Fue buena

4 julio 2019

London Calling R2

Filed under: Info — TodosLosAutores @ 19:31

Andy Murray volvía a Wimbledon, Marcos Baghdatis se retiraba del tenis, Serena Williams casi pierde, Angie Kerber (campeona defensora) era eliminada, pero durante esas horas la atención estaba centrada en un partido: Nadal contra Kyrgios, duelo de estilos, de personalidades y más.

Embed from Getty Images

Resultó un gran choque de 3 horas y 4 minutos, con victoria del español por 63 36 76(5) y 76(3). Sin embargo, veníamos pensando ya antes del partido en el enfoque del post, que coincide con el que le queríamos dar al tema Kyrgios en nuestra segunda temporada del podcast (por ahora, frenada).

Al menos nosotros ya pasamos la etapa «¿Kyrgios es bueno o no para el tenis?». Si nos leés hace rato, sabrás que hasta lo defendemos en todo lo que no sea tirar partidos o sets, hablar de la vida sexual de las novias de los rivales o tirar sillas por los aires como hizo en Roma. Todo eso está mal (aclaraba por las dudas).

Embed from Getty Images

Cada tanto nos pone nerviosos que aparezcan en medios europeos o en tuits algunas «noticias» exageradas y fuera de contexto sobre el «malo del circuito», con dedito señalador, pacato y conservador. Por supuesto, Kyrgios contribuyó a crear ese personaje y le encanta serlo, pero también marca constantemente las exageraciones o contradicciones de ese ensañamiento. Del otro lado hay que evitar caer en la pereza intelectual.

Nos referimos puntualmente a Kyrgios y la noche. Al parecer el australiano estuvo en un pub de Wimbledon Village hasta, al menos, las 23 de anoche (uhhhh, qué tarde). La «noticia» se reprodujo en numerosos medios europeos (¿clickbait?). En Acapulco, torneo que ganó, Kyrgios reconoció que se quedaba en el boliche del complejo hasta pasada la madrugada. No lo señalaríamos como un ejemplo para los más chicos pero, ¿no queda viejo, en el nuevo milenio, señalar que un deportista sale de noche?

Embed from Getty Images

La primera pregunta que le hicieron a Kyrgios en la rueda de prensa es si le habría ido mejor en el partido de no haber sido por la salida al pub. Él respondió que no y le dijo al periodista que seguramente había estado ansioso por preguntar eso, y que debía tener una vida muy aburrida.

Podemos confirmarlo: el campari con naranja de la despedida (?) no lo hizo perder los tie-breaks ante Nadal. Tampoco está buena la respuesta de Kyrgios, pero hace tiempo Nick decidió que a la pacatería que señalamos la respondería de manera elocuente. Se lo nota harto. Lo hace de mala manera y el objetivo suyo es marcar que los organismos del tenis y la prensa no lo trata igual que a las megaestrellas (de nuevo, él contribuyó a eso). Pueden escuchar este gran audio sobre el tema, en el que Kyrgios afirma que a Nadal no suelen marcarle que demora al sacador.

Tampoco se destaca tanto que en el partido le recomendó a Rafa pedir challenge por un fallo que perjudicaba al español o que después del encuentro se quedó firmando autógrafos. No, Nick es el malo.

La mejor forma de ver lo absurdo de «denunciar» que un deportista estuvo en un pub hasta las 23 es esta ocurrencia de Nick a la periodista: «Vos también estabas en el pub anoche». Traducimos: «¡Vos también pecaste. No podés señalarme desde el púlpito, sos igual de hereje que yo!».

El dedito acusador sobre una vida pulcra se desactiva todavía más cuando Kyrgios admite que le gusta la fiesta y que eso no es lo ideal para ganar grandes torneos: «Sé de lo que soy capaz. Soy un gran tenista, pero no el más profesional. No entreno todos los días. No tengo coach. No voy tanto al gimnasio. Debo mejorar muchas cosas para llegar al nivel de lo que Rafa, Novak y Roger vienen haciendo por tanto tiempo. Depende de qué tanto lo quiera. Por ahora no creo que pueda pelear por un Grand Slam». Después se refirió a lo mismo y dijo: «Al final esto es tenis, no es tan importante».

Los 15 minutos de esa rueda de prensa son imperdibles pero, por otro lado, hablan poco de tenis. Quizá tampoco lo estemos haciendo tanto en este post, así que vamos a tratar un poco: vimos un gran partido, con un Nadal a full desde el comienzo y un Kyrgios lento que se empezó a acomodar en el segundo set, cuando empezó a usar sus trucos (bailecitos, saque de abajo, etcétera) y sacó mejor. Curiosidad: Rafa venía 0-5 ante Nick en tie-breaks, y estuvo muy certero en los dos que jugaron en la tarde de Wimbledon.

«Siempre trato de hacer show», reconoció Kyrgios. Después de los dos primeros sets, con saque de abajo y muchas discusiones con el juez Damien Dumusois (que desconcentraron a Rafa en el segundo set, según dijo el español), desde el tercero Kyrgios se concentró solamente en jugar, y terminó en partidazo con contraste de estilos. «Rafa jugó un gran partido, su combo de saque y derecha fueron decisivos. Admiro sus ganas, la concentración durante todo el partido, que a mí me cuesta mucho».

«Es sólo un partido de segunda ronda», minimizó Nadal, quien festejó con el dedo a lo Roger y saludó algo frío al rival.

En su atención a la prensa, le dio muchos consejos a Kyrgios: lo que le falta para ganar grandes títulos («No tiene la pasión y el amor por el juego») y los riesgos de tirar pelotazos que pueden golpear a jueces, ball-boys o público. El australiano había dicho que no se disculparía por el passing al cuerpo, que le apuntó al pecho, que Rafa ganó muchos Grand Slams y dinero y que puede soportarlo. Nadal, que miró feo a Kyrgios en ese pelotazo, también aceptó que es una situación del juego entre profesionales.

«No estoy enojado con él, pero quiero jugar un partido de tenis y a veces no es el caso. No hay que promocionar sus actitudes sino lo talentoso que es. Su ética quizás es un poco distinta a la de los demás. No es un mal chico, sólo ha perdido un poquito el camino, sería bueno que lo recuperara. Pero para nosotros, mejor que siga así».

Horas después del partido, Nick transmitió un vivo de instagram desde una fiesta. Su hermano hizo una aparición especial. No lo escribimos con sentido buchón: había perdido, tiene la energía, que disfrute lo que quiera. Él contento con su vida, Rafa contento con haber ganado.

El retiro

Se nos fue Marquitos Baghdatis. Hermosas escenas en la cancha 2.

Recordamos el post que escribimos sobre él.

El regreso

Andy Murray volvió a Wimbledon como doblista, y ganó con Herbert.

En ese partido, se jugó este puntazo:

La diferente

Kaja Juvan, quien hoy exigió a Serena Williams, tiene 18 años y lee a Descartes y Sócrates. La eslovena se había llevado el oro en los Juegos Olímpicos de la Juventud en Buenos Aires.

Embed from Getty Images

La sanción

Bernard Tomic recibió una multa de 45.000 libras (56.500 dólares), el equivalente a su premio en Wimbledon, después de perder en 58 minutos ante Jo-Wilfried Tsonga por 6-2, 6-1 y 6-4 en primera ronda.

«Es la opinión del árbitro del torneo que la performance de Bernard Tomic no alcanzó el standard profesional», se leyó en el comunicado del All England. Antes de la sanción, le preguntaron a Tomic por el partido y dijo: «Partido terrible». Las sanciones como estas se relacionan no con un mal nivel sino con la falta de esfuerzo. No vimos el partido como para opinar.

Otro perjudicado por la sanción es el vencedor, Jo-Wilfried Tsonga: «Tengo la impresión de que desvaloriza mi triunfo. Es como si no hubiera ganado. Como si sólo hubiera estado ahí y pasé de ronda porque él se dejó ganar».

El saque

Kyrgios jamás podrá imitar esto. O sí.

Ostapenko la tuvo alquilada a Cornet en este partido.

La sorpresa

Kerber, defensora del título, eliminada por la lucky loser Lauren Davis, quien además había levantado un match point en su primera ronda de la fase clasificatoria. Las vueltas de la vida.

La visita

José Mourinho recorrió Wimbledon, siguió el partido de Joao Sousa (comparten manager) y opinó sobre tenis.

El dato

Kyrgios logró el segundo saque más rápido de la historia.

No hay comentarios

No comments yet.

RSS feed for comments on this post.

Sorry, the comment form is closed at this time.