Fue buena

23 septiembre 2014

¿Qué hacen acá?

Filed under: Aguante la ficción,Info — Uri @ 13:48

Hay una mesa reservada para diez personas. La luz es tenue y de la cocina salen platos con recetas orientales. Novak mira su reloj y comprueba que está en horario. Eligió zapatos para agregarle elegancia a un atuendo simple, con jean oscuro y camisa celeste. Tiene un sweater anudado en el cuello que denota que su paternidad está cerca.

Saluda a Rafael, que acomoda prolijamente las dos botellitas -una de agua, otra de limonada- que pidió mientras aguardaba a su pares. En un inglés mejorado, se pone al día con las novedades, después de perderse el viaje por Estados Unidos y Canadá. Roger revuelve las aceitunas dentro de su Martini y le cuenta que hubo algunos cambios mientras no estuvo, que deberían sumar dos comensales a la mesa de ese restaurante asiático.

Tomas deja su campera de cuero en el guardarropas, mientras que David saluda con la mano firme y le susurra algo en español a Rafael. Grigor pide un Martini y revuelve las aceitunas como su espejo suizo. Stan aprovecha para retratar el momento con una autofoto con Milos. Después de un par de tomas que se borran, deciden que el brazo del canadiense -vestido insólitamente con una manga de lycra debajo de la remera amarilla- dará un mejor ángulo. Andy y José Wilfredo compartieron el taxi y vienen hablando de boxeo. Andy no se define entre un scotch o un gin tonic: compra los dos y le ofrece la elección a Wilfried.

«¿Todos listos?», pregunta Nole. El veterano Roger insiste que hay que agregar dos sillas. Se da vuelta Kei, que estaba un poco nervioso con la situación y se había refugiado en el chat del teléfono. El japonés saluda, tímido, como de costumbre. A último momento entra Marin, que sin importarle demasiado el protocolo, ocupará una de las cabeceras en la nueva mesa de los 12.

¿Qué hacen ustedes acá?, apunta a Kei y a Marin el musculoso Rafael, que durante en los últimos meses prefirió las partidas de poker y el Mundial de básquet a mirar tenis por televisión. Wawrinka se aparta por un instante del menú y le cuenta que el panorama cambió bastante en el US Open, que Nishikori le ganó a Raonic, a él y a Djokovic para jugar su primera final de Grand Slam. Federer agrega el grandote que se sentó en la cabecera puede invitar la cena porque le ganó el título a Nishikori y un cheque de tres millones de dólares. Con modestia, y en una situación que lo incomoda bastante, Cilic reconoce que jugó el mejor tenis de su vida para eliminar en semis a Federer y en cuartos a Berdych. El checo está en otra y aprovecha para subir una foto de su reloj a Instagram.

Wawrinka redondea que si terminan la temporada dentro del top 20, él y Cilic jugarán las finales de Londres por ser campeones de Grand Slams. El suizo guiña un ojo y actualiza que entonces la Carrera a Londres dejaría apenas tres lugares para los otros siete comensales, algo inesperado hace un mes. El suizo propone un brindis porque él sobrepasó los 4.715 puntos que al día de hoy se necesitan para clasificarse al torneo (y que irá bajando en las próximas semanas) previsto para el 9 de noviembre en el O2 Arena de Londres.

Nadal asiente y razona que la lucha que hasta el US Open parecía entre los puntales de la generación de lo 90′ (Dimitrov y Raonic)  y los más veteranos en crisis (Ferrer, Berdych y Murray, aunque el escocés en ascenso, con Tsonga más atrás), ahora tiene dos protagonistas inesperados. Dos tipos que aparecieron de sorpresa.

Son pocas semanas, entonces Nishikori cuenta que quiere aprovechar el impulso y el sexto lugar en el Race (el ranking que suma los puntos de la temporada) para jugar por primera vez el torneo que recibe a los mejores ocho del año. Para eso juega cinco de las últimas seis semanas del calendario tenístico: Kuala Lumpur, Tokio, Shanghai y Valencia y París-Bercy.

A su lado Ferrer (7º, con 3.553 puntos) se sirve una copa del vino que eligió Djokovic y cuenta que no esperaba jugar tanto al cierre del año, para no repetir los errores del 2013, cuando llegó fundido a Londres. Dice el español que esta situación lo llevó a cambiar los planes, entonces empezó por Shenzhen, que estrena ATP este año. De ahí el viaje a Beijing y luego Shanghai. Una semana libre a la vuelta a Europa, antes de jugar su propio Valencia Open y hacer el último esfuerzo en París.

Cilic se rie y aporta que el también está anotado en torneos las próximas semanas, aunque aclara que verá cómo le va para medir los descansos. «Quiero disfrutar y llegar a Londres al 100%», dice el croata, que pregunta cómo es el tema de los trajes para las sesiones de fotos. «¿Cortesía de ATP? Yo soy XXL», avisa.

Uno de los mozos que atiende esa mesa apartada del salón principal sugiere la entrada, Nishikori aprueba los edamame y pide la salsa de soja sin sodio. Berdych no conoce esas vainas de soja que entusiasmaron a Kei, pero confía en el nipón.

El checo es el octavo en la Carrera a Londres (3.510 puntos) y revela que necesitaba un poco de descanso por unos dolores en la parte baja de la espalda. Entonces se tomó un respiro tras la semifinal de Copa Davis. En consecuencia llega a China para jugar el 500 de Beijing y luego el Masters 1.000 de Shanghai. Estará en Estocolmo y, después de una semana libre, viajará a París.

Mientras Djokovic le hace chistes con una servilleta por esa inexplicable manga de lycra, el canadiense se pone serio y plantea que para él sería un gran paso poder jugar en Londres. Son menos de 100 puntos los que tiene que descontarle a Berdych. El checo lo mira sorprendido. Raonic explica que por eso quiere aprovechar lo máximo posible. Marca su itinerario por Tokio, Shanghai, Moscú y Basilea antes de París. Pronuncia una frase que luego reconoce buena para publicar en tuiter…

Le llega el turno a Dimitrov, que chicanea a Murray. Le pregunta si va a estar en Londres para hacerle un retoque en el pelo. Andy le devuelve el chiste y le pregunta si quiere el corte de Roger, que siempre acompaña con una sonrisa.

El búlgaro apoya sus dos codos sobre la mesa y adelanta su cuello para contar que quiere ganar un cuarto título en 2014 y así arrimarse a las finales de Londres. «Juego Beijing, Shanghai, después vuelvo a Europa y quiero volver a ganar Estocolmo y después intentarlo en Basilea», comenta el novio de Sharapova.

Federer, de brazos cruzados y reclinado contra el respaldo de la otra cabecera, lo mira asintiendo con su quijada; gira hacia Nadal, que está sentado a su izquierda. Le pregunta si va a jugar en Basilea, que quiere presentarle a los mellizos Lenny y Leo. Rafa pone cara de poker, una vez más.

Murray, 11º con 3.155 unidades, les adelanta que no cambia la ecuación volver a jugar en Londres. Les dice que el año pasado estaba preocupado, que no sabía cómo iba a volver a jugar. Agrega que está conforme por cómo fue este año y que no quiere sobrecargarse de partidos. Igual les aclara que va a luchar por un lugar, pero intentando ganar un título. Les recuerda que en Shanghai ya ganó dos veces y jugó una final. A los organizadores en Londres les encantaría tenerlo, aun pese a su voto por el Sí Escocés.

Wawrinka acepta gustoso la carta de postres. Para el suizo no fue suficiente la orden que confeccionaron sus compañeros. Quiere darse un gustito, después de todo está en un buen año. Djokovic aclara que su dieta es libre de harinas. Stan le pide que se despreocupe, que él se encarga.

Ferrer le pregunta a Nadal si no tendrían que haber invitado a la cena a Roberto Bautista Agut, que tuvo un gran año. Rafa le dice: «Está lejos todavía, pero veremos, veremos…». «Hubiera sido lindo que venga Gulbis», sorprende Nishikori.

Ahí salta Tsonga, que reclama su protagonismo. Les recuerda que a pesar de ser el 12º (2.650 puntos), a principios de agosto jugó a un nivel altísimo y que puede ganar otro torneo importante, como lo hizo en Toronto. Acepta que dejó pasar buenos puntos en Metz y expone que jugará tres semanas hasta el fin de la temporada. Apuesta a sumar en Tokio y en Shanghai. Después se tomará dos semanas para preparar París Bercy, donde verá qué posibilidades tiene de entrar a la final de Londres.

Llegan los postres que pidió Stan the Man. Algunos compañeros prefieren adecuarse a las dietas estrictas. Federer saca el tema del cambio de superficie que deberán afrontar para jugar la final de la Copa Davis.

El suizo también le da una mirada a uno de los meseros y hace la universal seña que pide la cuenta. Sin que sus compañeros lo noten extrae su tarjeta negra y cierra la mesa. Los once restantes le reclaman para dividir el pago, pero el helvético se niega. «Ya nos vamos a pelear bastante por los lugares que hay para Londres dejen de molestarse por esta cuenta», dice el suizo, que jugará por 13er año consecutivo el torneo que cierra la temporada.

Fotos: ATP y archivo de FueBuena. 

 

 

8 Comments

  1. MAGIA PURA jajaja

    Esta en el top 3 de post´s del blog

    Comment por santiagoRF — 23 septiembre 2014 @ 23:34

  2. Estamos en el horno,
    que cagada
    berger querido, mas pilas plis

    http://www.clarin.com/deportes/Maldita-muneca_0_1217878335.html

    por eso la semana pasada decía eso de que en el caso de JM se suele invertir la ecuación del dicho «no news good news».
    cuando no se sabe nada por un tiempo es mal indicio.
    embole, q mala suerte.

    Comment por dantes — 24 septiembre 2014 @ 10:38

  3. que gran post, se pasaron con lo de la remera de raonic jajajaja.

    Comment por niclaus — 24 septiembre 2014 @ 11:54

  4. Clap clap clap!!! Excelente post!!!
    De lo mejor!
    No le daría demasiado crédito a la nota de clarin…

    Comment por Gabrich — 24 septiembre 2014 @ 18:03

  5. Al BALTC lo tapó la mierda… y encima descubrieron que la tiraba para afuera, jeje.
    Era muy evidente desde hace rato, vieja costumbre la suya.

    Comment por dantes — 25 septiembre 2014 @ 13:11

  6. Dantes, lo escribi antes que se opere. Chau, chau, chau (obviamente que va a jugar por periodos cortos, pero imaginate que le duelen los reveses suaves de Davin, calcula un roscazo de rafa)

    Comment por hindenburg — 26 septiembre 2014 @ 00:07

  7. si, lo tengo presente…
    pequeña corrección: las suaves derechas de davin…

    y las celulas madre del tio toni? asi le crece el tendon o ligamento.

    Comment por dantes — 26 septiembre 2014 @ 10:34

  8. En la primer lesión Berger no dudó en operarlo, en esta dio vueltas. A mi humilde entender es por que no estaba seguro de los resultados. La lesión no les dio escapatoria, pero no significa que la salida que tomaron aseguraba buen fin.

    Comment por hindenburg — 26 septiembre 2014 @ 22:28

RSS feed for comments on this post.

Sorry, the comment form is closed at this time.