebra cada uno de esos tres días y vimos a varios colegas tuitear que estaban muy enganchados con el formato del torneo.

Los problemas físicos

Nos sorprendió que Nadal jugara la Laver a menos de dos semanas del esfuerzo del US Open. Nos sorprende más ahora que Rafa haya decidido jugar infiltrado en su mano por un problema en una articulación.

Es notorio para un jugador tan pendiente de su (castigado) físico. Habrá que ver qué ocurre con la gira asiática y la lucha por el número uno. Rafa se casará con Xisca el 19 de octubre.

«Este torneo es tan especial. Espero estar en Boston el próximo año», dijo Rafa. Lo mismo Federer, quien volvió a usar las redes sociales como nunca para promocionar su torneo.

Los mensajes

Si se fijan bien, la mayoría de los consejos de Federer y Nadal hacia los demás hablaban de la actitud positiva. De no dejar que los pensamientos negativos ensucien la tarea. Quizá, al saberse microfoneados (?), no quisieron ser demasiado específicos o técnicos con el coaching, pero al final es lo que los termina separando de los demás: quién gana los puntos importantes, quién quiebra en los 5-5, quién se lleva los Grand Slams.

Ocurrió con Fognini y también en el partido final de Zverev: en un descanso, Roger usó «fucking» y «shit» en pocos segundos.

No creemos que eso sea acting.

¿El coaching tan viral podría cambiar las cosas en la ATP? Es curioso: Roger es de los principales opositores a que haya comunicación con el entrenador durante un partido, por su teoría del boxeador solitario que debe resolver todo en forma individual.

Los cariñitos y la confianza

Es un punto interesante: ¿podría un evento con menos presión como este acabar con los bajones de jugadores como Zverev o Tsitsipas?

Ver esta publicación en Instagram

Got him‼️ 🤣🤣

Una publicación compartida por Alexander Zverev (@alexzverev123) el

«Me gritaban en el vestuario que este torneo podría hacer cambiar mi temporada», reconoció Sascha. «Sin ellos no lo podría haber hecho. Que hayan confiado en mí para el partido final es impagable». Recordamos que Team World necesitaba ganar uno de los últimos dos partidos (Isner a Federer o Raonic a Zverev) para lograr la Copa por primera vez.

Miren a Stefanos, hoy alejado de sus amadas redes sociales, en la búsqueda de la confianza perdida.

En la Laver Cup, las caricias y abrazos entre Roger y los demás estuvieron a la orden del día. No sólo con Nadal, sino también con Thiem o Bautista.

Los propios Zverev y Tsitsipas, de relación distante hasta este torneo, se fundieron (?) en el abrazo triunfal, que es mejor con la música de Titanic.

¿Esta camaradería se verá en los próximos torneos? En los años anteriores hubo fotos post-Laver del equipo ganador. Seguramente cuando se vean en Shanghai recordarán la empatía de la Laver, y después todo volverá a la frialdad de costumbre (?).

Un detalle no menor en la Laver: no hay demasiados virales del Team World, salvo alguna «locura» de Kyrgios o indicación de McEnroe. Quizá el mismo Raonic (?) tiró un coaching genial y nos lo perdimos.

Recordamos, para los que todavía dudan si juegan en serio o no, que los participantes cobran por jugar, por ganar y por ser campeones (250.000 dólares cada uno, en este último caso).

El más vivo

Borg, capitán del campeón: no dijo una palabra (?), cobró y se fue.

Embed from Getty Images

Mientras tanto…

En un ATP por los puntos, en su casa, con apenas una semana de descanso después del US Open, Daniil Medvedev corrió como loco de nuevo y fue campeón en San Petersburgo. Fue su quinta final seguida.

30 agosto 2019

I ❤ NY Ronda 2

Filed under: Info — TodosLosAutores @ 11:27

Coco Gauff llega al US Open después de lo hecho en Wimbledon, con nuevos sponsors, tapa de revista (online), figura central a la hora de pensar en la programación de partidos.

Coco Gauff pasa dos rondas y es la más joven en llegar a tercera desde Anna Kournikova, en 1996. Enfrentará a la defensora del título, Naomi Osaka.

Coco Gauff juega un tenis de veterana. Defiende como pocas, hace transiciones defensa-ataque notables, maneja los puntos importantes como si llevara años en el circuito y saca voleas, toques, rústicos a dos manos pero efectivos.

Coco Gauff se tropieza, aterriza sobre el cemento de Flushing Meadows y no tiene ni un raspón en el codo, rodilla, nada.

Coco Gauff festeja con el «inflador», levanta al público como pocas.

Coco Gauff les habla a miles de personas en el Louis Armstrong, les dice que «luchará por todos ellos», que esto es sólo el comienzo.

Coco Gauff tiene 15 años y 178 días.

El vestido

Una colección de canchas de tenis vistas desde arriba. Eso es el vestido de Coco.

Embed from Getty Images

La historia

«Fue un largo viaje», decía Taylor Townsend entre lágrimas.

Taylor número uno junior en 2012. La Asociación estadounidense le «aconsejó» que mejorara su forma física al negarle una invitación especial, lo cual fue noticia en medios nacionales de su país.

Townsend, zurda de tenis potente y dúctil a la vez, eliminó a Halep, en su primer triunfo ante una top ten. Para eso se fue a la red 108 veces, de las cuales ganó 65. Levantó un match point yendo hacia adelante.

El dato

Alexander Bublik levantó un 0-2 en sets ante Tomas Fabbiano, con 48 aces y 26 doble faltas. Esta última cifra es la más alta para un partido desde que existen las estadísticas de la ATP, en 1991. Marc Rosset, en la primera ronda de Wimbledon 95, también había cometido 26.

Veteranos y niños

Otro dato: por primera vez desde la primera edición profesional del US Open (1968) que hay tres jugadores de 37 años o más en la tercera ronda del masculino: Federer (38), Feliciano (37) y Paolo Lorenzi (37). Aquella vez fueron Pancho Segura (47), Pancho Gonzáles (40) y Torben Ulrich (39).

Por otro lado, dos pibes de 15 y 16 años ganaron un partido de dobles profesional. Uno de ellos es hijo de un tenista que vimos jugar, y ya nos ponemos ancianos.

El guerrero

Embed from Getty Images

Lorenzi, batallador en los challengers y los ATP, pasó la qualy y ganó dos partidos a cinco sets de más de 4 horas cada uno. Sus 37 años son una cifra más alta que la de sus dos primeros rivales sumados.

El enigmático, parte II

Novak Djokovic tuvo que revelar en qué parte del cuerpo era su problema físico: el hombro izquierdo. Se le vieron gestos de dolor en el partido contra Juan Ignacio Lóndero. El serbio dijo que le molesta para tirar la pelota al sacar y que por suerte no es nada grave que le comprometa el año, aunque no sabe cómo estará hoy.

Embed from Getty Images

El saludo

Linda batalla entre Zverev y Tiafoe, que terminó así:

El comunicado

Kyrgios aclara que no quiso decir que la ATP es corrupta sino que tiene doble standard. ¿Se viene igual una sanción para él?

Los espectadores

Saludo de estrellas.

28 agosto 2019

I ❤ NY Ronda 1

Filed under: Info — TodosLosAutores @ 10:56

Los Grand Slam permiten el choque de mundos ante los ojos de todo el mundo. Los torneos que enfrentan al millonario que puede pagar un equipo de trabajo numeroso con el colega que apenas llega a cubrir el gasto del hotel. Los Grand Slam son los torneos que miran los que no están en la diaria del tenis, y una primera ronda puede enfrentar a uno de los deportistas más famosos, como Roger Federer, con un indio que ni «los del tenis» divisábamos en el radar, como Sumit Nagal.

Embed from Getty Images

Como muchos en su país, Nagal comenzó con el cricket. Recién tomó la raqueta a los ocho años. Participó de un programa de futuros campeones ideado por Mahesh Bhupathi pero miraba por tele más cricket que tenis, por lo que no tenía grandes ídolos, ni siquiera Federer. «No es mi ídolo porque es imposible copiarlo», comentaba el indio de 22 años.

Nagal y su título en un challenger en Bangalore.

Nagal reside en Alemania hace un año. No pensaba jugar el US Open porque no competía en cemento desde marzo. Su superficie favorita no es el césped (aunque haya ganado el doble de Wimbledon junior) sino el polvo de ladrillo. Eliminado en Nueva York, ahora planea una gira de challengers en esa superficie hasta fin de año para dar el salto al top 100.

«Cuando vi que Federer jugaba contra un clasificado, les decía a mis amigos que quería ser yo. No era sobre ganar o perder, sino la experiencia de enfrentar a alguien que ganó 20 Grand Slams», le dijo el indio al sitio de la ATP. Finalmente recibió el mensaje que esperaba de su entrenador: lunes, horario central, cancha principal: Federer-Nagal.

Pese a cumplirse el sueño, Sumit estuvo lejos de mostrarse con postura «estoy en Disney». Exigió con su rápida derecha con top a un Federer impreciso y se llevó el set inicial (es el primer jugador de su país que lo logra). Después bajó su energía. «Es la inexperiencia en este nivel: te quedas pensando en lo que hiciste y pierdes la concentración».

Embed from Getty Images

Nos gustó la foto final: Nagal no fue con la típica sonrisa del que cumple el sueño de enfrentar a Roger. Se mostró molesto con la derrota y, si todavía pensaba en el pedigrée del rival, se lo guardó para sí mismo.

El mismo día, a 1.300 kilómetros, en Mallorca, también chocaban dos mundos: Andy Murray y el camino del regreso por un lado; el francés Imran Sibille, sin ranking ni partidos oficiales, por el otro. El escocés perdió apenas un game pero el pibe de 17 años, que no sumaba ni 1.000 dólares en ganancias oficiales, podrá contar en el futuro que su primer partido profesional lo jugó ante un número uno.

El misterio

Novak Djokovic reveló que viene lidiando con un problema físico pero no especificó dónde. No es muy frecuente que pase algo así, sin decir si es rodilla, muñeca o uña.

La estadística

Es la primera vez desde Roland Garros 2007 que cuatro top ten pierden en la primera ronda de un Grand Slam masculino. En este caso se fueron Thiem (4°), Tsitsipas (8°), Khachanov (9°) y Bautista Agut (10°). Los tres últimos, más Fognini (11°), también eliminado en primera, sufren un golpe importante pensando en el Masters de Londres.

La frase

«Siento que estoy haciendo las mismas cosas todo el tiempo en la cancha y mi cerebro ya no lo soporta. No me siento inspirado, no siento que esté persiguiendo algo».

Stefanos Tsitsipas

El griego también dijo que aún siente los efectos de la derrota ante Wawrinka en Roland Garros. En el medio de su caída ante Rublev, le dijo al juez que debía ser francés porque los franceses son todos raros y lo desafió a que le ponga warning. La influencia de jugar dobles con Kyrgios (?).

El festejo

Rublev y sus ¡vamos!

La oportunidad

Uno de estos jugadores llegará a la semifinal del US Open. ¿A quién elegís?

Rublev
Simon
Hoang
Kyrgios
Berrettini
Thompson
Popyrin
Kukushkin
Monfils
Copil
Laaksonen
Shapovalov
Andújar
Sonego
Bublik
Fabbiano

La fan

La Maga Hsieh no tiene sponsor de ropa, dice que no tiene tiempo para eso y eligió ponerse el vestido de la marca del torneo, lo que la hace parecer una… ¿ball-girl?

La idea

Grandes tiros de la historia del US Open con Lego. En este caso, aquella Willy de Roger ante Djokovic.

La historia

Kristie Ahn, nacida en Nueva York hace 27 años, había jugado el US Open por última vez hace 11 años, y perdió en primera ante Dinara Safina. Estsa vez ganó una invitación de la USTA con un buen resultado en San José, llegó a Flushing y le ganó a Kuznetsova 75 62. Fue también su primera victoria en un Grand Slam.

Los tiros

Kyrgios soltó el revés a una mano.

El australiano jugó en forma responsable pero también hubo de lo otro. Llamó a la ATP «bastante corrupta» y fue criticado por Johnson en pleno partido.

Cuando la hizo Federer en Paris-Bercy, todos festejamos. Ahora es de Tsonga.

La sorpresa

Damián Steiner, juez de silla argentino que dirigió la final de Wimbledon, ya no será full-time de la ATP, por dar entrevistas a medios de su país. Exclusiva del New York Times.

La paliza

No hay rivalidad en este choque de figuras: Serena pudo con Maria en menos de una hora.

El escrache

Sentarte cerca de los jugadores tiene sus pros y contras.

El discurso

Juan Ignacio Lóndero logró una estupenda victoria ante Sam Querrey, para enfrentarse con Novak Djokovic. El cordobés, que está tomando clases de inglés, dio esta breve entrevista tras su victoria.

Recordemos esto que ocurrió en la final de Bastad, en Suecia.

El saludo

Camila Giorgi y los buenos modales al felicitar a Maria Sakkari.

5 agosto 2019

Coaching sin entrenadores

Filed under: Info — TodosLosAutores @ 11:42

Tenemos una teoría incipiente (o sea, apenas una idea) sobre Nick Kyrgios a partir de sus títulos en Acapulco y Washington. La interacción con el público es tan necesaria para él que es muy probable que se «enchufe» en los torneos dependiendo de eso, de cómo conecta. La relación puede ser mala, como en México, o excelente como en la capital estadounidense. Pero hay una conexión estable y cercana. ¿Podría ocurrir en un Grand Slam? Difícil, por la presión distinta, los cinco sets, las distintas canchas en la que lo programarían… En un 500 o un Masters 1000, los partidos pueden ser más cortos, las canchas son menos y más «chicas», la gente está cerca y no hay chance de aburrirse porque de entrada tocan rivales más complicados.

Embed from Getty Images

«Cinco días compitiendo», destacó como fortaleza el campeón. No siempre lo hace el australiano, y lo reconoce. No había competido hace dos años en Washington: se retiró ante Tennys Sandgren por dolores en el hombro y varios lo abuchearon al salir. «Eso fue el día y la noche con lo que pasó esta vez», dijo Nick. El año pasado se bajó antes del inicio del torneo.

«Estuve trabajando duro, dentro y fuera de la cancha, para ser mejor como persona y tenista. No exageraba. Fue una de las mejores semanas de mi vida, en general. Di pasos gigantes. Voy día a día y ojalá siga en el nuevo camino», comentó Nick. Lo venimos analizando bastante y no vamos a pensar que todo está solucionado, porque también pasan cosas y la botella aterriza al lado del juez, con una excusa increíble, infantil:

Especialmente en el partido contra Gilles Simon, los gritos al juez Fergus Murphy fueron eternos, al punto de caer en la falta de respeto: el francés esperaba para sacar 5-6 en el tie-break, match point en contra, y Nick seguía hablándole al juez porque éste no advirtió un pedido de Ojo de Halcón.

Las raquetas destruidas contra el suelo pudieron haber sido un problema, pero se salvó a último momento.

También, porque le nace, está el Kyrgios que no miramos, el que juega al ping-pong con los más chicos por el placer de pasar un rato con ellos.

Como acostumbra, también entregó show del bueno, con lujos y también con entrega. Hasta hubo fans que le contaron la cantidad de trucos.

«Cuando quiere jugar, sabemos lo que puede hacer, y esta semana parece que quiso jugar», bromeó Medvedev, su vencido en la final. Algo parecido tuiteó Boris Becker, sobre lo beneficioso de tenerlo comprometido con el juego. Kyrgios tiene apenas 24 años, a veces lo olvidamos por su postura encorvada y porque hace rato que hablamos de él.

Si lo tuviéramos enfrente para una pregunta, le consultaríamos cómo es el «proceso creativo» de las sorpresas que brinda en la cancha. Aunque no lo inventó él, el saque de abajo quizás sea una capítulo que «ya fue» para Kyrgios: en las últimas semanas en las redes, se puso contento de que varios lo imitaron, como Opelka, Fucsovics, Anisimova y algunos más. Lo impuso como práctica y como tema, lo usará cada tanto y es posible que ya sientea que es tiempo de cambiar.

La nueva de Washington fue tener el coaching en la cancha por parte del público. Ya que no hay entrenador formal, pidamos consejos de dónde sacar en el match point. No importa que sea un tie-break cerradísimo, hagamos lo que justamente un entrenador nos prohibiría: distendernos con una broma en un momento de tamaña concentración. Nos gusta que los jueces no se hayan puesto la gorra y no hayan sancionado a Kyrgios por excederse en el tiempo entre saque y saque.

Ocurrió en el match point de la final.

También en la semi.

Y en los cuartos:

Kyrgios volvió al top 30, quedaría en la lista de preclasificados para el US Open, y seguramente los top ten no quieran encontrárselo rápido allí.

14 julio 2019

Con la cabeza

Filed under: Info — TodosLosAutores @ 21:21

Este no es un post para leer salteando palabras. En serio, frená un poco acá. Masticá cada idea, queremos reflexionar con vos un ratito. Dejá lo que tengas que hacer para después o leenos de a ratos. Es una orden (?).

Embed from Getty Images

Siempre decimos que, con el tiempo, los hechos del deporte se dimensionan con mayor «justicia» desde la perspectiva. En el momento que acontecen es muy difícil hacerlo. ¿Qué lugar ocupa esta final entre las mejores? No sabemos aún. Necesitamos algunos años.

Lo que sí podemos advertir en tiempo real es que el tenis está definiendo en estos años quién será el más grande de su era profesional. Será muy difícil igualar al Big 3 en las décadas que siguen; no sólo por los títulos que logran y el nivel del tenis que ofrecen, sino porque lo hacen mientras los otros dos continúan en actividad y en un nivel superlativo. Van mejorando juntos a edades en las que, en décadas anteriores, otros ilustres colegas han dejado la raqueta en el bolso. Muestran estilos de juego diferentes, lo que lo hace muy entretenido, y a la vez sumaron sumando fortalezas de los otros (¡copiones!).

Podría llegar a surgir en los próximos años algún «grande de la historia» que gane casi todo lo que se proponga, pero no sería lo mismo que tres fenómenos que lo hacen al mismo tiempo.

Embed from Getty Images

Cuando se retiren los tres, sabremos quién habrá sido el mejor en esta carrera apasionante. Hace unos años creíamos que Federer sería inigualable. El suizo debió esperar cinco años (entre 2012 y 2017) para seguir ganando Majors y romperla a los 37. Nadal empezó a pisarle los talones hace tiempo, con la ventaja de ser cuatro años más joven, y ganó 2.000 veces en Roland Garros. Djokovic llegó «desde atrás», con todo lo aprendido de sus choques contra el binomio «Fedal», y puede ser quien termine arriba. Paciencia. Lo sabremos más adelante.

Federer dijo que la carrera por la mayor cantidad de Grand Slams hoy no le importa. ¿Le creemos?

«Quizá me importaba más cuando quebré el récord, no ahora mantenerlo. Si me pasan, bien por el que lo haga. No se puede proteger todo. No me hice tenista para eso, sino para ganar Wimbledon, jugar ante un público tan increíble como éste, en el Court Central ante rivales como Novak».

El actual bicampeón de Wimbledon no negó que sea un objetivo:

«Parece que me acerco pero ellos también ganan Grand Slams. Nos hacemos evolucionar unos a otros, y seguir compitiendo. La historia que escriben me motiva a intentar imitarlos y superarlos. Si lo podré lograr, no lo sé. No tengo ninguna obligación, sigo jugando al tenis porque amo hacerlo. No creo que mi edad sea una impedimento. Como dije en la cancha, Roger me inspira a los 37. No depende sólo de mí sino de las circunstancias de la vida. No soy sólo un tenista, sino padre y esposo. Hay que poner todo en la balanza».

Luego amplió con frases más precisas en la entrevista con el Tennis Channel.

«Dicen que el único camino es hacia arriba. Es mi objetivo. La historia está en juego. Los Grand Slams son mi prioridad en esta parte de mi carrera, sin dudas, y el No. 1 de la historia, que no está tan lejos. Creo que puedo lograrlo pero hay muchas cosas que pasan en la vida que deben corresponderse con mis deseos y si eso ocurre, seguiré en el mejor nivel».

Rafa Nadal se había referido al tema antes de las semifinales: decía que a los tres les gustaría terminar arriba, pero que se conforma con seguir jugando por los títulos importantes.

Un tiro de diferencia

Lo que nos hace morder los labios inferiores del asombro es analizar los márgenes tan estrechos que pueden definir quién es el mejor de un deporte. Odiamos el contrafáctico, pero piensen en lo siguiente: Djokovic le ganó a Federer la final más larga de la historia de Wimbledon (4h57), en la que debutó el tie-break de 12-12 en el single, y tuvo que levantar dos match points en 8-7. Ahora Roger quedó con 20 Slams a los 37 años, Rafa con 18 a los 33 y Novak con 16 a los 32. Si Roger metía un primer saque en los match points (uno fue faja y salió), hoy sería 21-18-15 y no 20-18.16.

«La diferencia fue un tiro. No sé cuál elegir, háganlo ustedes», les dijo Roger a los periodistas en la rueda de prensa. Elegimos obviamente este, parecido a otro del año pasado, importante por el momento y el rival:

«Fue un flashback del US Open, cuando salvé dos match points también», dijo Nole. Hubo puntos de partido salvados en las semifinales de Flushing en 2010 y 2011, incluyendo dos seguidos ese último año, uno con un drive «a la que no me importa». Otro de los tiros que, en retrospectiva, pueden llegar a ser claves en la comparación de estos fenómenos.

«Fue una gran oportunidad perdida. No puedo creerlo, pero es así», dijo Roger sobre la final de hoy.

Si Roger es Superman, Novak es su kriptonita: el suizo no le gana desde el Masters 2015 (cuatro derrotas posteriores), en Grand Slam desde Wimbledon 2012 (luego, cinco triunfos de Nole en Majors) y en una final, desde Cincinnati 2015 (desde ahí, cuatro victorias del serbio en partidos decisivos). Novak marcha invicto en quintos sets ante Federer en cuatro oportunidades (US Open 10 y 11, Wimbledon 14 y 19). Roger nunca les ganó a Nadal y Djokovic en un mismo Grand Slam; sólo en el Masters 2010.

La cabeza de Nole

Como ustedes, al principio de la finalísima hemos advertido a un Nole demasiado callado. Sólo alzó el brazo un par de veces hasta que le pegó al micrófono en el quinto set.

«Fue el partido más demandante en lo mental de mi carrera. Tuve otros partidos de seis horas con Nadal, físicamente más exigentes, pero mentalmente éste fue el más difícil».

Para tener chances de campeonar (?), Federer debía jugar un tenis brillante durante tres, cuatro o cinco sets, como lo hizo en tres ante Nadal, y logró cumplir esa proeza a los 37 años y en casi cinco horas. Aún así, perdió.

Djokovic soportó un huracán, una presión constante desde el saque del suizo. Increíblemente, la mejor devolución del mundo no podía leerlo. En la TV, Boris Becker, ex entrenador de Nole, comentaba que siempre le costó anticipar el servicio de Federer. El primer break point de Djokovic en el partido llegó a las 2h47, después de 241 puntos, y fue en un game de menor trascendencia en el cuarto set (2-5). En el cambio de lado previo a ese game, Novak se había descargado discutiendo por señas con su equipo de trabajo.

«En sus segundos saques, no devolví bien para nada. Sabía que tenía que ser preciso, aprovechar mis oportunidades. A veces lo hice, otras no. Siempre corrí de atrás, pero luché. Roger juega siempre parado en la línea. Lee muy bien, anticipa, bloquea. Es tan talentoso… Tiene el juego perfecto para esta superficie», dijo el serbio.

Federer insistía con el slice de revés bajito (ya lo había usado en París-Bercy, el último enfrentamiento) para no dejarle distribuir a su rival. Djokovic se agachaba e intentaba mantener a Roger atrás y corriendo, hasta que el suizo cortaba carrera con algún tiro paralelo.

Es tentador hablar de «partido difícil de analizar», pero lo dijo el mismo Nole medio en broma en la premiación: la idea de llegar a los tie-breaks era tentadora y la ventaja de saberse ganador ante Federer obraba a su favor. Es curioso leer que Roger ganó 14 puntos más, que llegó a 6 games en todos los sets, que quebró cuatro veces más que Nole y que venció (?) en casi todos los rubros de la planilla de estadísticas menos los errores, pero así no se lee el partido.

El asunto, como dice el tweet de arriba, es administrar los errores. Llega un momento en el que hay que ser lo más «clutch» (certero) posible. Federer habrá sido el que ganó más puntos, pero en los tie-breaks, Nole se impuso 21-12. «En los tres tie-breaks encontré mi mejor nivel», reconoció el serbio. Esto incluye el tremendo revés paralelo con el que quedó 6-3 en el final (el último punto de este video).

En el primer set, Roger sumó cuatro errores al final del tie-break. En sus match points en el quinto set, no pudo concretar los ataques y Nole se llevó siete puntos seguidos. Nosotros no podíamos más de los nervios, en una de esas finales en las que el almuerzo se enfría, los famosos del Palco de Honor se permiten salir de la etiqueta, en las que tuiteamos boludeces de ansiosos, en las que Djokovic le pregunta al juez argentino Damián Steiner si el tie-break era en 10-10 (true story) y en la que Steiner dice «eleven games to ni… to ten!». Porque está bien, son casi cinco horas de ansiedades.

¿Djokovic podría haber ganado el partido sin break points? A esta altura es posible. El serbio se convirtió en el primero que se impone en la final de Wimbledon después de levantar al menos un match point desde 1948 (tomando cualquier instancia del torneo, desde 1960). Después de 61 Grand Slams, el campeón levanta puntos de partido en la final. ¿El anterior? Gaudio-Coria, Roland Garros 2004.

¿Cómo se mantuvo tan fuerte mentalmente Djokovic ante los embates de Federer y con el público en contra?

«Lo mejor es estar con el público a favor, eso te hace ir por más. Si no lo tenés, hay que crearlo. Como otras veces, hice una transmutación: cuando cantaban por Roger, imaginaba que decían «Novak».

¿Puede abstraerse tanto e imaginar palabras? Elegimos creerle. Había hecho supuestamente lo mismo en la final del US Open ante Delpo.

Atentos a la descripción de su modo de concentración:

«Antes del partido hablamos del poder de la visualización y de estar preparados para escenarios posibles. Trato de jugar el partido en mi mente antes de entrar a la cancha y me imagino ganador. Hay un poder en eso. Además de la fuerza de voluntad, es necesaria una fuerza que no sólo viene de la preparación física sino de la fuerza mental y emocional. Para mí es una constante batalla interna y no con lo que ocurre afuera. No me afectan las situaciones externas sino cómo las vivo en mi cabeza, cómo las acepto y sigo adelante. Me dije antes del partido que debía «apagar» lo que pasaba afuera lo más que pudiera; que debía estar presente, estar ahí. Pude haber jugado mejor pero lo que me permitió volver, salvar los match points y ganar fue la estabilidad mental».

Amén.

11 julio 2019

Las etapas de Pella

Filed under: Info — TodosLosAutores @ 19:45

La carrera de Guido Pella es un espejo de lo que muchas veces deben atravesar los tenistas latinoamericanos: las dificultades para viajar, la maduración tardía, los logros importantes (si llegan) cerca de los 30 y, además, una carrera con etapas bien diferenciadas.

Embed from Getty Images

Pella abandonó Bahía Blanca, al sur de la provincia de Buenos Aires, a los 14 años. Lejos de su familia, apareció en la escena tenística argentina como un juvenil zurdo a seguir, de muy buena mano y carácter fuerte. A más de una década de ese momento, reconoce que la presión del «próximo gran proyecto» fue excesiva y que debió haber sido más profesional, especialmente en la alimentación.

Cerca de los 20 años, Pella seguía jugando futures (la menor categoría del circuito profesional) y su drive parecía algo frágil. Recordamos torneos en Buenos Aires, en los que Guido perdía ante compatriotas de las generaciones siguientes, y ya saben cómo es el (errado) sentido común a veces: «si no explota ahora, se le va a pasar el tren». Piensen en el momento: se despedía la famosa Legión, había que encontrar herederos.

Embed from Getty Images

Una vez que Pella pasó la barrera de los futures y pisó los challengers (el nivel en el que se empieza a ganar algo de dinero en serio), no tardó demasiado en avanzar casilleros: campeón del Challenger Tour Finals (el Masters de los challengers) a finales de 2012, primera semifinal ATP (Düsseldorf) al año siguiente desde la qualy… hasta que el diagrama de su carrera volvió a mostrar la curva descendente. Sin poder establecerse entre los 100 del mundo, optó por un retiro temporal, de un par de meses en 2014. Así empezó a volver:

Como en los cuentos de hadas (?), en dos años Pella pasó de escalar la montaña desde los torneos menores a ser uno de los protagonistas de la mayor proeza deportiva argentina de los últimos años: la obtención de la primera Copa Davis con el formato clásico. Pella rindió en la primera serie con Polonia, logró un doble clave con Juan Martín del Potro en Italia y otro single igualmente fundamental ante Kyle Edmund en Glasgow.

Embed from Getty Images

Queremos jugar por un rato a ser Guido con 26 años: ¿qué nuevos objetivos puede ponerse un jugador que acaba de dejar una huella imborrable en el tenis de su país, con su nombre inscripto en la Ensaladera de Plata; un hito que quizá nunca pueda mejorar (o al menos, incomparable con otros)? ¿Empezar a pensar en mantenerse en el ranking y juntar plata cuando ya no juegue? ¿Nuevos objetivos de su carrera individual? Después de unos meses de adaptación a la nueva realidad de campeón de la Davis, Pella eligió buscar su primer título personal.

«No me interesaba cuál ni en qué superficie. El triunfo en San Pablo fue muy positivo para mi mente. Mi vida ya no iba a ser un calvario teniendo ese título en la cabeza que no podía ganar», contó Pella en la sala de conferencias de Wimbledon. Recordamos: había perdido una final muy dolorosa en Córdoba, siendo amplio favorito frente a Juan Ignacio Lóndero; era la cuarta final que perdía en su carrera; en los días siguientes pensó en no presentarse en Buenos Aires (hizo semis) y finalmente se le dio el primer ATP en San Pablo ante Cristian Garín.

Junior con presiones, llegada al circuito ATP, retiro temporal, campeón de la Davis, primer título ATP… ¿Qué capítulo seguiría? El ascenso sostenido en el ranking gracias a los triunfos de calidad en la gira europea de polvo de ladrillo. Algo cansado mentalmente en Roland Garros, encontró en Wimbledon un episodio destacado: su primera vez en la segunda semana de un Grand Slam. Fue aguerrido en los peores momentos (Seppi lo tuvo dos sets a uno abajo y break; Raonic sacó 5-3 para partido en el cuarto set…) y aprovechó la consabida lentitud del césped de Wimbledon.

Embed from Getty Images

El desafío siguiente será pensar como jugador top. Al borde del top 20 en el ranking ATP y 13° en la Race a Londres, con su amigo Peke Schwartzman como ejemplo de que se puede, de la mano de José Acasuso (heredero del buen trabajo que igualmente hizo Gustavo Marcaccio), Pella deberá jugar menos -se bajó de Umag, que empieza el lunes- y sumar victorias en los torneos más valiosos. «Me voy de Londres con la certeza de que me van a respetar más», dijo Pella. Hay que usar ese respeto a favor.

4 julio 2019

London Calling R2

Filed under: Info — TodosLosAutores @ 19:31

Andy Murray volvía a Wimbledon, Marcos Baghdatis se retiraba del tenis, Serena Williams casi pierde, Angie Kerber (campeona defensora) era eliminada, pero durante esas horas la atención estaba centrada en un partido: Nadal contra Kyrgios, duelo de estilos, de personalidades y más.

Embed from Getty Images

Resultó un gran choque de 3 horas y 4 minutos, con victoria del español por 63 36 76(5) y 76(3). Sin embargo, veníamos pensando ya antes del partido en el enfoque del post, que coincide con el que le queríamos dar al tema Kyrgios en nuestra segunda temporada del podcast (por ahora, frenada).

Al menos nosotros ya pasamos la etapa «¿Kyrgios es bueno o no para el tenis?». Si nos leés hace rato, sabrás que hasta lo defendemos en todo lo que no sea tirar partidos o sets, hablar de la vida sexual de las novias de los rivales o tirar sillas por los aires como hizo en Roma. Todo eso está mal (aclaraba por las dudas).

Embed from Getty Images

Cada tanto nos pone nerviosos que aparezcan en medios europeos o en tuits algunas «noticias» exageradas y fuera de contexto sobre el «malo del circuito», con dedito señalador, pacato y conservador. Por supuesto, Kyrgios contribuyó a crear ese personaje y le encanta serlo, pero también marca constantemente las exageraciones o contradicciones de ese ensañamiento. Del otro lado hay que evitar caer en la pereza intelectual.

Nos referimos puntualmente a Kyrgios y la noche. Al parecer el australiano estuvo en un pub de Wimbledon Village hasta, al menos, las 23 de anoche (uhhhh, qué tarde). La «noticia» se reprodujo en numerosos medios europeos (¿clickbait?). En Acapulco, torneo que ganó, Kyrgios reconoció que se quedaba en el boliche del complejo hasta pasada la madrugada. No lo señalaríamos como un ejemplo para los más chicos pero, ¿no queda viejo, en el nuevo milenio, señalar que un deportista sale de noche?

Embed from Getty Images

La primera pregunta que le hicieron a Kyrgios en la rueda de prensa es si le habría ido mejor en el partido de no haber sido por la salida al pub. Él respondió que no y le dijo al periodista que seguramente había estado ansioso por preguntar eso, y que debía tener una vida muy aburrida.

Podemos confirmarlo: el campari con naranja de la despedida (?) no lo hizo perder los tie-breaks ante Nadal. Tampoco está buena la respuesta de Kyrgios, pero hace tiempo Nick decidió que a la pacatería que señalamos la respondería de manera elocuente. Se lo nota harto. Lo hace de mala manera y el objetivo suyo es marcar que los organismos del tenis y la prensa no lo trata igual que a las megaestrellas (de nuevo, él contribuyó a eso). Pueden escuchar este gran audio sobre el tema, en el que Kyrgios afirma que a Nadal no suelen marcarle que demora al sacador.

Tampoco se destaca tanto que en el partido le recomendó a Rafa pedir challenge por un fallo que perjudicaba al español o que después del encuentro se quedó firmando autógrafos. No, Nick es el malo.

La mejor forma de ver lo absurdo de «denunciar» que un deportista estuvo en un pub hasta las 23 es esta ocurrencia de Nick a la periodista: «Vos también estabas en el pub anoche». Traducimos: «¡Vos también pecaste. No podés señalarme desde el púlpito, sos igual de hereje que yo!».

El dedito acusador sobre una vida pulcra se desactiva todavía más cuando Kyrgios admite que le gusta la fiesta y que eso no es lo ideal para ganar grandes torneos: «Sé de lo que soy capaz. Soy un gran tenista, pero no el más profesional. No entreno todos los días. No tengo coach. No voy tanto al gimnasio. Debo mejorar muchas cosas para llegar al nivel de lo que Rafa, Novak y Roger vienen haciendo por tanto tiempo. Depende de qué tanto lo quiera. Por ahora no creo que pueda pelear por un Grand Slam». Después se refirió a lo mismo y dijo: «Al final esto es tenis, no es tan importante».

Los 15 minutos de esa rueda de prensa son imperdibles pero, por otro lado, hablan poco de tenis. Quizá tampoco lo estemos haciendo tanto en este post, así que vamos a tratar un poco: vimos un gran partido, con un Nadal a full desde el comienzo y un Kyrgios lento que se empezó a acomodar en el segundo set, cuando empezó a usar sus trucos (bailecitos, saque de abajo, etcétera) y sacó mejor. Curiosidad: Rafa venía 0-5 ante Nick en tie-breaks, y estuvo muy certero en los dos que jugaron en la tarde de Wimbledon.

«Siempre trato de hacer show», reconoció Kyrgios. Después de los dos primeros sets, con saque de abajo y muchas discusiones con el juez Damien Dumusois (que desconcentraron a Rafa en el segundo set, según dijo el español), desde el tercero Kyrgios se concentró solamente en jugar, y terminó en partidazo con contraste de estilos. «Rafa jugó un gran partido, su combo de saque y derecha fueron decisivos. Admiro sus ganas, la concentración durante todo el partido, que a mí me cuesta mucho».

«Es sólo un partido de segunda ronda», minimizó Nadal, quien festejó con el dedo a lo Roger y saludó algo frío al rival.

En su atención a la prensa, le dio muchos consejos a Kyrgios: lo que le falta para ganar grandes títulos («No tiene la pasión y el amor por el juego») y los riesgos de tirar pelotazos que pueden golpear a jueces, ball-boys o público. El australiano había dicho que no se disculparía por el passing al cuerpo, que le apuntó al pecho, que Rafa ganó muchos Grand Slams y dinero y que puede soportarlo. Nadal, que miró feo a Kyrgios en ese pelotazo, también aceptó que es una situación del juego entre profesionales.

«No estoy enojado con él, pero quiero jugar un partido de tenis y a veces no es el caso. No hay que promocionar sus actitudes sino lo talentoso que es. Su ética quizás es un poco distinta a la de los demás. No es un mal chico, sólo ha perdido un poquito el camino, sería bueno que lo recuperara. Pero para nosotros, mejor que siga así».

Horas después del partido, Nick transmitió un vivo de instagram desde una fiesta. Su hermano hizo una aparición especial. No lo escribimos con sentido buchón: había perdido, tiene la energía, que disfrute lo que quiera. Él contento con su vida, Rafa contento con haber ganado.

El retiro

Se nos fue Marquitos Baghdatis. Hermosas escenas en la cancha 2.

Recordamos el post que escribimos sobre él.

El regreso

Andy Murray volvió a Wimbledon como doblista, y ganó con Herbert.

En ese partido, se jugó este puntazo:

La diferente

Kaja Juvan, quien hoy exigió a Serena Williams, tiene 18 años y lee a Descartes y Sócrates. La eslovena se había llevado el oro en los Juegos Olímpicos de la Juventud en Buenos Aires.

Embed from Getty Images

La sanción

Bernard Tomic recibió una multa de 45.000 libras (56.500 dólares), el equivalente a su premio en Wimbledon, después de perder en 58 minutos ante Jo-Wilfried Tsonga por 6-2, 6-1 y 6-4 en primera ronda.

«Es la opinión del árbitro del torneo que la performance de Bernard Tomic no alcanzó el standard profesional», se leyó en el comunicado del All England. Antes de la sanción, le preguntaron a Tomic por el partido y dijo: «Partido terrible». Las sanciones como estas se relacionan no con un mal nivel sino con la falta de esfuerzo. No vimos el partido como para opinar.

Otro perjudicado por la sanción es el vencedor, Jo-Wilfried Tsonga: «Tengo la impresión de que desvaloriza mi triunfo. Es como si no hubiera ganado. Como si sólo hubiera estado ahí y pasé de ronda porque él se dejó ganar».

El saque

Kyrgios jamás podrá imitar esto. O sí.

Ostapenko la tuvo alquilada a Cornet en este partido.

La sorpresa

Kerber, defensora del título, eliminada por la lucky loser Lauren Davis, quien además había levantado un match point en su primera ronda de la fase clasificatoria. Las vueltas de la vida.

La visita

José Mourinho recorrió Wimbledon, siguió el partido de Joao Sousa (comparten manager) y opinó sobre tenis.

El dato

Kyrgios logró el segundo saque más rápido de la historia.

Página siguiente »