Fue buena

17 septiembre 2015

Las claves de la Davis

Filed under: Coberturas — TodosLosAutores @ 22:07

El Ayuntamiento, la Grand Place y otros escenarios pintorescos muestran a Bruselas como una ciudad cálida para el equipo argentino de Copa Davis, que jugará su décima semifinal en 14 años.

Las desventajas de ser visitantes se eclipsan con una cancha de velocidad media, con pique bajo pero con pelotas que son del gusto también de los cuatro argentinos. El clima que se vivirá en el National Forest, el estadio techado donde se jugará la serie, tampoco pinta como un factor desequilibrante.

Dicho esto y con todas las sorpresas que puede presentar una semifinal, repasamos las claves del Bélgica-Argentina que se nos viene.

SIN SORPRESAS PARA ARGENTINA

Un equipo unido y que sabe lo que quiere consiguió ganar dos buenas series ante Brasil y Serbia como local. Esta temporada 2015 pareciera que vino a sanear el individualismo residual y así afrontan un nuevo desafío: con Mayer como el líder silencioso que encuentra su comodidad siendo “uno más”, cada jugador tiene claro la cuestión grupal por sobre lo indivivual y entiende la solidaridad con el compañero y la aceptación del rol.


«Qué lindo bautismo», piensa el sparring Manuel Peña López
(al mendocino luego le pasaron la maquinita para raparlo entero)  

Delbonis vuelve a tener la chance de convertirse en un estandarte inesperado, luego de sus dos triunfos en singles en el 5º punto ante Brasil y con una reacción memorable ante Troicki. Será el responsable de abrir la serie ante Goffin.

Frente al mejor local lo suyo será la regularidad y el tener la iniciativa el mayor tiempo posible, sobre todo con el saque para no entrar rápidamente en defensa. «Es una pequeña diferencia con Schwartzman, le puede dar puntos gratis», afirmó Orsanic sobre su apuesta por el azuleño.

LA SOLTURA DE DAVID GOFFIN

Desde hace poco más de un año, David Goffin se consolidó como un top 20 firme, al que casi nadie quiere enfrentar. El belga no es el tenista más fuerte del circuito, pero sí de los que juega más rápido. Llega con mucha confianza a la serie y descansado tras el abandono (por intoxicación) en el US Open.

Su responsabilidad es muy grande y el equipo belga, bastante desparejo. Por eso sobre él estarán las mayores cargas y de su inspiración dependen las aspiraciones belgas.

LA PRESIÓN

Saben que la Davis es una competencia con características especiales, que se resumen en esta línea que alguna vez habrán leído: el tenista encuentra en la Davis más gente a la que defraudar. Por más que se encuentre solo, en sus victorias y derrotas hay más gente involucrada, entre compañeros de equipo y público partidario. Se suman puntos de a varios para garantizar la victoria o lamentar la derrota.

Para profundizar sobre el peso para los locales, los belgas buscan alcanzar la final por segunda vez, luego de 111 años. La primera fue en su debut en la competencia, en 1904, cuando cayó ante Gran Bretaña.

De ahí que la presión sea distinta, más allá que lo de los colores, la patria y demás se exageren. Aquel jugador que pueda volver a la raíz de su actividad, que se pueda abstraer y asuma el rol individual (en los singles) que le impone la competencia y abrace la responsabilidad de sumar en conjunto actuando en soledad; aquel que utilice la situación como un empuje, ganará la batalla.

No hay comentarios

No comments yet.

RSS feed for comments on this post.

Sorry, the comment form is closed at this time.