Fue buena

28 agosto 2014

Un final feliz para Lucic

Filed under: Coberturas,Notas — Uri @ 11:01

Mirjana Lucic Baroni no se imaginaba estar jugando a los 32 años. Fue una de esas jugadoras que brilló desde muy joven y, a los 15, ya ganaba torneos en el circuito profesional. Rápidamente llegaron el título en dobles del Abierto de Australia junto a Martina Hingis, la semifinal en el single de Wimbledon en 1999, los contratos y las presiones.

Algo demasiado difícil de manejar para una adolescente que carecía de contención de su familia. Más bien, todo lo contrario. Era hostigada por su padre, Marinko. “Una vez perdí con una chica que era cinco años más grande que yo, y mi padre me pegó en la nariz. Yo iba sangrando por toda la casa. Yo no tenía idea qué pasaba, era todo el tiempo así”, reveló Mirjana en 2006 en una entrevista con el New York Daily News.

Lucic sufrió psicológicamente y fue mermando su rendimiento. Después llegaron las lesiones y los problemas de dinero mientras seguía lidiando con su padre y entraba en un amargo juicio contra la empresa de marketing y representación deportiva IMG, a quien acusó de “usar medicación y juegos mentales para sabotear su carrera”. Difícil no odiar al tenis después de sufrir de esa manera.

“Creo que todo lo que pasé tuvo que ser de esa manera, pero no siento que pasó porque empecé a los 15 años. Yo me divertí mucho jugando al tenis, pude viajar por el mundo, jugar en grandes escenarios, conocer gente y gané muchas cosas. Después llegó un tiempo en que me tuve que alejar para resolver mis problemas, pero creo que a los 32 años todavía estoy plena para vivir cosas lindas”, dice Lucic cara a cara con FueBuena.

Mirjana contaba que en sus peores días su padre le pegaba con su zapato muy pesado. «Algunas veces mi cabeza me dolía tanto que no me podía cepillar el pelo por semanas», recordó. Marinko era uno hombre poderoso en Croacia, por lo que la policía nunca registró una denuncia.

Tenía 28 años cuando decidió volver a jugar. Antes hubiera querido, pero no tenía recursos para comprar un pasaje de avión. “A pesar de haber empezado muy joven, no jugué mucho tenis en mi vida. Por las reglas cuando era chica y después por los casi cinco años que me alejé del tour, entonces extrañé mucho al tenis. A los 32 me siento muy en forma, muy fuerte y saludable, entonces, después de todo lo que viví, ¿por qué no seguir ahora que estoy tan feliz?”, dice la tenista que volverá al top-100 después de esta semana.

Para sorpresa de muchos, Lucic-Baroni, está en la tercera ronda del US Open por primera vez desde 1998. El lunes derrotó a la ascendente Garbiñe Muguruza, 25˚ clasificada.  Ayer se cargó en tres sets a Shahar Peer.

“Fue una sorpresa para el torneo, pero no tanto para mí. Sabía qué tenía que hacer, la táctica que tenía que seguir y que además cuento con el tenis para ganar estos partidos. Me siento muy bien físicamente, mi saque funciona y hace diferencia y puedo ser muy agresiva, lo cual me da buenas chances de ganar partidos. Hoy jugué contra una jugadora que fue 11 del mundo, por lo que sabía que iba a ser un partido muy difícil. Aunque también confiaba en lo que yo podía hacer, estoy con mucha confianza ”, se entusiasma Lucic Baroni, que jugará su próximo partido contra Simona Halep.

Cuenta que le encanta viajar y la historia, por lo que cada vez que va a Roma se “siente en el cielo”; que antes hacía una vida muy rutinaria con el tenis, pero que ahora se asegura de dejarse un tiempo para poder conocer cada ciudad que visita. Que le fascina ir a París y que siempre que viaja a Inglaterra busca un nuevo castillo para visitar.

Lucic ahora aparece en los torneos como Lucic Baroni, agregando el apellido de su marido. Se casó en 2011 y su vida terminó de afianzarse. Viven en Sarasota (Estados Unidos) donde su esposo tiene una cadena de restaurantes italianos. Allí también está su hermana y sus sobrinos, lo que le da un entorno familiar. «Estoy muy feliz de haber encontrado ese lugar en el mundo, es maravilloso», resalta.

“Quiero disfrutar un par de años más jugando al tenis, mi esposo me entiende y me apoya muchísimo en lo que quiero hacer, en dedicarme al tenis a tiempo completo y, cuando termine con el tenis, definitivamente me gustaría formar una familia y tener hijos”, dice Lucic Baroni.

1 comentario

  1. Buen post y una muestra más de como los padres se equivocan cuando quieren inculcarle un deporte a sus hijos. En este caso, como en el de Tomic o algunos otros ya es medio animalesco, pero lo bueno es que pudo rehacer su vida, cosa que no todos consiguen.
    Cambiando de asunto, resultado complicado el de ayer de Charly con Sela, aunque él venga de una lesión. No sé si Weintraub va a jugar (no lo hace desde la qualy de Wimbledon donde abandonó hace ya 2 meses), pero aunque muchos lo ven como «flojito» hay que fijarse que en 2011 les ganó a Raonic y a Janowicz de local por la Davis, cuando estos ya eran nombres razonables en el circuito, y de visitante a Ito y Soeda en Japón en 2012 y a Bemelmans en Bélgica y Kavcic en Eslovenia en 2013, tambien de visitante. Todos estos jugadores con mejor ranking que el suyo, lo que significa que el tipo es copero, y la Davis le cae bien. Por lo tanto si no juega mejor, ya que el mejor israelí despues tiene ranking 696 y tiene 18 años.

    Comment por Gustavo L — 28 agosto 2014 @ 12:31

RSS feed for comments on this post.

Sorry, the comment form is closed at this time.