Fue buena

20 marzo 2017

Te imaginás si llega al número un… no, dejá

Filed under: Info — TodosLosAutores @ 02:27

Terminado el primer Grand Slam y los dos primeros Masters 1000 del año, Novak Djokovic ni Andy Murray, los dominadores del 2016 (uno en cada mitad), habrán llegado a los cuartos de final de esos torneos. En Miami estarán ausentes por sendas lesiones en el codo derecho.

Terminado el primer Grand Slam y el primer Masters 1000, Roger Federer es el campeón de ambos. Veremos qué hace en Miami. Lógicamente, es el cómodo líder de la Carrera hacia Londres: los puntos del año.

¿Alguno de ustedes habrá imaginado esto? ¿Lo apostaron? No, en serio preguntamos.

Roger no lo creía posible: el objetivo que se había planteado para el 2017 era ser uno de los 8 mejores al final de Wimbledon (llegó a Australia fuera de los mejores 16). El título en Melbourne fue inesperado para él mismo y lo considera una suma de tres factores: la felicidad (en su vida personal, en poder seguir jugando a los 35), la pretemporada de casi dos meses y el cambio de raqueta de ya hace un tiempo, que le sirve para castigar el famoso revés que ya vieron.

Demasiado positivo todo para un jugador que, antes de llegar a Australia, había jugado su último torneo en Wimbledon.

“Esto no era parte del plan”, dice Federer en una entrevista con el New York Times en Indian Wells, después de ganarle la final a Stan Wawrinka 64 75 y convertirse en el más “viejito” que logra un Masters 1000 (el anterior era Andre Agassi, con 34, en Cincinnati 2004).

Después de Miami, dice Roger, pondrá el freno y fijará nuevos objetivos con su equipo de trabajo. La idea siempre fue que el cuerpo esté bien para que la mente se sienta relajada y sin presiones. Jugar donde le haga feliz y, básicamente, donde él sienta que puede irle bien. No ir para cumplir o dando ventajas. “No quiero viajar de más, estar cansado de los aviones, no quiero ir a los torneos sólo para estar ahí. Si me ven, que sea yo realmente. Eso me lo prometí, así tiene que ser mi forma de encarar la competencia”, indicó antes de ganar su título 90.

Por ello, Federer tenía pensado (imaginamos que seguirá en la misma) que su gira de polvo de ladrillo sea reducida. La anunciará después de Miami. No lo imaginamos en Montecarlo, quizá regrese en Madrid.

Recuperados su espalda, su rodilla y su tenis, con un inesperado Grand Slam en el bolsillo, ¿podría Federer pelear por el Uno de fin de 2017 ya con 36 años? Si sos fan de Roger y leés esto, debés haber sonreído. Se combinan los factores: un notable inicio suyo y el flojo comienzo de los dos mejores.

En la poca competencia que tendrá Federer con respecto a los otros está el único problema: “Por lo poco que voy a jugar, pienso que para serlo debería ganar otro Grand Slam. Con uno ya ganado, y habiendo jugado bien en Indian Wells, hay una posibilidad. Como los Grand Slam dan tantos puntos, debería irme muy bien en otro y quizá no sea suficiente, porque ellos (por Djokovic y Murray) levantarán su nivel, ganarán torneos nuevamente. Por supuesto que me encantaría ser número uno nuevamente, pero otro número aparte de ese no es interesante”, dijo Roger después de la semifinal en Indian.

Pese a regresar al sexto puesto del ranking, a liderar cómodamente el listado anual, Federer siente que todavía está en el proceso de regresar. Se había puesto ese objetivo: llamar “regreso” a los tres primeros meses. Hasta Miami.

Que así sea, no vamos a discutirle eso, su plan está funcionando bastante bien.

8 marzo 2017

Sube la velocidad

Filed under: Info — TodosLosAutores @ 12:59

Es una pregunta que nos formulamos en las oficinas de FueBuena desde la creación de este blog, en 2007: por qué no hay más canchas de cemento en la Argentina. Por qué no hay más torneos sobre cemento en el país. Recientemente hubo un torneo juvenil apenas, y todos los profesionales (futures, challengers, ATP) se realizan en polvo de ladrillo. Si en temporadas anteriores se organizaban más de una veintena de futures en el país, todos se realizaban en la misma superficie, la tradicional nuestra, pero qué aburrida la monotonía.

La semana próxima (este domingo con la qualy) comienza el challenger de Tigre, un torneo en Argentina y sobre cemento. Sí, como leés. Más allá de la novedad, algunos apuntes que deberían hacer que tú, lector que vive en Buenos Aires o alrededores, tenga ganas de visitar el Jeep Park de Benavídez. Aunque este post suene a chivo y no lo sea ni un poco:

- Es gratis. GRA-TIS. En serio. El único gasto es llegar al Tigre.

- La organización brinda transporte gratis desde el playón de la estación de tren Mitre.

- Hay partidos de noche en octavos y cuartos de final.

- Entre los participantes aparecen Leo Mayer, Rogerio Dutra Silva, Guido Andreozzi, el belga Arthur de Greef, Machi González, Simone Bolelli y uno con mucho futuro, el noruego Casper Ruud, semifinalista del ATP de Río.

- Se iba a hacer en enero, previo al Abierto de Australia, pero no llegaron a tiempo con el armado y se hace igual ahora en marzo. Bien por la organización y los sponsors.

- No te entra polvo de ladrillo en los ojos ni te los llevás en las zapatillas.

- Variedad: la palabrita clave. No habrá largos peloteos de fondo como en casi todos los torneos que ves en el país.