Fue buena

18 septiembre 2018

Escenas del viejo formato de la Davis

Filed under: Info — TodosLosAutores @ 01:32

¿Sintieron, como nosotros, un adelanto de la nostalgia que experimentaremos en 2019, cuando la Copa Davis cambie de formato y no tengamos la expectativa de una serie cada tres o cuatro meses? ¿Cuando ya no veamos público local (salvo el español, de Madrid, o los que pocos que viajen a las nuevas finales) delirar por sus jugadores?

Embed from Getty Images

Todo cambia y deberemos acostumbrarnos. Ya lo decíamos en el post escrito en febrero: el dinero mueve al mundo y el que organice la Copa debe venderles estrellas a los sponsors. Entre otras ventajas de la nueva Davis aparece la importante suma de dinero que reciben las federaciones de países más necesitados. Mariano Zabaleta, vice de la AAT, lo explicaba recientemente: es una de las grandes ventajas por las que Argentina votó el cambio de formato.

Embed from Getty Images

Si hilamos fino, no deberíamos deprimirnos tan rápido, ya que la serie de febrero, la que clasifica a las finales de Madrid, será como la “vieja” Davis, aunque no se juegue al mejor de cinco sets. Hay que esperar a las invitaciones para esas finales, que se conocerán el miércoles de la semana próxima, para ver a quién le toca competir en febrero y quién descansa hasta fin de año.

Embed from Getty Images

El fin de semana pasado, pareciera que los semifinalistas del Grupo Mundial de la última Davis “tradicional” se confabularon para mostrarnos qué tanto extrañaremos la interacción con el público local, el formato a cinco sets y los nervios de una competencia única. La semi en Lille tuvo a un protagonista inesperado y heroico; la de Zadar fue disputada al límite.

Más allá de estos choques, las emociones vividas en otras series del repechaje no tendrán parangón (?) si pensamos en lo que va a ocurrir en noviembre o septiembre del 2019 (hay ideas de cambiarlo de fecha).

En el último US Open, Julien Benneteau se retiró del tenis. Lo había despedido, entre otros, su amigo Nico Mahut en redes sociales.

El capitán Yannick Noah, en vez de despedirlo, lo citó para la serie contra España por lesión de Pierre-Hugues Herbert. La citación fue aceptada. Después de dos buenos triunfos en singles (Benoit Paire, ya en buenos términos con la Federación de su país, venció a Carreño Busta y Lucas Pouille pudo en cinco sets sobre Roberto Bautista Agut), Benneteau fue el mejor doblista de la cancha y, con Mahut, vencieron a Feliciano y Granollers, especialistas como ellos, para el delirio de 15.000 personas en Lille. “No esperábamos ese nivel de ellos”, dijo López.

Mahut volvió a referirse a Benneteau en las redes sociales, esta vez como jugador activo.

Julien dijo que este pudo haber sido realmente su último partido. “Para mí todavía es jugador”, contradijo Noah. “En dos días verá las raquetas en su casa y dirá: “Maldición, falta la final”. Entre las últimas tareas de Yannick como capitán, antes de dejarle el puesto a Amelie Mauresmo y volver a dedicarse a la música, aparece la decisión sobre el compañero de Mahut: ¿el final perfecto de Benneteau o el doble fijo con Herbert? Francia será local ante Croacia (sí, repetición de la final del Mundial). El año próximo, Benneteau comenzará sus tareas como capitán de la Copa Fed.

Embed from Getty Images

Los croatas se salvaron por poco. A diferencia de la famosa final de 2016 con Argentina, esta vez sí contaron con Borna Coric para apoyar a un Marin Cilic que brilló el viernes contra Frances Tiafoe pero perdió en forma sorprendente una ventaja de set y 6-1 en el tie-break del segundo ante Sam Querrey (triunfó en cuatro sets), reemplazante de Steve Johnson y no precisamente un especialista en polvo de ladrillo. ¿Se habrá acordado Marin de su derrota de domingo en la final de Zagreb ante Del Potro?

Embed from Getty Images

La Copa Davis tradicional (aún) produce estas situaciones: Tiafoe debutó en la Davis el viernes con Cilic, sin presión, y dos días después, le tocaba cerrar la serie en el duelo de veinteañeros con Coric. Como los dos estaban muy nerviosos, salió un partido rarísimo: 6-7(0), 6-1, 6-7 (11), 6-1 y 6-3 en cuatro horas, cuando ya parecía que tenían que suspender porque no había luz artificial. Así como Cilic desperdició aquella ventaja mencionada, Coric estuvo 5-1 en games en el tercer set.

Un día antes, Mike Bryan había ganado, con Ryan Harrison, un doble de 4 horas y 43 minutos, 7-5, 7-6 (6), 1-6, 6-7 (5), 7-6 (5) contra dos especialistas como Dodig y Pavic. Fue el partido más largo de Mike (40 años) en la Davis y ocurre después de… su retiro de la Davis. Tras la serie de cuartos de final del 2016, que perdieron justamente ante Croacia, los hermanos Bryan maquinaron su despedida y anunciaron por redes sociales a principios del año siguiente que no jugarían más la Copa.

Ver esta publicación en Instagram

Mike and I want to formally announce our decision to step down from our role as active members of the US Davis Cup Team. Clinching the Davis Cup Final in 2007 while representing Team USA was one of the greatest highlights of our career. We've been blessed to play for two amazing captains, Patrick McEnroe and Jim Courier, and we are extremely grateful for their leadership and trust over these last 14 years. Also, we'd like to extend our dearest gratitude to our fellow teammates, USTA staff, our friends and family, and the passionate fans who have been there for us on this incredible journey. We are indebted to you all for your loyal support. With love and appreciation, Bob and Mike

Una publicación compartida por Bob Bryan (@bryanbros) el

Esta vez, ante la lesión de Jack Sock, el capitán Jim Courier optó por preguntarle a Bob si dejaba que su hermano fuera convocado. “Es como pedir la mano en matrimonio, a veces primero hay que hablar con el padre”, dijo Courier (el chiste hoy suena anticuado y machista, ¿no?). “Ellos son tan unidos que pensé que si no le consultaba a Bob, no sería apropiado”. El zurdo Bob, quien se recupera de una operación de cadera, dio el visto bueno. El diestro Mike la rompió en su peor superficie: “Esto lo recordaré por siempre, casi cinco horas, fuera de casa, increíble”.

Embed from Getty Images

Daniel Nestor, seis años más grande (o viejo) que Mike Bryan, decidió que la Copa Davis sirviera de retiro del tenis profesional. No pudo ser con victoria junto a Vasek Pospisil en la serie en la que Canadá recibió a Holanda. Nestor bromeó -o no tanto- que debió haberse retirado años antes porque últimamente no ganaba muchos partidos.

El fin de semana copero fue glorioso para veteranos como Mike Bryan y para jóvenes como Coric o Denis Shapovalov, quien remontó un 0-2 en sets para vencer a Robin Haase por 3-6, 3-6, 7-5, 6-3, 6-4 en 3 horas y 35 minutos. Lo definió con un revés hermoso y entre los que festejaban estaba Felix Auger-Aliassime, gran amigo de Shapo y autor de un tweet awwww cuando se enteró de que la Davis cambiaba de formato.

Otro pibe que vivió un fin de semana inolvidable fue el húngaro Zsombor Piros, de 18 años, campeón del junior de Australia 17. En cinco sets pudo con Jiri Vesely. Escuchen al público.

Como local, Hungría no pudo con los checos: Piros perdió el último punto ante Lukas Rosol. Como verán, la Davis tradicional tiene esto: prescinde de los nombres (ya sabemos, a los sponsors no les importa).

Otro pibe que jugó un partidazo fue Alex de Miñaur, quien exigió en polvo de ladrillo a Dominic Thiem. El local pudo ganar en cuatro sets y fue llevado en andas. Escenas de la vieja Davis.

Embed from Getty Images

Embed from Getty Images

En esta serie se lucieron dos “viejitos” en el dobles: Lleyton Hewitt y Jürgen Melzer.

También hubo un ambientazo en Glasgow y en este caso tambíen prescindieron de los grandes nombres.

Andy Murray mandó un mensaje desde Estados Unidos y lamentó que ya no se vuelva a jugar en Escocia. Su hermano Jamie lo corrigió en una entrevista a la televisión, afirmando que eso sí puede ocurrir en las series de febrero.

No hemos seguido demasiado lo que ocurrió entre Rusia 3-Bielorrusia 2, pero la serie fue parejísima.

Argentina vivió otra positiva serie en San Juan, con un rival accesible como Colombia, partidos trabados (los nervios de la Davis y visitantes que rendieron por encima de sus rankings) y la novedad de tres capitanes ilustres. Como mencionábamos al principio del post, habrá que ver si en 2019 juega la primera ronda “knock-out” para llegar a las finales de Madrid o si recibe un wild-card y pasa directo. A esta altura, ¿qué es mejor: tener la chance de ver una serie de local o que ya entre en las finales?

Guarden este post como una postal de lo que eran las batallas de cinco sets con público local (y visitante). No queremos ponernos nostálgicos, pero ojalá que la nueva Davis no sea una simple exhibición.

1 comentario

  1. Siempre guardo en la memoria determinados posts geniales de FueBuena. Este es uno de ellos. Entiendo y lamento, la evolución en los gustos de los lectores de internet y así como la gente dejó de escribir en un muchas páginas en gran parte por el desgaste que producen discusiones en foros, la Davis tenía que evolucionar.
    Estuve por primera vez en una serie desde la década del 80, en la final de Zagreb, y dificilmente podamos ver eso de nuevo o por lo menos de esa forma. Duele, porque realmente tiene un sabor especial y es muy diferente a cualquier competición tenística.
    El hecho de tener una ronda previa en febrero quizás le ayude a que el nuevo formato sea atractivo, ya que por lo menos podemos llegar a tener una serie en cada país, pero queda claro que para los reyes del espectáculo, los jugadores, no daba para más. Quizás eso también la hacía atractiva: nunca saber con que jugadores te iba a aparecer tu rival en la serie siguiente, sin ir más lejos la serie de Mar del Plata en 2008 se jugó allá porque esperábamos a Nadal, que al final no vino… en fin, solo espero que no se transforme en una exhibición de lujo. Saludos

    Comentario by Gustavo L — 18 septiembre 2018 @ 10:11

RSS feed para los comentarios de esta entrada.

Lo siento, el formulario de comentarios está cerrado en este momento.