Fue buena

7 febrero 2017

Sin (tanto)drama

Filed under: Coberturas,Pienso de que... — Marcos @ 20:21

El fin de semana extendido en Parque Sarmiento dejó al equipo argentino de Copa Davis expulsada de la elite (deberá disputar el repechaje por la permanencia en el Grupo Mundial) y el dato duro de que es el noveno campeón en caer en la primera rueda al año siguiente.

La última vez fue con Suiza: tras ser campeón en 2014, perdió en 2015 sin Federer ni Wawrinka. No obstante, ninguno de los nueve equipos perdió la categoría en el repechaje, que no se corte la onda ni la racha (?).

En lo deportivo, era difícil salir de la excitación después de lo ocurrido en Glasgow y en Zagreb. Sin embargo, en la primera serie se dio un fin de semana XL superemocionante, que pudo no haberlo sido. Aun con las ausencias de Del Potro y de Delbonis.

Durante 2016 destacábamos que Argentina tuvo un equipo “largo” y cómo, sobre todo con el liderazgo y la resiliencia de Del Potro, hubo en cada serie un equipo unido y que sabía(sabe) lo que quiere.

En este caso, tocó afrontar el desafío con la vuelta de Berlocq tras la baja de Zeballos, un Schwartzman que llegó con molestias y no pudo disputar ningún punto, con Mayer con su hijo en brazos y un Pella que hizo un esfuerzo importante desde lo mental para volver a transitar el pedregoso camino que muchas veces resulta la Davis.

Del otro lado, Italia fue un equipo con pergaminos y tres singlistas parejos: la regularidad de Lorenzi, la confianza de Seppi luego de llegar a cuarta ronda en Australia y el talento de Fognini, uno de esos jugadores que pese a cualquier vaivén siempre logra imponer su calidad. Lo había hecho en 2014 en Mar del Plata, lo volvió a hacer en 2017.

El final del pleito (teníamos ganas de usar esa palabra noventosa) fue un lunes, a puertas abiertas y con público que se quedó afuera por que se llegó a la capacidad tope de gente. Como contra Brasil en 2015 pero al revés.

El “quiero hablar de tenis” de Fognini nos sirve de puntapié para una reflexión lateral, siempre viene bien el pedido de dejar de lado las aseveraciones fatalistas. El tenis argentino en su conjunto debería valorar lo que se ha hecho en la Davis en los últimos años con la frutilla del 2016: un campeonato, tres finales, siete semis y 472 accesos a cuartos. Un solo repechaje en solo quince años; el segundo llega, justamente, luego del primer título.

Tampoco queremos ponernos en moralistas pero hay cuestiones de la instantaneidad (de tuiter, sobre todo) que nos está afectando, y no de buena manera, para sentenciar (no para hacer chistes, informar, etc) de parte de gente que debería estar un poco más tranquila a la hora de opinar. Al menos con excesiva vehemencia.

De hecho, pese a esta derrota, Argentina seguirá siendo campeón de Copa Davis (el trofeo estará durante todo el año, de gira, en el país). El público tenístico se olvida muy fácil de esto, Pella algo dijo al respecto sobre la (no)posibilidad de “frenar el tiempo”.

“Todo pasa demasiado rápido, siento que no tengo tiempo para nada, que lo de Zagreb fue hace cuatro días y ahora me toca estar acá; voy a cerrar los ojos y voy a estar en la próxima serie. Éramos campeones del mundo y enseguida apareció Australia. Se me pasa todo muy rápido y no sé cómo parar el tiempo. Lo que viví en estos meses fue fuertísimo y probablemente no lo vuelva a vivir”,

El zurdo llegó mentalmente al límite y se notó el viernes. Se esforzó en los días previos, pero en la cancha terminó frustrado ante un Lorenzi superior en cuanto a regularidad. Berlocq, por su parte, no pudo elevar su nivel a tiempo ante un Seppi que pareciera jugar con un balde en la cabeza y en piloto automático y que por momentos alterna aciertos y yerros por igual; cuando ese balance le da positivo se convierte en un rival peligroso.

El dobles (¿la mejor pareja argentina en las últimas temporadas?) sacó adelante un gran triunfo en un partido parejísimo para llegar al día de definición. El domingo hubo una notoria reacción de Berlocq con su admirable y habitual entrega que estiró la definición al día siguiente y Pella, el lunes, fue un jugador opuesto al del viernes, con presencia pese a la entendible atadura ante la presión de cerrar la remontada.

Estuvo muy cerca de lograrlo pero tras más de cuatro horas en cancha sintió el desgaste en el último tramo del partido y cayó ante un Fognini que terminó luciéndose, incluso cuando el público le faltó el respeto, le gritó “forro”, “comilón”, cuando aparecieron los Boludos del Nooop y se lo trató de sacar de foco. Hasta se fue con custodia luego del triunfo y recibió algunos botellazos (por suerte de plástico).

Como sea, verlo en vivo, sacando pecho, levantando el mentón y con ejecuciones sublimes en momentos de tensión, confirma el rótulo de que es un jugador de calibre.

Sucede que en trescuatro días hubo una montaña rusa de emociones. El viernes invadía el clima de derrota, el sábado Italia tuvo un punto de partido para cerrar la serie en un dobles de nivel que tuvo una última media hora de puro suspenso, Berlocq revivió las aspiraciones el domingo entre los parates de la lluvia y su ya-clásica-rotura-de-remera; un par de horas después, con el 2-0 parcial en sets de Pella, la épica (y lo que hubiera sido la levantada por primera vez de una serie 0-2) estaba prácticamente consumada…

Ya saben, elegimos corrernos de la catarsis repentina, preferimos mirar los partidos, tomarnos el tiempo para (tratar de)escribir sobre lo concreto: la serie se definió en un quinto set del quinto partido. Todo mérito de los jugadores.

La organización de la serie, en tanto, tuvo varios elementos en el debe. Es cierto que montar una Davis de local tiene un costo de varios millones de pesos y el canon que entrega la Federación Internacional de Tenis (150 mil dólares por equipo en la primera rueda) suele ir para el premio de los jugadores y gastos de equipo.

Dentro de un panorama en el que el rédito de los eventos tenísticos resultan una quimera, la AAT aceptó una importante oferta de la Ciudad de Buenos Aires para llevar la Davis a Parque Sarmiento, donde se construyó un estadio tubular de ocasión. Muy lejos de un escenario pertinente a la primera serie del último campeón.

No hay que olvidarse que estamos en un contexto que todo evento así (ATP porteno, challenger de Tigre y sobran ejemplos en sudamérica y en el mundo) necesita del apoyo de un ente gubernamental. El beneficio para las arcas es entendible. No obstante, la AAT careció de inventiva para montar un espectáculo abarcativo e integral y, si se quiere, saber explotarlo como unidad de negocio para fortalecer aun más la estructura y el desarrollo.


“A ver qué están escribiendo lospí-de-Fue-Buena”

En el medio también se rechazaron propuestas de distintas cuidades del interior (las hubo, concretas, pero los números de costos que se barajaron las distintas partes eran en dólares y elevados lo que decantó rapidamente en oportunidades truncas). Creemos que no era necesario ningún clima de jolgorio forzado, no se trataba de hacer una fiestita de cumpleaños, bastaba con un evento acorde a las circunstancias.

Por otra parte, el abono de entradas (no se podían comprar por separado) base costaba 1.500 pesos, un monto excesivo y limitante que entregó blancos notorios durante el primer día y tribunas algo más llenas las siguientes jornadas, contando lugares de protocolo y cientos de tickets de cortesía.

La definición fue con puertas abiertas y el personal de seguridad tuvo que cubrir los accesos al estadio luego de que cientas de personas rompieran un cerco perimetral para ingresar después de ser rebotados en la puerta.

Volviendo a lo importante, recién en abril se conocerá el rival de septiembre. En algo más de seis meses, Argentina tendrá la posibilidad de revalidar el lugar simbólico que posee dentro del grupo mundial ininterrumpidamente desde el 2002.

30 enero 2017

“Entró convencido de que ganaba el torneo”

Filed under: General — Marcos @ 14:16

Ganó el Abierto de Australia y lo primero que hizo Roger Federer cuando llegó al vestuario fue hacer un FaceTime con sus hijas que se habían quedado despiertas para verlo y estaban ansiosas por ver la copa. “Vamos a poder usarla para hacer una sopa o comer ensalada”, contó el suizo que le dijeron las mellis.

Rebobinando un par de horas para atrás, ayer marcábamos cómo el suizo pudo jugar en puntas de pie y en ataque constante para contrarrestar la intensidad de Rafa y ese ajedrez estuvo planeado en la previa por sus entrenadores Severin Luthi (conoció a Federer -cinco años menor que él- cuando tenía 13 años, lo acompaña desde 2007) e Ivan Ljubicic.

En una jugosa entrevista con el Tages Anzeiger Seve profundizó sobre el detrás de escena y dijo que “Roger estaba seguro que ganaría”. Federer, por su parte, en conferencia había dicho que la prédica fue “jugar contra la pelota y no contra el contrincante”.

“Sentí en noviembre, diciembre, que Roger podía ir por todo en Melbourne, todo es posible para el. Vi que no hubo contratiempos en la pretemporada y su espíritu crecía todos los días. Yo lo he dicho por años: Estoy convencido de que Roger todavía puede ganar títulos de Grand Slam. Al menos uno. Y ahora lo hizo”

“Como tuvimos más tiempo, hemos hablado más sobre el partido. El jueves Roger jugó su semifinal, el viernes que tenía realmente el día libre le dije “pegale media hora con un zurdo”. Desde diciembre no entrenamos nunca con un zurdo, y contra Melzer había tenido problemas en la primera ronda. Por lo tanto, peloteo con Omar Jasika. Fuimos a canchas indoor, en paz. El viernes vimos juntos en el partido de Nadal contra Dimitrov. De la A a la Z. No es porque fueramos a descubrir algo totalmente nuevo. Pero fue interesante, Nadal no juega igual que hace seis o siete años.

Striking some with the boss @rogerfederer 😇

Un vídeo publicado por Omar Jasika (@jasika123) el

Era importante que Roger juegue agresivo, que Nadal no tenga tiempo a cambiar de tiros. El nivel fue increiblemente alto, casi solo winners de los dos lados. Las pelotas estaban más rápidas que otros años y eso ayudó también, fueron una gran diferencia, pero era importante que Roger entrara a la cancha con un plan de juego claro y fue increíble su convicción, estaba seguro que iba a ganar.

Le pegó muy bien a la pelota, es verdad. Puso a Nadal a la defensiva, pero no es la primera vez que lo hace. Cuando le ganó en el Masters (2011) 6-3 6-0 también le pegó igual de temprano al revés y plano, las condiciones eran diferentes. Este torneo nos dio mucha información. Federer me sorprende todos los días, sabía que podía, pero experimentarlo es algo totalmente distinto. 

No me había percatado que es la primera vez que gana un Grand Slam ganando tres partidos al mejor de 5. Es una buena señal, yo siempre le dije que tiene que estar en condiciones de ganar los siete partidos a cinco sets si es necesario y trabajamos para eso


Habla Federer, silencio por favor.

Siempre se pueden mejorar detalles, pero me impresionó como manejó su agresividad sin pasarse demasiado y esta victoria le va a dar más coraje para el futuro

Todos tratamos de dar el máximo, pero sabemos que es el jugador que tiene que implementar lo que nosotros podamos aportarle. Es lindo cuando se acuerda de nosotros en todo momento, pero la victoria es toda de él y sin dudas que lo va a llenar de motivación.

En charla con Miguel Simón, Federer afirmaba que fue importante un arranque certero. Todo terminó siendo como “un cuento de hadas”.

29 enero 2017

CIERREN EL TENIS

Filed under: Info — TodosLosAutores @ 12:23

Somos los más acérrimos defensores de la paciencia en esta época de ansiedades. Repetimos que los hechos cobran fuerza histórica cuando el tiempo pasa, y vemos que nunca como hoy nos empecinamos en analizar -intentar analizar- los acontecimientos mientras ocurren (hola, redes sociales; hola, telefonito).

Pese a esta acostumbrada prudencia y el arranque de post poco apasionado (?), coincidiremos: hemos visto una final histórica. Un torneo único. Los otros Grand Slams van a tener que hacer mucho esta temporada para superar a Australia. Como dijo Rafael Nadal: disfrutemos porque es difícil que vuelva a ocurrir. Por eso pedíamos en Twitter: CIERREN EL TENIS. ¿Cómo van a obligarnos a ver otro partido después de este? Bueno, está bien, es nuestro trabajo, okey, pero al menos lo hacemos bajo protesta.

Por un rato, el mundo del deporte (y algo más) estuvo detenido aquí:

En los alrededores del estadio sucedía esto:

Antes de la final, Roger Federer dio quizá la declaración del torneo: comentó que hace tres meses, cuando coincidieron en la apertura de la academia de tenis de Nadal en Mallorca, el suizo le tiró la idea de jugar un partido exhibición. Ambos se recuperaban de lesiones, uno de rodilla y el otro de muñeca, y lo máximo que podían hacer en ese momento, recordaba Roger, era pelotear con unos juveniles. En la ceremonia de premiación de la finalísima volvió a referirse a aquella charla.

Comenzó 2017 y ocurrió lo impensado: Djokovic y Murray perdieron con rivales menores, Roger y Rafa sumaron triunfos de calidad y el clásico fue posible. La final no decepcionó: el contraste de estilos siempre necesario para un mejor espectáculo, la intensidad, las genialidades, y un resultado que esta vez no fue clásico: Roger derrotó a Rafa en cinco sets, para lograr su primer triunfo en Grand Slam sobre su eterno rival en diez años (Wimbledon 2007), su Grand Slam número 18, el primero desde Wimbledon 2012 y así poder ser el campeón más veterano en esta categoría en 45 años (Ken Rosewall en Australia 62). En la era profesional es el más “viejito”. También es el primer ganador de Grand Slam desde Mats Wilander en Roland Garros 1982 que deja en el camino a cuatro rivales top ten, y el primero desde Gastón Gaudio en Rolanga 2004 que gana tres partidos que llegan a cinco sets. Mucho dato histórico junto.

Nos preguntábamos anoche si Roger sería capaz de ganarle tres sets a Nadal, aún con la cancha más rápida y las bolas más veloces que presentaba esta edición de Australia. Relativizábamos la ventaja que tenía con un día más de descanso: en 2009 se había dado la misma situación y Nadal le ganó en más de cuatro horas. Tras ese encuentro, Roger terminó llorando abrazado por Rafa y dijo: “Dios, esto me está matando”.

Antes de la final, el suizo prometió dejar todo aun si eso significaba que no podría caminar por diez meses más. Una vez más, cumplió su palabra. Necesitó ganarle en cinco a Rafa (antes de la era Djokovic, esto representaba el mayor desafío en el deporte), levantar un quiebre de desventaja en el quinto set y tomar dos tiempos médicos por dolores en la pierna, problema que surgió en la segunda ronda frente a Noah Rubin y se agravó en la semifinal con Stan Wawrinka. La peor situación para Federer, la que más odiaba, con su rival festejando con puño apretado y dándole vuelta el trámite. El partido número 100 de Federer en Australia terminó con una colaboración de uno de sus peores enemigos, el Ojo de Halcón, que determinó el drive ganador y el festejo con delay.

El revés de Federer, tan injustamente criticado en décadas anteriores por la comparación con el resto del arsenal, golpe que mejoró notablemente desde los comienzos de su etapa profesional, fue el gran responsable. No existe un único factor, son mil variables las que deciden un resultado y más en un partido tan cerrado, pero fue una de las grandes modificaciones de la final de Australia. Federer pudo jugar en puntas de pie y lastimó con el revés cruzado como nunca. El paralelo también le cortó la carrera a Nadal. No se fue a la red como loquito pero se mantuvo en ataque constante. El drive definió más que la volea y, curiosamente, a la carrera fue mejor que el drive a la carrera de su rival. Evitó pegarle a la altura de los hombros. Le dijo no al slice: no funciona contra Nadal. Según @tennisabstract, el 51% de los drives cruzados de Nadal terminaron en puntos perdidos para él.

El sobrepique, aquí de drive, hizo cosas como esta:

Con esta estrategia de ahogar al rival, que necesita de devoluciones certeras, un servicio eficiente, gran despliegue físico y cabeza a toda prueba, Roger pudo evitar lo que siempre sufrió de Rafa, y de lo que alguna vez pudo reírse.

Federer dijo antes de la final que en partidos anteriores intentó jugarle a Nadal como lo hacía en polvo de ladrillo, dado que en los primeros enfrentamientos solían enfrentarse en esa superficie (lo cual encierra una crítica de Roger, ya que Rafa no llegaba tan asiduamente a encontrárselo en las finales en otros tipos de suelo, lo cual fue señalado en su momento en un post de FueBuena que no tenemos ganas de buscar ahora).

También en tu blog amigo escribimos allá por 2008 que no sería nada extraño que Nadal llegara algún día a la cuenta de Grand Slams de Federer. De ahí la importancia de la victoria del suizo, porque de lo contrario no habrían quedado 18 a 14 sino 17 a 15, con Roland Garros a la vista y cinco años menos de edad para Nadal.

Cada tanto hay que poner el freno y recordar: seis meses afuera del circuito, 35 años, cuatro hijos. Y él es el que le dice en la ceremonia de premiación a Nadal que se quede en el tour, que se lo necesita.

Segundos más tarde diría que el empate habría estado bien para este partido, que “si no vuelve a Australia…” (alarma de retiro que luego disipó a medias al explicar que nunca se sabe lo que puede pasar, que no se vuelve más joven) y, ya en rueda de prensa, que cuando perdió el primer match point, pensó que se le escapaba. Todos tienen miedo. Todos. Recuerden siempre eso. “No puedo compararlo con ningún otro triunfo, quizá el de Roland Garros 2009″, dijo el campeón, quien prometió “festejar como una estrella de rock” su victoria, y eso que ya era las 2 de la mañana cuando terminó su rueda de prensa.

Tuit de diciembre en el que adelantaba que jugaría al menos hasta 2018. Puede interpretarse ahora como Grand Slam 18 y queda mejor.

Para Rafa fue una de esas finales que no suele perder: imaginamos el gusto amargo por su condición de “frontrunner” (no suele perder cuando está arriba) pero a la vez la buena experiencia que le dio su mes en Australia, tal como dijo en la premiación, y la energía que le imprime esto para el resto de 2017.

Se quedó a muy poco de ser el primer tenista en la Era Abierta que gana al menos dos veces cada Grand Slam. Y nos dejó este lujo.

La victoria de Federer vuelve a convencer a sus fans de que es el mejor de todos los tiempos. Ya saben, no nos subimos a esa, pero no por eso dejamos de admirar sus victorias y su rol de embajador de este deporte. Hoy también nos entró una basurita en el ojo ante esta final histórica no sólo para nuestro micromundo.

Pero a la vez, como siempre nos preguntamos: ¿cómo alguien puede ser el mejor de la historia si no es el mejor de su era? Estamos seguros de que si Federer fuera el que liderara el historial por 23-12 (contrafáctico, lo sabemos), muy pocos hablarían de clásico. Se negaría la rivalidad. Rafa sería señalado como segundón. Pero sucede que Nadal no sólo le ganó más veces en total, en Grand Slams (no importa si son más en Roland Garros, no es menos que los otros), sino también en partidos jugados sobre cemento al aire libre: 8-3 quedaron ahora.

Como muchas veces ocurre, los fanatismos y los números pueden ir por carriles opuestos. No despreciamos la pasión: le da vida al deporte y nos sirve para extrapolarlo a otros ámbitos. Entendemos a los que creen que en Roger queda representado eso de que es más valiente proponer que defender (dijo recién que “los valientes serían recompensados” en esta final, y Rafa siempre cargó con ese aura de defensivo, como si pudiera hacer otra cosa contra Roger, pero qué ciegos son los que no ven que Nadal también presiona con el revés cruzado y trata de meter winners con su drive). Entendemos a los que lo miran como un equipo de fútbol, de buscar el arco contrario todo el tiempo.

Federer es estética, facilidad, garbo, plasticidad, danza, es la “peRFección”. Es un tipo ideal. Inalcanzable. Nadal, si bien es cierto que como valores destila el esfuerzo y la garra, no es solo eso. Ya lo escribimos mil veces. Los que quieran separarlos según gustos tenísticos y no solo visión del mundo, está perfecto también. Aunque Federer también se entrene como bestia y pelee los partidos con garra, sea muy bueno en polvo de ladrillo y Nadal tenga, por ejemplo, una de las voleas más efectivas del circuito. Ni hablar de la parábola de su drive, es una belleza.

Lo único, no olvidemos que en plena era Djokovic-Murray, Federer y Nadal nos llevaron en una cápsula temporal. Y eso fue gracias a los dos, a la gran rivalidad y el contraste de estilos.

23 enero 2017

Aussie Rules, semana 1

Filed under: Info — TodosLosAutores @ 19:19

En Australia, el debate pasa por tirarse a dormir hasta el horario del partido que querés ver o mejor bancarla despierto y al día siguiente ser zombie. Como primera gran parada del circuito, las emociones pueden variar todavía más con resultados no esperables: tras la primera semana, por ejemplo, Roger Federer y Rafael Nadal ya están en cuartos de final y Novak Djokovic y Andy Murray, en sus respectivas casas.

¿Son puro azar los resultados sorpresivos? ¿Cambiaron las condiciones de juego o fueron inspiraciones aisladas combinadas con chatos rendimientos de los favoritos? Craig Tiley, el director del torneo, insiste en que las canchas no están más rápidas que los últimos años. No obstante, el juego de ataque ha dado sus frutos a varios por sobre los tiros de base, una costumbre del tenis moderno. Varios jugadores han notado que efectivamente, el suelo y las bolas ayudan al tenis más veloz.

Sucedió, sobre todo, con Mischa Zverev y el saque y la volea: el alemán fue a la red 119 veces y otras tantas cerró los puntos de 3/4 de cancha para adelante para vencer sorpresivamente a Murray. Si no podés ganarle de fondo, sí, creélo, se puede ganar jugando tenis de ataque.

Además de ganar el partido, Zverev se ganó el aliento de John McEnroe y Pat Cash (algo de rédito le dio ese planteo cuando ganó Wimbledon en 1987), quien aseguró sentirse nostálgico después de ver rendimiento del mayor de los hermanos alemanes.

Los seguidores de FueBuena ya saben que preferimos el contraste de estilos y la velocidad de las superficies es de principal injerencia en el desarrollo del juego. Sucede que el circuito cayó hace varios años en la uniformidad de velocidad, canchas más bien elásticas, de velocidad media y, en el caso de Australia, que retienen algo el calor y era más benévola con las articulaciones. O así se creía.


La velocidad de los 9 Masters 1.000, solo Shanghai sobresale de la media

Hace algunos años hablábamos sobre esto con Mats Wilander. En Buenos Aires, el sueco decía que había que entender, y respetar, a los jugadores actuales en el sentido táctico del juego. Aunque no piensen (o eso parezca, para algunos).

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.

“Las tácticas de hoy son muy diferentes a las tácticas que usábamos en nuestros días. Es prácticamente imposible para una persona externa entenderlas, incluso para mí a veces es difícil de entender los tiros que pega Stan Wawrinka. ¿Por qué lo haría? ¡Oh, entró! O sea que puede sacar ese tiro. El tenis cambió tanto en los últimos 15 años y no creo que nosotros los fans hayamos guardado el conocimiento y el entendimiento de lo que están haciendo porque es un juego tan rápido, le están pegando tan duro a la pelota que tenés que ser un conocedor del tenis para entender. Incluso así, yo a veces no entiendo lo que están haciendo. No digo que sea estúpido ni que esté mal, pero hacen cosas que ni hubiera pensado que se pueden hacer. Por qué van por un ace de segundo saque. Y es la jugada correcta. Por eso creo que tenemos que darles algo de respeto, porque saben lo que hacen. Siempre habrá jugadores inteligentes y otros que ni piensen”, explicó Wilander.

EL DATO I

La última vez que ninguno de los dos primeros preclasificados llegaron a cuartos de final en un torneo de Grand Slam fue Roland Garros 2004, con Federer y Roddick perdiendo rápido. El final de esa semana no hace falta que lo recordemos, difícil que vuelva a haber un drama similar.

via GIPHY

EL NÚMERO

A los 35 años y 174 días, Federer se convirtió en el cuartofinalista de Grand Slam de mayor edad desde Jimmy Connors en el US Open 1991.

LA RACHA (ROTA)

Por primera vez desde Roland Garros 2015, Nadal vuelve a cuartos de final de un Grand Slam cortando una serie de cinco Majors seguidos sin figurar entre los últimos ocho jugadores.

EL RESUMEN

El canal de YouTube del Australian subió considerablemente su calidad con resúmenes guionados cual mini-documentalitos. Acá un popurrí de la primera semana.

EL DATO MARKETINERO

Yonex modificó varios de los contratos de sus principales jugadores con una cláusula que le permite descontar plata del fee monetario por cada raqueta que el jugador quiebra (un extra a las multas pertinentes de los torneos), según el Sidney Morning Herald. Es la primera marca que impone algo de este tipo, no hará diferencias en los contratos de las figura pero planta un antecedente en cuanto a imagen y valores que intentan pregonar.

EL REGRESO

Mirjana Lucic-Baroni, una de la época de los padres problemáticos (no sabemos ahora, pero en los 80s y 90s salieron a la luz casos de padres demasiado exigentes y con muchos problemas para sus hijas), llegó a cuartos de final de un Grand Slam por primera vez desde 1999.

Lucic tiene un mensaje para todos: que nos importe poco lo que digan los demás y que hagamos todo con el corazón. Miren qué lindo lo dice.

EL TIMELAPSE

Mucho movimiento por Melbourne.

9 enero 2017

Sobre los cabezas de serie en un Grand Slam

Filed under: Info — TodosLosAutores @ 00:16

Desde que Roger Federer anunció su baja para buena parte de 2016, empezamos a especular con lo que ocurriría en Australia, torneo al que Roger podría llegar no sólo fuera del top ten, sino también del grupo de los 16 mejores favoritos (recordamos que los preclasificados en un Grand Slam son 32).

Finalmente, y si no hay bajas de último momento (Monfils, Kyrgios, etc.), Roger será el preclasificado 17 debido a la buena semana de Grigor Dimitrov, quien “sin querer” hizo descender un puesto al suizo. Mientras tanto, Rafael Nadal quedará 9. Ambas megaestrellas quedaron una posición afuera de los grupos que supuestamente deberían tener un camino más sencillo.

Desde este post queremos llevar tranquilidad (?) a los fans de ambos monstruos que regresan a un Grand Slam (qué raro se sintió el US Open sin ellos). Ser el 9 no es muy distinto a ser el 7. Ser el 17 tampoco cambia tanto. Aquí lo explicamos:

Para preclasificar en un Grand Slam, se separa el 1 (Murray) y el 2 (Djokovic), luego se sortean dónde caen el 3 (Raonic) y el 4 (Wawrinka). Más tarde será el turno del 5 al 8 (Nishikori, Monfils, Cilic y Thiem). ¿Siguen del 9 al 16? ¿A Nadal podría tocarle Murray o Djokovic en octavos?

No. Los grupos siguientes también son de 4: los ubicados del 9 al 12 enfrentarán supuestamente en octavos a lo ubicados entre el 5 y el 8, no al grupo de los primeros 8 entero. Quizá para Nadal habría sido mejor quedar 8 y enfrentar a Berdych (10), Goffin (11) o Tsonga (12), ¿pero hay tanta diferencia entre ellos y Nishikori, Monfils, Cilic y Thiem?

En el caso de Roger, los ubicados del 17 al 24 enfrentan en tercera ronda a los que van del 9 al 16 (Bautista Agut, Kyrgios, Dimitrov y Pouille son los últimos en ese grupo). Quizá en el caso de Roger habría sido mejor estar entre los 16 y jugar con Karlovic (20) o Cuevas (22), pero quédense tranquilos que Roger está muy contento por poder estar de regreso, probará su rodilla al mejor de cinco sets y por suerte tiene ganas de jugar dos o tres temporadas más.

Aquí, el ejemplo del US Open 2016 para ver dónde fueron ubicados los preclasificados.

1 enero 2017

2017 no podría haber arrancado mejor

Filed under: Curiosidades,Videos — TodosLosAutores @ 21:33

Esto solo puede ocurrir en una exhibición, pero… ¿vieron algo así alguna vez?

31 diciembre 2016

Balance 2016

Filed under: General — TodosLosAutores @ 15:12

JUGADORES DEL AÑO

Novak Djokovic hasta Roland Garros y Andy Murray desde Wimbledon. Así de tibios somos.

El serbio llegó a ser el dueño de todos los Grand Slam cuando logró su gran objetivo del 2016: Roland Garros. Parecía imparable, le llevaba un ventaja de más de 8.000 puntos a Murray. Pero tales emociones le consumieron tiempo extra para ser digeridas y el desplome ante todo respondió a un factor de desgaste. Djokovic se cansó de ganar: “Novak puso toda energía en Roland Garros y luego se vació”, expresaba Marian Vajda en el diario francés Le Parisien.

La derrota ante Querrey en Wimbledon, ante Del Potro en Río fueron los primeros golpes, y la final perdida ante Wawrinka en Nueva York, la estocada. Murray, en tanto, de junio en adelante ganó nueve títulos, con 53 victorias y apenas tres tropiezos: Queen’s, Wimbledon, Río, Beijing, Shanghái, Viena, París-Bercy y el Masters, y únicamente se le resistió el US Open, Cincinnati y la Davis contra Del Potro. C’est la vie.

Angie Kerber. Y un día, alguien pudo destronar a a Serena, la eterna líder del ranking. El título en Australia confirmó que era bastante más que “una buena jugadora”, pero la regularidad durante todo el año (elogiable su fortaleza física), la consistencia mental y el título en el US Open la encaminaron al número 1. De hecho, con 28 años, la alemana es la jugadora que llega a esa posición con más edad a lo largo de las 41 temporadas del ranking.

APARICIONES DEL AÑO

Alexander Zverev. La temporada 2016 de Zverev fue algo más que una aparición: meterse dentro de los 20 mejores tenistas del mundo con 19 años es para pocos y para “elegidos”. Una idea de lo difícil que es para los más chicos, fue el primero con menos de 20 que llega desde Delpo en 2008. Con el título en San Petersburgo (brochette a Berdych y Wawrinka en semis y final), se convirtió en el jugador más joven en ganar un título ATP desde Kei Nishikori y Marin Cilic en el 2008. Y además, alcanzó otras dos finales (sobre polvo en Niza y en pasto en Halle). Completito.

El alemán ganó cuatro partidos ATP en 2014, 14 en 2015 y 44 en 2016. Finalmente arrancará el 2017 desde la 24º ubicación y como preclasificado en los Grand Slams seguirá haciendo ruido en serio. Si el físico lo acompaña creemos que puede ser el nuevo nombre dentro del top 10 para 2017.

Madison Keys. Madison Keys es una de esas jugadoras que hace todo bien, defiende, ataca y su juego está en evolución. En 2016 alcanzó la cuarta ronda en los cuatro Grand Slams y pasó del 18º lugar a debutar en el top 10 para finalizar octava. Aunque no la veremos en el Abierto de Australia por molestias en su muñeca, Keys promete seguir con sus resultados.

Naomi Osaka. La japonesa es uno de los nombres que buscarán rejuvenecer algo el circuito y en 2016 ya pudo entrar a los torneos más importantes del mundo. De padre haitiano, que se entrena en Estados Unidos, es una de nuestras jugadoras favoritas y esperamos mucho de ella en las próximas temporadas.

También genera empatía (?) por cosas como esta.

JUGADORES MÁS “MEJORADOS”

Lucas Pouille. Acá nos sumamos a la ATP y a los propios tenistas que eligieron al francés como el tenista de mayor progreso en 2016. No solamente por pasar del 91º al 15º, fue cuartofinalista en Wimbledon y el US Open y, a los 22 años, terminó de definir un ADN tenístico entre ofensivo y aguerrido.

“Es verdad que cuando hablas de un español decís que es un luchador y que va a correr todas las pelotas y cuando hablás de un francés, OK, es talentoso, pero no va a luchar demasiado ni trbajar duro. No se si es es tan cierto, no quiero juzgar a nadie, pero lo único seguro es que yo no soy de ese tipo de ‘cosas’. No se porque soy diferente, quizá por cómo fui educado, tengo dos culturas, mi mamá es finlandesa, mi papá es francés, tal vez sea eso”, se sinceró en entrevista con la colega Reem Abulleil

Dominika Cibulkova. Final de top 5 y con título de Maestra para la eslovaca, quien había retrocedido fuera del top 20 por lesiones y cuestiones de confianza.

REGRESOS DEL AÑO

Juan Martín del Potro. Acá sobran las palabras (era Juan Carlos Lugar Común). De no saber si volvería a jugar a ser medallista olímpico, campeón en la Davis y cuco de los top. Descansado y con el entrenamiento pertinente, el 2017 pinta más que bien.

Venus Williams. Quizá no deba llevar el rótulo de “regreso”, pero el 2016 de la mayor de las Williams fue una temporada de vigencia y de sorpresa: que Venus siga activa y haya alcanzando lugares de privilegio no deja de ser un regreso a los 2000′s. A los 36 volvió a meterse top10 y terminó el año top20.

SORPRESAS DEL AÑO

Del Potro a Djokovic en los Juegos Olímpicos. Delpo ya les había prometido un asado a los amigos a la vuelta cuando supo el rival de primera. Nole buscaba el oro.

Delbonis a Murray en Indian Wells. El británico siempre dijo que le cuesta en el desierto californiano, pero lo del argentino califica como sorpresa y más en cancha dura. Era el primer partido de Andy como padre.

Jiri Vesely a Novak Djokovic en Montecarlo. Novak comenzaba la gira de Roland Garros de mala manera: caída en segunda ronda ante el zurdo checo.

PARTIDO DEL AÑO

Juan Martín del Potro a Andy Murray en la Copa Davis. La importancia del partido, el ajedrez que tuvo… Inolvidable.

HISTORIA DEL AÑO

El ex gordo Marcus Willis y el relato de la cenicienta que siempre nos cautiva. De jugar los peores torneos a enfrentar a Federer en la central.

PUNTOS DEL AÑO

Quizá el gran punto del 2016, Stephane Robert contra Gael Monfils.

Hubo otro, más de exhibición.

Nadal ataja todo en el doble con Verdasco.

Acá le defiende a Verdasco.

Strycova y Radwanska en Roland Garros.

 

Quizá uno de los puntos más graciosos de 2016.

Dimitrov cubre toda la cancha.

Radwanska maltrata a Flipkens.

Vaya match point de Nishikori.

Simon llega y Djokovic trastabilla.

Nadal pierde la raqueta en la Willy y lo gana igual.

El puntazo de dobles del Masters.

Coric lo festeja como un título.

Haase con el recurso ante Del Potro.

Nadal vuelve loco a Nishikori.

Wawrinka tiene que hacer de todo, y lo hace.

Granollers se luce en Halle.

Thiem, con Willy y todo.

No era tan importante el punto.

Kyrgios en modo exhibición.

Raonic mejoró su velocidad.

Feliciano sorprende.

Delbonis juega con Seppi.

Thiem resbala pero gana el punto.

Ferrer corre y toca.

Puntazo de Carreño.

Kerber y Kvitova dejan todo.

Dimitrov con la defensa.

Estirar y acertar.

Murray defiende todo en los Juegos.

Basilashvili le pega durísimo.

Exhibición de Kyrgios y Monfils.

Murray, mejor que Goffin.

MEJORES TIROS DEL AÑO

Esto del brasileiro Joao Sorgi.

El no-look de Sidorenko.

El polaco Hurkacz en la Davis.

Olivo, a quemarropa.

Baghdatis sigue brillando.

A Rola le sale este drop.

 

El recurso de Mikhail.

Robin Haase la sirve en bandeja.

 

Thiem con la volea que regresa.

Una zambullida de Domi.

Murray y la respuesta al globo de Delpo.

Esta atajada de Dustin Brown.

Duelo de hot-shoters (?) con Kyrgios.

La especialidad del jamaiquino-alemán.

Salvando match point así.

Ataja todo.

Estiradas.

Aprovecha la altura.

Passing a la carrera.

Este combo de McDonald.

El italiano Arnaboldi y un gran recurso.

Halys por fuera de la red.

Radwanska hace esto y se lo toma muy natural.

El passing de la Maga.

Caroline Garcia y una hermosa volea.

Frantangelo, sin mirar.

Wawrinka con el toque.

Stosur, de sobrepique.

Flipkens hace una de Dustin.

 

Así salva un match point el rasta.

Florian, a lo Becker.

Empieza la serie de Willies: Kyrgios de globo a Nishikori.

Fognini a Delbonis en Wimbledon.

Nadal va con un passing de Willy en Rolanga.

Delpo en la Davis.

Gerald Melzer hace lo suyo.

Sock a Simon en Shanghai.

Kyrgios llega y la pierde.

No siempre la Willy es la mejor opción.

Paire va de frente.

Kyrgios, notable.

Vaya presentación de Shapo.

Volea improvisada de Thiem.

Nishikori con un tremendo revés a una mano.

Dodig, de espaldas.

Un contradrop desde ahí, Nick…

Lestienne y el drop que vuelve.

Hot shot #Sanbenedetto #finale #challenger #2016 #plaisir #hotshot

Un vídeo publicado por Constant Lestienne. (@constantlestienne) el

Una parecida y en match point.

Renzo Olivo evita ser quemado.

John Millman, con ustedes.

Hewitt hace esto en su último partido de singles.

Monfils con el revesito.

La rebanada de Gimeno Traver.

Este revés de Gasquet.

Monfils y el no-look.

Cuevas da show en el césped.

Kyrgios hace la de Bahrami.

WTF (¡QUÉEE!) DEL AÑO

Maria Sharapova, positivo por meldonium.

- Roger Federer se pierde un Grand Slam (Roland Garros) por primera vez desde 1999. Además, sale del top ten por primera vez desde 2002. Además, deja caer su raqueta, frustrado. Para él es como si la hubiera roto en mil pedazos.

- Petra Kvitova es asaltada en su casa de Prostejov en la pretemporada para 2017 y recibe un cuchillazo en la mano. Es una lesión importante pero dice que volverá.

- El accidente de Nalbandian. No le pasó nada.

- Bernard Tomic revisa el cuadro de Australia mientras jugaba en Sydney y tira su partido. Para peor, se lo dice al juez de silla, quien hace de coach (?) y le pide que ponga su mejor esfuerzo. Tomic le dice tiene una linda llave en Australia, que puede llegar lejos.

- En una segunda parte del 2016 con problemas, Djokovic recurre a la terapia de los abrazos y el amor.

- Un jugador gana un punto e igual intenta romper su raqueta.

 

- A los 69, la abuelita Gail juega la clasificación de un torneo profesional.

- Un reconocido juez de silla se harta de Andy Murray y lo reta en la cancha.

- Por el Ojo de Halcón, una junior tiene que festejar su título en Wimbledon tres veces en pocos minutos. Premio a la insistencia.

- David Goffin le encaja un doble 6-0 a Berdych.

- Novak Djokovic le pega a una que se iba.

- Giraldo se golpea.

 

- Berlocq rompe una raqueta en el segundo punto de un partido.

 

- Un jugador intenta pegarle a un juez de silla.

- Candidata a pelear con Serena Williams el 1 del mundo, Victoria Azarenka anuncia su embarazo, se convierte en madre primeriza y afirma que volverá.

👶🏼Leo getting familiar with mommy work place 🎾 will be spending quite a bit of time here 😂

Una foto publicada por Victoria Azarenka (@vichka35) el

- Haase se pone a imitar los gritos de Lama y se liga una penalidad por molestar.

OTROS HECHOS DESTACADOS DEL AÑO

- Bueno, Argentina gana la Copa Davis por primera vez. Casi nada.

- Serena Williams logra Wimbledon y con ello su Grand Slam 22, igualando la marca de Steffi Graf. Fue su único Grand Slam de la temporada.

- Roger Federer llega a las 1.000 victorias en el circuito.

- La última parte del 2016 no tuvimos a Roger y Rafa compitiendo, pero la lucha por el 1 de Murray y Djokovic, y la levantada de Del Potro a partir de los Olímpicos nos entretuvieron bastante. El vacío de un tercer jugador sólido arriba contribuyó al avance del mejorado Raonic, finalista de un Grand Slam por primera vez (Wimbledon). También hubo un gran avance de Thiem, quien renovó el top ten, y de Goffin, que quedó en la puerta.

- Demolieron el mítico Louis Armstrong del US Open, donde Gaby Sabatini logró el título en 1990.

- Tommy Haas vuelve a ser operado y le apunta a su noveno regreso.

Thanks guys, all went well. Feeling a bit drowsy still so going back to sleep a little. Danke an alle 👍

Una foto publicada por tommy haas (@tommyhaasofficial) el

- Se casó Guillermo Vilas y allí estuvo Gaby Sabatini. También anunció que será padre de un varón.

- Por primera vez en la historia, cada integrante del top ten del ranking masculino provino de un país diferente.

- Ivo Karlovic, de 37, terminó como el jugador más veterano en el top 20 desde Ken Rosewall (12 a los 43 en 1977)

- Andy y Jamie Murray son los primeros hermanos que terminan como 1 en el ranking de singles y el de dobles por equipos.

- Pablo Cuevas gana un ATP contra todos rivales zurdos (Bagnis, Monteiro, Delbonis, Nadal y Pella), primera vez que pasa en el ATP.

ENTREVISTA DEL AÑO

Seguramente haya habido mejores pero recordamos especialmente la confesión de Stan Wawrinka sobre el sufrimiento previo a una final de Grand Slam. No salió en formato entrevista sino columna.

También nos gustó mucho esta de Ben Rothenberg para el New York Times, con Duck-Hee Lee en Corea.

POLÉMICAS, BRONCAS Y PELEAS DEL AÑO

- Djokovic pudo haber perdido Roland Garros por este raqueta voladora al juez de silla.

- Dimitrov decide seguir rompiendo raquetas y darle (de esa mala manera) el título de Estambul a Schwartzman. Luego se disculpó.

- Habrá habido envenenamiento en Wimbledon… Quién sabe…

- Boris Becker deja de ser parte del equipo de Djokovic y afirma a la BBC que no se estaba entrenando lo suficiente, aunque es lógico cuando se prioriza a la familia y eso es normal.

- Kyrgios se deja perder en Shanghai y después la sigue con sus declaraciones.

Antes había dicho que el trato para con los top es distinto al que le tienen a él y pone de ejemplo a Nadal para fundamentar su opinión.

- “Eres lo más sucio que he visto”, le dice Feliciano a Perlas, coach de Fognini, luego de que el entrenador supuestamente lo insultara durante un partido en Wimbledon.

- Tomic se harta de que Federer opine sobre el futuro suyo y lo bardea un poco.

“Bullshit que está enfermo”, dice Tomic en pleno partido de Copa Davis, con Hewitt de capitán, quejándose de la ausencia de Kyrgios en la serie.

- El director de Indian Wells hace un comentario derogatorio hacia el tenis femenino en una reunión informal con la prensa, sus dichos toman estado -muy- público, recibe críticas y debe dejar su cargo.

- Benoit Paire es excluido del equipo francés de los Juegos de Río por mala conducta.

- Un árbitro sospechado de corrupción igual trabajó.

- Troicki lidia con el “peor juez de la historia” de esta manera.

- Del Potro llama pedazo de fantasma y la reverencia de tu madre a Haase en Basilea.

- Verdasco termina enojado tras perder con Zeballos en Miami.

- McEnroe no tiene problemas en trabajar de coach de Raonic y de comentarista de la TV en Wimbledon. A la vez.

BUENAS ACCIONES DEL AÑO

- Thiem le da el punto a Goffin en Australia cuando el juez había dicho que debían jugarlo de nuevo.

- Siguen los buenos gestos de los jugadores hacia los ball-kids golpeados, como Dimitrov en este caso, Delpo en la Davis, Tsonga y varios más.

INVENTOS, BUENAS IDEAS O INNOVACIONES DEL AÑO

- Federer lanza su emoji. En diciembre muestra su entrenamiento por Periscope, algo que no es novedosísimo pero sí por la producción que tuvo.

- Novak Djokovic regresa a su primer frontón luego bombardeado durante la Guerra de los Balcanes y lo muestra por Facebook Live.

- Como adelantamos, se viene el Masters Sub 21.

- Peugeot lanza esta lograda serie de comerciales de Roland Garros. El secreto estaba en el pelo.

- El Wall Street Journal te invita a ser juez de línea en arcilla.

RETIROS DEL AÑO

Lleyton Hewitt, Ana Ivanovic, Michael Berrer, Nicole Vaidisova y Lourdes Domínguez Lino.

UN POCO DE AUTOBOMBO

- Camino a nuestra primera década de vida, seguimos vigentes, con salud, ideas y con el newsletter como una manera de no perderte lo mejor de la semana, porque cada vez más hay que avisarte que leas o mires porque así está el mundo hoy, no tenés tiempo para nada (?).

Aquí se pueden suscribir al newsletter:

 

* indicates required


 

 

SI TE QUEDÓ TIEMPO…

Balance 2007

Balance 2008

Balance 2009

Balance 2010

Balance 2011

Balance 2012

Balance 2013

Balance 2014

Balance 2015

« Página anteriorPágina siguiente »