Fue buena

27 octubre 2015

Fritz y el efecto contagio

Filed under: General,Notas — Marcos @ 20:56

Taylor Fritz cumplirá mañana 18 años. Sus últimos meses con 17 años podría haberlos pasado con las típicas dudas existenciales de adolescente sobre qué hacer de su vida (?), pero su crecimiento tenístico va por el camino contrario. Se convirtió en número 1 del mundo junior, ganó el US Open Junior -en su despedida como juvenil- y fue el segundo jugador en ganar consecutivamente sus dos primeros challengers con 17 años, alcanzando una racha de 17 victorias en esos torneos.

Con los títulos en Sacramento y Fairfield, el estadounidense se unió a un grupo selecto de ganadores de múltiples challengers antes de cumplir 18 años, que incluye a Rafael Nadal, Novak Djokovic, Tomas Berdych o Juan Martin Del Potro. Es tan solo el segundo jugador en lograrlo en semanas consecutivas, junto a Horst Skoff, y en un mes subió casi 500 lugares para ubicarse 228º del ranking.

También es uno de los 12 adolescentes que ganaron un partido ATP este año (a Pablo Carreno Busta en el pasto de Nottingham, en junio).

En el streaming HD que ahora hay para cualquier challenger alrededor del mundo se pudo observar las condiciones de Fritz: golpes limpios, juego ofensivo (para medir 1,92 m su movilidad es buena), saques por encima de los 210 km/h. También su actitud ganadora, lucha cuando el marcador es adverso…  Mientras los rivales sentían la presión de enfrentar a un jugador jóven, Fritz mostraba fiereza competitiva para salir airoso de situaciones de presión. Durante esas dos semanas ganadoras, Fritz logró salvar 47 de 51 break points.


“Este es el futuro del tenis estadounidense, tenés que estar emocionado”, dice el comentarista

Cada vez que le preguntan sobre sus ídolos/referentes Fritz enseguida habla con efusividad de Pete Sampras. A riesgo de sonar exagerados, nos hace acordar un poco a aquel púber Pete que empezaba a destacarse a fines de los 80′s… Principalmente por su personalidad, las posturas adentro de la cancha, la búsqueda de concentración y la inconsciencia; con toneladas menos de oficio para ir para adelante , es cierto, pero ese ya es un mal generalizado de esta época.

 

Esta semana Pistol Pete y Fritz coincidieron en Monterrey, México. Allí estuvo el colega Josh Meiseles que filmó parte del peloteo y habló con el ganador de 14 Grand Slams sobre el proyecto estadounidense.

“Peloteamos apenas 30 minutos y tiene un gran juego. Le pega muy bien a la pelota, tiene un drive monstruoso. No lo he visto jugar demasiado, pero tiene algunas armas muy grandes. Es un chico grandote y estuve charlando un poco con él sobre el sacrificio que implica llegar, el trabajo duro que hay que hacer y tiene la actitud correcta, desea aprender y escuchar. Tiene un gran futuro”, elogió en esta nota que pueden leer en ingles.

En el medio de toda la seguidilla de triunfos, Fritz había tomado la decisión de esquivar la Universidad para ser profesional.

(USA TODAY Sports Images)

 

De hecho, ya tenía todo arreglado para ir cuatro años a USC pero descartó esa opción pese al deseo de su papá Guy, quien le enseño a jugar y quería que al menos vaya un año al college para que, sobre todo, se fortalezca fisicamente.

“Yo siempre lo tuve claro, incluso cuando era horrible. Quería tener el tiempo libre para entrenarme bien y eso podía hacerlo sin ir a la Universidad”, aseguró. También dice que desde que eligió ese camino ha tomado mejores decisiones, se ha vuelto más responsable… y dejó de comer hamburguesas de In-n-Out.

“Ahora soy profesional y debo actuar como tal. Estoy comiendo más sano y eso me ha ayudado mucho”, afirma con la madurez de alguien con varios años de rodaje en el circuito.

“Después de perder en la clasificación del U.S. Open, me dije a mí mismo que quería volver en 2016 con mi ranking. Un mes después tengo que ponerme un nuevo objetivo porque ya estaría cerca de entrar a la qualy. Me gustaría ser top100 para esta altura del año que viene”, manifestó Fritz hace algunos días.

Taylor creció en San Diego, California, y no solamente recibió los concejos de su papá si no también de su mamá Kathy May, 8º del mundo a finales de los 70′s.  Agarró por primera vez una raqueta a los 2 años, a los siete entrenaba varias veces por semana y a los 11 años ya le hacían notas en los diarios locales.

“Usualmente cuando erro una pelota sé lo que estoy haciendo mal porque lo escuché un millón de veces lo que debo hacer, desde que era chiquito. También me han enseñado a que me divierta más allá de las expectativas y las presiones”, dice Fritz, nuevamente con un interesante sentido analítico.

Su irrupción se da en un contexto particular del tenis estadounidense, de presente austero pero futuro promisorio. Entre la nutrida cantidad de entrenadores que trabajan en el desarrollo del tenis estadounidense está el argentino Diego Moyano, nacido en Venado Tuerto y radicado hace varios años en norteamérica.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.

“Tenemos la presión de sacar jugadores”

 

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.

“Fritz tiene un timming de jugador top”

El argentino tiene, puntualmente, a cargo a Reilly Opelka (18 años, 2,10m, campeón junior en Wimbledon) y a Tommy Paul (18, campeón junior de Roland Garros, finalista del US Open y 320º ATP).

Opelka, Paul y Fritz hicieron que por primera vez EE.UU. se quedara con los títulos juniors en París, Londres y Nueva York la misma temporada; antes de este año, la mejor actuación había sido en 1977, con McEnroe y Van Winitsky campeones en Roland Garros y Wimbledon. A ellos se suman Michael Mmoh, Stefan Kozlov y Francis Tiafoe (los dos últimos se los presentamos el año pasado):  el #98trio, como se autodenominan en sus redes sociales.


Mmoh y Fritz, con nuevo sponsor de ropa post victorias


Kozlov se fue a Europa a jugar futures; el domingo ganó su primer título profesional, en Minsk

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.

Moyano podría estar horas hablando de cada uno de ellos e insiste, ante la consulta de FueBuena, que la sana competencia entre todos los convierte en un grupo con un techo muy alto: “No sé si los chicos serán como McEnroe, Sampras o Agassi, pero sí son un grupo muy sólido, para ilusionarse y harán mucho ruido”, arriesga.

23 octubre 2015

Näkemiin (*) Jarkko

Filed under: Videos — TodosLosAutores @ 22:13

Jarkko Nieminen, uno de esos jugadores de los que casi todos tienen opiniones favorables en cuanto a calidad de persona, se retiró del tenis esta semana, en Estocolmo, tras su derrota ante Nicolás Almagro.

Hoy se realizó una ceremonia de despedida particular, con todos en bata de baño (Soderling, Bjorkman y otros jugadores suecos) y en este video de la misma podrán enterarse por qué.

El mágico YouTube ya nos ofrece un top ten de jugadas de Nieminen: por lo que notarán, siempre se destacaron sus piernas y contragolpe, especialmente de revés. Lo sufrieron Federer, Nadal y los argentinos.

En ese conteo no entró este puntazo con Nishikori.

(*) Como hablamos todos los idiomas, titulamos “adiós” en finés.

19 octubre 2015

La historia que Billie Jean no quiso creer

Filed under: Curiosidades — Uri @ 13:03

Machista, apostador y estafador. Son las primeras tres características que aportan quienes estuvieron cerca de Bobby Riggs. Hace rato había dejado atrás su carrera de tenista, en la cual se destacó durante el inicio de la Segunda Guerra Mundial. A sus amigos y a quien se le parara cerca le taladraba el oído contándoles que antes de que se cancelaran los Grand Slams había ganado en Wimbledon. Fue en dobles junto a Elwood Cooke, en 1939.

Habían pasado más de 30 años de aquel título y buscando saciar su necesidad competitiva, Riggs iba seguido a Las Vegas, jugaba por plata al golf y desafiaba al tenis a los socios del club. Bravucón como era, los provocaba con su show. Jugaba con la mano menos hábil, ponía sillas en la cancha y hasta se disfrazaba de mujer y llevaba un paraguas en la mano para levantar más apuestas en su contra.

Era uno de sus vicios. Podía apostar a una partida de bowling, al fútbol americano, béisbol o peleas de boxeo. “No lo hago por la plata, me gusta la adrenalina”, reconocía a mediados de los ’70 en “60 minutes”, el programa periodístico más importante de Estados Unidos.

Riggs, ya con anteojos de marco negro, patillas y un corte de pelo a lo Austin Powers era entrevistado en televisión nacional y había vuelto a la fama desde que desafió a la australiana Margaret Court, entonces Nº1 en el circuito de mujeres, en un circo que debió montar para pagar sus deudas con la mafia.

UN SECRETO EN EL CAMPO DE GOLF

Un genial artículo publicado por ESPN Magazine contiene el testimonio de Hal Shaw, que en la década del 70 arreglaba palos de golf en un club de golf en Florida y se topó por casualidad con un secreto que luego mantendría durante 40 años.

Una noche de invierno, mientras terminaba sus últimos trabajos casi en la oscuridad, escuchó que un grupo de hombres irrumpió en la tienda. Se asustó y se escondió. Apagó la luz y trabó la puerta de la sala de bolsas. Desde su perspectiva podía ver a cuatro hombres sentados alrededor del mostrador. Reconoció a uno, que era el marido de una mujer a la que le daba clases de golf en el Palma Ceia Country Club de Tampa. Su nombre era Frank Ragano, abogado que trabajaba con mafiosos. Shaw seguía mirando y asoció a otros dos hombres por las fotos que veía en los diarios. Eran efectivamente Santo Traficante Jr., jefe de la mafia en la Florida y Carlo Marcello, cabecilla de la mafia en New Orleans.


Carlo Marcello y Santo Trafficante (segundo y tercero desde la izquierda) en un almuerzo en Forest Hills, previo a un juicio a la Cosa Nostra.

Según recuerda el artículo, Trafficante y Marcello, ya fallecidos, eran dos de los pesos pesado de la mafia en Estados Unidos. Incluso Marcello confesaría más tarde a un informante del FBI que él dio la orden para asesinar a John F. Kennedy.

A esos personajes, según escuchó un petrificado Shaw, Bobby Riggs les debía 100 mil dólares (que a plata de hoy, según la calculadora de inflación, serían unos $537.472,97) por préstamos para apuestas deportivas. Según relató Shaw, que en ese entonces tenía 39 años, lo que discutían los mafiosos era el plan de Riggs para devolver ese dinero.

Ragano mencionaba dos partidos que Riggs arreglaría. El primero contra Margaret Court y el segundo contra Billie Jean King. “Por la popularidad que tiene King será un slam dunk (un golazo)”, decía Ragano intentando convencer a sus clientes.

EL PLAN DE SUGAR DADDY

Riggs volvía cada verano boreal al All England Lawn Tennis Club para mirar “el campeonato”. Allí tenía los privilegios de haber sido campeón de Wimbledon. La película “When Billie beat Bobby” -basada en entrevistas con Billie Jean King- muestra cómo fue el primer acercamiento del verborrágico Riggs para intentar arreglar el partido que más tarde fue promovido como “La Batalla de los Sexos”.

Era 1972 y King trataba de convencer a sus colegas de fundar la WTA, para así poder pelear por la igualdad de derechos de las mujeres en el tenis. Para King, que ya había ganado seis de sus 12 Grand Slam, la propuesta de Riggs era un circo al que no quería sumarse.

La estrategia de Riggs tras el rechazo de King fue intentar convencer a la australiana Court, una de las antagónicas de King. Con la promesa de 10 mil dólares por el partido, Riggs tuvo un rápido sí de la australiana, que le pidió que terminara de arreglar los detalles con su marido.

Court estaba en la vereda de enfrente a la de King cuando se discutía si las mujeres debieran hacer una huelga y formar la WTA o si debían protestar por igualdad de premios en los Grand Slams. Mientras la estadounidense era combativa, Court prefería quedar al margen.

EL CONTEXTO

Su espíritu tampoco era desafiante, y cuando aceptó el partido contra Riggs no tuvo demasiado en cuenta el contexto. Los ’60 fueron los años de la segunda ola de lucha por la igualdad de derechos para la mujer. Si a principios del siglo XX se habían conseguido derechos legales (sufragio, propiedad, etcétera), las mentes más abiertas de esos años instalaron la disputa por la igualdad de condiciones en el trabajo, el poder en la familia y la libertad de la sexualidad.

Las protestas tenían voz y cada vez más fuerza con marchas y publicaciones en Europa y en Estados Unidos. Las mujeres tiraban corpiños y medias de nylon al tacho de basura y pedían ser tratadas con respeto, no como un objeto. BJK siempre fue un reflejo de esa lucha.

“Fue un tiempo difícil”, reconocía Court en 2005 en una entrevista con el New York Times. “En ese momento pensé: es sólo otro hombre con una bocota”.

Court había pasado casi un año afuera de las canchas por el nacimiento de su primer hijo, pero el retorno en el Abierto de Australia la tenía campeona y llegaba a mayo de 1973 lista para el partido ante Riggs. “Les he ganado a hombres mucho mejores que él durante las prácticas”, decía Court a la prensa en los días previos al partido.

Riggs, con 55 años, pasaba a visitar al nutricionista top de Hollywood y tomaba 400 grageas de vitaminas al día para resistir los entrenamientos que hacía en Park Newport, en California. Larry, el único de sus hijos que se destacó como tenista, fue su entrenador durante tres meses. “Corríamos todas las mañanas y entrenábamos hasta seis horas por día. Estaba jugando el mejor tenis de su vida”, recordó Larry.

Durante las prácticas, Riggs aprovechaba para condimentar el duelo y no dudaba en mostrar inscripciones machistas en sus remeras. “WORMS”, el acronismo en inglés por World Organization for the Retention of Male Supremacy (Organización Mundial por la Retención de la Supremacía Masculina) era su favorita.

LA MASACRE DEL DÍA DE LA MADRE

Todo era parte del show de Riggs para convencer a sus amigos en Las Vegas de que era el favorito a ganar. Con un 5-2 entre los apostadores llegó el día del partido. Televisión en vivo y la tribuna llena aplaudiendo a Court cuando ella ingresó con su vestido amarillo y verde, con su nombre y apellido impresos en el cuello del atuendo.

Las damas primero, pareció el gesto de Riggs, que entró a la cancha un minuto después con un ramo de rosas. “Para la madre más linda del tenis”, le dijo con intención de ablandarla. “Feliz día de la madre”, completó.

El truco le funcionó a Riggs que se aprovechó de los nervios de Court. La australiana no podía meter el saque y apenas puso en juego 17 de l0s primeros 38 puntos con el primero. Tensa, devorada por el show y la puesta en escena del zorro Riggs.

Court nunca pudo recuperarse y en 57 minutos el sobrepromocionado partido terminaba con victoria para Riggs por 6-2 y 6-1, en lo que la historia recuerda como “La Masacre del Día de la Madre”.

EL SLAM DUNK 

King no pudo seguir el partido, pero se enteró del resultado cuando bajó del avión que la trasladó de Tokio a Hawaii. También se enteró de lo que dijo el bravucón de Riggs, preparando el terreno. “Ahora quiero a King. Jugaré contra ella en pasto, cemento, polvo, mármol, madera o sobre patines”, había declarado Riggs ante las cámaras de TV. “Soy un especialista en mujeres ahora”, agregó.

Riggs se mordió los labios y agregó. “Ahora la quiero a ella que es la líder feminista”.

¡Bum! Entre la furia y el desafío, King estaba adentro del partido.

Una semana después de ganar su quinto Wimbledon, Billie-Jean asistía al Town Tennis Club de Manhattan para anunciar el partido. “Personalmente, desaría que las mujeres estén en casa ocupándose de la cocina, cuidando a los bebés y ser competentes en las áreas en las que pueden ser competentes”, le decía en la cara Riggs.

Jerry Perenchio, productor de televisión y promotor de boxeo, replicó la fórmula del Ali-Frazier y puso una bolsa de 100 mil dólares (la cifra que debía Riggs) para el que gane el partido al mejor -o a la mejor- de cinco sets.

Televisión nacional, 30 mil entradas vendidas en el Astrodome de Houston y promociones de todo tipo. King se subió al circo de Riggs y el partido capturó la atención de millones. Las cuevas de apuestas en Las Vegas a las que Riggs debía sacaron su tajada. ”Un slam dunk”, como decía el abogado Ragano.

Riggs era una celebridad, protagonizaba comerciales para American Express, no rechazaba entrevistas ni invitaciones a fiestas. Así fueron las ocho semanas de preparación para el partido. Riggs se encargó de alimentar su fama de “macho” contando hazañas en fiestas. Alcohol, cigarrillos y apuestas.

Mientras, King se entrenaba seriamente en Carolina del Sur y bromeaba con su hermano que debía apostar la casa familiar en ese partido. Así de segura estaba.

LA BATALLA DE LOS SEXOS

La noche del 20 de septiembre de 1973 el domo gigante donde jugaban los Astros de Houston estaba repleto. Grupos machistas y feministas llevaban sus mensajes en las remeras, carteles y sombreros. En total 30.472 personas pagaron la entrada, más que para cualquier otro partido de tenis en la historia en suelo estadounidense.

Riggs y King entraron en carruajes, no faltaron las porristas ni los famosos en las primeras filas. Las apuestas en Las Vegas iban con el caballero. El show estaba montado y aquella vez fue Riggs, de 55 años, el que no pudo sostenerlo.

Billie Jean se mostró agresiva desde el primer punto. Su fuerte personalidad estaba en la cancha. Del otro lado de la red, un Riggs con casi siete kilos más que en el partido ante Court llenaba el Astrodome de errores, especialmente con el saque en momentos importantes. “¿Qué acabo de hacer?”, le preguntaba luego de la derrota a su hijo.

King ganó el partido con autoridad por 6-4, 6-3 y 6-3. Hasta su muerte en 1995, Riggs alabaría los méritos de King, “que jugó el partido de su vida”.

Sin embargo, su hijo Larry y varios amigos no dudan de que “por un dólar Bobby podía hacer cualquier cosa”.

“¿Conocía a los mafiosos? Absolutamente. ¿Es posible que le hayan dicho de hacer alguna mierda? Es posible que le hayan dicho de hacerlo”, reconoció Larry Riggs a Out the Lines, de ESPN.

“Apostaría mi vida a que Bobby no hizo algo así”,  arriesgó King. “No es posible que Bobby lo haya hecho. Tal vez lo discutieron ellos porque son mafiosos, pero el no pensó en hacerlo. Ese no era Bobby, él no se involucraba con mafiosos”, agregó la campeona de 12 Grand Slams.

El periodista de ESPN le dice a King que en realidad Riggs tenía vínculos con mafiosos y la cara de BJK se transforma. Según aporta Larry Riggs, uno de los compañeros de golf de su padre en Chicago era Jackie “The Lackey” Cerone, uno de los matones de Sam Giancana.

“Sé cuándo un jugador tira el partido y sé que Bobby quería ganar ese partido. Lo ves en sus ojos, en cada cambio de lado. He jugado partidos con jugadores que fueron a menos y sabes cómo es, y no fue como estuvo Bobby”, remarcó King sin creer la historia.

LOS CAMBIOS SEGÚN BJK

Para King, que desde entonces representó la voz en la lucha contra la inequidad entre mujeres y hombres, hay cosas que no cambiaron en estos 42 años. En una entrevista con CNN la semana pasada volvió a referirse a aquel partido.

“Cuando jugué ese partido con Bobby me daba cuenta de que Howard Cossell (el comentarista) hablaba de mi look todo el tiempo”, dijo King, de 71 años. “Y ahora pasa exactamente lo mismo. Siguen hablando de cómo lucen”, agregó la estadounidense.

Después de que Serena Williams ganara su 21 Grand Slam, la revista del New York Times publicó una historia sobre su forma física. “Eso me vuelve loca. ¿Saben qué? Paren de evaluarnos. Ella probablemente sea la mejor de todos los tiempos. Mejor paren de hablar de eso. Hablen de sus logros”, criticó King. “O mejor evaluemos a Tom Brady, ¿lo vieron en las pruebas de la NFL?“, retrucó BJK.

King volvió sobre aquel partido con Riggs y remarcó que cambió “la percepción” de hombres y mujeres. “Que las mujeres hayan salido con mucha confianza y alta autoestima. Por primera vez pidieron aumentos, recuerdo. Y lo más importante es que lo obtuvieron”, dijo.

“Pienso en todo los cambios y las mujeres en 1973 no podían ni tener una tarjeta de crédito a su nombre. Tenían que firmar con sus maridos. La gente no lo recuerda, todos se han olvidado”, remarcó King.

UNA HISTORIA DE PELÍCULA

La Batalla de los Sexos volverá a ser tema de conversación en 2016. En Hollywood se están filmando dos películas sobre lo que rodeó a aquel partido. Will Ferrell protagonizará Match Maker, una historia basada en la historia que arriba contamos. Sobre la Batalla de los Sexos también hay un largometraje previsto con Steve Carrell interpretando a Riggs. HBO es otro que tiene en proyecto un film con Elizabeth Banks y Paul Giamatti sobre la misma trama. Será interesante ver los diferentes ángulos que encontrarán de la historia.

 

15 octubre 2015

Ventaja (mental) Nole

Filed under: General — Marcos @ 23:25

Por estos días -y en todo el 2015 también- , el hombre a vencer es Novak Djokovic. Básicamente, el serbio siempre se ha sentido cómodo cuando es él quien dicta el juego y decide cómo se desarrollan los partidos.

Mientras Djoko se sienta “mejor que nunca”, según su propia definición, seguiremos viendo las victorias apabullantes a las que nos ha acostumbrado… si juega bien, es (casi)imposible que le ganen; si no, cualquiera sea el rival deberá jugar el partido perfecto para tener alguna chance de superarlo. Es así de directo el tema.

Para empezar, Nole no esquivó en rueda de prensa la “prédica” de su superioridad-desde-el-vestuario:

¿Sentís que los jugadores que tienen que enfrentarte no creen que pueden ganar como cualquier otro partido? Se dice que hay partidos que ya estan ganados desde el vestuario…

Es probable. Hay que ganarse el respeto de los otros jugadores jugando bien, siendo consistente, saliendo a la cancha con confianza. Creo que los jugadores sienten eso.Estoy al tanto de la ventaja mental que puedo tener sobre una cierta cantidad de jugadores y trato de usarlo. Trato de ganar y hacer todo lo que sea posible y necesario para mi para alcanzar ese objetivo.

Sírvanse ver los videos…

Esa actitud de “yo soy quien arriesga” o “soy el valiente” que hace algunos no nos convencía del todo en Federer, sobre todo cuando enfrentaba a Nadal; en Djokovic luce como algo natural y acorde a su confianza en una de las mejores temporadas de un jugador en los últimos 20 ó 30 años.

De hecho, hoy dijo que su mentalidad está programada bajo el lema “nada es imposible”  y que cree que tiene varios años por delante para alcanzar los 17 títulos de Grand Slam del suizo.

13 octubre 2015

Nostalgia

Filed under: Videos — TodosLosAutores @ 10:45

Quizá lo sentimos nosotros solos, pero en este resumen de la derrota de Federer en Shanghai parece notarse un “ahhhhh” de nostalgia de los fans chinos cuando el revés del suizo viaja largo. Busquen el último punto. La derrota de Roger no significa solamente una sorpresa mayúscula en Shanghai, sino la certeza para los fans de que ya no lo tendrán más allí para disfrutarlo por este año.

Todo culpa de MJ (?).

9 octubre 2015

La Cancha

Filed under: Info — TodosLosAutores @ 11:37

El poder de los sueños, de la voluntad.

El poder de la figura de Guillermo Vilas en su época dorada.

El poder de la radio como medio de comunicación en aquellos años.

Este domingo a las 21.15, en el marco del Festival de Cine Inusual de Buenos Aires, se proyectará en el cine Gaumont (Av. Rivadavia 1635) el documental “La Cancha”, de Mariano Melamed. Entrada libre y gratuita.

A fines de los ’70, Rubén Garnica, humilde campesino de Santiago del Estero, provincia del norte de la Argentina, escuchaba las transmisiones de las victorias de Vilas y se enamoró del tenis, pero no tenía idea de qué era ese deporte. Tenía un sueño difícil de cumplir: jugarlo. Cuando la realidad le cerró las puertas, construyó una cancha, él solo. Surgieron nuevos problemas y desafíos. Sus hijos no sólo quisieron jugar al tenis, también quisieron ser campeones.

“… Entonces ocupé un terreno baldío enorme. Y empecé a talar árboles, a nivelar, limpiar cascotes, piedras. Usaba la carretilla, el machete, palos, el hacha. Tardé dos años y lo hacía de noche, cuando no trabajaba. Para la superficie molía el ladrillo en un mortero. Al principio, agarraba maderas, les daba forma y las agujereaba: eran las raquetas…”.

TEASER 2014 from Mariano Melamed on Vimeo.

El staff de FueBuena pudo ver el documental y lo recomienda. No vamos a otorgar calificaciones como los críticos porque no somos dignos, pero los lectores que puedan ir se encontrarán con una gran historia, como las que siempre intentamos contar en este blog.

8 octubre 2015

Ace a la rigurosidad

Filed under: Pienso de que... — TodosLosAutores @ 13:08

En una época en la que las mentiras se publican sin chequear, en la que una historia viral puede ser tomada por medios periodísticos como cierta aunque no confirmemos su procedencia ni su veracidad, nos animamos a escribir un post sobre la validez científica (?) de un récord deportivo.

A partir de esta madrugada comenzaron a llegar fotos de la hazaña de Ivo Karlovic. Según la ATP, tras su derrota ante Pablo Cuevas en Beijing, se transformó en el hombre récord de aces al superar a Goran Ivanisevic. Dr. Ivo llegó supuestamente a 10.247.

Por supuesto, si ese récord lo anunciara en exclusiva un diario o un sitio de tenis, no sería oficial. Si lo hace uno de los dos órganos rectores del tenis masculino, debería serlo.

Lamentablemente, hay un grosero error de medición, no ocultado por la ATP, pero que hace imposible considerarlo válido aunque sea oficial: a Goran no le cuentan tres años de producción en el circuito ATP. Tampoco cuentan los aces de ambos en la Copa Davis, sí en los Grand Slam. Por ejemplo, los 78 históricos aces de Karlovic ante Stepanek en la Davis de 2009 no entran en la suma.

El problema de siempre: cómo se mide.

Según este post de Tennis Abstract, que tomamos como referencia, no sólo no se cuentan tres años en los que Ivanisevic ya competía en el circuito, sino que hay torneos en los que no se midieron los aces. Tampoco hay mediciones en los Juegos Olímpicos o la ya desaparecida Grand Slam Cup. Según ese sitio, por estimaciones de los 200 partidos que no toman de Ivanisevic, Karlovic recién podría alcanzar el récord a fines de 2017. De nuevo: no hay forma de llegar a un número concreto.

Al tenis no le va muy bien cuando compara épocas, sean estas cuando ya estaba instalado el profesionalismo (desde 1968) o peor, entre las eras amateur y profesional. Los parámetros son diferentes, los circuitos, la forma de ranking, y muchos etcéteras. Por eso, y ya desviándonos un poco del tema del post, siempre afirmamos que no existe el más grande de todos los tiempos (perdón, fans de Roger), que Rod Laver es el eterno olvidado, que podríamos armar un olimpo con Roger, Laver y Borg y por qué no Sampras, Nadal, Connors y próximamente Djokovic.

Más allá de las diferencias de parámetros, la ATP presenta continuas fallas en su forma de medir y sólo conserva registros para mediciones de récords desde 1991.

Otro ejemplo de los problemas de medición se encontraron en el estudio del argentino Eduardo Puppo (sí, un argentino) que desnudó las fallas básicas en la época de Vilas, cuando casi todo se manejaba por fax.

Es difícil, para un deporte profesional de los más importantes, tener que decir: no podemos medir adecuadamente, no podemos tener récords. Show must go on.

Cuando hacemos un post así finalmente pensamos: “Bueh, ¿nos cambia la vida esto? Que disfrute Ivo, que no podrá lograr algo más grande a su edad, y ya fue”. Pero luego también pensamos: no ser rigurosos y que todo valga lo mismo nos integra en forma orgánica con aquel espíritu que criticamos: “Ya fue, aceptemos mentiras por verdades aunque sean inofensivas, total todos vamos a morir”. (?)

Página siguiente »