Fue buena

22 mayo 2017

Sascha Zverev, entre lo simbólico y lo real

Filed under: Info — Marcos @ 17:18

En los últimos años el adjetivo “crack” perdió algo de valor por sobreuso y mal uso en logros insignificantes, pero le cabe perfecto a Alexander Zverev. El alemán carga con la mochila de ser el próximo “bueno” después de la generación de los Big Four y no la siente pesada. O lo demuestra poco y hasta pareciera que lo disfruta.

«Nunca diré de mí mismo que yo seré el próximo número uno. No soy el tipo de gente que dice: ‘Yo voy a ser el mejor del mundo’. Estoy trabajando para ser el mejor tenista que pueda, ahora hay que ver qué me depara el futuro», decía Zverev en enero.

En 2014 contamos su historia. Tres años después, se encaminó todo lo bien que imaginábamos… pero el cuento recién arranca.

El alemán suele repetir que quiere mejorar y que no se pone un techo… el carácter que ha ido domando dentro de la cancha también se expresa en la madurez de sus reflexiones, como cuando le preguntaron por las similitudes y diferencias con Nick Kyrgios.

«El es un jugador con muchísimo talento, pero siempre dice que no ama el tenis, que no le gusta. Yo adoro el tenis, me encanta. Si pudiera elegir cualquier cosa en el mundo, cualquier profesión posible, elegiría otra vez ser jugador de tenis. Creo que es más fácil trabajar si tienes esa mentalidad y realmente disfrutas el proceso de trabajar duro para conseguirlo, disfrutas en el proceso de mejorar», aseguró.

La final ante Djokovic tiene un efecto simbólico y otro real.

Hasta los perros lo quieren a Zverev.

Su triunfo en Roma marca un punto de quiebre, la sensación definitiva de recambio ya es tiempo presente con Zverev dentro de los 10 mejores tenistas del mundo; ya no es más #NextGen, ya es #NowGen.

En cuanto a los tenístico, Zverev derribó varias presunciones. La primero, que los nervios no le iban a permitir rendir en nivel. Que el experimentado (Djokovic) le haría sentir la presión de la final. El saque es un estandarte de Sascha (mantuvo sus nueve games sin tener un break point) y el primer paso para ser consistente.

No obstante, lo que mejor hace Zverev es «jugar» al tenis. Corre, aprendió a defender, pero si se la dejás medio floja al medio, te destruye. Contra Djokovic, lo tuvo encajonado con las aperturas y si encontraba una bola corta, ahí sale el drive con un peso envidiable o el revés que es un guante.

Otra: Zverev no podrá ser tildado de “especialista”. Es cierto: el polvo es la superficie en la que más cómodo parece sentirse (sobre todo en los desplazamientos) pero como el gran jugador en formación que todavía es ya demostró, pese a su corto recorrido, que rinde en cualquier suelo y el “especialista” vendría a ser un nivel de jugador inferior, el tipo que sólo puede desenvolverse en una sola superficie, como el que juega dos metros atrás con top-spin en polvo o el sacador en césped. Viejas categorías.

Ayer sentimos una sensación especial al apagar la tele: qué suerte que Zverev todavía tiene mucho para darle al mundo del tenis.

Zverev se convirtió en el campeón más joven de Roma desde Nadal en 2006, ganó su primer M1000 a la misma edad que Djokovic en Miami 2007 (el último con 20 años) y aseguró un lugar como top ten, el más joven en lograrlo desde Del Potro en 2008. Además se convirtió en el primer jugador nacido en los años ’90 en obtener un Masters 1000. «Me gusta representar a la nueva generación», dijo.

Hace algunos años, Etienne de Villiers, capo «polémico» de la ATP, decía que quería un deporte más cercano a los fans, que sea entendible… Hoy Chris Kermode piensa algo similar. Más allá del abordaje que cada uno haga del «negocio del tenis», el circuito necesita del público joven y en ese camino por recuperar el interés de la audiencia juvenil, los jugadores tienen que renovarse. La irrupción de un pibe de 20 ganando un M1000 (no pasaba hace 10 años) es un mojón trascendental en este asunto.

Nothing can distract me. @adidas @adidas_DE #FindFocus #ZNE

Una publicación compartida de Alexander Zverev (@alexzverev123) el

De hecho, la edad de los tenistas puede parecer una cuestión de segundo orden pero tiene lógica que haya expectativa por un rejuvenecimiento del circuito: el tenis se ha vuelto un deporte de treintañeros, con un puñado de tenistas de menos de 20 años entre los 200 primeros del ranking.

En esa idea de que baje la edad promedio de los tenistas y, por añadidura, de la audiencia, también se explica desde el el modo en el que los aficionados se vinculan con los jugadores: el público juvenil y del futuro puede ver en un tenista de más de 30 años a un señor mayor. Aunque se llame Roger Federer y tenga 18 Grand Slams. Zverev, entonces, viene a patear el tablero.

2 Comments

  1. Pregunta para los estadistas: Cuantos anos tenia ALberto Mancini cuando gano Montecarlo y Roma en el ’89?

    Comment por babyboy_legolas — 26 mayo 2017 @ 16:03

  2. Lo acabo de chequear: la final fue el 30 de abril de 1989, el Luli cumple el 20 de mayo. Tenia 19 anos y 345 dias…

    Comment por babyboy_legolas — 26 mayo 2017 @ 16:10

RSS feed for comments on this post.

Sorry, the comment form is closed at this time.