Fue buena

16 marzo 2018

El adiós de Haas y la dificultad del retiro

Filed under: Info — TodosLosAutores @ 17:02

Mientras su amigo Roger Federer juega al tenis como si tuviera -como mínimo- diez años menos, Tommy Haas vive Indian Wells desde otro costado por segundo año consecutivo, en el rol de director del torneo. Lo observábamos en la tribuna al lado de su jefe, el millonario Larry Ellison, o anticipando los partidos más importantes de la jornada cual periodista en las redes sociales de Indian. Esas son sus apariciones públicas en esta quincena; en otros momentos lo imaginamos resolviendo problemas y atendiendo cuestiones propias de su cargo en el “Tennis Paradise”, como busca llamarse el campeonato preferido de los pleiers.

En la madrugada de hoy, minutos después de que Roger luciera como de veintipico frente a un veinteañero real como Hyeon Chung, el suizo permaneció con la campera puesta para ser el invitado de honor en la pequeña ceremonia en la que Haas anunció su retiro oficial del tenis, a los 39 años.

La última victoria oficial de Tommy es justamente ante Federer, en Stuttgart del año pasado. Roger jugaba allí su primer partido tras saltearse la gira de polvo y Haas estaba ubicado 302 del ranking. El último torneo del alemán fue en Kitzbühel, donde perdió ante su compatriota Struff (terminó muy enojado, al punto de decir que podría haber sido el último partido, y lo fue). En aquella gira de polvo de ladrillo, había sido derrotado por dos argentinos, Facundo Bagnis (Bastad) y Nicolás Kicker (Hamburgo).

Haas llegó a ser 2 del mundo, fue plata olímpica, ganó 15 títulos y nos maravilló con un revés a una mano simple y fluido. Una de sus grandes oportunidades en un Grand Slam fue cuando lideraba 2-0 en sets ante Federer en los octavos de Roland Garros 2009, torneo que luego fue del suizo. También cayó en cinco sets, ante Marat Safin, en semifinales de Australia 2002.

Las idas y vueltas de Haas con respecto a la decisión del retiro demuestran lo que cuesta elaborar el adiós del deporte profesional. El famoso “jubilado a los 30 y pico” que es difícil aceptar. Un cambio de vida para el que nadie prepara al tenista profesional.

Jamás nos leerán -y pueden marcarlo si lo hicimos alguna vez- juzgando la forma ideal del retiro del tenis. Pete Sampras se retiró después un US Open soñado y lo avisó más tarde; Andre Agassi eligió el US Open para retirarse y lo dijo antes. Otros son derrotados por lesiones (Kuerten, tantos…), otros se retiran varias veces (Navratilova, tantos…), otros nunca se retiran (Vilas), otros se toman un año sabático (Gaudio), otros reaparecen de tanto en tanto aunque sea en dobles (Hewitt) y hay decenas de variantes más.

En su discurso de anoche, Haas dijo: “Todavía tengo el fuego en mí”. Como si no estuviera del todo convencido del adiós. Los anuncios y desmentidas del alemán en los últimos meses son un indicador de la dificultad para procesar el abandono de la actividad (o de que quería guardar la noticia para la ceremonia de anoche). En cualquier caso, lo contaremos con un nivel de detalle casi enfermizo (?). Veníamos siguiendo el caso; Haas siempre fue uno de nuestros jugadores favoritos.

Federer mismo confirmó anoche que no fue una determinación sencilla la del alemán y que, como son amigos, siguió el proceso bien de cerca.

En agosto del año pasado, Haas le decía a su raqueta que no era el momento de dejarla. Sin embargo, no jugó más en el circuito ATP. Hizo parte de la pretemporada 2018 con su amigo Grigor Dimitrov y en los primeros días del año ofició de coach-consultor de Lucas Pouille en el Abierto de Australia.

En una entrevista en una revista digital californiana (página 111), el alemán afirmaba: “El hecho de no tener que entrenar duramente, seguir una dieta específica o irme a la cama a cierta hora, es una situación nueva para mí. Seguiré jugando lo más que pueda porque disfruto mucho estar ahí afuera”.

O sea, hacía vida de retirado pero quería seguir jugando.

En otra entrevista, con uno de los medios californianos más importantes, describía cómo procesó el retiro, cómo se dio cuenta de que lo que necesita para ser tenista activo ya no está ahí. Las ganas de entrenarse, la preparación mental… todo se había ido. Esto no es un equipo de fútbol, decía, en el que puede haber suplentes.

O sea, estaba retirado. El medio lo afirmaba. Uno de los principales medios alemanes recogió el guante y lo publicó en twitter. Habrán visto que medios y periodistas de habla hispana lo dieron como concretado. Haas se había retirado.

Dos días después, su agente negaba el retiro en la principal revista de tenis alemana. Ese mismo día se anunciaba que Tommy jugaría, en mayo, su primer torneo como veterano.

La ATP, mientras, le preguntaba a Dominic Thiem qué sentía sobre el retiro de Haas. “Es mitad austriaco, debería haber jugado para Austria”, decía Domi, y lo elogió por lo gran jugador que fue pese a la mala suerte con las lesiones.

Hace pocos días, Haas fue entrevistado por Larry King y volvía a ser ambiguo. Decía que ama el deporte, que seguirá jugando para divertirse, confirmaba que se probará como veterano pero también advertía que no se había retirado oficialmente. En este caso, el “pero” sí parece una estrategia: esperar el anuncio oficial que tenía preparado con su amigo Roger.

Finalmente, anoche fue el momento elegido. El video homenaje ya tenía lista la reflexión de Federer sobre su amigo.

No es difícil retirarse. Haas no quiso hacerlo años atrás, cuando las lesiones le hacían jaque, porque quería que Valentina, su hija mayor, pudiera verlo jugar y entendiera de qué se trataba. Contamos todo en un megapost en 2013. Recomendamos su lectura. Disfrutamos en vivo su gran Toronto 2012 y allí el creador de este blog lo entrevistó en exclusiva para el sitio de ESPN.

Como ocurre con Del Potro, Nadal y otros jugadores que se repusieron de lesiones más o menos complicadas para tener segundas o terceras carreras, Haas será recordado también por ello: operaciones, rehabilitaciones y un gran nivel a los casi 40, lo cual genera que le tengamos un cariño especial por más que jamás haya llegado a una final de Grand Slam.

El objetivo está cumplido: Valentina y Josephine, las dos hijas de Tommy, entendieron que papá fue tenista. Lo seguirá siendo aunque juegue con sus amigos.

My ladies #family #haasome #fostaas #photocredit @erinfoster

Una publicación compartida por tommy haas (@tommyhaasofficial) el

No hay comentarios

Aún no hay comentarios.

RSS feed para los comentarios de esta entrada.

Lo siento, el formulario de comentarios está cerrado en este momento.