Fue buena

8 noviembre 2011

Barrio de bobos

Filed under: Coberturas — Jorge @ 20:01

Sábado a la tarde

Esta vez fue culpa mía. Salí del avión en Frankfurt y el oficial a cargo me informó que debía ir a la puerta de embarque A40 para la conexion a París. Llegué al lugar, me tiré en la silla a dormitar -las 13 horas de viaje desde Buenos Aires tienen su efecto- y jamás escuché el anuncio que decía que la puerta había cambiado. En la A40, a la hora señalada, salía el vuelo a Venecia.

Para cuando me di cuenta, el de París había despegado por la A23. «Su vuelo ya salió, señor», me dijo en castellano la empleada de Lufthansa. Me dieron otro pasaje sin cargo para dos horas después, vuelo que también cambió de puerta. Frankfurt, al ser uno de los aeropuertos de Europa con mayor movimiento, sufre modificaciones constantes. Sepanlón (¿?).

París es la ciudad europea que más veces visité, pero no lo hacía desde 2008. Por eso, las dudas a la hora de salir de Charles de Gaulle y buscar la estación de tren correcta, la RER hasta el centro de París. La salida del aeropuerto es un mar de gente parecido a los libros de Wally y por más que hayas visitado la ciudad, llevado el mapa, impreso cómo ir de un punto al otro con Google Maps, siempre habrá un momento mínimo de duda.

A la vez, no querés parecer taaaaan turista (aunque los valijones sean evidencia irrefutable) por si hay amigos de lo ajeno, pero es imposible no frenarse en un momento, cambiar de ritmo con respecto al paso veloz y alienado de la muchedumbre. Estacionás la valija, afinás la vista, desplegás el mapa y buscás un cartel. Sí, soy turista. Vengan a mí.

La inseguridad pasajera tiene un antídoto: llega un viejito, deja dos bolsos pesados en el suelo, dice ser árabe y estar perdido. Debe ir al centro de París en el RER, al igual que yo. Entonces, las nubes de las dudas se despejan ante la necesidad de ayudar al otro. De repente, todo se encuentra más fácil, los carteles aparecen, el mapa ya no es necesario y hasta te animás a preguntar en un idioma francés que creías olvidado por la falta de prática. El viejo sigue tus pasos, utiliza la máquina expendedora de la misma forma, baja las mismas escaleras, contento de haber encontrado un guía.


El viejo sigue el trazado del subte que tenemos que tomar.

Llega el tren y el viejo se pierde. Tarea cumplida, pensé, pero un tanto desagradecido resultó el señor… Pasan diez estaciones, bajo en Gare du Nord, camino entre la gente. No llueve, al revés de como habían anunciado. Espero el semáforo y alguien me toca el hombro. Es el hombre, que dice en inglés: «Me había olvidado: te agradezco mucho por tu ayuda».

———————————————————————————————————————————————————————-

Tierra de bobos

Caminé unas 10 cuadras, ya sin el viejo, y llegué a la calle Pierre Dupont, donde me esperaba Gael, francés que trabajó unos años en Montevideo y ahora está reinstalándose en París. Gael es amigo de un conocido mío en la Argentina, es colega periodista pero ya está harto de la profesión: por lo pronto, está de vacaciones, trabajará un tiempo más y, en breve, recorrerá Paraguay para escribir su primer libro, que tendrá algún tipo de inspiración en la guerra de la Triple Alianza.

No adelanto más así se sorprenden en las librerías.

Gael me explica que el barrio donde viviré en los próximos 12 días, el 10me. arrondissement, es conocido por su alto índice de bobos. En un momento pensé lo mismo, gente tonta, bueno, estoy en mi salsa, pero no: bobo se descompone en bourgeois (burgués) y bohemian (bohemio).

En una caracterización rápida, sería jóvenes con cierto poder adquisitivo -independientes o viviendo de sus padres, pero ya mudados- que tiene inquietudes culturales, preocupación por la ecología, un voto quizá más volcado hacia el Partido Socialista pero no siempre, suelen cuidar su propio bolsillo.

Bobo es un término nacido en Estados Unidos hace una década, a partir de un libro de David Brooks, Bobos in Paradise, en el que acuña el término y los describe como descendientes de los yuppies.

Según aporta Gustavo en comentarios, en este barrio también vivió Cortázar.

Entre bobos viviré estos días, cerca del canal de Saint Martin, un río con rambla y barcitos, donde por las noches adolescentes y exjóvenes se juntan a tomar cerveza o «hablar del faso», como diría Capusotto. A veces tocan banditas, en todo caso bajo techo, porque ya empieza a hacer frío del complicado.

¿Piensan que su alquiler de vivienda es muy caro? En esta zona, Gael y cualquier bobo de la tribu tiene que pagar alrededor de 800 euros (todo incluido) para un depto de 35 metros cuadrados. Por las dudas, aclaramos que los sueldos en París comienzan en 1.200, 1.300 euros. No está fácil vivir en la Ciudad Luz, menos que menos pensar en comprar el primer departamento.

Yo tengo mi colchoncito por unos días y estoy feliz.


7 Comments

  1. Vas a vivir entre bobos!! como cuando trabajabas en Olé!!

    Comentario by Tandilero — 8 noviembre 2011 @ 20:12

  2. Buena crónica Jorge, como siempre.

    A fin de año tenés que sacar el libro con la recopilación de todas. Un título tentativo puede ser: «diarios de motocicleta (?) por el circuito».

    Comentario by MatiasR — 8 noviembre 2011 @ 21:09

  3. No sé por qué, tal vez a raíz del título del post y tanta referencia a «ser turista», valijas, valijones, etc, pero creí q el viejo te hacía una engaña pichanga o algo similar y en definitiva era un gran atleta encubierto y salía corriendo con tu valija o alguna de tus pertenencias. O bien se bajaba con vos en la misma estación, te tocaba el hombro para agradecerte y sus 2 nietos te esperaban con cara de poker para aporrearte y, una vez más, tomar tus pertenencias. Me pareció exagerado pensar (además con algún tinte xenófobo q no me da ganas mencionar) q el viejo árabe tenía atado 17 cartuchos de dinamita bajo su túnica (nunca dijiste q llevaba una túnica). Naaah, era mucho. En fin…
    También una vez perdí un vuelo de forma similar, en NY, con la diferencia de q no me quedé dormido, simplemente no presté atención a los altoparlantes q anunciaban el cambio, creo q ningún ser humano normal, en un aeropuerto, los escucha, ni debería hacerlo. Agur chorch!

    Comentario by Patot — 9 noviembre 2011 @ 01:14

  4. Lo de los Bobos es un término que los franchutes hace unos años usan, no sabría decir desde cuando, pero diría una decada. El X arrondissement cuando lo conocí hace 24 años era algo decadente, con inquilinatos cerca de las estaciones de tren (gare du nord e gare de l’est), pero despues mejoró mucho, se hizo «bobo». Digamos interesante, con gente «moderna», etc.
    Si entras en Wikipedia vas a ver toda la gente «famosa» que vivió en él, entre ellos Cortazar.
    No te quejes del RER, que las veces que he ido a Paris, siempre fui a la casa de mi amigo Pedro que vive del otro lado de la ciudad (en un suburbio llamado Palaiseau), asi que desde Charles De Gaulle, me tardaba 1 hora y media y me costaba una fortuna el boleto, aunque siempre menos que un taxi, jeje.
    Con respecto al mapa de las fronteras que Paraguay dice que le corresponden, es muy relativo, ya que corresponden a la época en que Gaspar Rodriguez de Francia, el supremo, separó a Paraguay del resto de las Provincias Unidas (1811) y ocupó regiones que no le correspondían segun la division del Virreinato del Rio de la Plata (Misiones por ejemplo), entonces los paraguayos dicen que eran de ellos.
    Vamos a esperar el libro. Las fronteras con Brasil si, son las que habia determinado el tratado entre portugal y España (San Ildefonso), pero perdieron la guerra y por el tratado de paz fueron ocupadas por Brasil. Y si hilamos fino segun ese mismo tratado de 1869 todo el Chaco Paraguayo deberia haber sido ocupado por Argentina, cosa que no se hizo porque el doctor Mariano Varela declaró la famosa doctrina «la victoria no da derechos» que si aplicó Sarmiento y su gobierno, pero no Brasil.
    http://www.argentina-rree.com/6/6-048.htm

    Comentario by Gustavo L — 9 noviembre 2011 @ 09:31

  5. A veces pienso que lo mejor de este blog es cuando no se habla de tenis. Apoyo la moción de MatiasR con respecto a la recopilación de tus crónicas de viajes.
    Gracias como siempre Jorge!!

    Comentario by Leke — 9 noviembre 2011 @ 09:49

  6. La mirada debe superar a la del territorio, que no deja de ser una construcción social, al igual que el estado nación argentino. hace años que se dejo de pensar en la «Argentina» como una esencia natural nacida en el virreinato o en 1810, aunque esta idea sigue siendo dominante en el sentido común, tal lo demuestra el «bicentenario». Recomiendo Benedict Anderson «comunidades imaginadas» y E. Hobsbawm y T. Ranger «la invención de las tradiciones»

    El proceso de conformación de la matriz estado nación territorio argentino, lamentablemente, se ha hecho a través de acontecimientos que encajan en la categoría de Genocidio. Así sucede con la conquista del desierto, no sólo por el fraudulento reparto de millones de has, en poquísimas manos, sino por una política de sometimiento, campos de concentración y distribución de indígenas.

    Lo mismo ocurre con la «identidad nacional» se construye a un «nosotros» supuestamente homogéneo, negando todo tipo de diversidad, a través de dos operaciones: 1) frente a un otro externo (chilenos, uruguayos, etc) y 2) frente a un otro interno, caso negros, gauchos e indígenas, quienes son considerados otros respecto a la idea de una nación «de origen blanco y europeo» pero que se encuentran al interior que se pretende como propio del estado nacional aregentino que se esta conformando.

    en francia, en españa, en alemania, en italia en eeuu en todos los países, también hay mitos de fundación, construidos por las elites que llevaron a cabo el proceso.

    como dijo massimo Dazeglio ante la unificación italiana: «hemos inventado italia, ahora tenemos que inventar a los italianos»!!

    Como dice hobsbawm, la idea de estado nación es la idea más exitosa de los últimos dos siglos, noción que internalizamos de tal modo que somos capaces de matar y morir por ella!

    Retornando a paraguay, en la actualidad, varios académicos adhieren a la idea de que la guerra de la triple alianza, también podría recibir tal categorización, de acuerdo a la masacre contra un grupo nacional, que según las cifras más cautelosas refieren a la eliminación de alrededor del 80% de los varones paraguayos.

    avisa cuando salga el broli de paraguayyy

    Comentario by marianonagy — 9 noviembre 2011 @ 15:18

  7. Me ha encantado ese relato viajero. Me sumo a la propuesta de libro recopilatorio.

    Un saludo a todos, nos vemos en la tierra seguramente azul.

    Comentario by IDAFE — 10 noviembre 2011 @ 19:31

RSS feed for comments on this post.

Sorry, the comment form is closed at this time.