Fue buena

17 noviembre 2013

El diferente

Filed under: Pienso de que... — Uri @ 17:31

La Copa Davis nos atrae por lo inesperado. Vemos tipos brillando en instancias definitivas que, en otras competiciones, no estarían ni por asomo. El juego por equipos, localías, contratiempos y cambios de planes que alteran cualquier planificación. De esa ensaladera, surge Radek Stepanek, un talento de tenista, que sube su status profesional en el fin de su carrera.

Con menos carga heroica que el año pasado, Stepanek volvió a ganar el quinto punto de la final. Es el único en la historia que puede jactarse de ese mérito en temporadas consecutivas.

En 2012 tuvo su consagración ganándole un partido emotivo a Nicolás Almagro. Hace un rato, le tocó lucirse con voleas, toques y tiros fuera del manual sobre Dusan Lajovic, un joven no tan joven, con un lindo revés, que no tuvo herramientas para pelear el partido. Después del 6-3, 6-1 y 6-1 fueron el propio Radek y Novak Djokovic los encargados de animar a Lajovic, fundido en decepción.

A diez días de cumplir 35 años, Stepanek juega, al igual que Tomas Berdych, el fin de semana completo. No tiene mucho que hacer contra Djokovic, le pone su sello a un dobles clave (¿cuándo no?) y exhibe la creatividad de su muñeca para desarticular a Lajovic, 117 del ranking.

«Como decimos en mi país, los ganadores nunca están cansados», es una frase que suele usar el Gusano.

Mirar partidos de Radek, es como buscar videos de noventosos en Youtube. Un jugador que no gana por potencia, que suele apoyarse sobre la pelota y encuentra el espacio para atacar. Puede subir después de un slice cruzado de derecha o con un tiro plano paralelo, no importa. Siempre encuentra la oportunidad. Una vez en la red, maneja todo.

El año pasado, bajo el techo de Basilea, le contaba a Jorge sobre el arte de volear bien: «Algunos jugadores pueden mejorar la volea, pero es un defecto de la formación. La sensación automática de saber que el tiro será bueno y efectivo para poder cerrar adelante, eso se aprende con profesores o buenos entrenadores. Cómo cubrir los ángulos y dar menos espacio para que te pasen, eso se siente desde pequeño, aunque lógicamente puede mejorarse de grande».

Pero también hay algo que no se aprende, y está en sensaciones. La mano del checo encuentra sectores de la cancha que no parecen disponibles para otros. En cierta forma, Stepanek nos deuvelve un estilo de tenis que está en extinción desde que las canchas del circuito se hicieron más homogéneas y las pelotas más lentas.

«No tengo palabras para definir este momento. Es muy diferente al año pasado. Lo logramos enfrente de su público, en su superficie…. Hoy hicimos historia», dijo Radek en la premiación.

Le cae mal a varios de sus colegas, se anima a vestimentas poco elegantes y sostiene una forma que pocos juegan hoy. A esta altura de su carrera, con 20 series de Copa Davis en el lomo, Stepanek parece a océanos de ganar un Grand Slam, distante de vencer en un Masters 1000, pero brilla en la Copa Davis. El Gusano es un jugador diferente. No es casual que se consagre en una competición diferente.

Sociedad perfecta entre Berdych y Stepanek. En el vestuario y en la cancha.

Fotos: Getty vía Zimbio.com y Daviscup.com Paul Zimmer/ Srdjan Stevanovic.

1 comentario

  1. El gusano?
    Stepanek es conocido como «Sexy».

    Comentario by Cerpin — 18 noviembre 2013 @ 00:29

RSS feed for comments on this post.

Sorry, the comment form is closed at this time.