Fue buena

22 febrero 2016

Tres casos sobre tocar fondo y volver a subir

Filed under: Info — Marcos @ 15:04

Del arranque del 2014 a esta parte, Pablo Cuevas logró una continuidad en lo físico y lo mental (recuerdan que se operó dos veces la rodilla derecha, estuvo dos años sin jugar y pensó en retirarse) y ya no tiene dudas en sus desplazamientos, su fuerte. A los golpes de fondo les agregó la tranquilidad necesaria para encontrarle la vuelta a los partidos.

Siempre entrega esa imagen de que hace todo bien, aun en canchas rápidas. No tendrá la potencia de otros jugadores ni mide dos metros, pero cómo baila en la cancha, cómo se desliza; no son muchos los jugadores que tienen esa coordinación. Por si fuera poco, Cuevas sabe que puede jugar tres horas seguidas sin problemas. Le falta (o faltaba) el punch. La seguidilla de victorias han trabajado sobre su confianza. De hecho, sumó su cuarto título en cinco finales (títulos en Umag, Bastad, San Pablo y ahora Río, solo perdió con Federer en Estambul).

Desde el triunfo de Leo Mayer en Hamburgo, habían pasado 18 ATP500 ganados por jugadores top10. Los dos primeros del 2016 fueron conseguidos por Martin Klizan, en Rotterdam, y por Cuevas.

Guido Pella tuvo la mejor semana de su carrera y le sacó el jugo a la proximidad del ATP de 500 de Río: además de las experiencias límite y las placenteras (salvó match-points contra Isner, victoria ante Thiem), se llevó una necesaria cantidad de puntos que le ayuda al ranking y a la entrada de torneos importantes: se aseguró todos los grandes previos a Roland Garros.

Hace menos de dos años, Pella había dejado de jugar al tenis. Necesitó un parate para reacomodar pensamientos. “El tenis me estaba haciendo mal y no me aguantaba ni yo. Me la estaba agarrando con todo el mundo, con mi familia, con mi entorno, con todos. Creo que frenar fue la opción más inteligente”, reconocía por ese tiempo. ¿Qué hizo Pella para volver a disfrutar? “Busqué soluciones por mí mismo, dejé de ir al psicólogo e intenté entenderme internamente”. La apuesta le salió.

Juan Martín del Potro también pensó que no jugaría más al tenis. Sus dudas no eran momentáneas, todo lo contrario: la incertidumbre pasaba por si su carrera continuaría luego de tres operaciones en su mano izquierda. Su paso por Delray Beach le deja muchísimos aspectos positivos, a propósito de su regreso al circuito después de 11 meses de inactividad. Como él dice, todavía es un proceso.

“Esta semana gané más que un torneo. Me llevo muchas cosas positivas y cosas para mejorar”, afirmó post derrota ante Querrey y luego de las victorias ante Denis Kudla, John-Patrick Smith y Jeremy Chardy.

15 febrero 2016

Una semana en el ATP

Filed under: Coberturas,General — Marcos @ 14:13

El nuevo campeón Thiem nos invita a que relajemos un poco y recorramos este resumen retrasado de lo que dejó el Argentina Open.

Comenzamos por una conclusión postorneo: es imposible que Thiem o Almagro puedan ejecutar un golpe así como lo indican los manuales, sean éstos antiguos o modernos. Eso de la patita adelante, la posición del cuerpo… No solo ocurre con ellos dos, también con un puñado de otros tenistas que estuvieron en este Argentina Open.

Obviamente, hay una base sobre la cual fueron modificando, pero se golpea como se puede y de ese golpe de transición o emergencia, el tenis de hoy ha inventado una técnica distinta. Lo aprendido como base de la improvisación obligatoria por la velocidad de juego, y esos nuevos golpes como base de una nueva dimensión. Una velocidad de disparos que ya hace quedar a los ’90 como tenis anticuado, velocidad inferior.

Los golpes pueden pegarse de sobrepique, las piernas están en movimiento todo el tiempo, puestas a correr o con repiqueteos de ajuste. Aun en tipos con Almagro o Fognini, que parecieran jugar sin moverse, un Tsonga que es pura explosión o en Pablo Cuevas, de una facilidad asombrosa para ejecutar todos los tiros. Esto ocurre en un torneo sobre polvo de ladrillo, en el que el físico limita como nunca, pero la precisión en la velocidad es lo que asombra de los tenistas de elite y del tenis hoy en día.

LO VEREMOS MUY SEGUIDO (POR TV)

Thiem demostró su manual de estilo que lo catapulta a ser animador del circuito en los próximos años. Con 22 años,  puede desgastar a sus rivales pero no sólo eso: su negocio está en agrandar la cancha, encontrar los espacios para poner a correr al rival hacia los costados. Cada vez menos incómodo a la defensiva, lo suyo es arriesgar, nada de charla sin sentido, no quiero bailar, directo a los besos (?).

El proyecto Thiem ya es una realidad que avanza y los triunfos le sirven para seguir creyendo. En Buenos Aires, quizá sin saberlo, desmanteló la supremacía de campeones españoles en los últimos siete años y ganándole a la leyenda Nadal descolgó el póster (segundo triunfo ante un top10 en su carrera) y aguó lo que hubiese sido la 100º final del circuito para Rafa.

“Es impresionante la fuerza que tiene el guaso en el antebrazo y en la mano. Puede meterte winners desde cualquier lugar de la cancha y con el saque saca a 200 km/h sin hacer esfuerzo, solo con una buena mecánica y aceleración”, lo describía Pedro Cachin ante nuestra consulta. El cordobés lo entró en calor antes de la semifinal con Nadal.

Lo que asombra de Thiem además del poder de fuego es su coraje y tranquilidad en los momentos comprometidos. Camino al título debió jugar cuatro tie-breaks y los ganó los cuatro, en segunda ronda contra Gastao Elias estuvo match-point abajo y ante Nadal metió esto también a punto de perder.

“Este pibe no se caga nunca”, lo describía entre risas Martín Jaite, en los pasillos del torneo ante un colaborador. Son pocos los jugadores con esa frialdad cuando la pelota quema. El Argentina Open es el cuarto título de su corta pero explosiva carrera (Gstaad, Umag y Niza), todos sobre polvo. “Tuve una semana asombrosa. Salvé match-points en dos partidos y ganarle a Nadal la hizo muy especial. Creo que por todo eso es el mejor de todos mis títulos”, aseguró Thiem. También reconoció que en canchas rápidas todavía no se siente a gusto como en el polvo de ladrillo. Todavía.

“Thiem es un futuro número 1 del mundo, tiene todas las condiciones. Hablábamos en la sala de jugadores sobre su velocidad, sobre cómo acelera y le corre la pelota. Además, tiene un saque con kick espectacular. Creo que le falta ordenarse un poquito más; el día que haga ese clic, sea más contundente y no se pegue un par de viajecitos, va a estar, mínimo, dentro de los ocho mejores. Y apenas Djokovic baje un poquito el nivel, en uno o dos años Thiem va a pelear por el primer puesto. Una cosa es verlo por la tele y otra personalmente. Además volea bien, tiene un revés impresionante, es muy completo. Lo conocía de chiquito, de la gira COSAT, porque jugaba con alumnos míos, pero ha crecido muchísimo”, lo describió el Mago Coria a La Nación.

Fuera de la cancha, Thiem parece un tipo tranquilo, que disfruta lo que hace, de entrenarse y de competir. Tal vez porque tenga 22 años y todavía no tenga el trajín que conlleva la vida de tenista cual trotamundo; hoy es todo felicidad según explica en su facebook.

Recomendarlos seguirlo en esa red social: escribe comentarios de sus partidos y no tiene empacho de decir cuando estuvo bien, mal, etcétera. Antes lo hacía bastante más seguido, cuando fue subiendo de nivel quizá se quedó sin el tiempo o las ganas de hacerlo tan asiduamente, pero durante la semana de Buenos Aires retomó la periodicidad y subió seis posteos, mucho más que nosotros (?). La semana de Domi se resume en estos ingeniosos hashtags creados por el mismo:

  • #‎hothothotherinBuenosAires‬ (calor, calor, calor, acá en Buenos Aires)
  • #‎Bamos (Cuando arrancó en redes arrancó escribiendo Bamos con b larga para “ser distinto, en broma, y luego continué haciéndolo; se que se escribe con v”, nos dijo, entre risas)
  • #‎bamosbeatsvamos (Bamos venció a Vamos)
  • #‎titlenumber4‬ (título nº 4)
  • ‪#‎unforgetablemoment‬ (momento inolvidable)

ALMAGRO Y SUS GANAS

A Nico Almagro nunca se lo asoció con regularidad. Es importante que les gane a los que les tiene que ganar, que sume puntos y esté nuevamente dentro de los 50º del mundo, pero elegimos destacar la motivación que sigue teniendo para jugar, la recuperación tras los problemas físicos de los últimos años, el cambio de entrenador y el creer que todavía tiene mucho para dar a los 30 años.

En los últimos 15 años del torneo, Almagro es el jugador de mayor efectividad: un título, una final y no bajó de semis en las últimas seis ediciones. De hecho, con 29 triunfos, es el jugador con más victorias del 2001 para acá.

Otra cosa sobre Nico, también es para destacar cómo está jugando: le pegó con alma y vida en todo el torneo, sobre todo en los triunfos contra Tsonga, Ferrer (primer triunfo en 16 partidos) y en la final. El mismo dijo que su evolución no se trata de adaptar un poco la forma de jugar, si no todo lo contrario: seguir por este camino, bajando la ansiedad y creyendo que a la largo el trabajo siempre paga. Aplica el cliché (?).

NADAL,UN PASO AGRIDULCE

A diferencia del año pasado, cuando Nadal avisó con un buen tiempo de anticipación que jugaría en Buenos Aires, en esta oportunidad su presencia no demandó a hacer modificaciones estructurales u organizativas. No obstante, gracias a el, durante su debut y en las semifinales del sábado hubo entradas agotadas, las 5042 butacas del court central lucieron completas. Luego de la derrota en Australia ante Verdasco, Nadal, que no jugaba sobre polvo de ladrillo desde agosto pasado en Hamburgo, llegó a la Argentina para tratar de animarse pero no pudo llevarse todas las sonrisas que esperaba. En conferencia dijo que no se va preocupado y que las sensaciones no variaron demasiado del principio al final de semana.

Su tercera participación en el Argentina Open confirma algo inimaginable hasta hace poco: lo sobrepasan los nervios y el control sobre sus emociones ya no es tal. En Nadal, siempre todo se iniciaba en su mente, lo más poderoso en una década llena de éxitos. Por lo pronto, ante este desconcierto, el español se sigue entrenando y trabaja para intentar salir adelante. 

Uno de los cambios del español en este 2016 son las cuerdas que está utilizando para buscar más punch en esos pasajes de desconfianza y en los que sus tiros quedan cada vez más cortos. Cuando se lo preguntamos, Rafa dijo que no buscaba ningún feeling especial ni que la pelota le pique más y hasta se ofendió.

Ocurre también que los encordados Luxilon los comercializa internacionalmente Wilson y ni al español ni a Babolat les gusta que se hable mucho del tema. De hecho, al otro día de la pregunta los rollos de cuerda ya lucían una etiqueta distinta. Cuestiones de marketing (?).

OTRAS VISITAS DE LUJO

A Ferrer, Tsonga e Isner les cabe el mote de “visitas de lujo”. Eran los tres jugadores de marquesina (qué linda palabra) hasta la confirmación de Nadal. Leáse, los que cobran garantía para venir a jugar el torneo. Ferrer fue el que más se lució en los tres partidos que disputó, mostrando la regularidad que lo lleva a estar hace 128 años en el top10. Cómo compite ya no es novedad, lo que no deja de sorprender es todo lo que hace antes de entrar a la cancha y las horas de entrenamiento: junto con Nadal, ocupaban las canchas en turnos de dos horas, incluso en días de partido.

Por su parte, Tsonga regaló un buen partido para pasar sin drama el debut ante Leo Mayer, exhibió una potencia superior a la media, y mostró un compromiso total hacia el torneo, llegando el jueves anterior al arranque y siendo parte de distintas actividades extra tenísticas como estar al lado de una parrilla llena de choris con 40º de ST.

Isner, en cambio, aclaró que para jugar bien en polvo necesitaba prepararse un par de días… el estadounidense llegó el lunes a la noche a Buenos Aires (no se podía perder el Super Bowl) y recién el martes pisó el club un rato. Pese a la derrota contra Dusan Lajovic (otro de muy buen torneo), el gigante compartió al día siguiente casi media hora con algunos juniors argentinos y el equipo de desarrollo de la AAT.

Big John les contó, por ejemplo, que calza 50, que de chico era un poco gordito y por eso debió abandonar “la pizza y la Coca” y que le costó acostumbrarse a su físico. También tuvo tiempo de “chicanear” a Octavio Volpi, un correntino de 15 años que ya mide 1,94 m y a quien Isner casi retó y le dijo que empezara a comer bien si quería dedicarse al tenis. El pibe se fue contento y subió esta foto con su ídolo. Sí, no solo los Nadal, Federer y Djokovic pueden ser ídolos.

Con mi ídolo @jhonisner 💪🎾💪

Una foto publicada por @volpioctavio00 el

Otra atracción del torneo para los enfermitos (?) del tenis fue Mohamed Lahyani, quizá el juez más respetado del tour y que siempre le aporta un tinte especial a los partidos. Esta vez, no hizo falta que le pida aun jugador que ponga ganas.

Nos hubiera encantado tener una charla con Mo pero por pedido de ATP los jueces de silla no dan notas. El único diálogo que tuvimos fue mientras se sacaba una foto en la cancha “Es para mandarle a mi mujer y me crea que estoy acá”, dijo, siempre chistoso.

LA VUELTA DE MÓNACO

Después de casi seis meses, Juan Mónaco pudo volver a competir y, todavía falto de ritmo, mostró signos positivos (un juego algo más ofensivo que de costumbre) que lo motivan para seguir con ganas lo que resta de la temporada.

COURT CENTRAL GUILLERMO VILAS

El momento más destacado en lo emotivo llegó el lunes, cuando el court central pasó a llamarse Guillermo Vilas, en un reconocimiento algo postergado. La iniciativa había sido aprobada un par de días antes por la comisión del Buenos Aires Lawn Tennis por unanimidad (igual hubo un par de socios que mandaron cartas oponiéndose) y con varios extenistas a su lado se hizo el acto de presentación el primer día de juego.

 

CONTROLES POR APUESTAS

Durante el Abierto de Australia el tema apuestas y arreglos de partidos se volvió un tópico candente. Ya lo explicamos en esta (no tan breve)guía y durante el Argentina Open siguió en boga y hasta hubo especial control buscando sospechosos. Según nos enteramos, durante la semana debieron echar a dos personas sospechosas por este asunto. Cuando quisimos corrobar este dato con Lars Graff, Tour Manager de la ATP en Buenos Aires, nos dijeron que esas informaciones no son públicas y nos pidieron que le escribierámos a Mark Harrison, vocero de la TIU. Desde Londres, Harrison aseguró a FueBuena que la entidad trabaja en colaboración con los certámenes y con la ATP, WTA e ITF suministrándoles parámetros para identificar a quienes representen una amenaza y envía también una lista que se actualiza constantemente de personas (con fotos) que no deben ser acreditados bajo ningún criterio. “Esos nombres son una potencial amenaza contra la integridad e incluye apostadores, gente asociada a sindicatos y personas que fueron suspendidas anteriormente por nosotros”, afirmó.

Más allá de esto, la TIU dice que cada torneo tiene la capacidad para sacar del evento a los “courtsiders” (pasan datos a terceros en computadoras portátiles u otros dispositivos electrónicos ). También  se restringe el acceso a ciertos sitios de Internet (de apuestas, logicamente, entre otros). “El filtrado web está en vigor en Buenos Aires en todas las redes administradas por el torneo”, aseveró el vocero.

Con quien sí hablamos sobre el tema fue con el brasileño Andre Sa, que desde 2012 y hasta el próximo Wimbledon es uno de los diez integrantes del Consejo. Sa, que compitió este año en dobles en el ATP de Buenos Aires, dice que al no haber acusaciones directas se mancha a todos los jugadores y que todos “estan en contra de las apuestas ilegales y la manipulación de resultados”.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.

EL FUTURO DEL TORNEO

Miguel Nido ( “el que pone la tarasca”), dio varias entrevistas durante la semana del torneo y en todas repitió más o menos lo mismo. Aseguró que el Argentina Open mantendrá esta misma semana al menos en 2017 y 2018 (una semana más tarde porque se jugará la Copa Davis. Empezará el lunes 16) y siguió pidiendo por la necesidad de un inversor local. “El tenis no te va a hacer millonario ni rico, pero sigue siendo un buen negocio en el país”, aseguró.

A Almagro le preguntaron si el torneo podría pasar a ser un evento más y el español no dudó: “Si el estado o alguién ayuda con dinero este torneo podría ser todavía más grande de lo que es y un mejor espectáculo para la gente y las marcas”.

LOS FUEBUENEROS

Algunos lectores de FueBuena tuvieron suerte en el sorteo, llegaron al Buenos Aires Lawn Tennis y mandaron las fotos como prueba…

5 febrero 2016

Menú variado

Filed under: Info — Marcos @ 01:24

Torneo que ha tenido mejores y peores momentos (será el 16˚ año consecutivo), el Argentina Open vivirá una edición deluxe, nuevamente con el jugador leyenda y una lista destacadísima, en ranking y en variedad. Da para ponerse una carpa en el club (?).

RAFAEL NADAL

  • Es un imán, viene a defender el torneo y el polvo de ladrillo es su superficie fetiche.
  • Su drive, aunque no esté en su mejor versión, dibuja parábolas imposibles.
  • No hay mejor versión del español que cuando juega por los puntos, buscando en cada partido, en cada set, en cada tiro, una cuota extra para recuperar (algo de) la confianza que lo llevó a ganar nueve Roland Garros.
  • Su festejo característico (AKA, el inflador del Piojo López) corta tickets solo (?).
  • Puede ser irregular durante un partido pero estando set point en contra no le tiembla la mano y tira una gillete demencial.

DAVID FERRER

  • Conoce bien qué es ser campeón del torneo (2012, 2013 y 2014).
  • Más allá de ser un motorcito, exige con su derecha, presiona con el revés, juega profundo… Su faceta ofensiva está subvalorada.
  • Viene con cambio de raqueta, que le agrega un poco más de picante.

JO-WILFRIED TSONGA

  • Será la primera vez que juegue en la Argentina un torneo del circuito (ya estuvo en la Copa Davis en 2013).
  • En un buen día puede ganarte un partido solamente con el saque y con el drive.
  • A veces se aburre (?) del revés a dos manos e improvisa winners a una.
  • Le sobra carisma: queda en claro con sus festejos con saltos de un metro.

JOHN ISNER

  • Si te sentás al lado de la cancha, llevá casco y escudo: podés ligarte un pelotazo a más de 245 km/h.
  • El segundo jugador más alto del tour (2,08 m) da más basquetbolista que tenista.
  • De un tiempo a esta parte, lo de Isner no es solamente saques: también ofrece actitud de ataque y, si es necesario, puede estar varias horas luchando. Es uno de los protagonistas del partido más largo en la historia de este deporte.

DOMINIC THIEM

  • Es el jugador más joven dentro de los 20 mejores del mundo y otro de los que vienen por primera vez.
  • Juega bien en cualquier cancha pero en polvo es donde más cómodo se siente: ganó tres títulos en 2015 en canchas lentas.
  • Capaz de meter winners desde cualquier lugar, a veces exagera esa ofensiva.
  • Me quiero casar con su revés (?).


FABIO FOGNINI

  • Tiene una facilidad para impactar la bola con poco esfuerzo, casi sin usar las piernas, que asombra.
  • Pese a eso, a no engañarse: es muy rápido.
  • A veces parece que no se esfuerza para ganar. De pronto se enchufa y gana. Es imprevisible.
  • Si te gustan los jugadores que pelean con los árbitros, es tu pollo.
  • Vendrá con su novia Flavia Pennetta, la campeona del US Open.

ALEKSANDR DOLGOPOLOV

  • Es casi imposible querer imitarlo en algunos de sus golpes y lo distinto siempre llama la atención.
  • Toma la pelota cuando sube y saca winners con facilidad.
  • El reves con slice/sidespin es de videojuego.

PABLO CUEVAS

  • Su técnica y estética, especialmente el revés. Nos hace acordar a su ídolo, Gaudio.
  • Establecido en el top 50, redujo su cantidad de errores y ganó en calidad.
  • De sangre argentina y uruguaya, será un local más.

LOS ARGENTINOS

  • Leo Mayer ya demostró durante la Copa Davis que tiene tenis de sobra para ser animador de cualquier torneo. Busca asentarse en el ATP local.
  • Pico Mónaco, finalista en 2015, vuelve a la competencia luego de cinco meses. Desde que ganó su primer torneo, la central del Buenos Aires despierta algo en él y, por añadidura, siempre hay que tenerlo en cuenta pese a la falta de ritmo.
  • Federico Delbonis, Guido Pella, Diego Schwartzman, Renzo Olivo y ojalá alguno que se pueda sumar desde la qualy, que tendrá varios argentinos.

Como siempre, recomendamos no sólo quedarse en la cancha central (desde el lunes, Court Central Guillermo Vilas). Darse una vuelta por las canchas secundarias, caminar por los pasillos del Buenos Aires Lawn Tennis, maximizan la experiencia para ver tenis en vivo.