Fue buena

21 mayo 2018

Un guión con muchos cambios y final feliz

Filed under: Info — TodosLosAutores @ 14:43

En FueBuena somos fans de los giros bruscos en la trama de una historia. Y nos encanta poder contarlos. Mejor cuando hay lindos finales.

Federico Coria, hermano menor de Guillermo (son tres hermanos, el del medio es Román, que no se dedicó al tenis), la viene luchando hace rato. No sólo con las comparaciones con el hermano sino con la incertidumbre de poder “llegar” o no en el tenis. Ya imaginan lo que debe pasar por la cabeza de estos chicos y chicas a cierta edad: ¿Ya fue? ¿Sigo con esto? Más allá de las formas alternativas de hacer dinero en el terreno profesional, ¿hasta qué punto conviene seguir? Las dudas vuelven.

Como nos decía un lector por twitter:

Coria pasó muchos años en el nivel future (la menos escala de los torneos profesionales, allí donde todo es pérdida) hasta que logró estabilidad en el circuito challenger. Hoy, con 26 años y 335° del mundo, se cumplió lo que para él es un sueño: jugó un torneo ATP y ganó su primer partido (a Nico Kicker 46 61 75 en Lyon). Por eso el festejo efusivo, como si hubiera logrado un torneo.


(Click para agrandar)

El detrás de escena lo cuenta él mismo. Traten de imaginarlo con el ritmo frenético de una película de persecuciones (?).

“Estaba el viernes en Roma, en un tren por ir a jugar la qualy en el challenger de Mestre y a las 11.45 me avisaron de la ATP que entraba en la qualy de Lyon. Tomé un taxi hasta el aeropuerto y compré el pasaje ahí mismo a las 12.40. El vuelo salía 13.30″, le contó Federico a FueBuena.

“Arrancó todo muy loco. Jugué muy bien en primera ronda (ante el francés Axel Michon), en segunda estuve muy nervioso, ya le había ganado y eso jugó en contra (perdió con el dominicano José Hernández Fernández)”. Se recuerda que, como se está jugando la clasificación de Roland Garros, las listas de qualies de los ATP de la semana (Lyon y Ginebra) ofrecen más oportunidades a los ranqueados más allá del 200.

“Tenía fe de que alguno del cuadro principal se bajara pero nunca pensé que sería el lunes casi por entrar a la cancha”, cuenta Coria. “Estaba en el sillón y a las 10.15 me avisó el tour manager que entraba ya como lucky loser, que John Millman no se había sentido bien en el entrenamiento. No le pude avisar a nadie porque mi entrenador (Alejandro Fabbri) estaba con otro partido en Roland Garros (Hugo Dellien, en la clasificación) y en la Argentina obviamente estaban durmiendo”.

Recordamos que si no le hubiera avisado del reemplazo, habría significado una semana perdida para Coria. Una más. Son muchos los factores y casualidades que entran en juego.

El blooper del día fue de la voz del estadio (?), que anunció a Kicker y a Millman.

Fede afrontó el compromiso en soledad. Preparó las bebidas y las raquetas. Le pidió a Machi González que lo ayudara en la entrada en calor. “Ya cumplía un sueño, miraba todo alrededor y no podía creer que estaba acá. Iba a cumplir uno de los sueños de mi vida y estaba solo”. No tenía gente en su banco. No tenía banco.

“Se me complicó poder cerrarlo (ganaba 4-0 el tercer set), pero por dentro sabía que era hoy el día. Me mantuve firme de cabeza al final, lo disfruté y se me terminó dando. Uno de los días más felices de mi vida”, define.


(Click para agrandar)

“Es un premio por seguir insistiendo e intentando ser mejor cada día… Seguí, seguí, seguí. Soy un pibe que pasó por por todos los niveles, no pertenezco al ATP pero lo disfruto”, analizó y sentenció: “Ojalá sea un gran trampolín para lo que viene y animarme, tengo que creérmela y esto es una muestra de que puedo seguir creciendo y uno nunca sabe su techo”. Por el momento, Fede ganó 20 puntos para el ranking, 8.565 dólares y un boleto para enfrentar, quizá, a Kukushkin, en un torneo en el que juegan Thiem, Sock, Isner y Chung.

Guillermo, el “hermano de” al menos por hoy, también nos contó sus sensaciones:

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.

20 mayo 2018

Rey y príncipe

Filed under: Info — TodosLosAutores @ 20:44

Embed from Getty Images

“Los Grand Slams favorecen a los mejores jugadores y Zverev es uno de ellos. Va a irle bien en los Grand Slams y si eso no ocurre, ven a recordármelo en los próximos años, pero no creo que eso pase”, lanzó Rafael Nadal, feliz por lograr su octavo título en Roma, el primero allí desde 2013 (una rareza que haya pasado tanto tiempo, pero tiene que ver con que suele ganar los torneos previos de la gira).

Si la semana pasada nos entusiasmamos con lo acontecido en Madrid, porque gracias a ello la previa de Roland Garros luce más atractiva, quedamos más contentos con lo que vimos de Roma. Sabemos que lo atractivo son los torneos mismos, no las previas, pero podemos anticipar un Rolanga en el que Nadal tenga algo más de oposición, en el que Zverev, Thiem o un mejorado Djokovic lleguen al menos a la final.

Y porque antes de los grandes campeonatos sólo podemos hacer eso: hablar y escribir.

A diferencia de Madrid, Sascha no tuvo que jugar con un vencedor de Nadal sino con el Matador mismo. Más allá de las alternativas del partido, fue la primera vez en tres enfrentamientos en polvo de ladrillo que el alemán pudo hacerle fuerza y demostrar los elementos que tiene para ganarle. En los dos choques anteriores, en 2017 y 2018, Rafa había pasado la escoba sin grandes contratiempos.

Esta vez, Zverev suscribió a aquella máxima que dice que para tener chances contra Nadal, debés ser zurdo o tener un gran revés.

¿Quién inventó la máxima? Nosotros (?).

Embed from Getty Images

Se vio en el segundo set: Rafa equivocaba el camino al ir contra el revés del alemán, su mejor golpe, y este revoleaba sablazos cruzados y paralelos. Si Nadal no encontraba la fórmula, si se desconcentraba, el pibe anotaba winner tras winner. El número uno corrigió en el tercer set, insistió por el drive del alemán y sacó dividendos de la interrupción por lluvia: a la vuelta, recuperó el quiebre en contra y no volvió a perder games. Recuperó el No. 1 del mundo y fue sabio, una vez más, en rueda de prensa cuando dijo que es muy relativo cómo llegan uno y otro antes de un Grand Slam. Los cincos sets, las presiones, todo muy distinto.

Embed from Getty Images

Zverev sumó su tercera final en semanas consecutivas (ganó Munich y Madrid), lo que muestra el estado físico mejorado del flaquito (?). Será el segundo preclasificado en Roland Garros. Ya quedó como uno en la Race, sumó más puntos que todos, pero de nuevo, la prueba real, la distancia entre uno y otro, la determinarán en gran medida los Grand Slams.

14 mayo 2018

La previa se puso más interesante

Filed under: Info — TodosLosAutores @ 13:26

“Nos pasamos tres horas en el gimnasio tratando de sacar un poco de músculos, lo cual todavía no pueden ver, pero estamos cerca”, bromeó Alex Zverev en el discurso de campeón de Madrid. Allí dedicó palabras de agradecimiento a su equipo de trabajo, uno por uno.

Madrid, aún con sus particularidades de “torneo en polvo de ladrillo rápido por altura” (ver Anderson, Shapovalov, Isner), ofreció una novedad refrescante con respecto al Mundial de polvo de ladrillo que comenzará en poco menos dos semanas: Nadal pierde con Thiem, que gana el partido siguiente y pierde con Zverev. ¿Qué pasará en Roland Garros y a cinco sets? Condiciones muy distintas, pero un torneo como Rolanga se disfruta mucho más si los candidatos al título son más de uno (perdón, Rafa, no te enojes, aún creemos que sos el principal candidato, lógicamente).

El alemán conquistó su tercer Masters 1000, lo que lo convierte en el jugador con más títulos en ese nivel detrás de los Big Four. A sus 21 años, sus números no distan demasiado de lo que lograron los grandes e incluso son mejores que Federer y Murray, dos que explotaron más tarde. Las comparaciones son feas pero nos sirven, en este caso, para tenerle paciencia a Sascha en los Grand Slam. Ya llegarán sus grandes actuaciones en los Majors y justamente Roland Garros, sin Federer, con el Djokovic de hoy y Wawrinka en recuperación, lo tiene entre los firmes candidatos.

Recordamos que Zverev no alcanzó todavía los cuartos en un Slam. Los campeones más jóvenes en actividad son Delpo y Cilic. Si sumamos los Grand Slam y Masters 1000, Sascha fue el primer campeón del 2018 con menos de 29 años. Tomando solo los M1000, la cosa viene repartida: Delpo en Indian, Isner en Miami, Rafa en Montecarlo y Zverev en Madrid. Es la primera vez desde 2004 que los cuatro primeros son para jugadores distintos.

“Me encuentro con mucha confianza en este momento. La estadística de los break points es increíble, tenerla ahí en mi cabeza es muy positivo”, dijo Zverev, quien enfrentó apenas un punto de quiebre en España y controló el duelo de reveses ante Thiem en la final. Según la ATP, es el primer jugador que logra un título en polvo de ladrillo sin recibir quiebres desde que se guardan las estadísticas, en 1991.

Después del comienzo de año algo flojo para sus posibilidades (pequeña polémica con Ferrero incluida), Sascha encadenó final de Miami, semi de Montecarlo, título en Munich y lo mismo en Madrid (18 sets ganados en forma consecutiva). Consolidado en el 3 del mundo, tiene buenas chances de terminar Rolanga como 1 o 2 de la Race.

Embed from Getty Images

Su levantada se suma a la de Thiem, quien había perdido por paliza ante Nadal en Montecarlo y pudo vencerlo de visitante. El caso de Domi es distinto al de Zverev: es el más “ladrillero” de los más jóvenes, esta es “su” parte del año, pero aún no logró títulos importantes en este tipo de superficie. Hizo semifinales en Roland Garros. ¿Podría dar el zarpazo (qué palabra vieja) en París?

No dejamos de anotar entre los candidatos a hacer ruido a Novak Djokovic, por mal que esté. Ya saben: si los jugadores como él recuperan la memoria… Es un campeonazo que debería volver en cualquier momento y quizá la cabeza “se arregle” en el Bois de Boulogne.

De golpe, Roland Garros se puso más interesante.

Embed from Getty Images

7 mayo 2018

La Final

Filed under: Info — TodosLosAutores @ 18:19

La idea surgió de las charlas de sobremesa con colegas periodistas en Buenos Aires. El tenis como deporte tan particular, en el que el protagonista pelea, solito, contra sus temores y también contra el rival que se planta del otro lado de la red, en estadios repletos de testigos, con millones que observan al instante detrás de las pantallas…

La final de Roland Garros 2004 entre Gastón Gaudio y Guillermo Coria -habrán escuchado alguna vez esta frase- fue una clase gratuita para estudiantes de psicología. “En esas charlas siempre hacía hincapié en los aspectos mentales del tenis y especialmente en ese partido: lo que le pasó a Coria, el miedo inicial de Gaudio; el nivel de los dos, muy inferior al que eran capaces de mostrar…”, recuerda el periodista argentino Alejandro Prosdocimi. Así empezó a gestarse lo que terminó en su primer libro, que recomendamos en este post: “La Final”, de reciente aparición, en venta en las librerías, en la Feria del Libro que actualmente se realiza en Buenos Aires y también en forma digital.

Miembros del staff de FueBuena ya pudimos leerlo y por eso lo recomendamos: le gustará al que conozca la historia (nos aterramos al pensar que ya nos puede leer algún niño-adolescente que no haya visto el partido), al fanático del tenis, al que toca de oído, al que le interese sumergirse en las complejidades de un deporte ultraprofesional -e individual- con condimentos “argentinos” de los buenos y de los malos.

“Logré trabajar bastante en la cristalización del archivo de mi memoria. Todos siempre terminamos recordando cuatro o cinco o aspectos de un hecho, hacemos una edición subjetiva y caprichosa que termina distanciada de lo que realmente pasó”, reflexiona Prosdocimi, quien cubrió tenis para el diario Clarín en décadas anteriores y fue uno de los fundadores del diario Olé.

Embed from Getty Images

“Cotejé lo que recordaba con la gente que también estuvo allí: preparadores físicos, entrenadores, ex jugadores, periodistas, para armar una especie de versión coral sobre el asunto. Muchas cosas no tenían nada que ver con lo que recordaba y otras sí fueron muy fieles a eso. Pude refrescar lo sucedido y a la vez dar cuenta de cierta ingratitud que todos tuvimos en ese momento, porque en retrospectiva fue una epoca maravillosa”. En aquella final, Prosdocimi se sentó en una de las cabeceras del Phillippe Chatrier, a metros de los bancos del Gato y el Mago.

Sin espoilear demasiado, destacamos algunas líneas por las cuales recomendamos el libro:

  • Los antecedentes, uno por uno, de la escalada en la pica entre Coria y Gaudio. Desde dónde venía ese odio entre los dos, cuestión de piel incluida.
  • El antagonismo entre los dos explicado desde el background, un análisis más sociológico y psicológico del tema. Orígenes disímiles, relaciones de familia diferentes. Familiero y apoyado en sus grupos de pertenencia versus el “solo contra el mundo”, un perfil más hermético y desconfiado, que jugarán un gran papel a la hora de resolver el conflicto emocional del momento de presiónen aquella final. Las relaciones interpersonales de Coria, con detalles.
  • Franco Davin como un factor agravante en la relación y la distancia entre los dos.
  • El doping del Mago: nuevas y complejas revelaciones de los años que precedieron a ese Roland Garros y que son determinantes en la carga emocional.
  • El análisis del partido, más allá de la que sabemos todos, que “la ola cambió y aflojó a Gaudio”. Hubo otros elementos a tener en cuenta. Opiniones de los protagonistas y sus entrenadores sobre cada momento de la final.
  • El juego de Vilas durante todo el torneo.
  • El después, el trueque de destinos y todas las razones de cómo (pese al gran 2005) se fue apagando la carrera de ambos luego de ese momento de gloria.

    Embed from Getty Images

Lo leen y nos avisan aquí o en redes qué les pareció.

8 abril 2018

Al repechaje

Filed under: Info — TodosLosAutores @ 15:30

Uno de los integrantes de FueBuena, no diremos quién, efectivamente se despertó hoy, algo desactualizado, preguntó por la Copa Davis en San Juan, por qué no seguía, y empezó a gritar. Tuvieron que llevárselo entre dos gigantes de Seguridad.

Mientras, comienza a llover.

Embed from Getty Images

La primera experiencia cercana de Copa Davis en dos días y al mejor de tres sets resultó entretenida, claramente más corta y con una sensación de que beneficia a los equipos largos. Nicolás Jarry tardó varios games en plantearle oposición a Diego Schwartzman en el cuarto punto. Se podría decir que una exigencia similar sería partido de casi cinco horas como hizo David Ferrer hoy en Valencia pero no, hay un corte, una relajación, para volver a empezar de cero (y encima, de dobles a singles). Las mujeres en la Copa Fed vivían una experiencia similar -ellas, con el doble al final- pero recién hoy lo observamos por la trascendencia de la Davis.

La victoria de Argentina sobre Chile les dará un espaldarazo importante a Diego Schwartzman y Guido Pella, los amigos que se habían sentido en deuda por sus derrotas en el repechaje con Kazajistán y por eso, tras aquella serie, se habían comprometido públicamente a jugar la serie siguiente en la Zona Americana.

La Davis es diferente al circuito -no, ¿en serio?- y ambos lógicamente lo sintieron. Pella fue sincero al decir ayer que “me asusté” en el set arriba y 4-2 ante Garín en el quinto punto. Mérito del bahiense, después de lo de Kazajistán y las serie anterior con Italia (tuvo una ventaja de 2-0 en sets ante Fognini en el quinto punto), de “pedir la pelota” para jugar la definición en San Juan y superar ese momento de dudas para imponerse en el tie-break, con varios winners, cuando las papas quemaban.

Schwartzman lució nervioso en sus dos singles, no pudo soltarse del todo: era su debut en individuales por los puntos y como local. Era el jugador claramente mejor ranqueado (15°) y tenía presión extra en su caso. Se notó en sus festejos (una doble falta del rival, por ejemplo), en algunos pedidos al banco, pero como dijo él, lo importante en la Davis es aportar el punto. Muchos tenistas de cualquier país sufren la localía y Diego aprobó el test pese a las dudas del segundo set ante Garín. “Si sufriera la Davis me quedo en casa”, dijo pero admitió que los nervios son distintos. No nos olvidamos de Machi González y Nicolás Kicker, quienes no pudieron ganar pero aportaron al cansancio de Jarry. Párrafo aparte (escrito en el mismo párrafo) para el equipo chileno, que seguramente regresará al Grupo Mundial prontamente, con el mini-Berdych de Jarry y el progreso que esperamos en Garín.

La serie se desarrolló en un clima muy cordial para lo que se preveía teniendo en cuenta la cercanía geográfica de San Juan con Chile y el antecedente, demasiado lejano en el tiempo, de la serie de los sillazos en el 2000.

Coming up mañana, un post sobre el futuro de la Davis. Con mucha data (?).

2 abril 2018

Campeón a los 32

Filed under: Info — TodosLosAutores @ 13:50

16 marzo 2018

El adiós de Haas y la dificultad del retiro

Filed under: Info — TodosLosAutores @ 17:02

Mientras su amigo Roger Federer juega al tenis como si tuviera -como mínimo- diez años menos, Tommy Haas vive Indian Wells desde otro costado por segundo año consecutivo, en el rol de director del torneo. Lo observábamos en la tribuna al lado de su jefe, el millonario Larry Ellison, o anticipando los partidos más importantes de la jornada cual periodista en las redes sociales de Indian. Esas son sus apariciones públicas en esta quincena; en otros momentos lo imaginamos resolviendo problemas y atendiendo cuestiones propias de su cargo en el “Tennis Paradise”, como busca llamarse el campeonato preferido de los pleiers.

En la madrugada de hoy, minutos después de que Roger luciera como de veintipico frente a un veinteañero real como Hyeon Chung, el suizo permaneció con la campera puesta para ser el invitado de honor en la pequeña ceremonia en la que Haas anunció su retiro oficial del tenis, a los 39 años.

La última victoria oficial de Tommy es justamente ante Federer, en Stuttgart del año pasado. Roger jugaba allí su primer partido tras saltearse la gira de polvo y Haas estaba ubicado 302 del ranking. El último torneo del alemán fue en Kitzbühel, donde perdió ante su compatriota Struff (terminó muy enojado, al punto de decir que podría haber sido el último partido, y lo fue). En aquella gira de polvo de ladrillo, había sido derrotado por dos argentinos, Facundo Bagnis (Bastad) y Nicolás Kicker (Hamburgo).

Haas llegó a ser 2 del mundo, fue plata olímpica, ganó 15 títulos y nos maravilló con un revés a una mano simple y fluido. Una de sus grandes oportunidades en un Grand Slam fue cuando lideraba 2-0 en sets ante Federer en los octavos de Roland Garros 2009, torneo que luego fue del suizo. También cayó en cinco sets, ante Marat Safin, en semifinales de Australia 2002.

Las idas y vueltas de Haas con respecto a la decisión del retiro demuestran lo que cuesta elaborar el adiós del deporte profesional. El famoso “jubilado a los 30 y pico” que es difícil aceptar. Un cambio de vida para el que nadie prepara al tenista profesional.

Jamás nos leerán -y pueden marcarlo si lo hicimos alguna vez- juzgando la forma ideal del retiro del tenis. Pete Sampras se retiró después un US Open soñado y lo avisó más tarde; Andre Agassi eligió el US Open para retirarse y lo dijo antes. Otros son derrotados por lesiones (Kuerten, tantos…), otros se retiran varias veces (Navratilova, tantos…), otros nunca se retiran (Vilas), otros se toman un año sabático (Gaudio), otros reaparecen de tanto en tanto aunque sea en dobles (Hewitt) y hay decenas de variantes más.

En su discurso de anoche, Haas dijo: “Todavía tengo el fuego en mí”. Como si no estuviera del todo convencido del adiós. Los anuncios y desmentidas del alemán en los últimos meses son un indicador de la dificultad para procesar el abandono de la actividad (o de que quería guardar la noticia para la ceremonia de anoche). En cualquier caso, lo contaremos con un nivel de detalle casi enfermizo (?). Veníamos siguiendo el caso; Haas siempre fue uno de nuestros jugadores favoritos.

Federer mismo confirmó anoche que no fue una determinación sencilla la del alemán y que, como son amigos, siguió el proceso bien de cerca.

En agosto del año pasado, Haas le decía a su raqueta que no era el momento de dejarla. Sin embargo, no jugó más en el circuito ATP. Hizo parte de la pretemporada 2018 con su amigo Grigor Dimitrov y en los primeros días del año ofició de coach-consultor de Lucas Pouille en el Abierto de Australia.

En una entrevista en una revista digital californiana (página 111), el alemán afirmaba: “El hecho de no tener que entrenar duramente, seguir una dieta específica o irme a la cama a cierta hora, es una situación nueva para mí. Seguiré jugando lo más que pueda porque disfruto mucho estar ahí afuera”.

O sea, hacía vida de retirado pero quería seguir jugando.

En otra entrevista, con uno de los medios californianos más importantes, describía cómo procesó el retiro, cómo se dio cuenta de que lo que necesita para ser tenista activo ya no está ahí. Las ganas de entrenarse, la preparación mental… todo se había ido. Esto no es un equipo de fútbol, decía, en el que puede haber suplentes.

O sea, estaba retirado. El medio lo afirmaba. Uno de los principales medios alemanes recogió el guante y lo publicó en twitter. Habrán visto que medios y periodistas de habla hispana lo dieron como concretado. Haas se había retirado.

Dos días después, su agente negaba el retiro en la principal revista de tenis alemana. Ese mismo día se anunciaba que Tommy jugaría, en mayo, su primer torneo como veterano.

La ATP, mientras, le preguntaba a Dominic Thiem qué sentía sobre el retiro de Haas. “Es mitad austriaco, debería haber jugado para Austria”, decía Domi, y lo elogió por lo gran jugador que fue pese a la mala suerte con las lesiones.

Hace pocos días, Haas fue entrevistado por Larry King y volvía a ser ambiguo. Decía que ama el deporte, que seguirá jugando para divertirse, confirmaba que se probará como veterano pero también advertía que no se había retirado oficialmente. En este caso, el “pero” sí parece una estrategia: esperar el anuncio oficial que tenía preparado con su amigo Roger.

Finalmente, anoche fue el momento elegido. El video homenaje ya tenía lista la reflexión de Federer sobre su amigo.

No es difícil retirarse. Haas no quiso hacerlo años atrás, cuando las lesiones le hacían jaque, porque quería que Valentina, su hija mayor, pudiera verlo jugar y entendiera de qué se trataba. Contamos todo en un megapost en 2013. Recomendamos su lectura. Disfrutamos en vivo su gran Toronto 2012 y allí el creador de este blog lo entrevistó en exclusiva para el sitio de ESPN.

Como ocurre con Del Potro, Nadal y otros jugadores que se repusieron de lesiones más o menos complicadas para tener segundas o terceras carreras, Haas será recordado también por ello: operaciones, rehabilitaciones y un gran nivel a los casi 40, lo cual genera que le tengamos un cariño especial por más que jamás haya llegado a una final de Grand Slam.

El objetivo está cumplido: Valentina y Josephine, las dos hijas de Tommy, entendieron que papá fue tenista. Lo seguirá siendo aunque juegue con sus amigos.

My ladies #family #haasome #fostaas #photocredit @erinfoster

Una publicación compartida por tommy haas (@tommyhaasofficial) el

Página siguiente »