Fue buena

28 noviembre 2016

Pellizcate

Filed under: Coberturas,General,Pienso de que... — Marcos @ 14:36

Inspirados por un domingo histórico del tenis argentino arriesgamos en tuiter algunos pensamientos laterales sobre lo que acababa de pasar en Zagreb. Cuando ya hablaron en conferencia mientras Del Potro no dejaba de abrazar la Ensaladera, bajó (algo) la adrenalina y hasta algunos por estos lados fueron al Obelisco, desarrollamos un poco más estas ideas y sumamos otras cuestiones para explicar por qué Argentina, en su quinta final, se sacó la ganas y tras cuatro series de visitante es campeón en la Davis por primera vez.

La primera Copa Davis llega en el momento menos pensado. El nivel de los jugadores argentinos era irregular al principio, Del Potro recién estaba regresando y el sorteo nos había dado vuelta la cara.

Durante las tres series anteriores a esta, tratamos de no excedernos en eso de destacar la unión de un grupo para explicar las victorias o derrotas en la Copa Davis.

Seguimos creyendo que las relaciones interpersonales no explican decisivamente resultados en la Copa Davis o al menos no son la razón principal. No obstante, la historia de trabajo en equipo dejó atrás a quienes preferían apreciar que si tal se peleó o amigó con tal otro, y ese trabajo en equipo se repitió a lo largo de toda una temporada y con el resultado final cumplido.

Argentina tuvo un equipo «largo» en cada serie y ganó la ensaladera con el jugador Nº 1 «peor ranqueado» que cualquier campeón de Davis anterior (Del Potro, 38º). Un ejemplo más de lo mentiroso que resultó esa ubicación y cómo, con el liderazgo y la resiliencia del tandilense, hubo un equipo unido y que sabe (sabía) lo que quiere. Fue el primer paso para conseguir el objetivo.

Esta temporada, y la semifinal del 2015, también, pareciera que vino a sanear el individualismo residual para afrontan los desafíos más allá de un resultado: Mayer, Delbonis y Pella como laburantes silenciosos que encontraron su comodidad y la aceptación del rol terminaron llegando al final del camino.

Jugar todo de visitante es un item siempre mencionado como enteramente negativo pero, aunque pueda sonar extraño, también le vemos un «lado positivo»: evitas bardos (?), presiones de local, de lo que sabemos mucho. Bob Bryan coincide en esto.

Saben que la Davis es una competencia con características especiales, que se resumen en esta línea que alguna vez habrán leído: el tenista encuentra en la Davis más gente a la que defraudar. Por más que se encuentre solo, en sus victorias y derrotas hay más gente involucrada, entre compañeros de equipo y público partidario. Se suman puntos de a varios para garantizar la victoria o lamentar la derrota.

Cuatro finales, las cuatro perdidas, único país con esa suerte (?). De ahí que la presión fuera distinta, más allá que lo de los colores, la patria y demás se exageren.

Estos jugadores, Orsanic y el Niño Hood lograron volver a la raíz de su actividad, se pudieron abstraer de todo ese ruido, asumieron cada uno su rol individual (en los singles) o grupal que imponía la competencia y abrazaron la responsabilidad de sumar en conjunto actuando en soledad.

Todo el equipo utilizó esas situaciones de presión como un empuje, así dejaron atrás la semifinal contra el campeón defensor y esta final muy complicada.

LA PELÍCULA DE DELPO

Después de un viernes lógico y de jugar el dobles, Del Potro salió por tercer día seguido a la cancha (primera vez que ocurre con él en una Davis). En los dos primeros sets estuvo oscilante, algo atado, con Cilic demostrando el mismo tenis de las últimas semanas, siempre un par de escalones arriba. Variedad de saques, variedad de tiros desde el fondo, variedad de pensamientos. Delpo se fue al baño antes del tercero. «Estaba mal. No le encontraba la vuelta al partido», confesaría más tarde. Un par de games después tiró esta Willy.

El semblante de ambos había cambiado, todavía quedaba mucho por recorrer. Sucede que el tenis tiene ese elemento falopa (?) en el que en un momento puede ocurrir todo lo que no pasaba en las horas previas.

«Cuando estás ahí, una mirada o un gesto valen mucho. Como lo conozco supe que estaba cansado. Cuando veía algún signo de cansancio yo me agrandaba», contó Del Potro.

Delpo lo hizo otra vez, en un 2016 que no da más de sorprendente. Esta vez, con un dedo fisurado por agarrar una pelotita con la mano, como ara meterle una cuota más de drama.

 

EFECTO MARIPOSA

Después de la levanta de Del Potro, Delbonis volvió a tener la chance de convertirse en un estandarte («héroe» parece mucho), esta vez no tan inesperado. El zurdo ya había tenido pruebas superadas con creces, el 5º punto ante Brasil y una reacción memorable ante Troicki en 2015; cerró la serie contra Italia, en Pésaro, frente a Fabio Fognini.

Delbonis se siente contenido y valorado, y el viernes ya sabía que saldría a la cancha dos veces en esta final. La sensación positiva que entregó luego de la remontada contra Cilic, el primer día, continuó ayer y entró a la cancha con el saque de Ivanisevic, la devolución de Agassi y el relajo de estar jugando primera ronda del ATP 250 que elijan.

Nunca perdió el hilo del partido y su concentración fue el resguardo para cualquier inconveniente que podía surgir. Apenas algo de temblor en el inicio, pero nada lo sacaría de foco, ni los misiles de Karlovic lo iban a correr de esa decisión. Todo salió según lo planificado. O todo lo contrario, como si fuera algo normal y simple que sus recursos tenísticos fluyeran con total naturalidad.

BAJO CONTROL

Si intentamos poner situaciones en contexto, hubo muchas decisiones, estrategias y trabajo fuera del rectángulo de competencia que, ante los pronósticos agoreros de siempre, le permitieron a la Argentina conseguir la primera Davis.

La planificación de Orsanic y de sus ayudantes comenzó mucho antes de los partidos y ese convencimiento sobre cuál era la forma de ganar esta serie, al igual que ante Gran Bretaña, quedó plasmado en el desarrollo final. Por añadidura, hubo poco de improvisación y mucho de proyectar.

La baja de Simone Bolelli en ese cruce de cuartos queda lejos en el tiempo pero lo creemos relevante, con el dobles junto a Fognini hubiera sido una vara todavía mayor a superar. Sin embargo, siempre se necesitan esos pequeños «golpes de suerte», son elementos que pueden cruzarse cada semana en el destino de los tenistas, y a ese azar hay que acompañarlo con buena programación y esfuerzo para que la resultante terminará siendo otra.

En definitiva, luego los triunfos se plasmaron dentro de la cancha.

MARADONA, EL HINCHA

Chispeante, acompañado por su novia Rocío Oliva, Diego Maradona vivió la serie de principio a fin en su palco especialmente gestionado por la AAT ante la ITF. Durante el fin de semana dijo que estaba «a muerte con el equipo», que se iba a quedar en Zagreb «hasta la última pelotita», repartió besos y estuvo intenso ante todos los vaivenes de la serie.

SORPRESA, 6.30 AM

Ya había pasado el festejo íntimo hasta después de las cuatro de la madrugada, no iban ni dos horas de sueño para los protagonistas en el hotel Double Tree de la capital croata y llegó la policía del doping. Desde el lobby llamaron a las habitaciones de algunos integrantes del cuerpo técnico para notificar lo que estaba sucediendo y a los jugadores no les quedó otra que someterse a exámenes de sangre y orina.

Lo cuenta Delpo y tira frases tipo «todos los días de mi vida voy a descansar feliz» y «la Copa no me la saca nadie».

4 Comments

  1. Buenas, paso después de bastante tiempo (lector silencioso).
    Estaba bastante seguro que esta se podía dar («bastante seguro», tampoco es que aposté plata), ya que los partidos del domingo eran ganables (Algo así, pero mucho mejos escritó y con mejores fundamentos escribió Tito Vazquez en su Facebook.).
    También estuvo la suerte de que Del Potro sea el uno del equipo y no le toque con Cilic el Viernes, un partido como el de ayer podía haber condicionado toda la serie (para ambos lados, pero no es lo mismo poner un 2-2 que un 1-0/0-1).
    Me sorprendió la templanza de Delbonis para cerrar la serie, no porque no le pueda ganar así (aunque hace un mes perdió contra el mismo rival en un partido de 3 TB), sino por la circunstancia. Recuerdo un partido de Chela contra Sasa Tuksar de visitante en un 5to punto (y Chela tiene mas palmares que Delbonis y Karlovic más que Tuksar)…
    Lo otro que recordaba, con un poco de tristeza y risa, es que «la legión argentina» no pudo levantar este trofeo, y a todas luces eran un equipo mas largo que este, llegando a tener mas de dos top tens en varios trayectos de la década pasada, curiosamente hubo series en que ninguno pudo estar y han sido mas generosos para con ellos que con Del Potro. También recordé la carta del 2004, después de la serie con Bielorrusia, pidiendo a Jaite y Mancini. Honestamente en un punto pensé que no se ganaba más, y se ganó cuando menos se esperaba, quizás así se disfruté más.
    Que locura, no hubiese apostado un mango a comienzos de este año que se podía llegar a dar.

    Comment por Tomas — 28 noviembre 2016 @ 17:24

  2. Soy uno de los que post-Mardel dijo «no la ganamos más». Lo asumo 100%.
    Gracias equipo. Monumental lo de Juan, casi de ciencia ficción.

    Comment por diegueras — 29 noviembre 2016 @ 00:26

  3. Demasiada emoción, demasiada adrenalina en esta final. No soy de postear mucho, ni acá ni en el Twitter, pero por todos lados ahora quiero aprovechar para decir gracias a TODOS los involucrados en este título. Desde los jugadores citados una única vez, el equipo técnico, los sparring, quienes acompañaron al equipo y también a TODOS los que antes recorrieron el camino, con los aciertos y errores, porque de una u otra manera contribuyeron a llegar a que este título sea más merecido, disfrutable y glorioso aún.
    Luego de la sensiblería, vamos a algunos puntos a destacar (?):
    * Lo de Delbonis no me sorprende. Algo comenté en Twitter ni bien terminó el partido, creo… Recuerdo que luego del maratónico partido (triunfazo) de Mayer con Souza, la serie seguía 2-2, así que todo podía ser en vano. Ahí salió Delbo y definió tal como lo necesitábamos. Así que luego de la increíble remontada de Delpo que puso la serie también 2-2 y teniendo en cuenta el buen papel de Fede frente a Cilic el viernes, no podía imaginar otro final ni mejor jugador para ese momento. Si, asustó un poquito tanta sangre fría, pero Fede tuvo todo lo que hay que tener…
    * Tengo una pregunta para Delpo y equipo, crucial para entender algunas cosas (?)… El objetivo era terminar el año sano, así que teniendo en cuenta la fisura del meñique izquierdo, ¿se cumplió el objetivo?
    Hablando en serio, que pedazo de regreso… Ahora no sólo hay que sumar otro título (el más esperado quizás) a la larga lista de logros, también hay que sumar una victoria sobre otro Top 10 (creo que el 6 no lo tenía este año). Me reí mucho cuando leí que los guionistas de Hollywood rechazaron hacer una película sobre el regreso de Juan Martín porque suena muy fantasiosa, poco creíble. Así estamos…
    * Me faltan chequear un par de datos, pero me sorprende el título no sólo por ser siempre de visitante… Como mencionan, el mejor ranking de los jugadores argentinos fue 38 (aparte del de Delpo en la final, ese mismo ranking tenía Delbo en la serie con Italia), si bien creo que todos coincidimos que para Del Potro actualmente eso es «mentiroso».
    Otro dato que me llamó la atención es lo «federal» que es este equipo de jugadores. Viendo los que jugaron en el año, tenemos dos nacidos en Tandil, uno en Bahía Blanca, uno en Azul, otro en Chascomús, otro en Rosario y finalmente uno en Corrientes. El sparring de las dos últimas series nació en Santiago del Estero y no recuerdo quienes fueron los sparring de las dos primeras. Creo que esto demuestra como se debe reforzar la estructura de la AAT para ayudar al desarrollo de los pibes que van surgiendo, sean del lugar que sea, pero que el hecho de estar lejos de Buenos Aires no sea el impedimento para que lleguen un paso más adelante en sus carreras. Ya bastante tenemos que luchar contra una imposibilidad geográfica por estar lejos de Europa, lo cual complica bastante las chances de los jugadores latinos en general (aunque me enfoco en los argentinos).
    Nada, algunas reflexiones que yo también quiero acercar… Nos leemos por acá o por Twitter (@MonoInquieto). ¡Abrazo!

    Comment por Mono Inquieto — 29 noviembre 2016 @ 11:34

  4. Gracias por el artículo, muy buen análisis, y gracias a los jugadores que nos dieron tanta alegría: al fin podemos decir que Argentina no siempre sale segunda en los deportes grandes. Tenía mucha confianza en que Delbonis ganara el partido final, tiene una mente brillante, espero que le vaya muy bien en su carrera. Y a Delpo lo banqué en todo momento, durante los largos años en que estuvo ausente, siempre seguí cada detalle de lo que ocurría, y a veces pensé que él nunca más volvería al circuito y tendría buen nivel, es una locura.

    Comment por kamusiano — 30 noviembre 2016 @ 15:26

RSS feed for comments on this post.

Sorry, the comment form is closed at this time.