Fue buena

23 enero 2019

Aussie Rules Cuartos

Filed under: Info — TodosLosAutores @ 11:43

Estimamos que Serena Williams debe haber recapacitado después de la final del US Open. Nunca más un escándalo. Basta de culpar a los jueces. Sin quejas.

La estadounidense perdía por set y quiebre ante Karolina Pliskova en los cuartos de Australia. A partir de ese momento tiró lo que solemos llamar «chapa de campeona», sacó en forma increíble, tomó la iniciativa y dio vuelta las acciones hasta el 4-6, 6-4 y 5-1. Primer match point: ace que dejó a la rival parada. Justo en el momento en el que el juez de línea le canta foot-fault por primera vez en el partido.

Serena ni se inmutó. Procedió a sacar de nuevo. En el punto siguiente, tras una contrapierna, se dobló el tobillo izquierdo. No pidió trainer. Hizo doble faltas. Desde ese momento, no ganó ni un punto con su saque (once en total).

Pliskova logró una victoria impensada: remontó del 1-5 al 7-5. «Me veía en el vestuario. Sólo me dije: ‘A pelear un game más, a ver qué pasa. Por suerte Serena sintió el peso del partido. Me ayudó estar del lado del viento a favor en los match points en contra», analizó.

Lo sorprendente del caso es lo tentativa que se volvió Williams en el último tramo. Ni el foot-fault ni el tobillo parecieron excusas, de hecho no los mencionó en la rueda de prensa posterior (¿habrá sido sincera en ese punto?). «No creo que haya tenido miedo en esos match points. Ella encontró las líneas». En uno de los cuatro puntos de partido, un drive de Pliskova besó (?) efectivamente la de fondo.

«La próxima vez que esté 5-1 contra cualquier rival tengo que pensar menos», reconoció Serena, y usó tres frases («play lights out», «go psycho» y «go bananas») que significan algo parecido a «cerrar los ojos y no pensar». Quizá fue la confesión de que, más allá del tobillo, efectivamente le pesó la situación. Le puede pasar a cualquiera, inclusive a una supercampeona como ella.

Resultó llamativa la frase de su entrenador, Patrick Mouratoglu, quien antes de verla a Serena y en charla con Eurosport, dijo que «no llamó al trainer porque sabía que su torneo había terminado. No creo que podría haber jugado al día siguiente (esta noche se juegan las semi femeninas). Creo que inconscientemente pensó eso».

El esposo de Pliskova, a quien le encontramos un parecido festejado en las redes (?), celebró de esta forma.

LA FRASE

«Los hombres entrenan a las mujeres. ¿Por qué no lo contrario? No lo entiendo».

Lucas Pouille, semifinalista de la mano de Amelie Mauresmo.

LA ESTADÍSTICA

Pouille y Stefanos Tsitsipas no habían ganado partidos en Australia antes de llegar a semifinales.

Otra stat interesante: el tiempo en la cancha de los últimos cuatro.

EL RECURSO

La novia de Pouille intenta tapar la cámara… con un M&M.

LAS REACCIONES

Duelo Kontinen-Soares, ganado por el finlandés.

No hay comentarios

No comments yet.

RSS feed for comments on this post.

Sorry, the comment form is closed at this time.