Fue buena

19 noviembre 2014

Los trenes que no pueden dejar pasar

Filed under: Info,Pienso de que... — TodosLosAutores @ 15:41

La espalda de Roger Federer es uno de los factores más importantes en la previa y en el durante de la finalísima de la Copa Davis, la serie con más rating en los últimos -y seguramente próximos- años. Roger no hacía tenis desde el sábado y recién hoy practicó media hora en el polvo de ladrillo de Lille, un día antes del sorteo y dos antes de su partido, exigente en lo físico, ante Gael Monfils.

Francia toma más fuerza, también más presión. Sobre este punto, que se asume propio de la competencia y la instancia, nos explayaremos en este post. Más allá del factor físico, que es importante, más allá del historial previo de los duelos entre los singlistas, la estrategia de los capitanes, la condición de local y visitante, la preparación mejor o peor, se presentan este fin de semana cuatro o cinco jugadores con mucho para perder o al menos para dejar pasar. Cómo asimilen el valor de lo que está en juego, cómo venzan al miedo que sentirán, influirá decisivamente en el resultado.

Por ello, más allá de lo que se lee hoy en las noticias, la cabeza, el temple, vuelven a ser fundamentales.

LA PRESIÓN DE LA DAVIS

La futbolización y el marketing nos quisieron hacer creer (?) que la Copa Davis es igual de importante que un Mundial en el fútbol, de hecho así la llaman ahora en la ITF («The World Cup of Tennis»), pero más allá de esta situación, es cierto que es una competencia con características especiales, que se resumen en esta línea que alguna vez habrán leído: el tenista encuentra en la Davis más gente a la que defraudar. Por más que se encuentre solo, en sus victorias y derrotas hay más gente involucrada, entre compañeros de equipo y público partidario. Se suman puntos de a varios para garantizar la victoria o lamentar la derrota.

De ahí que la presión sea distinta, más allá que lo de los colores, la patria y demás se exageren. Aquel jugador que pueda volver a la raíz de su actividad, que se pueda abstraer y asuma el rol individual (en los singles) que le impone la competencia y abrace la responsabilidad de sumar en conjunto actuando en soledad; aquel que utilice la situación como un empuje, ganará la batalla.

LA PRESIÓN DE LOS FRANCESES

Jo-Wilfried Tsonga (29 años), Richard Gasquet (28) y Gael Monfils (28), más atrás Gilles Simon (29), Julien Benneteau (32) y alguno que se haya sumado circunstancialmente como Michael Llodra (más veterano, 34) o Paul-Henri Mathieu (32), conforman una generación única, de la cual se esperaba un título de Roland Garros (a lo mejor que llegó fue a semifinales) o, por ejemplo, una Copa Davis.


L’équipe de France au gymnase by FFT


Coupe Davis 2014 : dans les vestiaires avec les… by FFT

Campeones de la Davis por última vez en 2001, cuando Nicolás Escudé brilló en Australia, finalistas en 2010, los representantes franceses saben que están ante, quizá, la última oportunidad de ganar algo bien grande. Cerca de los 30, sería muy difícil (no imposible) que Tsonga o Gasquet puedan coronarse en un Grand Slam. La oportunidad es ahora y tendrán a 26.000 personas vestidas de azul buscando lo mismo. La responsabilidad es muy grande y el equipo, bastante parejo. Si bien Tsonga es el líder, las cargas están repartidas.

LA PRESIÓN DE LOS SUIZOS

Habrán escuchado o leído en años anteriores a Wawrinka quejándose de que Federer no tenía a la Davis como prioridad. Conocen la historia de este año: Roger tampoco iba a disputarla, pero lo convenció Stan al enterarse de la baja de Novak Djokovic en la serie de primera ronda en Serbia. Le habló de un cuadro benévolo hasta la final. Ocurrió.

Para Federer, la presión pasa por llevarse casi lo último que le queda por ganar, a menos que quiera completar los Masters 1000 que le faltan (Montecarlo y Roma) o llegar a récord de títulos (109) y partidos ganados (1.242) de Jimmy Connors. «¿Es posible? 110 sería un buen número. Sería increíble, pero es un sueño. Voy año tras año, veremos», dijo en 2012. Más allá de sus récords personales, Roger tiene la gran oportunidad este fin de semana, si la espalda le deja.

Wawrinka llevará el peso del single y doble. De los dos suizos, es el más volátil: puede brillar o desaparecer.


Dale, mirame, zonzo.

Más allá de las peleítas con Yoko Ono (?), de los problemas de espalda, asumir al responsabilidad de ganar, soportar el peso de lo que está en juego, no dejar pasar el tren, son situaciones nada fáciles de afrontar incluso para un profesional con experiencia.

2 Comments

  1. «Dale, mirame, zonzo.». Muy bueeeeena.
    Saludos,

    Comment por duvi76 — 20 noviembre 2014 @ 10:47

  2. Me parecieron muy buenos los videos de la Federación Francesa con la preparación del equipo. Ese tipo de información o comunicación me parece muy válida porque transmite una idea de equipo normal.
    Me encantó ver a los franchutes jugando varios deportes, especialmente a la «tocata» (touch rugby) en el gimnasio. Grandes recuerdos de los recreos en el secundario de mi colegio donde despues entrabamos chivadisimos a la clase.
    Y el mensaje de la pared esta muy claro: «preparados para el último combate», que grande. La escenografía del vestuario, el gimnasio, todo muy bueno.

    Comment por Gustavo L — 20 noviembre 2014 @ 11:10

RSS feed for comments on this post.

Sorry, the comment form is closed at this time.