Fue buena

20 diciembre 2018

Así será la base del tenis en 2019

Filed under: General — Marcos @ 01:05

- La primera etapa del tenis profesional cambiará violentamente a partir del 1º de enero del 2019, con una reestructuración de los torneos challengers y futures/womens circuit y la convivencia de dos circuitos, tanto en hombres como mujeres.

- El contexto lo explicamos en nuestro primer podcast. La poca cantidad de tenistas que pueden vivir de su profesión se ha achicado exponencialmente desde que grabamos el podcast a hoy. En esos niveles, sólo unos/as pocos logran terminar una semana en ganancia.

- ¿Por qué la ATP, la WTA y la ITF deciden estos cambios? La explicación oficial expone que entre 2014 y 2017, una investigación realizada por la ITF (respaldada por la ATP y la WTA) evidenció las ‘presiones financieras’ que enfrenta la mayoría de los jugadores y el aumento en el tiempo que les tomaba llegar al Top 10.

- El dato duro (oficial): de los aproximadamente 2.000 jugadores y 1.300 jugadoras con ranking, según el estudio encarado por la ITF, tan sólo 350 hombres y 250 mujeres cubrían los gastos.

- La respuesta fue esta reestructuración que apunta a que más jugadores y jugadoras puedan cubrir los costos y que el circuito junior ITF y el tenis profesional ATP se conecten en forma más clara. Los cambios se anunciaron en marzo de 2017 sin demasiadas precisiones. Hoy las tenemos.

- El nuevo circuito iba a llamarse ITF Transition Tour, pero lo bajaron los de marketing (?). La denominación oficial será ITF World Tennis Tour, que remplazará al ITF Pro Circuit (léase futures, tanto de hombre y mujeres)

- El reposicionamiento de torneos del Pro Circuit de ITF irá desde los $25k hasta los de mujeres de $100K. Además, los mejores del circuito junior podrán tener invitaciones a los cuadros principales del ITF World Tennis Tour.

- Habrá dos rankings paralelos, el ATP/WTA y otro con ITF Entry Points. Los puntos de ranking ATP estarán limitados a las rondas finales en los torneos de $25.000 en 2019, y se eliminarán completamente en 2020. De hecho, en 2019 podrá haber jugadores/as con tres rankings, ATP/WTA, ITF e ITF Junior. Una brochette.

- Para entender lo de “lugares reservados”: en los M15/W15 los cuadros se componen de 17 entradas directas (DA), hasta 5 lugares reservados para Juniors Top 100, 4 WC y 6 desde la qualy (serán de 24 jugadores).

- Los torneos ATP Challenger (salvo la categoría más alta de $150k+H) tendrán cuadros de 48 jugadores, 37 por ranking ATP, 4 según ranking ITF, 5 WC y 2 qualy (las cuales será solo de 4 jugadores, 3 por ranking ITF y un invitado). Tanto los Challengers como los torneos ITF se jugarán de lunes a domingo, incluyendo la clasificación. A los jugadores de Challenger se les pagará la hospitalidad y aumentarán los premios. Si llegas a ese nivel, habrá menos turbulencias. Pero hay que llegar a ese nivel.

No hay cambios para los de arriba, recién el francés Ugo Humbert fue el primer ‘afectado’: perdió 18 lugares, saldrá del Top100 y quedó como Alterno para Australia (seguramente termine entrando)

A partir del 250º empiezan los saltos abruptos. Sucede lo mismo entre las chicas.

Mientras tanto, la ITF ya publicó los rankings ITF oficiales. Chile vuelve a tener un/a No. 1 del mundo (?).

Podemos discutir los alcances del cambio, o si esta nueva estructura mejorará las condiciones para una gran cantidad de jugadores y jugadoras (además del lavado del cara y del mensaje aspiracional que ahora se pregona, de que será posible “llegar” y cómo eso repercute en el negocio global del tenis), pero lo que nos hace ‘ruido’ y genera incertidumbre es, justamente, la diferencia de oportunidades que tendrán los jugadores, segregados por categoría y llevando más que nunca el rótulo de ‘carrera darwinista’.

Lo que sucede, finalmente, sigue la lógica del negocio: la plata importante termina yendo para los que más generan.

LA PATA ARGENTINA Y EL CASO PINAMAR

Entre tanto mejunje (teníamos ganas de usar esta palabra), Argentina será, ¡sorpresa!, uno de los países con mayor cantidad de torneos consecutivos de hombres de la categoría más baja del mundo profesional: serán 21 M15 desde mitad de marzo hasta noviembre; sólo hubo 9 Futures en todo el 2018. Los tres primeros podrían ser mixtos y los organizadores buscarán agregar más fechas para las chicas.

Cuando la ITF puso sobre la mesa la nueva estructura competitiva aseguraba que organizar torneos en el nuevo nivel ITF World Tennis Tour sería más económico y así se brindarían oportunidades a más jugadores de más países. La realidad marca que la aseveración no era tal, por eso desde el vamos será muy positiva la cantidad de torneos que tendrán los jugadores en tierra propia.

La última semana invitaron a los-chicos-de-FueBuena a Pinamar para adentrarnos sobre la iniciativa. “Una inversión de riesgo de dos fanáticos del tenis pero que estamos convencidos que puede funcionar y el tenis argentino se lo merecía”, según lo sintetizó uno de los organizadores, Juan Riquelme. Nada que ver con Juan Roman (?).

Lo que comenzó siendo una idea entre Riquelme y Pablo Chaiman, gerente del complejo turístico, de poder organizar un torneo profesional en el Tennis Ranch Pinamar terminó por convertirse en una apuesta más importante y con pocos antecedentes en la región, generalmente postergada en relación a los principales centros tenísticos de competencia en el mundo.

Juan Riquelme es el padre de Agustin, un jugador de 18 años que transita la cruda etapa de intentar dar el salto al profesionalismo. Junto a Chaiman tomaron como modelo lo que hace años ocurre en Antalya, Turquía, Hammamet, en Túnez, o El Cairo, Egipto: utilizar un complejo turístico como sede para potenciar ambas partes: win-win. “Lo estudiamos a fondo y era algo que podíamos adaptarlo a nuestras circunstancias y, era un buen momento para apostar por esto”, definieron.

La propuesta luce interesante, a mayor cantidad de torneos mayor también las posibilidades para quienes deban/puedan ser parte de estos campeonatos.

Cada uno de los torneos tendrá un costo organizativo de 25.000 dólares, incluido el prize-money. Ademá los organizadores optaron por hacer ‘pre-qualys’ previas a cada torneo oficial,un evento privado que les servirá cómo fuente de recaudación y que quienes las jueguen tendrán la obligación de hospedarse en el predio con un costo fijo de 400 dólares por semana.

El costo incluirá todas las comidas, los entrenadores tendrán un 50% de descuento y para los extranjeros tendrá un valor elevado. Son números (casi) prohibitivos para una gran cantidad de chicos que comienzan a soñar con llegar a ser profesionales, aun en comparación con la opción y la inversión de plata que se necesita para viajar al exterior en busca de similares posibilidades.

Las pre-qualy no otorgarán premios en plata, sí invitaciones para la qualy y también al cuadro principal, tanto en single como dobles. Recordamos que el costo de ser tenista profesional en el menor nivel (sin incluir entrenador) ronda los 40.000 dólares al año.

Será tiempo de nuevas experiencias en un deporte cuyas bases no se modifican tan frecuentemente como otros.

No hay comentarios

Aún no hay comentarios.

RSS feed para los comentarios de esta entrada.

Lo siento, el formulario de comentarios está cerrado en este momento.