Fue buena

17 febrero 2020

Perdedores afortunados y ganadores merecidos

Filed under: Pienso de que... — TodosLosAutores @ 19:28

El cambio

Fans argentinos/as del tenis, a ustedes les hablamos: cuando paran la pelota, dejan de maldecir por las ausencias y el calor que hizo en Buenos Aires, o porque no se ve tanto la pelotita en la tele, ¿no se maravillan con que Argentina cuente con dos torneos ATP en 2020 y los años que siguen?

No, no es frase hecha y muchas veces pasamos eso por alto. En contexto de crisis, de dólar a 60 u 80, casi que es un milagro en tiempos sin Legión y con Delpo lesionado (tampoco suele jugar los torneos argentinos). Esto no significa que no existan aspectos a mejorar, pero partimos de una base real y muchas desventajas, como la cercanía en tiempo con el Abierto de Australia, como la creciente debilidad de los cuadros de los 250 (ver Pune, hace pocas semanas), cada vez más descartados por las estrellas.

Una de las mejoras anheladas para Buenos Aires ocurrirá el año próximo: las semifinales y finales del Argentina Open 2021 se jugarán de noche. Es la intención de los organizadores, quienes deben ponerse de acuerdo con quienes tienen los derechos de TV locales (TyC Sports). Puntazo a favor.


El comienzo

La gira sudamericana de ATP empezó en Córdoba, torneo mejor organizado que en la primera edición de 2019, ahora con 500 lugares más en la cancha central y la proyección en el corto plazo de construir un estadio fijo. El ATP cordobés es un torneo «relajado», con el hotel oficial a diez minutos del club, buen clima comparado con Buenos Aires y un público mayormente local que valora tener una plaza ATP en su provincia. Tanto en Córdoba como en Buenos Aires, los dos mejores argentinos del momento, el top 15 Schwartzman y Pella (campeón de la Davis), fueron los dos máximos preclasificados. En Buenos Aires faltaron Thiem, Berrettini y Garín.


La presión interna

Con el poder influencer que tenemos (?), nos encantaría sentarnos con la mayoría de los chicos argentinos y decirles que lo que hagan está bien, que no están obligados a ganar el torneo sí o sí. La presión, que sea de los medios o de quién sea, pero no piensen que perder en Córdoba o Buenos Aires es un fracaso. No son la Legión, no son Delpo, por más preclasificación que tengan, por más que Peke sea de la elite y esté a tiro del top ten. Dar lo máximo, aspirar a más está genial, pero no juegan solos.

Embed from Getty Images

Esta parte del año es cargadísima y si bien los cuadros de 28 beneficiaron a Peke y Pella, cada partido -especialmente en el lento polvo de ladrillo porteño- puede ser una pelea que te deje de cama. Schwartzman admitió que jugar de local pudo haber influido en su lesión, así como el poco descanso que tuvo entre partidos y los finales de madrugada (por haber perdido jugar de noche).

Juan Ignacio Lóndero fue muy directo después de perder con Ruud en semifinales: «La verdad es que cuando saqué para partido me recagué todo». Enseñanzas que le deja la presión y la sobreexposición a la que no está acostumbrado (recordemos que hasta 2019 habitaba en los challengers). Lo habíamos visto demasiado negativo y puteador en su derrota contra Laslo Djere en Córdoba, donde defendía el título.

No fueron malos torneos para el Topo (cuartos y semi), tampoco lo de Peke (semi en los dos). El cordobés planea seguir con la misma forma de sentir el tenis pero reconoce que las puteadas a sí mismo no lo están ayudando. Pasen a leer cómo es su proceso interno en los torneos de Argentina, cómo su cuerpo siente el stress. Pocas veces alguien tan sincero como él.

De hecho, si bien Schwartzman no mostró su mejor nivel, fue de locos la garra que le puso al partido con Delbonis (0-2 y cuatro break points no seguidos en el tercer set) y al de Cuevas, sin dudas el highlight de la gira por los match points levantados y los winners, parado, cuando se desgarró.


El perdedor afortunado

La sorpresa de la final en Buenos Aires se resume en la frase de Pedro Sousa: «Muy contento de jugar mi primera y última final ATP». El epílogo de estos dos torneos, con las lesiones del Peke y la del portugués (muy disminuido en la final) pueden abrir un debate: ¿hay espacio para un cambio de regla que proteja el espectáculo? ¿Hay chance de un lucky loser en rondas avanzadas?

Lo pidió hasta uno de los organizadores de Baires.

Primero, disclaimer: no somos el ombligo del mundo y Buenos Aires no es el único torneo que tuvo este problema. Hay ejemplos en Australia y en Wimbledon (recordemos lo disminuido que quedó Kevin Anderson en la final con Djokovic en 2018 después de batallar ante Isner en semi). La verdad es que el ATP porteño tuvo mucha mala suerte en su aniversario 20.

Segundo, responderemos con tibieza: no estamos convencidos de que el lucky loser avanzado sea una buena solución. Deberíamos estudiarlo (?). Por ahora sólo le vemos problemas: desnaturalizar el ganar/perder en pos del espectáculo y los espectadores, terminar con la estructura darwiniana de cualquier torneo por eliminación (gana el que no pierde, gana el más fuerte, el único que queda en pie). Una cosa es el LL para conformar un cuadro (lo fue Sousa en este torneo, en reemplazo de Garín), otra en instancias tan importantes como semis o final.

Embed from Getty Images

Se complejizaría demasiado el sistema de ranking (a menos que los LL no ganen puntos, o haya una fórmula pertinente) y se dificultaría la planificación de los jugadores («¿me quedo?», «¿me voy?») y el cierre de los cuadros de la semana siguiente.

Por ahora sólo planteamos problemas, pero no somos cerrados.

¿La vieja solución de tener exhibiciones preparadas como suplentes no puede funcionar? Es difícil encontrar tenistas disponibles para ello, lo sabemos.

Siempre queremos el mejor final para cualquier torneo, es el partido más observado, pero un mal final de torneo no quita lo acontecido en la semana.


El campeón

El final extraño de esta serie de torneos no debería opacar a un campeonazo como Casper Ruud en Baires o a Garín en Córdoba.

Ruud avisó en 2017 con la semi de Río, siempre fue un gran proyecto en canchas lentas, la rompió este año en la Copa ATP con triunfos sobre Isner y Fognini, y a los 21 años logra su primer ATP.

Embed from Getty Images

En la Academia Rafa Nadal está trabajando el ingreso a la elite. Llegó allí fuera de los 100, y ahora pasará el mejor ranking de su papá (y lo bardea), para ser el mejor noruego de la historia, el único campeón ATP de ese país y el más joven en las dos décadas del Argentina Open. Pensar que los dos años anteriores había perdido en la qualy…

2 Comments

  1. Buenas noches, dos cositas. Por un lado afirman que el año que viene las semis y la final serán de noche pero luego dicen que hay que ponerse de acuerdo con la TV. Como es? es un hecho o hay que ver si es mejor transmitir tenis o Defensores de Belgrano vs Cambaceres?
    La otra cosita y aprovecho el espacio. Hace muuchos años un tenista con match point a favor y sabièndose lesionado abandonò su partido porque entendìa que no jugarìa la final y dejando que su rival la juegue. No estoy en cabeza de nadie ni soy quien para juzgar las actitudes de otro pero no hubiese sido positivo que Schwartzman abandone? Me dio la impresiòn que apenas sintò el dolor ya sabìa que no iba a jugar.
    Saludos para todos.

    Comment por Leo — 17 febrero 2020 @ 20:32

  2. Eso de los lucky losers en rondas avanzadas no me gusta ni un poco, me parece una pesima idea. Apoyo lo que ustedes dicen, daria lo mismo ganar o perder y no es la idea del deporte competitivo. Lo de jugar de noche me parece una buena idea. No tanto por los jugadores, que estan entrenados para aguantar todos los climas, sino para el publico. Tuvimos varias interrupciones por gente que se desmayo en las tribunas en Buenos Aires, asi que jugar de noche evitaria el golpe de calor o insolacion del publico. Las exhibiciones no se, podria funcionar pero como dicen ustedes esta el problema de encontrar gente disponible. Recuerdo que hace unos años en Amberes creo que era, la directora del torneo (una tal Clijsters) salto a la cancha para jugar una exhibicion contra la finalista luego que su rival no se presentara por lesion. Pero es un caso especial y no lo normal.
    Lo que si veo mal y muchas quejas injustificadas sobre esto, es sobre el cuadro de Buenos Aires. Para mi fue un muy buen cuadro con presencia de buenos jugadores, pese a las bajas ya conocidas. Sin ir mas lejos, en New York (tambien 250) fue mucho peor el cuadro y los inscriptos al torneo. Por supuesto que todos queriamos ver a Thiem, favorito del publico y uno de los que yo creo firme candidato a ganar un grand slam este año, y a Berrettini por tener chapa de top ten y un jugador interesante de ver, pero no se pudo y el cuadro no quedo mal para mi. Habia buenas presencias en el torneo

    Comment por jrod — 18 febrero 2020 @ 09:09

RSS feed for comments on this post.

Sorry, the comment form is closed at this time.