Fue buena

16 julio 2018

London Calling final

Filed under: Info — TodosLosAutores @ 13:31

Novak Djokovic “obligó” a los periodistas a entrar a la sala 2 de conferencias de Roland Garros. No cabían todos. Estaba muy contrariado, respondía corto: había perdido con el italiano Marco Cecchinato. “¿Si estoy de regreso? De regreso a los vestuarios, ahí es donde regresé”.

Embed from Getty Images

-¿Cómo sigue tu calendario?
-No sé, no sé lo que haré, no sé si voy a jugar en césped”.

“Fue una fase de frustración”, aclaraba ayer Nole, sentado junto al trofeo de Wimbledon, como si hiciera falta. Todos lo sabíamos en aquel momento, ¿no? De calentura, como decimos en la Argentina. Días después se confirmó su participación en Queen’s con invitación especial, y luego vendría Wimbledon.

Jugaría en césped, y cómo.

Embed from Getty Images

Rafael Nadal cree que es en Roland Garros donde él pudo certificar que Nole estaba de regreso. “Perdió su partido porque no estaba con la confianza ganadora de cerrarlo, pero su tenis estaba allí. Debió haber ganado en Queen’s (tuvo set de ventaja y 4-1 en el tie-break), lo mereció más que Cilic, y aquí está jugando en un nivel increíble”, afirmaba antes de uno de los grandes partidos del torneo, el cual, sin temor a la frase hecha, resultó la final anticipada.

¿Cuándo un jugador como Nole está de regreso? Hablando de frases hechas, cuántas veces lo habremos leído en estas semanas. “Ahora sí está de regreso”, “En el camino del regreso”, “Novak Djokovic volvió, señores”, y más, y más. No hay diplomatura de tal hecho, pero sí, cuando se conjugan el nivel de tenis e intensidad de número uno o similar, triunfos significativos y títulos, no hay que ser muy erudito para darse cuenta. “Hay que confiar en el proceso”, repetía el serbio una y otra vez.

Djokovic parecía lejos del regreso en marzo, hace apenas cuatro meses, cuando tiraba drives afuera y perdía en Indian Wells contra un jugador de otro nivel como el japonés Taro Daniel.

Embed from Getty Images

Recuperar la confianza de los golpes no resultó sencillo. El tenis es un deporte de precisión en el que manda la cabeza. En Australia se mostró con problemas en el saque por haber acortado el movimiento. En aquel momento, recordarán, lo ayudaban Andre Agassi y Radek Stepanek, una dupla curiosa que no alcanzó a trabajar con él un año.

No resulta casual que los problemas para Djokovic comenzaran después de ganar, en Roland Garros 2016, el último Grand Slam que le faltaba. Se sintió “vacío”. Llegó a la final del US Open pero perdió el dominio total y recibió dos golpes duros: la derrota en primera ronda de los Juegos Olímpicos y el “robo” del número uno que le hizo Murray a fin de año, con triunfo en la definición del Masters. El 2017 fue un año discreto; después de Wimbledon, que abandonó por lesión de codo ante Tomas Berdych, decidió cerrar por vacaciones y descansar hasta 2018. Había sido padre por segunda vez, “despidió” a su equipo eterno, que incluía a Marian Vajda, y nunca sabremos con certeza cuánto hubo de lesión y cuánto de quemazón. No es sencillo estar al tope del juego durante tantos años (el Big 3 se formó hace una década) y menos cuando el matrimonio debe criar a dos bebés…

En la reconstrucción de su codo y la confianza participó un argentino, el fisioterapeuta Ulises Badio, quien comenzó a trabajar en Roma 2017. También hubo inspiración argentina en el caso Delpo, reconocido por Nole recientemente.

“Tata, tata”, gritaba Stefan en la tribuna. El pequeño Djokovic no pudo ver el partido pero sí asistió a la premiación, uno de los momentos más emotivos del torneo.

La situación se repitió en los momentos de felicitación al campeón.

No olvidemos que, mientras puede, Novak ya lo va “entrenando”.

Hace dos meses, Nole estaba 75 en la Race. Hoy se ubica 5° y 10° en el ranking ATP, lo que significa, lógicamente, que suma todo lo que haga de aquí en adelante porque no registró actividad después de Wimbledon en 2017. Seguramente llegue al top 3 pronto y no sería nada raro que lo viéramos número uno a fin de año. Un nuevo problema para Nadal y Federer (bueno, a Roger no le importa tanto el ranking ahora), a quienes les cuesta superar los 10.000 puntos. El Big 3 ganó 46 de los últimos 54 Grand Slams. Hasta ayer en el puesto 21, Djokovic es el jugador de ranking más bajo en ganar Wimbledon desde Goran Ivanisevic (125°) en 2001, y en Grand Slam desde Gastón Gaudio (44°) en 2004.

Los mareamos con tanto dato.

Embed from Getty Images

Tampoco es casualidad que Vajda esté de regreso en el banco. Se encontraba en un período de prueba después de tener la aprobación de su esposa e hijas en su casa de Bratislava: todas querían ver a Nole de regreso al primer nivel. Vajda y Djokovic volvieron a trabajar en abril, en Marbella. Antes, durante sus vacaciones en República Dominicana, Novak le envió diez videos del nuevo saque, que Vajda volvió a cambiar porque no le gustaba biomecánicamente. También regresó al equipo el preparador físico Gebhard Phil-Gritsch (el pelado), no así el fisioterapeuta grandote Miljan Amanovic, que trabaja con Milos Raonic. Su lugar lo ocupa ahora Badio. Después de un Roland Garros en el que lo vio “al 80%”, Vajda no creía que Djokovic podía jugar en Wimbledon en cuanto a “estado físico y resistencia (stamina)”. Durante el torneo mismo, el entrenador advirtió fuertes mejoras en cuanto al servicio y especialmente en la devolución. Fue muy evidente contra Nadal.

Finalista en el US Open y también aquí, Anderson se marcha de Wimbledon en el quinto lugar del ranking. “Hace dos años y medio cambiamos el nombre del grupo de WhatsApp que tenemos con mi equipo y pusimos ‘Top-5 Kev’. Ese era el objetivo y ese mismo año alcancé el Top 10. Luego llegaron las lesiones en 2016 y hoy puedo decir que se cumplió el sueño”, comentó el sudafricano, quien saltó una barrera gigante al vencer a Roger Federer, con quien estaba 0-8 en sets, y ganó una batalla de servicios y aguante ante John Isner.

Ya quedó “viejo”, pero tanto él como Isner coincidieron que un partido no puede terminar 26-24 en el quinto set. Anderson se mostró disminuido en la final, otra en Wimbledon que no quedará en el Archivo de los Grandes Partidos, como las dos anteriores (Murray a Raonic y Federer a Cilic).

Las dos semifinales fueron las más largas de la historia del torneo:

Viernes 13 de julio de 2018 – Anderson a Isner (6h36).
Sábado 14 de julio de 2018 – Djokovic a Nadal (5h16).

El partidazo entre Nadal y Djokovic necesitó de dos días y una demora en el comienzo de la final femenina, lo cual no quedó demasiado prolijo, eh, Wimbledon (?). La solución propuesta por Isner y Anderson, que aprobamos, es un tie-break en algún momento del quinto, llámese 9-9, 10-10 o 12-12. Por la salud de los jugadores.

KERBÉR CUANDO KERBÉR (?)

Angie Kerber puede jactarse de muchas cosas: entre ellas, ser la única jugadora, además de Venus, que pudo ganarle a Serena Williams dos finales de Grand Slam.

La alemana anotó apenas cinco errores en una atractiva final de estilos, en la que corrió como nunca, fue muy inteligente en las aperturas y contras (siempre buscando la esquinita imposible) y también evidenció las fallas graves que tiene Serena cuando le regresa una más y tiene que resolver adelante. Fallas de formación: ella y Venus nunca se caracterizaron por los elegantes cierres en la red.

Kerber es la primera campeona alemana en Wimbledon desde Steffi Graf (1996), y lo hizo perdiendo apenas un set. A los 30 años, sólo le falta Roland Garros para completar su galería de Grand Slams. El año pasado, recordarán, sufrió una crisis de confianza profunda, sólo quería que el 2017 terminase y arrancara un nuevo capítulo.

“Para todas las madres, estuve jugando por ustedes, dijo Serena, muy emocionada en la premiación. Tuvo un parto muy complicado y, a menos de un año de dar a luz a Olympia, llegó a otra final de Grand Slam. “Esto es sólo el comienzo”, advirtió.

EL BAILE

En la Cena de los Campeones ocurrió esto:

LA VIGENCIA

Con su hermano Bob lesionado, Mike Bryan ganó el doble con Jack Sock (que espera que este título “le quite sus demonios de la cabeza” para el single). El bueno de Mike, a los 40 años, se había convertido, en el transcurso del torneo, en el número uno de dobles más veterano de la Era Abierta tras levantar un match point en tercera ronda. También en el medio del torneo, se murió su abuelo (hace dos meses había muerto su abuela), su madre sufrió una infección en un ojo…

Embed from Getty Images

EL PUNTO

Clijsters sobre Navratilova, en el final de este punto entre veteranas.

LA FRASE

“Ella ganó 11 veces en Australia cuando nadie iba porque se jugaba en Navidad, así que quitemos eso de aquí”.

Chris Evert sobre Margaret Court, la historia, Serena y los Grand Slams.

EL VIDEO

Bye bye, Wimbledon.

11 julio 2018

London Calling Cuartos

Filed under: Info — TodosLosAutores @ 20:38

Habíamos comenzado a escribir sobre la reunión del Big 3 en las semifinales de Wimbledon pero tuvimos que borrar ese texto.

Como ustedes, no esperábamos que el que faltara a la cita fuera Roger Federer. En su regreso a la cancha 1 por primera vez desde 2015 (hacía 19 partidos que no se movía de la Central), se fue extrañamente del partido tras un match point ante Kevin Anderson, a quien le había ganado todos los sets jugados antes de este encuentro (8-0). Demasiados datos en ese párrafo, pero son significativos.

Embed from Getty Images

Como si Wimbledon hubiera querido competir con el Mundial de fútbol, nos reservaría el mejor partido del torneo para minutos más tarde, en la cancha central, donde Rafael Nadal venció a Juan Martín del Potro. Un festival de tiros increíbles, gifs, y exclamaciones tan típicamente londinenses que llegaban de las gradas.

Embed from Getty Images

“Mientras el partido avanzaba, me repetía que éste sería mi día”, afirmaba el bueno de Kevin, primer sudafricano en la semi de Wimbledon desde 1983 (Kevin Curren). Aunque no sea de los tenistas más populares, siempre resaltamos las mejoras en cuanto a físico, tenis y cabeza de un jugador de más de dos metros que logra sus mejores resultados después de los 30 años. Recordarán que Anderson fue finalista del US Open y ya es miembro regular del top ten.

“Mientras el partido avanzaba, sentí que no podía sorprenderlo más”, fue la frase contraste de Roger. “No sé qué pasó. No me sentí confiado con mis tiros de base”, reconoció Roger, quien jugó su tercer encuentro “largo” en Wimbledon, después de la derrota ante Nadal por 9-7 en la final de 2008 y el triunfo ante Andy Roddick por 16-14 en la definición del 2009. Fue la quinta vez que pierde en un Grand Slam después de tener match point a favor (20 en total).

Después del match point perdido con el revés enganchado, Federer fue acumulando errores y dejó a Anderson agrandarse, al punto de acertar tiros como este:

Aquí llega la estadística falopa fuebuenera: si Nadal gana Wimbledon, quedará a dos Grand Slams de Roger por primera vez desde que empezaron a cruzarse en el circuito, en 2004 (Rafa recién empezó a contar en Roland Garros 2005). ¿Podrá recuperarse Nadal para su semifinal con Djokovic?

“Trataré, no será fácil”, dijo Rafa, quien pudo vencer a Delpo por tercera vez en los últimos cuatro Grand Slams (semi del US Open y Roland Garros, cuartos ahora). El encuentro que empezó con alto nivel pero sin demasiadas emociones -mientras Inglaterra y Croacia comenzaban su semifinal del Mundial- terminó con tiros que nos dejaban boquiabiertos, un final muy peleado y resbalones varios por el rocío del atardecer, cuando el sol ya se acostaba. El quinto set fue lo mejor del choque.

Nadal exhibió su habitual espíritu de lucha y entrega. Delpo recuperó tres set points en el segundo parcial y, ya con una ventaja de 2-1 en sets, careció de algo de punch en el cuarto, de salir a rematarlo. Su entrega al final fue conmovedora, cuando hasta Andy Murray, de comentarista en la televisión, no podía evitar reírse ante drives que llegaban a los 170 km/h. “Este es uno de los mejores quintos sets que he visto en mi vida”, decía Andy en otro pasaje de su comentario.

Del Potro terminó el partido con 33 aces y 77 winners, pero aún así puede no ser suficiente ante el 1 del mundo.

El final fue el perfecto para esta película: el vencedor vencido (en el piso); el ganador, gallardo (?), cruza la red y lo saluda.

El partidazo dejó en un segundo plano la clasificación de Djokovic a semifinales por primera vez desde el US Open 2016, cuando era número uno del mundo, y la primera semi de Grand Slam del gigante John Isner (en su participación N° 40). El estadounidense dijo que si sigue avanzando puede hacer que aquel histórico 70-68 contra Mahut en 2010 no sea la mejor imagen por la que se lo recuerde en Wimbledon.

Isner contra Anderson, Djokovic contra Nadal. Primer Grand Slam con semifinales copadas por treintañeros en la Era Abierta (1968).

LA MIRADA

Serena Williams estaba set abajo contra Camila Giorgi, la miró de esta forma y pudo dar vuelta el partido. La estadounidense es favorita ante Goerges en su semi, pero debería tener mucho cuidado ante Ostapenko o Kerber en la eventual final.

EL SAQUE

Buena manera de ganar un punto.

9 julio 2018

London Calling Octavos

Filed under: Info — TodosLosAutores @ 19:44

Wimbledon es, desde hace varios años, un torneo en césped durante una semana y un torneo mezcla entre césped y tierra durante la siguiente. Tierra marrón, tierra de jardín.

Embed from Getty Images

Lo comentaba Juan Martín del Potro después de pasar a octavos de final: llega un momento en el que los jugadores están conformes con el césped gastado del fondo de la cancha, porque pueden afirmarse más y resbalarse menos. Están corriendo sobre una base más firme.

Embed from Getty Images

Recurrimos a la comprobación empírica que hizo nuestro enviado en 2010.

Alguna vez hemos escrito un post sobre cómo cambió el dibujo de las canchas de Wimbledon desde los ’80 hasta la actualidad (el “mapa de calor”), al disminuir el empleo de la estrategia de saque y red tanto en hombres como en mujeres.

Antes el dibujo de la tierra parecía una T, de base a red; hoy es una nube en el fondo, un poco adentro de la cancha y la gran mayoría afuera.

Embed from Getty Images

Embed from Getty Images

Parte del cambio en la forma de jugar tuvo que ver con la velocidad del deporte en sí, los cambios de tecnología en la fabricación de raquetas, la preparación atlética y todo lo que sabemos, pero también con el cambio a un pasto más duro que el anterior, el ryegrass o raigras.

Para complementar este video de FueBuena, aquí una nota actual de La Nación con el cuidador del césped en Londres y las condiciones en 2018.

En los ’80 y ’90, el césped era un jabón. Veinte años después, podía jugarse de fondo y allí podía ganar Rafael Nadal el título que más quería de pequeño (era Wimbledon, no Roland Garros).

Esta noche, o en la mañana del martes, quizá llueva un poco en el sur de Londres. Los cancheros regarán el césped como en cada final de jornada. Pero no cambiará demasiado la situación actual, con el césped bastante duro y amarillo en algunas partes, los manchones de tierra en su lugar, los piques aleatorios por lo irregular del piso y el juego de fondo de la cancha de la mayoría de los protagonistas en cuartos de final.

Afirmar que por esto es que Rafael Nadal pudo meterse entre los mejores ocho por primera vez desde 2011 sería demasiado simplista, pero es muy probable que las condiciones actuales hayan jugado un rol importante. Tampoco es casual, por lo que escribimos primero, que varias de las últimas derrotas de Rafa en Wimbledon hayan ocurrido en las primeras dos rondas, con el césped en su semana más rápida, frente a jugadores de ataque como Gilles Muller, Steve Darcis, Lukas Rosol o Dustin Brown.

Embed from Getty Images

“Me gusta el césped más seco, no hay duda, pero si juego mal, no importa si está cálido o frío, si hay lluvia o hay sol. Los favoritos a las rondas finales siguen en carrera. No veo a muchos jugadores de tierra en cuartos de final”, señaló Rafa quien, sabemos, en esta etapa de su carrera trata de emplear el tenis más ofensivo que pueda.

Junto con él, avanzó el resto del Big 3: un Roger Federer que sigue sin perder sets y se mueve con un aplomo notable (es su primer torneo importante desde Miami, pero bueno, es Roger) y un Novak Djokovic que sigue confiando en su proceso de recuperación, que sabe que es lento y progresivo. A ellos no se les pudo sumar Juan Martín del Potro, por la suspensión ante Gilles Simon por falta de luz.

Embed from Getty Images

Embed from Getty Images

EL DATO

Por primera vez en la Era Abierta (50 años), ninguna de las top ten en la preclasificación llega a cuartos de final. La última sobreviviente era Karolina Pliskova, eliminada por Kiki Bertens.

Embed from Getty Images

Por otro lado, Serena Williams es la cuartofinalista con ranking más bajo (181) en 50 años. La anterior era Mirjana Lucic-Baroni, 134a. en 1999.

Embed from Getty Images

Junto a Serena quedan otras dos campeonas de Grand Slam: Angie Kerber y Jelena Ostapenko.

EL TWEET

Nos entró una basurita en el ojo: Serena se perdió los primeros pasos de su hija Olympia por estar entrenándose.

EL TIRO

Stefanos Tsitsipas voló hasta su último partido. En Wimbledon se transformó en el primer griego que llega a la segunda semana de un Grand Slam.

LA FRASE

Camila Giorgi, italiana de padre argentino, no sigue el tenis, ni el que juega ella.

LA FOTO

En la sonrisa de la nena está todo resumido (awwww).

That’s what I’m playing for, to catch this happy looks🙈❤️ #DD @wimbledon

Una publicación compartida por Daria Kasatkina🐬 (@kasatkina) el

LA DUPLA

Billie-Jean King y Rod Laver, campeones del primer Wimbledon profesional hace 50 años.

EL FAN

Gran disfraz de trofeo.

Embed from Getty Images

EL ADIÓS

Daniel Nestor jugó su último Wimbledon. Se retirará en pocas semanas en Toronto.

5 julio 2018

London Calling R2

Filed under: Info — TodosLosAutores @ 17:26

¿Es el año de las Réin Diléy?

Tenemos aquella lluvia que “salvó” a Nadal frente a Alex Zverev en Roma, la que enfrió a Diego Schwartzman ante el mismo Rafa en Roland Garros, ahora la de Guido Pella ante Marin Cilic en Wimbledon.

Embed from Getty Images

El miércoles, el bahiense no podía con la potencia de los golpes planos de Marin Cilic. Llegó la lluvia, discusiones de si parar o no, regresaron, Pella pudo quebrar el saque del croata y se fue a dormir con el quiebre de ventaja (4-3) en el tercero, 0-2 en sets.

Hoy, el semblante de los dos era distinto. La charla de Guido con su entrenador, Gustavo Marcaccio, había sido importante. “No me sentía tan confiado al pegarle a la bola”, reconoció, por su parte, Cilic. “No era preciso. Erraba algunas fáciles y le di la chance de regresar. No era la presión, sino que no ejecutaba bien los golpes”, agregó el finalista en 2017 y campeón de Queen’s. En la transmisión por tele, Boris Becker decía que a Pella podía pesarle no estar acostumbrado a la situación de enfrentar a un top en la segunda cancha de Wimbledon, pero fue Cilic quien se mostró más nervioso al final (7-5 en el quinto).

Pella jamás había vencido a un top 5 o llegado a la tercera ronda de un Grand Slam, ni siquiera en Roland Garros. Una de las claves del partido, afirmó, fue no pegarle a todas y que Cilic tuviera tiempo para pensar cada vez que tenía que ejecutar un drive. Interesante cómo lo contó:

Pella hizo la gira de césped completa: cuartos en Stuttgart (perdió con Federer) y caída en primera de Halle y Antalya. En el medio visitó Disney de París. Es fanático.

Sin tiempo para el descanso por la suspensión mencionada, mañana enfrentará al estadounidense Mackenzie McDonald.

EL DATO

Seis de las ocho mejores se quedaron afuera antes de la tercera ronda. Es la primera vez que ocurre en 50 años del torneo en la Era Abierta. Hoy le tocó a Garbiñe Muguruza, eliminada por la belga Alison van Uytvanck.

Embed from Getty Images

LA REVANCHA

Dominika Cibulkova se enojó bastante cuando supo que quedaría fuera de la lista de preclasificadas porque el Comité de Wimbledon pondría a Serena Williams en el 25° lugar (recordamos que el orden de cabezas de serie de mujeres suele respetar el ranking salvo en este tipo de decisiones, mientras que la lista de los 32 mejores hombres sigue una fórmula matemática).

Cuestiones de la vida, Cibulkova cayó del lado de Jo Konta, la mejor británica y semifinalista de 2017, y arruinó la fiesta local.

No la van a invitar más (?).

EL NÚMERO

5. Los errores no forzados de Delpo en un partido redondo ante Feliciano López.

Embed from Getty Images

LA PUBLICIDAD

Roger Federer para Wilson.

LA DESPEDIDA

Jack Sock sigue mal en resultados y se despidió insultando al coach del rival.

EL AVANCE

Los de la generación siguiente, NextGen actuales o recientes que por el momento no entraron en el top 25, llegaron en grupo a la tercera ronda. Frances Tiafoe logró dos victorias importantes, sobre Verdasco y Benneteau. Lo mismo hizo Karen Khachanov sobre Ferrer y Baghdatis. Se enfrentarán por un lugar en los octavos, la segunda semana.

Embed from Getty Images

Lo mismo Alex de Minaur, vencedor de Marco Cecchinato y un buen jugador en césped como el francés Herbert, para ser rival en tercera de Rafa Nadal. Del otro lado de la llave, Stefanos Tsitsipas viene por el lado que podía ofrecerle a Wawrinka o Domitrov, pero su rival en tercera será Thomas Fabbiano. El que no pudo continuar en el torneo fue Shapovalov, eliminado por Paire.

EL SHOWMAN

Tsitsipas se está acostumbrando a estas cosas.

LA LÓGICA

- ¿Me canta foot-fault después de que le pego? ¿Cómo es posible?
- Eso es porque no puede hacerlo antes de que le pegues.

Lógica pura del juez y sonrisa de Kyrgios, que en realidad se refería a que la falta de pie suele cantarse casi en el momento que ocurre, pero bueno, la dejó pasar.

LA VISITA

¿Qué hablarías con un conocido después de 52 años? Pregúntenle a Norma Baylon, una de las mejores tenistas argentinas de la historia, invitada a esta edición de Wimbledon.

LA VELOCIDAD

Correte que te atropellan.

3 julio 2018

London Calling Día 2

Filed under: Info — TodosLosAutores @ 16:56

Llega Roland Garros y Dominic Thiem es uno de los dos principitos (?) dispuestos a suceder a Rafael Nadal. De hecho, por primera vez pudo jugar una final de Grand Slam allí después de haber alcanzado las semifinales en los dos años anteriores.

Embed from Getty Images

En cualquier otro Slam, la cosa cambia. En Wimbledon esta vez, el bueno de Domi no aparecía en el top ten de favoritos según los apostadores, superado por jugadores como Anderson, Edmund o Nishikori.

Thiem tenía una primera ronda complicada, pero a eso le agregó un problema en la espalda después de esta caída en el primer set y quedó eliminado rápidamente: 6-4, 7-5, 2-0 y retiro ante Marcos Baghdatis.

“Tuve problemas en las cervicales, creo que es algo muscular”, dijo Thiem, quien quedó con un récord de 5-5 en Wimbledon (defendía octavos). Su porcentaje de triunfos en Roland Garros es del 78% (18-5) y en el resto de los Grand Slams, de 64% (octavos en Australia 17 y 18, octavos en el US Open 14, 16 y 17). Nunca llegó a cuartos fuera de París. No son horribles sus resultados pero sí flojos para lo que aspira en cuanto a ranking y títulos.

“Nunca es lindo abandonar, pero por otro lado puede ayudar que haya ocurrido en mi Grand Slam más débil”, analizó Domi. “Ahora puedo descansar. Mi calendario está cargado en la segunda mitad del año, espero que pueda irme mejor y quiero ser más regular que en años anteriores. En 2017 después del US Open sólo gané dos partidos”.

Una de las críticas que suele recibir Thiem es por sobreexigencia; la gran cantidad de torneos que juega en el año (disputó Niza la semana previa a Rolanga, por ejemplo). “No debí haber ido a Halle. Fue un gran error. Debí haber hecho como Nadal, que no jugó en Queen’s. Aprenderé de eso para el futuro”. Lo próximo para Thiem sería otro regreso al polvo de ladrillo: Hamburgo y Kitzbühel.

Embed from Getty Images

Galo Blanco, entrenador de Thiem, se había referido al asunto en una entrevista de febrero con Tenis News de Brasil: “Creo que Dominic puede jugar en cualquier superficie. Hoy las canchas no son como en el pasado, cuando las pistas duras eran rápidas, las cubiertas eran muy rápidas y el césped ultrarrápida. Hoy es todo más lento y es muy fácil jugar desde la línea de fondo. Pero es un hecho que él tiene más victorias sobre la tierra que en cualquier otra superficie. Una vez que empiece a mejorar seguro que los resultados sobre otras superficies terminarán llegando”, aventuró el coach.

La derrota de hoy de Thiem ocurrió en el medio de un terremoto para los favoritos: sonó fuerte la caída de Petra Kvitova, bicampeona y la favorita en las apuestas, por 6-0 en el tercero ante Sasnovich. También perdieron Caroline Garcia (6a.) y David Goffin (10°). Cuatro de las mejores ocho están fuera de Wimbledon y tres de los mejores diez en hombres también fueron eliminados. A última hora, en duelo de rusas, Maria Sharapova (24a.) cayó ante Vitalia Diatchenko.

Embed from Getty Images

LA VIGENCIA

Lo señalábamos en un post durante Roland Garros: Feliciano López llegó a los 66 Grand Slams disputados en forma consecutiva. Feli explicó cómo lo hizo posible.

Será un durísimo adversario en segunda para Juan Martín del Potro.

EL BLOOPER

Ernests Gulbis ganó en cinco sets. Al principio del partido reconoció estar tan nervioso que fue a revisar el bolso equivocado.

EL TIRO

Nadal la descuelga, una vez más.

EL NO-SALUDO

Naomi Broady quiso felicitar con dos besos a Garbiñe Muguruza, pero no hubo respuesta.

LOS DATOS

Esto nos quedó de ayer, también de primera ronda:

El triunfo de Nico Jarry sobre Krajinovic (32) fue el primero de un chileno en Grand Slam desde junio de 2011, en Wimbledon (Fernando González).

El triunfo de Ons Jabeur fue el primero de una mujer árabe desde que Selima Sfar ganara un partido en Wimbledon 2005.

De hoy y de argentinos: Diego Schwartzman ganó el primer partido de su carrera en césped y Horacio Zeballos, el primero de su carrera en Wimbledon.

LA FOTO

El esfuerzo de Istomin.

Commitment: 💯 . 📷: @ianwaltonphotography #Wimbledon #Istomin #tennis #instasport

Una publicación compartida de Wimbledon (@wimbledon) el

EL NÚMERO

Nick Kyrgios hizo 42 aces (récord personal) para eliminar a Istomin. También causó esto, que suele pasar de tanto en tanto.

LA DEVOLUCIÓN

Istomin logró esta devolución y, en el descanso, Kyrgios todavía no lo podía creer.

LA ENTREVISTA

Pocas veces escuchamos este nivel de detalle y estas frases de “abuelo bueno” de un entrenador hacia su jugadora: Robert Lansdorp sobre Genie Bouchard, quien pasó la clasificación y hoy ganó en la primera ronda.

2 julio 2018

London Calling Día 1

Filed under: Info — TodosLosAutores @ 19:49

Stan Wawrinka, suizo, 33 años, es tricampeón de Grand Slam y busca recuperarse de dos operaciones de rodilla izquierda, que lo hicieron retroceder en el ranking. Hoy aparece 224°.

Donna Vekic, croata, 22 años, 55a. del mundo, sigue creciendo y ya es una jugadora regular de los cuadros principales del tour.

Happy birthday Boobi 🐼🏃🏼‍♀️💆🏼‍♀️💃🏼☀️🎂🐷🎈🎉🎁💖😘🐻

Una publicación compartida por Stanislas Wawrinka (@stanwawrinka85) el

Ambos son pareja -en la vida, no en dobles (?)- y hoy fueron protagonistas del primer día de Wimbledon: Stan venció a Grigor Dimitrov y Donna, a Sloane Stephens, campeona del US Open y finalista de Roland Garros.

“Por fin gané un partido así. Mi equipo decía: ‘Ya va a venir, ya va a venir’. Estoy muy feliz”, exclamó Vekic, quien no había podido vencer a jugadoras top 5 (tenía dos victorias sobre top ten). El año pasado, había perdido en Wimbledon un encuentro cerradísimo ante Johanna Konta por 10-8 en el tercer set.

Stephens es regular en su irregularidad: primera ronda en Wimbledon, título en US Open, primera ronda en Australia, final en Roland Garros y, de vuelta, primera en Wimbledon.

Minutos más tarde, Vekic estuvo en la tribuna de honor mientras Wawrinka mostraba una cara renovada (el césped nunca fue su mejor superficie, aunque hizo cuartos en la Catedral en 2014 y 2015) para eliminar a un Dimitrov que viene con la confianza en baja. Desde aquella gran semifinal ante Rafa Nadal en Australia 17, lo mejor del búlgaro en Grand Slams fueron los cuartos de Australia 18 y los octavos de Wimbledon que defendía ahora.

Wawrinka, que no le había ganado a ningún top ten en césped y no aparecía en el grupo de preclasificados de un Grand Slam por primera vez desde el US Open 2007, levantó una desventaja de 5-3 en el tercer set y jugó con una rapidez y soltura que sorprendieron a Dimitrov. El drive cruzado ponía a la defensiva al búlgaro. En el duelo de reveses, ya saben quién llevaba la delantera.

Embed from Getty Images

EL DATO

Al perder ante Barbora Strycova, la rusa Svetlana Kuznetsova saldrá del top 100 por primera vez desde agosto de 2002. Casi 16 años, un ejemplo de regularidad de la rusa que habla perfecto español.

Embed from Getty Images

LA ROPA

Roger Federer, como siempre, le arruina la tapa a Wawrinka. Apareció en la cancha central con Uniqlo, confirmando los rumores de los últimos meses. Cobrará 30 millones de dólares por año en un contrato de una década y nos deja pensando que fuera 20, 30 o 300.000, siempre parece mucho dinero, perdemos la cuenta.

Las acciones de Nike lógicamente cayeron y si les interesa más del asunto pueden leer este reporte.

LAS SORPRESAS

Borna Coric, campeón en Halle sobre Federer, fue eliminado por Medvedev, quien aprovechó el envión ganador de su selección en el Mundial (?). El ruso había eliminado a Wawrinka en la primera ronda del año último.

Embed from Getty Images

Elina Svitolina, quinta favorita, cayó ante Tatjana Maria, quien había ganado el torneo preparatorio de Mallorca.

EL NÚMERO

6. Los match points que tuvo que levantar Agnieszka Radwanska ante la clasificada rumana Elena Gabriela Ruse.

EL TIRO

De fin de semana. Buzarnescu.

LA FURIA

Steve Johnson en el final del partido.

19 junio 2018

Welcome back, Andy, y que la cadera aguante

Filed under: Info — TodosLosAutores @ 19:35

Andy Murray regresa al tenis. Tiene un deseo de máxima: que sus hijas puedan verlo jugar varios años más y ser conscientes de lo que ven. Si ganar Grand Slams y sean el número uno solían ser sus prioridades, hoy la felicidad se relaciona solamente con jugar y competir. El mundo ATP recupera a uno de los Big Four. Todos felices.

No es tan fácil. Ojalá así lo fuera.

No sabemos qué tan grave es lo de Andy. Comenzamos el post así porque sentimos que no es suficiente lo que declare el protagonista, lo que reporte la prensa o cómo lo hayamos visto en su primer partido en 11 meses. Podemos estar hablando de lo ocurrido hoy en Queen’s como el primer paso de un regreso exitoso o como un paso en falso de una estrella que se apagará en cuestión de meses. Una lesión de cadera es un caso serio. Muchos se han retirado por problemas relacionados.

En un mundo que exige certezas (?), sólo les traemos datos y preguntas. Los próximos días serán clave para ver cómo respondió la cadera ante un partido de casi tres horas. Aunque las noticias que aporte Andy sean buenas en ese sentido, es probable, admitió él, que su próximo torneo sea Eastbourne y que no se arriesgue a los cinco sets de Wimbledon.

Embed from Getty Images

Retrocedamos un poco. Murray había jugado su último partido el 12 de julio de 2017 en Wimbledon, ante Sam Querrey. Esperó hasta último momento para ver si participaba en el US Open (figuró en el cuadro) pero renunció el sábado y dejó al torneo sin el segundo preclasificado. Si bien jugó -bastante parado- una exhibición benéfica con Roger Federer en noviembre en Glasgow, se bajó del resto de torneos en el año mientras seguía el método conservador de recuperación, sin intervención quirúrgica.

En enero, no quedó más remedio: cirugía. Viajó hacia Australia, figuraba inscripto en Brisbane, tenía rival (Ryan Harrison), pero canceló su participación, decidió operarse y posteó un sentido texto en Instagram. Después de una semana en vacaciones, empezó la rehabilitación.

Hey everyone.. Just wanted to write a little message on here for anyone interested in what in going through right now. Firstly I want to apologise to @brisbanetennis for withdrawing at late notice and to everyone who wanted to come along to watch me play(or lose😇) The organisers couldn't have been more understanding and supportive and I'll always remember that. Thank you. I've obviously been going through a really difficult period with my hip for a long time and have sought council from a number of hip specialists. Having been recommended to treat my hip conservatively since the US Open I have done everything asked of me from a rehab perspective and worked extremely hard to try get back on the court competing. Having played practice sets here in Brisbane with some top players unfortunately this hasn't worked yet to get me to the level I would like so I have to reassess my options. Obviously continuing rehab is one option and giving my hip more time to recover. Surgery is also an option but the chances of a successful outcome are not as I high as I would like which has made this my secondary option and my hope has been to avoid that. However this is something I may have to consider but let's hope not. I choose this pic as the little kid inside me just wants to play tennis and Compete.. I genuinely miss it so much and i would give anything to be back out there. I didn't realise until these last few months just how much I love this game. Everytime I wake up from sleeping or napping i hope that it's better and it's quite demoralising when you get on the court it's not at the level you need it to be to compete at this level. In the short term I'm going to be staying in Australia for the next couple of days to see if my hip settles down a bit and will decide by the weekend whether to stay out here or fly home to assess what I do next. Sorry for the long post but I wanted to keep everyone in the loop and get this off my chest as it's really hurting inside. Hope to see you back on the court soon 🎾😢❤️

Una publicación compartida de Andy Murray (@andymurray) el

El proceso de recuperación lo transcurrió “en silencio”. Demasiado, quizá, para lo que suele ser el contacto en redes sociales de una gran estrella con su público, y más con la prensa británica detrás. Alguna aparición esporádica entrenando con juniors franceses o británicos. En algún momento, su madre Judy ofició de vocera. Esta semana, Andy aportó el detalle del proceso en esta columna para la BBC, en la que contó que sus sesiones de rehabilitación duraban entre seis y ocho horas diarias.

La intención era regresar en Hertogenbosch, la semana pasada. No ocurrió. En Queen’s, decidió participar un día antes de realizar los últimos sets de práctica con su compatriota Cameron Norrie (terminaron set iguales). Lo anunció en las redes del torneo y el rival en primera ronda, su amigo Nick Kyrgios, le dio la bienvenida.

El partido fue flojo, por la lógica falta de competencia de Murray y porque Kyrgios entró en modo exhibición, con momentos brillantes y muchos errores. Él también sufrió dolores en la cadera y en los últimos dos sets le pegó al revés casi sin girar la cintura.

Murray se movió con las precauciones del caso y anotó 16 aces. De golpes, un diez como siempre. Finalmente, en un cambio de roles impensado, fue él quien terminó preguntándole a Kyrgios cómo se sentía durante el saludo final. El australiano le había gritado a su equipo de trabajo que la cosa no se veía nada bien. ¿Seguirá en Queen’s? ¿Jugará Wimbledon?

“Me sentí bien, fue un buen regreso”, dijo Murray. “Terminé cansado pero tampoco destruido”, afirmó. Los próximos días serán fundamentales. “No sé qué es lo mejor para mí”, deslizó. Si se despierta este miércoles con dolores, dice, no será un buen síntoma. Lo próximo serán reuniones y diagnósticos con su equipo de trabajo. Lo de hoy fue sólo un buen primer paso. Una baja de Wimbledon no sería sorpresa. La recuperación de una lesión de cadera requiere de muuuucha paciencia. Nosotros no nos apuramos y le deseamos un gran regreso. A largo plazo.

Embed from Getty Images

washington

Página siguiente »