Fue buena

5 noviembre 2019

Los viudos de Gael

Filed under: Pienso de que... — TodosLosAutores @ 20:27

En la carrera del/la tenista, del nivel que sea, existen esos momentos que pueden cambiarlo todo. Esas oportunidades que, analizadas en retrospectiva a la hora del balance, pudieron haber sido las pocas disponibles para dar un salto de calidad; aquellas que se recuerdan puntualmente si fueron tomadas o desaprovechadas.

En el tenis suele haber revancha, oportunidades múltiples para pasar a un nivel más alto. Ejemplos: la final que te habilitó pasar de categoría challenger a ATP, cuando ganaste un partido importante en tu país (escribía como tenista el bloguero), alguna marca personal en un Grand Slam…

Esta semana, los Maestros (?) van llegando a Londres y los NextGen se muestran en Milán, pero nosotros nos quedamos con el gustito amargo de lo que ocurrió con Gael Monfils en el último trimestre. El francés, ya con 33 años, se sobrepuso a problemas físicos y termina el año top ten, lo cual es muy elogiable, pero tuvo dos oportunidades clave para dar ese salto de calidad y ambas las perdió; contra sí mismo y contra sus rivales de turno.

La primera fue en los cuartos de final del US Open, una pelea extenuante perdida con Matteo Berrettini, con una definición a pura ansiedad, fatiga y miedo, en la que Monfils levantó un 5-3 en el quinto y se fue demasiado atrás en la línea. El italiano atacó y se llevó el premio a su valentía.

En París-Bercy, a Gael se le presentó un cuadro relativamente accesible. En los primeros días empezaron a caerse los candidatos a pelear por los últimos lugares en Londres y la definición del último casillero quedó en sus manos y en las de un Denis Shapovalov en gracia (campeón de su primer ATP, en Estocolmo, y muy confiado en sus impactos en estas semanas).

Si Monfils hubiera ganado ese partido de cuartos, se habría clasificado para su segundo Masters (2016; perdió con Thiem y Raonic y no se presentó al último). Pero Shapo metió todas y dejó mudo al AccorHotels Arena (nombre comercial del Palais Omnisports). Gael colaboró con una doble falta importante el inicio del segundo set. «Berrettini me debe un vino, algo barato», bromeó el canadiense. «Estoy contento por él y triste por Gael». Same, amigo.

Berrettini se convirtió así en el clasificado al Masters con menor cantidad de puntos desde 2009, cuando se instaló este sistema de puntuación. Monfils avisó que viajará a Londres como segundo suplente, porque a su novia Elina Svitolina (finalista del Masters femenino en Shenzhen) le gusta mucho la ciudad. Irá más en plan social y vacacional, pero la probable baja de Rafa Nadal quizá le abra una puerta que no esperaba.

Recordamos a un Gael Monfils bravío (?) en aquella Davis contra Argentina en 2010, cuando pudo más que David Nalbandian en Lyon. Nos da lástima que nunca haya podido llegar a una final de Grand Slam o no tenga títulos de Masters 1000. Esperamos que tenga más oportunidades, queremos que no sólo sea el Hombre Jotshot y que por más que nos guste el antihéroe, logre algún título bien grosso.

Si no, seremos los viudos de Monfils.

No hay comentarios »

No comments yet.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Leave a comment

You must be logged in to post a comment.