Fue buena

18 septiembre 2017

Análisis de lo que pasó y lo que viene

Filed under: General — Marcos @ 16:29

El fin de semana en Astana dejó al equipo argentino de Copa Davis expulsada de la elite del Grupo Mundial y el dato duro de que es el tercer equipo en descender de categoría una temporada después de ganar la Ensaladera, luego de Francia en 1997 y Suecia en 1999.

Insistimos en el pedido de dejar de lado las aseveraciones fatalistas. El público tenístico se olvida muy fácil y se debería poder valorar lo que se ha hecho en la Davis en los últimos 15 años: el añorado título, tres finales, siete semis. Hubo actuaciones grandiosas, también escándalos y la realidad decantó en que en 2018 Argentina jugará en la zona Americana. Toca volver a remarla desde abajo.

 


Durante 2016 destacábamos que Argentina tuvo un equipo “largo” y cómo, sobre todo con el liderazgo y la resiliencia de Del Potro, hubo en cada serie un equipo unido y que sabía(sabe) lo que quiere.

Ante Kasajistán hubo, obligadamente, nuevos intérpretes, con Diego Schwartzman como principal jugador, Guido Pella y los debutantes Machi González y Andres Molteni. Del Potro dijo en Nueva York que se sentía realizado y quería quedarse con la Copa en alto como último recuerdo de su paso por este certamen. Leonardo Mayer también afirmó que cumplió una etapa y le dio más de lo que podía a la Davis. Zeballos y Berlocq también decidieron priorizar sus calendarios y Delbonis hace tiempo reniega con una lesión en la cadera.

Son elecciones personales, más allá de disentir o no, ¿podemos recriminarles algo y ponernos en moralistas? Hay cuestiones de la instantaneidad que nos está afectando, y no de buena manera, para sentenciar (no para hacer chistes, informar, etc).

Las ausencias son uno de los motivos que explican la caída. No es el único ni el más relevante, tampoco se les puede caer a los jugadores que estuvieron en la cancha y fueron a la loma del ortoKasajistán a intentar dejar al equipo en primera. Lugar común: es fácil hablar con el diario del lunes. Kukushkin rindió en nivel y también hay que darle mérito al rival.

Tenemos varias reflexiones laterales. Podríamos escribir sobre la mutación de la hinchada de tenis; opinar que no tiraremos sillas o monedas, pero que la futbolización es evidente… Hablar del rol de los medios, del riesgo de las generalizaciones… hay una gran diferencia: hoy la Davis no equivale a la Selección del tenis.

Este es un deporte individual (ningún invento aquí) y los tenistas casi siempre privilegian su carrera -el profesionalismo es así, somos lobos solitarios, dicen los tenistas-, pese a casos de buena onda y amistad en algunos, y algunos saludos y abrazos post partido, que parecen sinceros.

La futbolización y el marketing nos quisieron hacer creer (?) que la Copa Davis es igual de importante que un Mundial en el fútbol, de hecho así la comenzaron a llamar en la ITF (“The World Cup of Tennis”), pero más allá de esta situación, es cierto que es una competencia con características especiales, que se resumen en esta línea que alguna vez habrán leído: el tenista encuentra en la Davis más gente a la que defraudar.

También, lógico, están quienes sienten más o menos la responsabilidad por la identificación con su país. Por más que se encuentre solo, en sus victorias y derrotas hay más gente involucrada, entre compañeros de equipo y público partidario. Se suman puntos de a varios para garantizar la victoria o lamentar la derrota. De ahí que la presión sea distinta, más allá que lo de los colores, la patria y demás se exageren.

La Davis fue el torneo más importante del mundo cuando se ganó. No obstante, la dirigencia no supo cómo manejarlo ni sacarle provecho a esa situación, desde la serie contra Italia en Parque Sarmiento donde hubo varios elementos en el debe. La falta de reacción de la dirigencia es evidente en cuanto a fortalecer las bases del tenis argentinos y el panorama se tornará hostil y de campaña: en abril de 2018 habrá elecciones y los intereses en juego no son pocos.

Desde la AAT afirmaron que se ha logrado independencia económica respecto de la Copa Davis, que hace tres años que no perciben ingresos por la competencia y que jugar la Zona Americana no repercutirá en los alcances de la institución en su objetivo de desarrollar el deporte en el país. Por ahora sigue siendo un déficit.

3 comentarios

  1. Si Delpo quiere jugar los juegos Olímpicos,como dice, va a tener que volver…

    Comentario by PABLITENE — 18 septiembre 2017 @ 19:12

  2. Genial análisis. Coincido con todo. Y agrego algo que me pasa a mí, a nivel personal, que explica por qué este descenso no me duele casi nada. Primero porque la ganamos el año pasado: había una espina y no está más.

    Obvio que es estar mejor en el grupo mundial que en el americano. Pero después de ganarla y sabiendo que Del Potro y Mayer no la van a jugar más…lo que toca es pelearla todos los años. Y estar en el Grupo Mundial sin las figuras sería perder seguro, eventualmente, en primera o segunda ronda. Al menos hasta que allá recambio y exploten Cachin, Genaro, Ficovich (algo que nunca se sabe si va a pasar o cuándo).

    Digo, incluso si se ganaba el repechaje, Argentina jugaría en el GM el año que viene. Y con Schwartzman, Pella, Delbonis capaz se gana la primera ronda. Ganar la segunda ya sería milagroso. Y en semifinales con ese equipo se pierde casi seguro, a menos que sea de local, polvo, rival acostumbrado a otra superficie. Es decir: sin figuras (y FIGURA hay 1 sola) no se puede ganar la Copa (no se pudo con muchas figuras juntas, se pudo con 1 figura bien acompañada).

    Obvio, esto es algo personal. Es mejor estar en primera que en segunda. Pero estar en primera SIN NINGUNA CHANCE de ganarla….tampoco es algo que esté bueno. El ascenso no debería costar mucho. El tema es que si los cracks no la juegan más…exploten jugadores nuestros (que eso es algo que uno quiere siempre, en el circuito, no por la Davis).

    Comentario by lucasnofx — 18 septiembre 2017 @ 20:09

  3. Dentro de la Davis hay varios puntos para analizar, pero es evidente que caer después de haberla ganado no duele tanto. Sería bien diferente si no nos hubieramos sacado ese estigma, si hubieramos perdido con Croacia en Zagreb.
    Jugadores: no se le puede pedir a tipos que la disputan hace muchos años y ahora que la ganaron tengan el mismo “hambre” que jugadores más jóvenes. Igual es una decisión personal y además esta como le pesa a cada uno a la hora de desempeñarse como jugador de la Davis, que es diferente en cada uno y si jugás de local o de visitante. Hay jugadores más coperos que otros eso es evidente. Conozco casos de entrenamientos en que el jugador A le daba un baile al B y a la hora de jugar por lo puntos B jugaba mucho más que A.
    AAT y dirigencia: siempre hay margen para mejorar y siempre va a haber críticas de la prensa y de los propios jugadores, si les afecta personalmente o no, pero creo que hubo un esfuerzo importante para mejorar la organización y los números, no solo motivados por la presión de Del Potro en su momento sino por los propios dirigentes que se dieron cuenta que si no cambiaban las cosas se caían solos. Se puede criticar la forma que se hizo, si dio o dará resultados, pero es claro que hubo ganas e ideas para cambiar. Con respecto a la “selección” argentina de tenis, esa fue la frase que usó la propia AAT, entonces es muy dificil no futbolizar el tenis cuando los propios dirigentes lo hacen.
    No creo que sea positiva la futbolización del tenis, para nada, pero es lo que los medios instalan con ímpetu comercial. Y hay que reconocer: el tenis es un deporte muy popular en nuestro país que sorprende a extraños.
    Ejemplo: fui a cenar con varios jugadores brasileños durante el Future en el Florida Tenis. Estábamos en un restaurante al lado del hotel en el cual se hospedaban cerca de la estación Vicente Lopez y en la TV pasaban un partido del Us Open. Puede parecer normal, pero en otro país subdesarrollado eso sería en un bar de tenis, no en un restaurante normal de barrio. Además cuando vieron a Chela, Zabaleta o Mónaco como presentadores de TV les pareció increíble. El alcance que tiene el tenis en Argentina es totalmente atípico hasta en países desarrollados. Y como todo lo que crece y es popular tiene sus pro y sus contras.
    Creo que sin Del Potro hicimos buenas Davis igual, llegando a varias semis. Creo que no es ninguna tragedia y si no subimos en 2018 al grupo mundial sería raro, quizás decepcionante, pero no será la muerte de nadie.
    Y el desgaste psicologico que produce es enorme, sin contar como complica el calendario. No es casualidad que los 4 que la ganaron tuvieron un primer cuatrimestre muy flojo. Además de lo anterior, el haberse sacado un peso de encima los relajó demasiado y les quitó un poco de motivación y “hambre”.
    En fin, las semanas de la Davis seguirán siendo los momentos en que todos los ciudadanos argentinos se verán en la “necesidad” de opinar de tenis, a pesar de no tener idea de ni como se vive en el circuito. No queda otra que aceptarlo. Los medios agradecen y los auspiciantes agradecen. Saludos.

    Comentario by Gustavo L — 19 septiembre 2017 @ 09:49

RSS feed para los comentarios de esta entrada.

Lo siento, el formulario de comentarios está cerrado en este momento.