Fue buena

30 junio 2016

London Calling Día 4: ¿Descanso para Thiem?

Filed under: Info — TodosLosAutores @ 21:21

Dominic Thiem y David Goffin lideran el grupo de los “nuevos”, Nick Kyrgios y Alexander Zverev están a punto de dar un salto bien grande y todos lo sabemos (?); otros tantos intentan escalar posiciones y mientras tanto, algunos como Jiri Vesely discretamente suben su nivel.

El zurdo checo, que hasta el año pasado no lograba regularidad, tiene la misma edad que Thiem (22) y hoy pudo eliminarlo con tres tie-breaks. Culpa de Domi (?) las expectativas que tenemos sobre él: es el líder del circuito en victorias, top ten nuevo y encima viene de ganarle a Roger Federer en Halle. Cuando pensábamos que basaría su juego en polvo de ladrillo y cemento, también se mostró con aptitudes para el césped.

Vesely había vencido a Novak Djokovic en Montecarlo y es uno de los dos que pudieron derrotar al número uno este año (Murray en Roma). “Estuve muy firme en los momentos clave”, dijo el ganador, zurdo de buen saque y lancero desde el fondo.

Denisa, la novia de Jiri, feliz.


Aunque no tenga mucho que ver, nos pareció una gran foto (pelo de Berdych, tamaño de la cabeza de Vesely y ojotas con medias) 

La carrera de Vesely siempre tuvo vaivenes. Fue un muy buen junior, tardó tiempo en poder desarrollarse, empezó a instalarse en el nivel ATP pero las últimas dos temporadas alternó puntos altos con derrotas inesperadas: la consistencia es la materia que le queda pendiente al checo, que puede hacer una gran semana y demostrar que tiene armas para competir al más alto nivel, pero después pasa torneos sin resultados.

Thiem, en tanto, está anotado para jugar la Bundesliga, la liga alemana. ¿Seguirá jugando mil partidos por mes o se reencontrará con la palabra “descanso”?

LAS QUEJAS

Victor Troicki, un abonado a la sección, y su show de hoy.

El otro que se fue caliente de Wimbledon fue Gilles Simon y, durante la derrota ante Dimitrov (no está más con Dabin), hasta amenazó con hacerle juicio al juez de silla por hacerlo jugar con la cancha húmeda.

“No quiero jugar si está lloviendo en pasto. Es así. Si juego me puedo lesionar, te haré un juicio y vas a tener que pagar”, palabras textuales de Gillou.

Lejos de quedar en una calentura del partido, Simón la siguió en la conferencia de prensa. “Algún día me voy a lesionar si me hace jugar con el pasto patinoso y voy a hacerle juicio a todas las personas en el estadio”, explotó y se explayó sobre el porqué de su enojo: “El supervisor me dijo “está lloviendo pero la lluvia no llega a la superficie. Como es una lluvia tenue está en el ambiente y se mantiene en el aire antes de volarse (las gotas), entonces el pasto no está mojada. En el partido me vieron enojado porque después de esa explicación quería destrozarlo. Es así como fueron las cosas”.

El francés es parte del consejo de jugadores de la ATP (fue re-electo la semana pasada) y aseguró que planteará en la próxima reunión qué hacer cuando los obligan a jugar no en las mejores condiciones: “Pasa acá y en todos lados, ellos (los directores de los torneos) siempre se quedan con la última palabra”.

EL LLANTO

Ya había caído la bomba del día con la eliminación de Garbiñe Muguruza, campeona de Roland Garros, ante Jana Cepelova (surgida de la qualy). La croata Ana Konjuh, de 18 años y dueña de un tremendo drive, intentaba hacer lo mismo ante Aga Radwanska.

Konjuh tuvo tres match points ante la tercera favorita y no pudo capitalizar. Encima, en 7-7 del tercero, corrió una pelota y ocurrió esto:

Después del período de tiempo médico de diez minutos, no pudo correr bien y fue eliminada.

EL PUNTO

Doño Pennetta, Fabio Fognini, y una Willy ganadora frente a Delbonis.

Nada que envidiarle a la Willy de Marcus Willis, quien volvió a la realidad del interclubes británico y en una cancha de club metió un winner también entre las piernas.

29 junio 2016

London Calling Día 3: se terminó la fiesta

Filed under: Info — TodosLosAutores @ 19:41

Relacionado: La historia de Marcus Willis.

Brazos en alto, su rival derrotado ante el poderío de su winner de drive invertido…

 

Marcus Willis había ganado apenas un game. El primer game. Lo festejaba con una sonrisa.

Nos preguntábamos en redes sociales: ¿qué nos acerca a un tipo como Willis? Que parece uno de nosotros, gordos en recuperación (?), un “normal” que pudo jugar con Federer, aunque sabemos que lo suyo es normal para un tenista profesional, de los tantos que intentan varios años y no pueden continuar su carrera y toman caminos alternativos.

Willis y remera con logo RF (no tiene contrato) y parches publicitarios de ocasión. Es el modelo que usó Federer en 2015 y las compró en una casa de deportes.

Lo que nos acerca es toda su actitud de estar en Disney. En el sorteo cuando lo miraba a Roger, al dirigirse al fondo de la cancha y pedir pelotitas para iniciar el calentamiento (no podía dejar de sonreír), al proponer el formato exhibición en algunos puntos, al festejar exageradamente los escasos winners que anotó… Éramos nosotros en una cancha durante un partido exhibición con Federer, como nos dejara jugar un par de puntos con él.

Willis debe haber pasado por muchos estados posibles: exitación, ansiedad, miedo… Seguramente salió a la cancha con ganas de no perder por triple 6-0 y evidentemente se soltó al ganar su primer game, en el segundo set. Redondeó un partido aceptable para el 700 del mundo contra uno de los mejores de la historia en Wimbledon. Con slices con sidespin a lo Dolgopolov, algunos toques de Santoro en la red y también drives que se iban por metros, esos parecidos a los nuestros.

Eso sí, no se iba a ir sin anotar esos puntos que recordará por siempre.

De hecho, Willis se reía: “Puedo decir que le hice un globo a Roger Federer”.

Del otro lado, Roger, todo un profesional, dispuesto a no dejarse desconcentrar por la cancha central con techo cerrado y el ruido que generaba el público local, quería ganar en el menor tiempo posible. Las bonitas palabras a su rival ya las había dicho en rueda de prensa (“son las historias que necesitamos en nuestro deporte”) y las repetiría en prensa después.

“La última vez que tuve tan poco apoyo del público, aún ganando en tres sets, fue cuando me dieron un WC en 1999, mi primer torneo aquí y jugué en la cancha 8, a nadie le importaba ese partido”, bromeó Federer post partido.

En algunos meses quizá hagamos el post de “qué es de la vida de Marcus Willis”. Mientras tanto, el cierre de una jornada soñada fue con unas cervezas bien frías que lo esperaban en el vestuario luego del partido. El ya había ganado.

EL DÍA DESPUÉS

Willis volvió a la normalidad, al “barro” del interclubes de Gran Bretaña, jugando en un club de Coventry. Cambió de superficie, fue seguido por las cámaras y metió una linda Willy que festejaron todos.

Mientras tanto, un guionista quiere llevar la historia de Willis a Hollywood. ¿La segunda parte de la película Wimbledon? El guionista dice que la historia se parece a “En busca del destino”, pero con tenis por matemáticas.

28 junio 2016

London Calling Día 2: el regreso de Delpo

Filed under: Info — TodosLosAutores @ 21:14

El año pasado no sabía que sería de su vida tenística. Hace no muchas semanas empujaba el revés. Hoy todavía no lo tiene muy seguro pero la evolución se nota y él afirma que ya no tiene que hablar de doctores y operaciones sino que se puede poner a planificar un 2017 en el que ya no piense en la recuperación y sí se imponga objetivos más importantes.

Juan Martín del Potro volvió a un Grand Slam después de dos años y medio (último partido con un intratable Roberto Bautista Agut en Australia, poco antes de que el argentino pasara el quirófano por primera vez por su muñeca izquierda). No ganaba un partido en este tipo de torneos desde Wimbledon 2013, cuando metió aquella recordada semifinal con Novak Djokovic. Por eso, quizá, en el torneo más importante por tradición, Delpo se animó a decir…

¿Cómo reaccionó Del Potro en su primer partido de Grand Slam? Por lo pronto, fue un encuentro más rápido que uno al mejor de tres sets. El francés Stephane Robert podría haberlo molestado con rarezas, ángulos, efectos, pero no tuvo tiempo. El drive del argentino estuvo imparable y el saque acompañó. Todavía mezcla revés a dos manos con slice (en rueda de prensa admitió que es cuestión de confianza hasta soltarlo del todo) y de no tener casi resistencia ante Robert pasará a una vara muy alta en segunda ronda: Stan Wawrinka. De igual forma, no es lo peor que podría haberle tocado sobre pasto por el hecho de no ser preclasificado y el historial es favorable para el tandilense.

Más tarde, ante ESPN, Del Potro grabó un saludo sobre el tema del momento.

LA NO DIETA

Siguen las repercusiones del caso Willis. Aparecen videos-carpetazos (?) como este en el que Marcus, con más de 20 kilos de sobrepeso, se toma una Pepsi y unos Snickers en un cambio de lado en un challenger.

No es el único caso de conductas alimenticias inapropiadas para un profesional, tal como cita el colega Tom Perrotta en su nota en Roland Garros sobre el francés Bourgue, quien pidió un Mars y una Coca. Miren si son estrategias publicitarias y estamos cayendo presos de ellas.

SUEÑOS Y MÁS SUEÑOS

Así como Del Potro siente que estuvo cerca del retiro el año pasado y Willis pensaba dar clases de tenis en Filadelfia y mañana jugará con Roger Federer en la cancha central, la suiza Amra Sadikovic se había retirado a los 25 años. También, como Willis, se puso a dar clases y su momento de cambio ocurrió al ver a Genie Bouchard en un partido en Wimbledon.

“Cómo, si yo le gané…”, pensó Sadikovic, y así decidió emprender el regreso. Dos años después pasó la qualy de Wimbledon y pudo enfrentar a Serena Williams en el estadio principal. Quizá conocedora de la historia, la número uno la abrazó al final del partido.

A diferencia de Willis, Amra no debió bajar mucho de peso, pero sí ponerse en forma competitiva.

EL TIRO

Nick Kyrgios y un globo calculado ensayado con tiro entre las piernas ante Stepanek.

Recuerden que hace dos años había hecho esto también en Wimbledon…

27 junio 2016

London Calling, Día 1: el sueño de Marcus

Filed under: Info — TodosLosAutores @ 15:32

Apenas pasaron unas horas de Wimbledon y tenemos una de las grandes historias -no tan mínimas- del torneo.

Marcus Willis tiene 25 años, nació en Warwick, Inglaterra, y aparece 706 en el ranking. Es de esos jugadores que no pueden bancarse la carrera (casos que explicamos en extenso en nuestro podcast triple), que juegan futures, los torneos menos lucrativos del profesionalismo, y ni siquiera los ganan. De hecho, en enero pensó en dejar el tenis después de una serie de lesiones, de cuestiones de sobrepeso y de ver cómo su ranking caía.

Antes de jugar la preclasificación en Wimbledon para tenistas británicos (en algunos torneos grandes hay una clasificación para la clasificación) como el peor ranqueado con entrada al cuadro, Willis había sumado 356 dólares en ganancias del año con un solo torneo jugado, en Túnez. Sus entrenamientos los combinaba con clases en el Warwick Boat Club e interclubes en Alemania e Italia. Pensaba en relanzar su carrera el año próximo, pero no demasiado convencido.

De pronto, se encadenaron hechos que cambiaron los planes. Willis sumó tres victorias en esa prequaly y ya en la clasificación superó a jugadores de gran nivel como el japonés Sugita o el promisorio ruso Rublev. Sin conformarse, este lunes llenó la cancha 17 en su victoria de primera ronda ante el lituano Berankis. Un premio de 50.000 libras (por clasificarse ya tenía 30.000) y un encuentro de segunda ronda con Roger Federer en la cancha central.

Su recorrido tiene un momento clave más allá de este lunes 27 de junio mágico en la cancha 17: en febrero, manejaba la alternativa de irse a vivir a Filadelfia, Estados Unidos, para dar clase de tenis. En ese momento conoció a Jennifer, dentista, madre de dos, con quien sintió amor a primera vista. Ella le dijo que irse era un mal plan, que debía volver a intentarlo. Esta es otra de las partes que da para guión de película romántica, al estilo, justamente, de “Wimbledon”. La historia está contada en este artículo del New York Times.

El audio de Radio Wimbledon con su victoria:

Y esta ya la promovemos como una de los dos o tres fotos de Wimbledon 2016.

#Feeels🤗 #Repost @wimbledon ・・・ A win at #Wimbledon and a hug from mum… #MarcusWillis 😂👏🎾 Photo: @joelmarklund

Una foto publicada por Dustin "Dreddy" Brown (@dreddy_ja) el

La rueda de prensa, imperdible, especialmente cuando le dicen que va a jugar con Federer.

20 junio 2016

Césped patinoso

Filed under: Info,Pienso de que... — TodosLosAutores @ 20:53

Mientras seguimos tirando a la basura cartón y plástico que podríamos reciclar, talamos árboles, malgastamos el agua y usamos nuestro auto para hacer 500 metros (?), el clima cambia. Europa Central, por caso, vive un período de lluvias e inundaciones pocas veces visto.

Más allá del mensaje grinpís que quisimos colar en el blog, nos preguntábamos qué efectos podría traer este fenómeno climático en la temporada con superficie natural: el césped. No propondremos esto como hipótesis sino como pregunta para aportar un dato o factor que podría en Wimbledon desde el lunes: ¿El pasto mojado puede ser la salvación de los especialistas que vieron, en los últimos años, cómo el césped del Grand Slam más tradicional se enlentecía a niveles alarmantes?

Enunciamos la pregunta en difícil, pero ojo que puede haber algo de cierto. Ya saben, en décadas anteriores se podía identificar qué jugadores serían, sino protagonistas, al menos peligrosísimos en determinadas superficies. En el polvo de ladrillo, españoles y sudamericanos (quizá sea lo único que se conserve), en césped y las indoor en carpeta de fin de año, los furibundos sacadores, los bombarderos, o aquellos que subieran a la red con conocimiento.

Con el tiempo, las pelotas usadas en canchas lentas fueron más balines, las de rápidas más pesadas, el césped utilizado en Wimbledon cambió, y no había ningún problema con ganarlo desde el fondo, apenas subiendo a la red a saludar. Este es un resumen no muy ordenado, pueden ver este video para recordar cómo cambió Wimbledon con los años, no sólo por el césped sino también por el desarrollo físico de los tenistas, y el tecnológico de las raquetas y cuerdas.

La nueva composición de semilla, 100% rye grass, comenzó en 2001. En 2010, Federer decía que notaba mucho el cambio y que ya no era la superficie más rápida.

En 2012, hablamos con el Groundsman de Wimbledon, uno de los capos de los cuidadores, y nos contó en el lugar cómo preparaban el pasto.

Cuanto más mojado el césped, más firme y agachadito hay que jugar. Es necesario andar con cuidado para no resbalar. Hace días en Queen’s hubo resbalones, entre ellos de Del Potro, Isner y Murray.

En ese terreno resbaladizo se mueve con sapiencia Florian Mayer, el alemán de 32 años que regresó al circuito en abril después de un año parado por una lesión de ingle. “Hace poco no sabía si podía seguir jugando al tenis”, dijo Florian, que venció a la futura estrella Sasha Zverev en tres sets, tras perder dos match points en el segundo. Es el campeón de un ATP con peor ranking en tres años (192 hasta el domingo, hoy aparece 80).

Antes de ganarle a Zverev, Florian había vencido a Dominic Thiem. ¿Podría llegar lejos en Wimbledon? Difícil, pero quizá le amargue la vida a algún preclasificado. Seguramente, tendría menos chances si la quincena transcurriera a pleno sol y el césped estuviera duro. En Halle, como en la Catedral, había techo retráctil, pero lógicamente la humedad de un día lluvioso cumple su función aunque no caigan gotas desde arriba.

En el mismo grupo tenemos al francés Nicolas Mahut y al luxemburgués Gilles Muller, campeón y finalista en Hertogenbosch. El primero se mueve como un gato, tiene una de las mejores voleas del circuito (ahora también la rompe en el ranking de dobles) y le dio dolores de cabeza a Murray en la primera ronda de Queen’s. El segundo, zurdo de gran saque, molesta con su slice, el juego cortado y su ida permanente a la red.

Podríamos seguir con la lista: Ivo Karlovic, semifinalista en Hertogenbosch; Adrian Mannarino, uno que le encanta jugar bajito y agachado; Mikhail Youzhny, que estaba medio de vuelta y casi le gana a Thiem en Stuttgart; Radek Stepanek, Sergiy Stakhovsky, Dustin Brown… Es un grupo heterogéneo y varios de ellos rinden en otras superficies pero en condiciones de césped húmedo, pueden romper el cuadro la semana que viene. Algunos de ellos ya tienen su buen currículum en la Catedral. En un nivel más alto, Feliciano López o Bernard Tomic también podrían beneficiarse con una superficie húmeda.

Más allá del nivel de humedad, ya saben que hicimos todo este post (?) para volver a enlazar, como cada año, los consejos de Javier Frana para jugar en césped. En 2000 y ahora.

8 junio 2016

La decisión sobre el caso María, en tuits

Filed under: Info — TodosLosAutores @ 14:27

A partir de la suspensión de Maria por dos años, una serie de tuits que pueden servir de recopilación de la “historia del día” y brinda recursos para entender más del tema.

Una de sus últimas apariciones púbicas, promocionando sus golosinas.

Relacionado: Pandemonium de Meldonium.

Notable: una separación matrimonial que supuestamente termina en un error grave.

Conclusión de la ITF: “Es la autora de su infortunio”.

7 junio 2016

Sobre el Nole Slam

Filed under: Pienso de que... — Marcos @ 14:51

En 2014, tras 11 años de no suceder, los cuatro Grand Slams tuvieron diferentes ganadores. En 2015, Djokovic estuvo a un partido de ganar el Grand Slam completo y logró 11 títulos -en 15 finales- en 11 meses.

En 2016, el serbio es el primer jugador que logra Australia y Roland Garros desde Jim Courier en 1992 y el octavo tenista dueño al mismo tiempo de los cuatro torneos de Grand Slam.

Qué tema el de la Historia en el tenis. Siempre genera controversias.

 

“Sin ser arrogante, en la vida todo es posible y ganar los cuatro títulos del Grand Slam en un mismo año, también”, aseguró Nole tras vencer en París.

Djokovic no habrá ganado los cuatro un mismo año pero hacerlo en forma consecutiva en un año calendario (el descanso a final de año es el mismo para todos) nos parece un logro inmenso también, a niveles similares. No vemos demasiada diferencia. Es cierto, la tradición dice que debe ser de enero a septiembre, pero piénsenlo un segundo: ¿hay mucha diferencia?

Ya hubo un Martina Slam, un Serena Slam, hoy existe un Nole Slam.

Ya hemos escrito bastante sobre Djokovic en el blog, las razones y contextos de su dominio. A menos que baje su nivel de concentración y rendimiento -en otros años era común que le agarraran baches, algunos profundos- hace tiempo que nos preguntarnos hasta dónde llegará y cuándo podrá meterse en la discusión del “mejor de la Historia”, si es que hace falta ese rótulo (nunca entendimos mucho la necesidad de encontrar a un “mejor de la Historia” como un producto que queremos vender).

Desde ya, es un asunto complejo, en el que no existe una postura única y las opiniones varían.

La constante evolución de Nole ha sido un tema de charla cada vez que nos juntamos en la baticueva de FueBuena y creemos que no se habla lo suficiente según certifica su actualidad. De hecho, Djokovic aguantó pacientemente su momento allá por 2007 y 2008 cuando Roger Federer y Rafael Nadal todavía ganaban la mayoría de los torneos grandes. A varios años de ser claramente el tercer jugador, hoy es notoriamente el primero y hace méritos para seguir sumando records para ser el mejor de su generación. Por lo pronto, ya logró el récord de puntos de ranking. De los Grand Slam, Masters y Masters 1000, Juegos Olímpicos y Copa Davis, sólo le falta Cincinnati y si queremos romper los quinotos (?), cambiar el bronce olímpico que le ganó Del Potro por el oro quizá en Río.

En ese camino, el serbio ha transitado una mutación interesante: del bromista que se viralizaba con sus imitaciones a esta máquina de jugar al tenis; en definitiva, ese caudal tenístico es su ofrenda principal para el mundo del deporte profesional. Djokovic llegó al nivel deseado (siempre diagnosticó que Federer y Nadal lo hicieron mejor jugador), logró un 2015 de novela y comienza 2016 aplastante tachando cada casillero importante; una oferta abrumadora y tiene margen (aun con un Murray en nivel) para seguir mejorando y consechando títulos.

El aporte de Federer y Nadal, individual y en la rivalidad, como embajadores globales del deporte dificilmente sea igualada. De igual forma, nos puede “atraer” más el juego de Roger por su naturalidad en la ejecución de los tiros y en la forma de desplazarse, el arsenal de tiros y efectos, también es cierto, pero si lo que mandan son los resultados, Nole y su juego “aburrido” para algunos pueden llegar a tener mejores números. Como decía Andy arriba.


Un poco de vulgaridad a veces sirve, disculpen (?)

Los criterios para comparar jugadores terminan siendo insuficientes: la preparación física cambió, las raquetas, la exigencia del circuito, algunas cuestiones del reglamento… la cantidad de Grand Slam ganados no es el único parámetro para decir que, por ejemplo, Laver fue peor que Federer. En nuestra opinión, es un monstruo en cada era. Sino también deberíamos criticar duramente a Sampras por no haber ganado Roland Garros. Siempre “lo que falta” y no lo que se logró.

En el fondo,  nos parece que hay un componente típico del sistema competitivo en el que vivimos: siempre tiene que haber un ganador, imposible aceptar segundos o que nos gusten varios. Nuestra posición es que puede (o no) haber uno mejor por cada época distinta. Podemos decir que Federer fue bastante mejor que Sampras. Pero los 60 de Laver y los 70-80 de Borg son bien diferentes. La era Djokovic todavía se está escribiendo.

Página siguiente »