Fue buena

30 septiembre 2014

Juan Carlos Arcilla

Filed under: Curiosidades,Notas — Marcos @ 16:30

Jason Kubler es australiano, tiene 21 años y el fin de semana ganó el primer challenger de su carrera en Sibiu, Rumania. Con el triunfo alcanzó el 155º lugar del ranking, su mejor posición.

Kubler es un tenista con un problema particular: por cuestiones físicas, hace cuatro años que juega sólo en polvo de ladrillo.

En contra de la tendencia global de un calendario en el que cemento gana terreno hace décadas, la carrera de Kubler se limita a ganar en canchas lentas. Se trata de una necesidad: número 1º del mundo junior en 2010, fue operado cuatro veces en sus rodillas antes de cumplir 18 años. Jugar en otra superficie representa un riesgo.

Va un ejemplo reciente: durante abril, Kubler estaba jugando el challenger de Tallahassee, sobre clay; había ganado la primera ronda ante Daniel Kosakowski y debía enfrentar en segunda ronda al británico James Ward. Tras dos días de lluvia, el partido fue movido a cemento indoor, en la Universidad de Florida, y el australiano debió retirarse tras dos games.

Previamente, el último torneo de Kubler en cemento había sido un future en septiembre del 2010, en el Polideportivo Santo Domingo de Madrid. En 2012, se presentó en el future en Mildura, sobre pasto, y perdió en cuartos.

Muchas veces consideramos a los tenistas entre dos categorías: “la-pasan-increíble-y-conocen-el-mundo-y-se-llenan-de-dólares-y-tienen-todas-las-minas” o “profesión-fugaz-y-sacrificada-que-les-saca-la-adolescencia-y-toda-la-vida-en-un-aeropuerto-y-a-los-30-son-jubilados”. Hay un poco de todo eso en la historia de Kubler, con los vaivenes lógicos de un joven tratando de progresar en el máximo nivel.

Los problemas en las rodillas han sido una regularidad desde los 15 años. Kubler igual logró lucirse como juvenil -ganó la Copa Davis junior invicto en singles y dobles-, llegó a semifinales de Wimbledon en 2009 y debutó como profesional en el Abierto de Australia en 2010, con 16 años, con derrota en primera ronda ante Ivan Ljubicic. Era la máxima promesa aussie después de Bernard Tomic.

Cuatro años después, cuatro veces operado y todavía con dolores en ambas rodillas cuando juega partidos largos, Kubler ha elevado su nivel de juego -en octubre del 2013 era 567º ATP-, ganó tres futures en 2014 (en España, Holanda e Italia) y va construyendo su carrera de la forma que puede.


Tranquilamente, podría ser primo de Nishikori.

No obstante, competir únicamente en polvo de ladrillo es una limitación deportiva, económica y de compañía: en la gran mayoría de los torneos no encuentra australianos que compartan costumbres y con quienes matar el tiempo libre.

«Seguro que algunas veces me arrepiento de que he tenido malos momentos, y desearía haber sido más consistente y darme cuenta de las cosas que me doy cuenta ahora, pero hay un gran nivel en Europa y puedo jugar con buenos jugadores. Estoy contento de como estoy progresando como jugador y como persona», aseguró en diálogo con el Sydney Morning Herald.

Después de abandonar el tenis durante algunos meses en 2013, saturado por los viajes y la presión, Jason fue por una opción arriesgada: irse de gira con su novia Sally, quien dejó los estudios de paramédica para acompañarlo. Dos trotamundos.

Viajaron los seis primeros meses del año, volvieron a Australia en julio y ahora están dando vueltas por el mundo: el itinerario de ruta se va programando sobre la marcha, dependiendo de los torneos a los que entra, y con el ahorro como tema imprescindible.

Desde 2013, la Federación Australiana lo invitó a seguir entrenándose en la academia nacional en Queensland pero dejó de apoyarlo financieramente en la competición. Kubler, cuyo padre falleció de cáncer cuando Jason tenía ocho años, lejos estuvo de bajonearse.

«Me dieron tanta ayuda desde chico que era algo normal para mí. Fue una buena experiencia bancarme yo mismo desde septiembre. Hubo algunos torneos que jugaba para poder sobrevivir un par de semanas extra», afirmó.

Cuando los números no le daban más que para un par de semanas de superviviencia, en mayo consiguió un poco de respiro: logró pasar la qualy en el ATP 250 de Düsseldorf y ganó su primer partido en ese nivel ante el italiano Alessandro Giannessi (lo eliminó en segunda Denis Istomin). Se llevó 10.000 dólares y bonus de sus auspiciantes.

En algunas semanas, Kubler estará en la Argentina jugando los challengers de San Juan y Córdoba, buscando seguir sumando en el objetivo de llegar al top 100. Cuando termine la temporada 2014, en noviembre, su plan es hacer una pretemporada de cuatro semanas e intentar jugar el ATP de Brisbane y el Grand Slam de su país. Cancha dura. Una apuesta.

¿Resistirán sus rodillas ese desafío? Fisicamente no hay garantías, pero, nuevamente, otra no le queda: «Debo fortalecer mis piernas y darme la mejor oportunidad de que no pase nada. Hay una chance de que algo malo ocurra, pero creo que ya estoy en un nivel en el cual si voy a jugar un Grand Slam, esta bien tomar ese riesgo».

6 Comments

  1. Excelente historia. Tenis de trabajo y sufrimiento sin demasiada calidad técnica pero de extraordinarios jugadores que entran a la cancha sin márgen y para pelear por la ilusión de seguir en carrera.
    Las clasificaciones con dientes apretados y de jugadores al límite del presupuesto me causan un gran respeto por estos «locos». No encuentro explicación racional para justificar tanto sufrimiento.
    Gracias Fuebuena por volver (cada tanto) a estas historias.

    Comentario by Marianiten — 30 septiembre 2014 @ 20:42

  2. Esto es lo que no me gusta de Fue Buena. Hace 5 años juega este pibe solo en clay. Tuvo problemas de depresiòn, 4 operaciones de rodilla y necesitan que gane un Challlenger para hacer un post…

    Comentario by ale_delpueblo — 1 octubre 2014 @ 10:45

  3. Estos post son la esencia de fuebuena, no los encontramos en otros sitios. Muchas gracias por compartir la historia

    Comentario by jrod — 1 octubre 2014 @ 11:16

  4. Gran post a pura esencia fuebuenera, ojalá que el pibe pueda jugar al menos algunos torneos en duras sin resentirse.

    Comentario by JulioP — 1 octubre 2014 @ 14:21

  5. Contextualmente, no creo que lo de Kubler sea noticia únicamente porque acaba de ganar un challenger sino porque viene a jugar al país en San Juan y Córdoba.

    Hagan un post sobre Tomislav Brkic a pedido de Ale_DelPueblo jaja

    Comentario by NyGeL — 3 octubre 2014 @ 13:27

  6. Buena historia la de Jason. Y esto es lo que hace diferente al tenis. Porque en los deportes colectivos existen historias más dificiles aún pero son compartidas por muchos otros compañeros que te apoyan y al ser un club tenés otro tipo de soporte.
    El el tenis estas solo, tus amigos tambien son tur rivales, no te ayuda ningun club y tenés que bancarte todo. Ojalá que Jason pueda ganar algunos challengers y jugar en su país, que por cierto, sacando unos pocos futures no tiene torneos en polvo.
    Cuando un recorre Australia, ve canchas de césped en los clubes de ciudades tradicionales como Sydney o Melbourne y de cemento en otras como Cairns o en la Golden Cost. Idem en todos los países vecinos.

    Comentario by Gustavo L — 4 octubre 2014 @ 16:32

RSS feed for comments on this post.

Sorry, the comment form is closed at this time.