Fue buena

29 junio 2016

London Calling Día 3: se terminó la fiesta

Filed under: Info — TodosLosAutores @ 19:41

Relacionado: La historia de Marcus Willis.

Brazos en alto, su rival derrotado ante el poderío de su winner de drive invertido…

 

Marcus Willis había ganado apenas un game. El primer game. Lo festejaba con una sonrisa.

Nos preguntábamos en redes sociales: ¿qué nos acerca a un tipo como Willis? Que parece uno de nosotros, gordos en recuperación (?), un “normal” que pudo jugar con Federer, aunque sabemos que lo suyo es normal para un tenista profesional, de los tantos que intentan varios años y no pueden continuar su carrera y toman caminos alternativos.

Willis y remera con logo RF (no tiene contrato) y parches publicitarios de ocasión. Es el modelo que usó Federer en 2015 y las compró en una casa de deportes.

Lo que nos acerca es toda su actitud de estar en Disney. En el sorteo cuando lo miraba a Roger, al dirigirse al fondo de la cancha y pedir pelotitas para iniciar el calentamiento (no podía dejar de sonreír), al proponer el formato exhibición en algunos puntos, al festejar exageradamente los escasos winners que anotó… Éramos nosotros en una cancha durante un partido exhibición con Federer, como nos dejara jugar un par de puntos con él.

Willis debe haber pasado por muchos estados posibles: exitación, ansiedad, miedo… Seguramente salió a la cancha con ganas de no perder por triple 6-0 y evidentemente se soltó al ganar su primer game, en el segundo set. Redondeó un partido aceptable para el 700 del mundo contra uno de los mejores de la historia en Wimbledon. Con slices con sidespin a lo Dolgopolov, algunos toques de Santoro en la red y también drives que se iban por metros, esos parecidos a los nuestros.

Eso sí, no se iba a ir sin anotar esos puntos que recordará por siempre.

De hecho, Willis se reía: “Puedo decir que le hice un globo a Roger Federer”.

Del otro lado, Roger, todo un profesional, dispuesto a no dejarse desconcentrar por la cancha central con techo cerrado y el ruido que generaba el público local, quería ganar en el menor tiempo posible. Las bonitas palabras a su rival ya las había dicho en rueda de prensa (“son las historias que necesitamos en nuestro deporte”) y las repetiría en prensa después.

“La última vez que tuve tan poco apoyo del público, aún ganando en tres sets, fue cuando me dieron un WC en 1999, mi primer torneo aquí y jugué en la cancha 8, a nadie le importaba ese partido”, bromeó Federer post partido.

En algunos meses quizá hagamos el post de “qué es de la vida de Marcus Willis”. Mientras tanto, el cierre de una jornada soñada fue con unas cervezas bien frías que lo esperaban en el vestuario luego del partido. El ya había ganado.

EL DÍA DESPUÉS

Willis volvió a la normalidad, al “barro” del interclubes de Gran Bretaña, jugando en un club de Coventry. Cambió de superficie, fue seguido por las cámaras y metió una linda Willy que festejaron todos.

Mientras tanto, un guionista quiere llevar la historia de Willis a Hollywood. ¿La segunda parte de la película Wimbledon? El guionista dice que la historia se parece a “En busca del destino”, pero con tenis por matemáticas.

2 comentarios

  1. ¿Fue el unico partido del dia?…a ponerse las pilas chicooos!!

    Comentario by PABLITENE — 29 junio 2016 @ 19:51

  2. Están seguros que la sonrisa es por el partido vs Roger? Viendo a la novia, tiene muuuchos motivos para sonreír….

    Comentario by marianonagy — 1 julio 2016 @ 08:50

RSS feed para los comentarios de esta entrada.

Lo siento, el formulario de comentarios está cerrado en este momento.