Fue buena

28 junio 2018

El ecosistema del tenis volvió a fallar

Filed under: General — TodosLosAutores @ 18:23

Megapost gamer del lector Eban (@estebanhdp).

Pasaron ya siete de años desde los últimos títulos de videojuegos dedicados al tenis, el Virtua Tennis 4 (lanzado por SEGA, una de las grandes productoras de la industria) y el Top Spin 4, su eterno rival. Los fanáticos demandábamos (?) un nuevo intento digital con mejoras coherentes con los últimos años de adelantos tecnológicos.

Hace un año, Breakpoint Studio, empresa de desarrollo de videojuegos deportivos, anunció junto con su aliada BigBen Interactive (productora y distribuidora) que se embarcaban en lanzar el sucesor espiritual del Top Spin 4, llamado Tennis World Tour. “Las últimas evoluciones técnicas nos permiten hacer el videojuego de simulación ultrarrealista con el que siempre hemos soñado”, aventuraba Pierre André, diseñador de la producción y antiguo productor de la saga, descontinuada por la empresa 2K. “Estamos orgullosos de ofrecer a los aficionados un título digno de su entusiasmo. Su nivel de calidad, riqueza de contenido y mecánicas de juego aseguran una de las mayores simulaciones deportivas en el mercado”, agregaba Benoît Clerc, de BigBen. Ambos buscaban compararse con los FIFA y Pro Evolution Soccer, tan populares en Latinoamérica, así como también con los juegos de NBA y NFL, de niveles de ventas increíbles en los Estados Unidos.

Embed from Getty Images

El ambicioso proyecto tomó impulso en 2018, cuando se anunciaba que Federer sería la figura central y tapa. Al mismo tiempo, Nadal era dado de baja, ya que se comprometía a ser el personaje emblemático del título AO Tennis, que sería la competencia. Wawrinka acompañaría a Roger, remarcando más las ausencias de Murray y Djokovic. Roddick, un abonado a todos los predecesores, fue reemplazado por Isner. La lista la completaron un mix de jugadores consagrados como Monfils, Gasquet, jóvenes con peso en el circuito como Thiem, Zverev y Kyrgios y algunas promesas como Chung, Elias Ymer o Tsitsipas. De un total de casi 30 jugadores, apenas cinco son representantes de la WTA y por primera vez en mucho tiempo no hay latinoamericanos, como lo supieron ser Coria, Feña González, Nalbandian y recientemente Delpo.

Al poco tiempo del anuncio, empezaron los problemas: se conoció la presencia de dos leyendas como Andre Agassi y John McEnroe, pero el trailer con gameplay en el cual fueron presentados mostraba a BigMac empuñando la raqueta como diestro. La compañía tuviera que salir a dar disculpas públicas y promesas de arreglarlo previo al lanzamiento.

Alain Falc, de BigBen Interactive, terminó desbarrancando la cuestión a días de correr el telón, cuando cometió sincericidio en sus declaraciones: “La salida del juego fue caótica. Hasta pocas semanas antes del lanzamiento sólo teníamos completado un 20%. No fue retrasado para no perder el beneficio de las campañas de marketing ya comprometidas. Además, queríamos que entre en Roland Garros, que termina el 10 de junio. Hemos puesto 500.000 copias en el mercado, con muchos distribuidores que no tienen derecho a devolución, por lo que sabemos que será rentable”.

El juego saldría el 12 de junio en Play, XBox, PC-Steam y Switch, pero terminó saliendo en las dos primeras, una semana después en Steam y aún no salió en Switch (de Nintendo).

El producto final fue coherente con los problemas del proceso: el juego no da la talla (?) con lo planteado al inicio. No seremos extremadamente puntillosos y detallistas con la revisión gamer-tecnicista, pero sí nos gustaría hacer algunas reflexiones sobre los aspectos positivos y los no tanto:

- McEnroe pegó un jugoso contrato (?), hizo los comentarios para el juego, algo innovador y que no tenía ninguno de sus predecesores. Sería un punto a favor, pero los comentarios terminan siendo repetitivos, aleatorios y eventualmente irritan al jugador por lo desacertados. Definitivamente el algoritmo necesita trabajo.

- Los grandes simuladores se caracterizan por traer al mundo digital una gran cantidad de elementos del mundo real y en este caso la gran decepción es la ausencia del Ojo de Halcón. Ya habitual en el circuito ATP, Grand Slams y Copa Davis; presente en juegos indie como el Full Ace Tennis Simulator, incluido en juegos para celulares y en el Mario Tennis Aces para Nintendo Switch (juego arcade, no simulador). El Hawk Eye es una necesidad dado que la pobre escritura del código hace que a veces pelotas que son visiblemente out son dadas como buenas y viceversa. Esto hace al juego frustrante, es lo básico.

- El modo Carrera, que ve al jugador arrancar como una joven promesa N° 100 del mundo y progresar en el circuito; ideal para tenistas frustrados como quien escribe, termina siendo deslucido, principalmente por una Inteligencia Artificial predecible y que no logra desafiar al jugador. La toma de decisiones no se condice con la realidad en lo más mínimo y el jugador termina paseando por el circuito un par de años y, con suerte, con un puñado de derrotas y una carrera meteórica de ensueño, comparable a las carreras de Nadal, Federer o Djokovic, sin ninguna de las dificultades enfrentadas y esfuerzos requeridos para triunfar a ese nivel. Un lindo detalle que me gustó aquí fue enfrentar a Isner y ver que tiene su clásico armado de saque picando la pelota por entre las piernas, pormenor no replicado en Chung, a quien no le desarrollaron sus hermosos resbalones de piernas abiertas a lo Clijsters.

- En esta entrevista, se mencionaron incorporaciones que terminaron teniendo un impacto nulo como la necesidad de descansar tras los viajes (no pesa en la jugabilidad, porque se puede ganar un Grand Slam con un 60% o 70% de stamina), o los calendarios de acuerdo a las superficies (imitando a los Federer, Nadal) dado que las diferencias en los tipos de canchas no influyen en el juego. Hasta hay un “polvo azul” de Madrid que no difiere con el césped o el cemento.

- El juego ofrece la oportunidad de ir desbloqueando unas cartas con determinadas pericias (uno elige entre las cinco tácticas disponibles, y cada una de ellas tiene cinco cartas relacionadas con la stamina, power, control, agility), que son habilidades que otorgan al jugador determinados bónuses en momentos decisivos. Esto termina dando la sensación de singularidad aunque se queda en eso, en una sensación. Uno elige en base a gustos pero por lo mala que es la inteligencia artificial, no influye.

- El juego iba/va a tener un modo online, el cual no podemos evaluar dado que no se encuentra habilitado en ninguna de las plataformas al momento de esta reseña. Desconocemos su alcance y diseño.

LA CONCLUSIÓN

Este nuevo intento no fue más que eso, intenciones truncas de llenar un vacío. Un allegado me lo definió así: “Dejá de jugar ese demo”. Hace falta un esfuerzo conjunto para desarrollar una experiencia integral y holística que valga la pena el gasto de 60-70-80 dólares: que la ATP, WTA e ITF se involucren, ayuden a gestionar los derechos de imágenes de los jugadores, así como también con los nombres y los clubes donde se juegan los duelos que vemos por ESPN. Que las tres rayas, la pipa, la F y la W sirvan como sponsors y apoyen con sus diseños, sus vestimentas, sus equipamientos, etc. Así como la FIFA tiene su juego junto con Electronic Arts, así como la NBA lo hizo con 2K Sports, el tenis debe salir de su aislamiento, pero como sucede con otros asuntos en los que se necesita unión entre los organismos más importantes, afloran las peleas internas. El ecosistema volvió a fallar.

19 junio 2018

Welcome back, Andy, y que la cadera aguante

Filed under: Info — TodosLosAutores @ 19:35

Andy Murray regresa al tenis. Tiene un deseo de máxima: que sus hijas puedan verlo jugar varios años más y ser conscientes de lo que ven. Si ganar Grand Slams y sean el número uno solían ser sus prioridades, hoy la felicidad se relaciona solamente con jugar y competir. El mundo ATP recupera a uno de los Big Four. Todos felices.

No es tan fácil. Ojalá así lo fuera.

No sabemos qué tan grave es lo de Andy. Comenzamos el post así porque sentimos que no es suficiente lo que declare el protagonista, lo que reporte la prensa o cómo lo hayamos visto en su primer partido en 11 meses. Podemos estar hablando de lo ocurrido hoy en Queen’s como el primer paso de un regreso exitoso o como un paso en falso de una estrella que se apagará en cuestión de meses. Una lesión de cadera es un caso serio. Muchos se han retirado por problemas relacionados.

En un mundo que exige certezas (?), sólo les traemos datos y preguntas. Los próximos días serán clave para ver cómo respondió la cadera ante un partido de casi tres horas. Aunque las noticias que aporte Andy sean buenas en ese sentido, es probable, admitió él, que su próximo torneo sea Eastbourne y que no se arriesgue a los cinco sets de Wimbledon.

Embed from Getty Images

Retrocedamos un poco. Murray había jugado su último partido el 12 de julio de 2017 en Wimbledon, ante Sam Querrey. Esperó hasta último momento para ver si participaba en el US Open (figuró en el cuadro) pero renunció el sábado y dejó al torneo sin el segundo preclasificado. Si bien jugó -bastante parado- una exhibición benéfica con Roger Federer en noviembre en Glasgow, se bajó del resto de torneos en el año mientras seguía el método conservador de recuperación, sin intervención quirúrgica.

En enero, no quedó más remedio: cirugía. Viajó hacia Australia, figuraba inscripto en Brisbane, tenía rival (Ryan Harrison), pero canceló su participación, decidió operarse y posteó un sentido texto en Instagram. Después de una semana en vacaciones, empezó la rehabilitación.

Hey everyone.. Just wanted to write a little message on here for anyone interested in what in going through right now. Firstly I want to apologise to @brisbanetennis for withdrawing at late notice and to everyone who wanted to come along to watch me play(or lose😇) The organisers couldn't have been more understanding and supportive and I'll always remember that. Thank you. I've obviously been going through a really difficult period with my hip for a long time and have sought council from a number of hip specialists. Having been recommended to treat my hip conservatively since the US Open I have done everything asked of me from a rehab perspective and worked extremely hard to try get back on the court competing. Having played practice sets here in Brisbane with some top players unfortunately this hasn't worked yet to get me to the level I would like so I have to reassess my options. Obviously continuing rehab is one option and giving my hip more time to recover. Surgery is also an option but the chances of a successful outcome are not as I high as I would like which has made this my secondary option and my hope has been to avoid that. However this is something I may have to consider but let's hope not. I choose this pic as the little kid inside me just wants to play tennis and Compete.. I genuinely miss it so much and i would give anything to be back out there. I didn't realise until these last few months just how much I love this game. Everytime I wake up from sleeping or napping i hope that it's better and it's quite demoralising when you get on the court it's not at the level you need it to be to compete at this level. In the short term I'm going to be staying in Australia for the next couple of days to see if my hip settles down a bit and will decide by the weekend whether to stay out here or fly home to assess what I do next. Sorry for the long post but I wanted to keep everyone in the loop and get this off my chest as it's really hurting inside. Hope to see you back on the court soon 🎾😢❤️

Una publicación compartida de Andy Murray (@andymurray) el

El proceso de recuperación lo transcurrió “en silencio”. Demasiado, quizá, para lo que suele ser el contacto en redes sociales de una gran estrella con su público, y más con la prensa británica detrás. Alguna aparición esporádica entrenando con juniors franceses o británicos. En algún momento, su madre Judy ofició de vocera. Esta semana, Andy aportó el detalle del proceso en esta columna para la BBC, en la que contó que sus sesiones de rehabilitación duraban entre seis y ocho horas diarias.

La intención era regresar en Hertogenbosch, la semana pasada. No ocurrió. En Queen’s, decidió participar un día antes de realizar los últimos sets de práctica con su compatriota Cameron Norrie (terminaron set iguales). Lo anunció en las redes del torneo y el rival en primera ronda, su amigo Nick Kyrgios, le dio la bienvenida.

El partido fue flojo, por la lógica falta de competencia de Murray y porque Kyrgios entró en modo exhibición, con momentos brillantes y muchos errores. Él también sufrió dolores en la cadera y en los últimos dos sets le pegó al revés casi sin girar la cintura.

Murray se movió con las precauciones del caso y anotó 16 aces. De golpes, un diez como siempre. Finalmente, en un cambio de roles impensado, fue él quien terminó preguntándole a Kyrgios cómo se sentía durante el saludo final. El australiano le había gritado a su equipo de trabajo que la cosa no se veía nada bien. ¿Seguirá en Queen’s? ¿Jugará Wimbledon?

“Me sentí bien, fue un buen regreso”, dijo Murray. “Terminé cansado pero tampoco destruido”, afirmó. Los próximos días serán fundamentales. “No sé qué es lo mejor para mí”, deslizó. Si se despierta este miércoles con dolores, dice, no será un buen síntoma. Lo próximo serán reuniones y diagnósticos con su equipo de trabajo. Lo de hoy fue sólo un buen primer paso. Una baja de Wimbledon no sería sorpresa. La recuperación de una lesión de cadera requiere de muuuucha paciencia. Nosotros no nos apuramos y le deseamos un gran regreso. A largo plazo.

Embed from Getty Images

washington

11 junio 2018

Paris Je t’aime Final

Filed under: Info — TodosLosAutores @ 15:33

Entre los elementos necesarios de Rafael Nadal para ganar 11 veces Roland Garros, podemos encontrar… el mar. El agua; su yate Beethoven, al que debe estar regresando por estas horas. El Mediterráneo le aporta una energía especial y necesaria antes de encarar cada gira importante. La calma antes de la tormenta. Cuando se retire, dice, es probable que navegue mucho, visitando otros países.

Embed from Getty Images

¿Otro factor novedoso? Los dátiles en los cambios de lado en Roland Garros. Una fuente de energía extra.

Embed from Getty Images

No habrá ganado por los dátiles o la paz del mar, pero son elementos que se agregan a los ya conocidos: un juego apropiado para esta superficie, por su condición de zurdo, el spin de la bola, la capacidad física, la concentración y espíritu de lucha y superación; un excelente equipo de trabajo y la leyenda que construye año a año. No podremos olvidarnos la propensión a mejorar en todo momento (el revés, comparado al de sus primeros años), la postura en la cancha algo más ofensiva que al inicio de su carrera y demás elementos que, por ser tantos, se nos deben estar escapando. “El trabajo, la ilusión y la pasión”, resume el campeón.

Nadal no ganó sin problemas, porque aquí siempre intentamos quitarle la capa a los superhéroes y mostrarlos como Clark Kent: su entrenador Carlos Moyá admitió que, en esta edición del abierto francés, Rafa entraba a la cancha con ciertas dudas y se iba soltando con el correr de los partidos. Lo vimos contra Diego Schwartzman (“no siento la bola”) y, en menor medida, contra Juan Martín del Potro. En la final, luego de un primer set parejo, no dejó incógnitas ante un Dominic Thiem que comprobaba cómo lo de Madrid había sido, efectivamente, en otras condiciones (especialmente por la altura).

Escribíamos antes del torneo que lo ocurrido en la capital española y en Roma aportaban elementos para ilusionarnos en la previa: Zverev está más maduro, Thiem pudo ganarle a Rafa, Djokovic se recuperaba… Dos se eliminaron entre ellos, Nole no pudo pasar a la sorpresa del torneo y Rafa fue muy superior al que pudo llegar, pese a los calambres del tercer set.

Muchos tenistas estarían felices si jugaran la clasificación de Roland Garros. Algunos privilegiados disfrutaran de participar en el cuadro principal. Si ganan el debut, es un mojón en sus carreras. Jugar una semifinal o final sería un honor. De ahí a 11 títulos. Es muy difícil de dimensionar lo de Nadal y se nos hace difícil ser originales con respecto a la admiración que esto genera o a análisis hechos por nosotros en este espacio. ¡Nadal casi hizo dos carreras de Roland Garros de Borg! Queda a tres Grand Slams de Roger Federer (17 a 20) y la carrera entre ambos sigue abierta, hasta que uno tenga 64 años y el otro 60.

Como siempre, nos gusta el contexto antes que el ruido: desde finales de 2017 a principios de 2018, Nadal no podía completar torneos (se retiraba antes de empezar o durante sus partidos) por problemas físicos y, como siempre, llegaron los “doubters”. A estos “tipos especiales” como Rafa siempre hay que esperarlos, tienen una más: Montecarlo, Barcelona, Roma y Montecarlo fueron suyos.

LA CAMPEONA

Simona Halep conquistó New York (?).

Por supuesto, también conquistó Rumania. Y de qué manera.

La rumana venía repitiendo que no era una obsesión ganar un Grand Slam. Quizá se trató de un mensaje para el afuera, pero gran mérito de ella, que se puso en posición de superar el pequeño trauma de las tres finales de Grand Slam perdidas, que pudo seguir el ejemplo de muchos campeones que tuvieron que esperar aún más (Lendl, Murray, Clijsters, etc.) y le dio vuelta el partido a Sloane Stephens.

Embed from Getty Images

“Era un sueño que tenía desde chiquita, levantar este trofeo en mi Grand Slam favorito”, dijo Simo. Entre las personas que pudieron ayudarla, además de su entrenador Darren Cahill (también analista de tenis en ESPN), figura un psicólogo deportivo que trabajó con Murray.

Un dato para nada menor: de todas las número uno sin Grand Slam (título con mucha “deshonra” para el tenis profesional, en especial en los últimos años), Simona es la primera que logra un título grande después de haber accedido al primer puesto. Otro símbolo de la presión y el desafío.

Stephens, campeona del US Open, tuvo un lindo gesto en la final, cuando le indicó a su vencedora que levante el trofeo más arriba de su cabeza.

EL VIDEO DEL TORNEO

Nicolas Mahut pudo haberse retirado del single de Roland Garros pero siguió un par de días más y ganó el torneo de su país por primera vez, con Pierre-Hugues Herbert.

De pronto, entra el niño Mahut para abrazar a papá.

LOS ARGENTINOS

No pudo ser para Seba Báez (juniors) y Gustavo Fernández (tenis adaptado).

Embed from Getty Images

Embed from Getty Images

7 junio 2018

Paris Je t’aime Cuartos

Filed under: Info — TodosLosAutores @ 21:07

Juguemos a ponernos, por un momento, en la cabeza de Juan Martín del Potro.

¿Cuántas veces pensaríamos en qué hacer al día siguiente, cuando el partido recomience con el marcador en 5-5 del tie-break del primer set? ¿Cuántas veces desde que abandona la cancha, se baña, trabaja con su kinesiólogo en la recuperación, mira los mensajes en su teléfono, cena, se va a dormir, sueña, se levanta, desayuna, le pega un par de bolas en el precalentamiento…?

Millones de veces. ¿Ustedes?

Embed from Getty Images

Volvieron hoy y Delpo salió a pegarle con el drive. 6-5. Aguantó en el segundo con revés con slice. Festejó el set “de dos puntos” como si hubiera ganado un partido. El día anterior, había levantado un 3-5 en ese tie-break.

¿Podía ser el set que definiera el partido, por lo inusual de su desarrollo? No, se trató de un partido con poco clima. De tormentas y momentos de sosiego. Por un lado, poco clima por la reducida cantidad de público en la Lenglen (consecuencia de la suspensión), por otro lado, porque se alternaban muchos errores. Delpo parecía muy frustrado pese al set de ventaja y Cilic sumaba pelotas en la red o fuera de los límites.

Embed from Getty Images

En el tercer set, otro momento extraño: en el peor pasaje del argentino, con expresiones muy negativas e insultos al aire, pasó de 1-3 a 6-3, gracias al saque y una mejor actitud en los puntos clave. En el final del cuarto, esperó la laguna del croata -éste seguramente recuerda, de tanto en tanto, su historial negativo ante Delpo, ahora de 2-11) para facturar.

Embed from Getty Images

El tandilense regresa a la semifinal de Roland Garros después de nueve años. En el caso suyo, también habría que incluir cuatro operaciones.

Se aseguró repetir el mejor ranking, cuarto, que mostró en 2010 y 2014 (amigos de las casualidades, de los números locos, explíquennos esto de ser cuatro cada cuatro años). Tendrá una montaña muy empinada enfrente mañana, pero sigue un proceso, más allá de algunos baches (el 2017 hasta el US Open) siempre para arriba desde su regreso al tenis. Impensado para muchos cuando recomenzó en el circuito en 2016, con aquel revés con slice recurrente.

Rafa frenó a Peque Schwartzman, quien nunca fue el mismo después de la lluvia de ayer. Nos quedamos pensando en los extraños procesos que de alguna forma decretan que “el partido siempre beneficia al que pierde” en caso de lluvia.

Nadal admitió que el parate lo ayudó a pensar (suspendió set y quiebre abajo, antes de recuperarse ayer mismo, y hoy completó la tarea). El Peque comentó que no fue el mismo del comienzo. Quizá sea demasiada psicología para este momento, ¿pero por qué eso “tiene que ser así”?

Nadal había remontado ante Zverev en Roma después de una lluvia, tenía un antecedente fresco. Schwartzman había comenzado el partido tirando y pegando durísimo, un ritmo muy difícil de sostener al mejor de cinco sets. De cualquier forma, su torneo es excelente y como afirmábamos en posts anteriores, su crecimiento como jugador es notable, se nota que capitaliza lo aprendido en estos últimos años, con físico, tenis y cabeza mejoradas, y es muy probable que llegue próximamente al top ten.

LA SORPRESA

Embed from Getty Images

Marco Cecchinato sacó a Novak Djokovic en el mejor partido del torneo. ¡Y qué tie-break!

El italiano, de Palermo, nunca había ganado un partido de Grand Slam (0-4) y en enero estaba jugando challengers en Sudamérica. Cambiará su ranking 72 por (al menos) el 27 y será preclasificado en Wimbledon. En césped tiene un partido jugado en toda su carrera, en cualquier nivel. En Roland Garros, Cecchinato eliminó a otra de las historias del torneo, también Marco, Trungelliti.

Nole quedó así:

Ahora que es famoso, a Cecchinato lo juntaron con su ídolo Marat.

Con un pasado algo manchado por el asunto apuestas, Marco enfrentará en la primera semi de mañana a Dominic Thiem, quien jugó semifinales en los últimos dos años e intenta pasarlas por primera vez.

LA CAMPEONA PRIMERIZA

Si la lluvia lo permite (pronósticos ásperos otra vez para todo el fin de semana), la final WTA será un prometedor partido entre Simona Halep y Sloane Stephens. O eso esperamos.

Una reflexión repetida pero real de los últimos Grand Slams: las definiciones del torneo femenino vienen superando al masculino, en nivel deportivo y cuán disputados han sido las finales.

Ojalá puedan superar los nervios y hacer otro partidazo. Seguro correrán muchísimo. Las dos vienen de buenas victorias en semis y con firmes actucaciones en partidos anteriores (Halep en dos a Muguruza, Stephens a su amiga Keys -misma final del último US Open-), lo cual convierte a la final de Roland Garros en una parada especial, sobre todo para la rumana, quien todavía carga con el rótulo hinchahué (?) de “número uno sin Grand Slams”.

Traeme la Copa, Simona, traeme la có (?). 

¿La cuarta será la vencida? Halep no pudo coronarse en sus primeras tres finales, ante Sharapova hace tres años, su mejor chance ante Ostapenko en 2017 y en Australia, este año, ante Caroline Wozniacki.

En enero, nos reconocíamos hinchas de Halep tras su mala racha. Hoy lo repetimos: queremos que ella gane su primer Grand Slam en su cuarto intento, algo que ya les sucedió a jugadores como Lendl, Murray y Clijsters.

En Melbourne terminó hospitalizada con un cuadro de deshidratación luego de la final. “Perdí tres veces y nadie se murió”, desdramatizó con una sonrisa. Seguro habrá presión, también para Stephens, pero todo dependerá de cómo logre canalizar los (malos)pensamientos en momentos de definición.

De hecho, en la final del año pasado iba 6-4, 3-0, y con punto para 4-0, antes de una vuelta increíble de Ostapenko.

OTROS DOS SEMIFINALISTAS

Delpo no es el único semifinalista argentino: Gusti Fernández quiere volver al primer lugar del tenis adaptado y sigue poniendo bien alta la vara de rendimiento. Hoy venció al francés Nicolas Peifer y mañana se medirá ante el también local Stephane Houdet.

Mientras tanto, en la semana recibió su galardón por terminar el 2017 como No. 1 (también Axel Geller)

Por su parte, Báez quiere revalidar su condición de No. 1 y buscará su primera final de Grand Slam: eliminó al dominicano Nick Hardt y tendrá un duro rival en semis, su compañero de dobles, el brasileño Thiago Seyboth Wild. Báez ha dicho en varias ocasiones que suele fijarse en Schwartzman por su talla. El tema de moverse rapidito ya lo hace bien.

4 junio 2018

Paris Je t’aime Octavos

Filed under: Info — TodosLosAutores @ 19:16

Desde aquel Roland Garros con Puerta y Cañas en cuartos de final, que terminó con el primero finalista y luego sancionado por doping, que el tenis argentino no disfrutaba de dos representantes en cuartos en el single masculino. Pasaron 13 años.

Embed from Getty Images

“Varios se fueron retirando, por eso no volvió a darse. Me alegra mucho por Diego, sabía que podía hacer un gran torneo. El partido era hoy con Anderson. Al principio no le encontraba la vuelta pero después lo supo recuperar. Si no queda top ten, lo será muy pronto”, elogió Delpo al Peque en rueda de prensa.


(Video de Mamá Peke)

Ambos se entrenan varias veces juntos, últimamente lo hicieron en Miami y en Roland Garros. En la práctica en París, antes del comienzo del cuadro principal, el tandilense se retiró unos minutos antes por dolores en la pierna lesionada. Finalmente, esperó hasta último momento, con el cuadro ya hecho, decidió entrar a participar 12 días después de sufrir el desgarro grado 1 (le habían pronosticado entre 8 y 10 de días de recuperación, pero no siempre es tan exacto), sumó victorias contundentes y hasta podría llegar a semifinales, ya que su rival en cuartos será Marin Cilic (historial de 10-2 para Delpo).

Embed from Getty Images

El Peke había llegado a cuartos en el US Open, octavos en Australia y ahora repitió segunda semana, con la gran frutilla de hoy: remontar un 0-2 en sets por primera vez, ganarle a un top ten en polvo de ladrillo por primera vez y alcanzar la ronda de los mejores ocho en Francia, también en forma inédita. Sumó puntos muy valiosos en la carrera por llegar al top ten y, salvo que pierda contra Rafa Nadal y Novak Djokovic sea finalista, quedará 11° del mundo al finalizar Roland Garros. Sobre su tenis mejorado habíamos escrito este post.

Una curiosidad del partido de hoy: la charla con la jueza sobre un espectador que lo molestaba. El final es genial.

LA BAJA

La inactividad le pasó factura a Serena Williams. La estadounidense tenía que enfrentar a Maria Sharapova en un duelo muy promocionado, participó en dobles en Roland Garros y se retiró por dolores en el pectoral derecho que le impiden sacar (en dobles había perdido 6-0 el último set). Así lo explicó:

LA IMITACIÓN

Josh Berry lo hace de nuevo, esta vez con un John McEnroe crítico sobre la baja de Serena.

EL NÚMERO

900. Las victorias que alcanzó Nadal a nivel ATP, Grand Slam y Copa Davis (no incluye challengers). Es el quinto de la Era Abierta que lo logra.

LA FOTO

Kasatkina y Sharapova. Las dos están en cuartos de final.

EL SHOWMAN

Kyrgios está jugando un challenger sobre césped en Surbiton, dice que ya no siente dolores para sacar y hoy hizo esto.

2 junio 2018

Paris Je t’aime Ronda 3

Filed under: Info — TodosLosAutores @ 19:26

Quizá no ocurra en Roland Garros, pero Diego Schwartzman parece ir cimentando su ascenso hacia el top ten, lo cual podría ocurrir este año.

Embed from Getty Images

Ya pasó el tiempo en el que nos asombramos por los logros dada su estatura. Intentamos no hacer más referencias a eso, al menos que se enfrente con Isner o Karlovic y salga la foto de rigor. Lo mismo, creemos, ocurre en los analistas internacionales. Es tiempo de elogiar lo que mejoró como jugador en el último año y medio. Es miembro permanente de la elite del top 20, top 15 y amenaza con el top ten. Llegamos al punto en que enfrenta en octavos de final a Kevin Anderson, 7 del mundo, y podemos decir que es favorito.

Enfrentó a Borna Coric, rival durísimo, y el Peke llevaba las de ganar. Fue una pared ante uno de los más sólidos y fuertes del tour, que le había ganado sus primeros enfrentamientos.

 El Peke llegó a la segunda semana de Roland Garros por primera vez combinando solidez desde el fondo con una presión permanente. Algo parecido le decía a ESPN tras su victoria ante Pavlasek en segunda ronda: cuando logra el combo de agresividad y paciencia, muestra su mejor versión. El revés es un guante, va profundo, cruzadito, paralelo, como usted quiera. El saque, en esta superficie especialmente, funciona. El drive no tiene grandes fisuras. Es inteligente para leer los partidos. Con confianza, todo fluye.

En la primera parte de la gira de polvo de ladrillo, hubo un período de enfermedad, cansancio físico y mental después de la Davis con Chile. Por suerte pudo partir a la gira en dos partes y a partir de Madrid, el nivel creció.

Para llegar al top ten, debería hacer semifinales pasando a Rafa Nadal. Suena complicado. Por lo pronto, por tercer Grand Slam consecutivo llega a la segunsa semana… Más adelante en el año, podría llegar el gran momento en el que lo veamos con la diez.

Embed from Getty Images

LA PROTESTA

Gael Monfils extrañamente enojado. Perdió cuatro match points en el servicio de Goffin antes de caer en cinco sets.

  EL CHOQUE

Dzumhur y el ball-boy. Terminaron amigos.

 

 LA HISTORIA

La rumana Mihaela Buzarnescu tiene 30 años, un título de grado y una segunda carrera, “a lo Delpo” pero con un parate más prolongado. Viene de eliminar a Svitolina, campeona en Roma. Recomendamos la lectura de su historia. Embed from Getty Images

EL PARTIDO

Serena vs. Maria. Williams contra Sharapova. Partidazo en octavos.

LA AMISTAD

Es de ayer: Sascha Zverev continuó con su hermosa relación (?) con el periodista de Yorkshire de acento inconfundible.

LOS DATOS

Extrañamente, Zverev había ganado ante Dzuhmhur su primer partido contra un top 50 en un Grand Slam, en un torneo en el que podría llegar a ser, al menos, finalista.

Embed from Getty Images

Mañana se romperá una barrera: el que gane entre Sascha (21 años) y Khachanov (22) será el más joven en llegar a cuartos de Roland Garros desde que Delpo lo hiciera con 20 años, en 2009.

Mientras tanto, el cuadro masculino se quedó sin franceses por primera vez desde 2007.