Fue buena

10 julio 2016

London Calling Día 14: Murray, Serena y una final con suspenso

Filed under: Info — TodosLosAutores @ 22:45

El primer Wimbledon era para «la gente», para los británicos. Este parecía ser para él, otro era el disfrute. Se notaba en su festejo, en la cara de su familia, esposa y equipo en el banco, como si estuvieran más contentos por él que incrédulos por el logro que representaba. Andy Murray lo confirmó luego ante la prensa.

La historia del tenis empieza a congraciarse con Murray, un jugador que si no fuera por los «mostros» que tuvo adelante (y alguna que otra flaqueza suya en finales) sería un justificado número uno del mundo y coleccionista de títulos de Grand Slam. Ante la caída de Djokovic y Federer, aguantó la presión de ser el favorito con un cuadro nada sencillo (Kyrgios, Tsonga, Berdych, Raonic) para coronarse de nuevo, como en 2013, como en los Olímpicos, en Wimbledon. Su récord en finales de Grand Slam ahora es de 3-8.

El post de Murray campeón tiene un columnista al que no le pagamos y ni siquiera lo invitamos: Andy Roddick. El ex número uno se lanzó a Periscope (red social de streaming, de videos en vivo) a comentar la final en dos intervalos: primer set – atender a su bebé – segundo set. Prometió que hará más transmisiones en el US Open. Fue espontáneo, no hubo acuerdo comercial, al menos hasta ahora. Más relajado que en una transmisión televisiva, irónico pero muy comprometido y honesto con los contenidos, Roddick describió las claves de la final mientras acontecía, punto por punto.

 

 Andy y Kim en la cena de campeones.

Todos sabemos que la finalísima se trataba de El Saque y ataque constante contra La Devolución, defensa y variedad. Roddick agregó cuestiones de quien estuvo allí, como los vientos cruzados en la cancha central y también datos de quien enfrentó a estos dos finalistas o quien fue tenista profesional de alto nivel, como los momentos de dudas de Murray y las opciones estratégicas para Raonic.

Murray «es el mejor en conseguir todo de la nada, de hacer jugar todas las bolas», dijo Roddick en relación a las imposibles que traía el campeón, quien según el estadounidense es el mejor en usar «la Jail Free Card del Monopoly», por el punto para el 4-1 en el primer tie-break, en el que rescató una casi perdida y bajó la bola magistralmente.

«Nadie tiene mejor IQ en el tenis que él», elogió Roddick. «Hasta los mejores se ponen nerviosos, el tema es que manejan mejor esos momentos», explicó cuando Murray no convertía los break points en el segundo set.

 

«El tie-break no es sobre quién viene mejor sino sobre quién mete el primer saque», definió Roddick, y dijo que entendía a Raonic por cómo protegía su revés, ya que el suyo tampoco era bueno. Eso lo exponía a reveses paralelos de Murray como el que metió el escocés con buen margen para quedar 5-1 en el primer tie-break. Opinaba Roddick que el canadiense tenía que mostrar más variedad, no irse a la red en todo momento porque «lo último que quieres ante Murray es ser predecible».

Esto lo decimos nosotros: Murray y su mano, sus reflejos, su anticipación se hicieron un festín por momentos ante uno de los mejores dos o tres saques del mundo. La chiquita de drive o revés obligaba a Raonic a levantar la bola y dejarla servida para lo que se conoce como el passing en dos tiempos.

Raonic mejoró adelante pero todavía parece medio básico por momentos. Nada que no pueda mejorar. De hecho se está ganando un merecido mote de «tenista preocupado por desarrollarse y pulir los puntos débiles» gracias a sus tres entrenadores y las ganas de probar lo que no tiene en el adn, como el slice o la volea. Al saque y la derecha les saca buen rédito.

  El Periscope de Roddick acarició (?) los 50.000 espectadores totales y tuvo casi 2.500 a la vez. Al ver algunos passings de Murray y la impotencia de Raonic, el estadounidense recordó una frase que le decía Jimmy Connors cuando lo entrenaba: «La operación fue exitosa pero a veces el paciente muere».

Holding this bad boy makes the ice bath that little bit more bearable 🏆😉 A photo posted by Andy Murray (@andymurray) on

Murray ganó otro Wimbledon con Lendl, pero algo de crédito debe llevarse Amelie Mauresmo, quien lo entrenó hasta hace pocas semanas.

 

 

SERENA LLEGÓ A 22

Serena Williams agregó bastante más que un Grand Slam para la colección. Igualó los 22 títulos de Steffi Graf, y el rendimiento de las dos semanas en pasto le devolvió la autoridad y la pertenencia a una galaxia única. Serena va por un lado y el tenis femenino por otro. El relato de su reinado sería anacrónico si sólo se guiara por los números: sigue subiendo la vara y superándose.

¿Tiene debilidades Serena además de sus propios «monstruos» internos? ¿Es posible encontrarle su lado vulnerable? Los tiene, pero son pocas las jugadoras que pueden aprovecharlo por su imponente presencia (Kerber -de gran final también ayer- y Muguruza lo hicieron).

 

De hecho, Serena ha tenido sus vuelcos anímicos evidentes, los tuvo durante el último US Open cuando estuvo a un partido de conseguir el Grand Slam, y ese golpe le generó un vacío que le costó dominar y dejar atrás rápidamente. Según contó, estuvo varios días sin salir de su cama después de esa derrota. «Crei que no reconocimos cuánto tiempo necesitaba para recuperarse, la jugadora de tenis estaba ahí pero Serena como persona no era realmente ella y así era ‘ganable'», contó su coach Mouratoglou.

En Wimbledon recuperó su aura de campeona y, con otro approach a su legado, quiere ir Grand Slam por Grand Slam. Mientras, LeBron James ya le pide al menos un título más y que llegue al 23, un número especial en el mundo básquet.

Después de la final de singles. Serena sumó el dobles con Venus.

EL CAMPEÓN

Y un día, Nicolas Mahut ganó Wimbledon. El francés, perdedor del partido más largo de la historia del tenis (aquel 70-68 frente a John Isner) en la cancha 18 del All England, logró el doble con su amigo Pierre-Hugues Herbert, en la final francesa ante Julien Benneteau y Edouard Roger-Vasselin.

Aun pese a acciones como esta.

UN FINAL EN TRES ACTOS

Anastasia Potapova podrá decir que a los 15 ganó Wimbledon tres veces. Se permitirá esa broma.

Si no, mírenlo ustedes mismos. Es uno de los videos de 2016 ya.

Más tarde, relajada, Potapova pudo disfrutar de la Cena de Campeones.

 

En varones ganó el zurdo canadiense Shapovalov, a quien ya marcamos en redes sociales hace rato y advertimos que su zurda con revés a una mano ganará muchos fanáticos pronto. Miren el passing cruzadito en este video.

No hay comentarios

No comments yet.

RSS feed for comments on this post.

Sorry, the comment form is closed at this time.